En esta edición

  • BROKERS DE REASEGURO
    Piezas Clave para el Reaseguro

    Entrevistados por Mercado Asegurador, distintos brokers de reaseguros enfatizaron que existe un mayor interés en los reaseguradores internacionales para operar en Argentina, que el ciclo blanco ofrece mejores condiciones y términos para la colocación de los riesgos argentinos y que la capacidad ofrecida es amplia. Frente a estos cambios, los corredores de reaseguro son piezas clave para llegar a las nuevas capacidades y lograr las mejores condiciones contractuales.

    El fuerte aumento de la exigencia de capital mínimo para las reaseguradoras locales y la intención de las autoridades de la Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN) de introducir cambios en las reglas de juego de la actividad son algunos de los temas que dominan el debate entre los corredores de reaseguros.
    La nueva exigencia de capital ha llevado a algunos operadores a tomar la decisión de no aportar los montos requeridos y discontinuar la actividad. Ello genera un run-off que también involucra al broker de reaseguros.
    Al cierre de esta nota todavía no estaba claro el tenor de las modificaciones a las reglas de juego del mercado que impulsaría el órgano de control. Lo que sí es cierto es que el escenario actual implica mayores desafíos para los corredores de reaseguros en Argentina. Igual, está claro que el buen servicio y la creatividad son las llaves para el éxito. 

    Ciclo Blando
    De acuerdo al testimonio de los corredores, el contexto internacional del reaseguro genera oferta de condiciones y precios muy favorables para los riesgos locales. Internamente, el mercado asegurador y reasegurador está expectante frente a los posibles cambios a la normativa que establecería la SSN. 
    En este sentido, Cristina Ullón, Directora General de Guy Carpenter & Company S.A., resaltó: “El mercado de reaseguros local todavía da mucho espacio para debates sobre la normativa vigente, debates que existen desde su creación misma, y que aún se refieren a los ejes más importantes del reaseguro: solvencia, estabilidad y eficiencia. Claramente no está siendo eficiente y eso no ayuda al desarrollo de un mercado para que las Compañías puedan acompañar a sus asegurados en el desarrollo de sus negocios, y del mismo modo se genere valor en toda la cadena. No obstante esto, y las dudas que aún genera nuestro mercado, no nos falta capacidad de mercados admitidos ni falta la intención de apoyo en el largo plazo. Seguimos siendo uno de los mercados más atractivos de la región”.
    Más adelante, la ejecutiva planteó: “También nos preocupa cómo se resuelve eventualmente el tema de run-off en caso de que algunos reaseguradores locales decidan no aportar capital y no continúen con su actividad. Nuestro mercado se diferencia de otros en la región justamente por negocios que llamamos de ‘cola larga’, con lo que todavía no estamos midiendo claramente cuál sería el impacto, pero seguramente es más complejo de lo que lo imaginamos. Estamos seguros igualmente que las autoridades comparten la misma preocupación y confiamos que hayan soluciones para esto”.
    Posteriormente, Juan Pablo Calvo Vismara, Senior Account Manager de Aon Benfield Argentina S.A., observó: “En líneas generales, y considerando al mercado reasegurador actual como un mix entre oferta local e internacional, vemos un mercado capaz de brindar soluciones eficientes para todas las coberturas que se desarrollan en nuestro país, tanto para los riesgos y coberturas tradicionales, como así también para aquellos donde se necesita mayor innovación y flexibilidad. Todo esto además se da en un contexto donde la oferta de capacidad existente es realmente amplia para la mayoría de las líneas de negocio”.
    Néstor Cola-Almeida, Chairman & CEO de THB Argentina Corredor de Reaseguros S.A., por su parte, afirmó que “la gran capacidad disponible continúa erosionando los niveles de prima técnica y se registra una competencia extrema en todas las etapas del negocio, desde el productor de seguros original hasta el último reasegurador o retrocesionario”. De todos modos, destacó: “Lo bueno es que los riesgos se siguen renovando o colocando por primera vez con términos extremadamente competitivos para los asegurados y la perspectiva es que esta situación continúe en el futuro cercano”.
    Cerrando la rueda, Enrique Pilotto, Director de Special Division Corredores de Reaseguros S.A., comunicó: “En líneas generales, por un lado se observa un mayor interés en los reaseguradores internacionales para operar en Argentina, lo que permite inferir mayor disponibilidad de capacidad (exceptuando carteras muy siniestradas), mejoras en términos y condiciones para nuestros clientes. Por otra parte, existen expectativas por parte de las aseguradoras en cuanto a que se materialicen cambios en el marco regulatorio del reaseguro que contribuyan al desarrollo de un mercado que pueda complementarse con el internacional, de manera de fomentar una mayor eficiencia en la adquisición de reaseguro”.

    Los Corredores
    En este marco, la actividad de los corredores de reaseguros en Argentina implica, como indicó Pilotto, mayores retos y desafíos: “El rol del bróker de reaseguro ya no queda circunscripto a la mera intermediación para la colocación de negocios de reaseguro y retrocesión sino que cada vez tienen mayor relevancia las funciones de asesoramiento por una mayor complejidad en las colocaciones. Un ejemplo concreto de ello es el cambio climático. Observamos cada vez mayores inundaciones, granizadas, incendios forestales, sequías y vendavales que afectan a casi todas las ramas de seguros. De aquí la necesidad de crear productos más sofisticados y coberturas catastróficas con protecciones de reaseguro más adecuadas que las actualmente existentes. En este sentido, debemos aprovechar la experiencia del mercado de reaseguros, particularmente el internacional, ya que tiene un rol esencial en el desarrollo de coberturas en las que no contamos con suficiente experiencia porque en el pasado no las sufrimos”.
    En la misma línea, Calvo Vismara dijo que en esta coyuntura, el rol del bróker de reaseguro es fundamental y que reside, principalmente, “en otorgar valor agregado por medio de análisis profundos de cartera, logrando así la máxima eficiencia en las coberturas ofrecidas y a su vez otorgando soluciones de capital en un contexto que así lo requiere”. Y añadió: “Contamos con un extenso equipo de profesionales basados en la oficina local y en el resto de la región, incluyendo especialistas en diferentes ramos y una estructura dedicada exclusivamente a análisis actuariales y desarrollo de soluciones a medida de cada necesidad que nos permitirá colaborar para que la adaptación a los nuevos cambios sea lo más eficiente posible”. 
    Ullón también advirtió que “hoy en día tenemos mucha más participación en conversaciones con las autoridades y otras cámaras. Estamos acompañando este proceso desde el principio, hemos adaptado estructuras y sistemas a lo que el mercado necesita”. Además, sumó: “En lo personal me da gusto ser parte de una evolución positiva en cómo se considera hoy nuestra actividad comparada con años atrás. Hoy se espera mucho más de nosotros y eso nos genera desafíos interesantes”.
    Cola-Almeida, en tanto, definió: “Podría decirse que la actividad de los corredores se desarrolla normalmente en el marco de una operatoria financiera sin restricciones, pero con las limitaciones propias que impone la falta de mayor actividad económica. La competencia y la baja en los niveles de prima tienen un efecto directo en la actividad de los corredores, pero esto es manejable con mayor volumen de operaciones. En momentos de fuerte competencia y baja generalizada de precios, se pueden producir cambios en los corredores y reaseguradores; y esto es una consecuencia lógica. Por otra parte, el mercado local tiene grandes posibilidades de crecimiento y los corredores que se destaquen por dar un buen servicio y ser creativos tienen las mejores posibilidades”. 
    De todos modos, cabe señalar que, según datos de la Comunicación 5.809, Circular SSN EST 1134, publicada el 23 de Marzo del corriente año, en los últimos tres años la participación de los brokers en la colocación de las primas cedidas al reaseguro cayeron. En el ejercicio 2013/2014, los brokers intermediaron el 26% de las primas cedidas; en 2014/2015, 24,5%; y en 2015/2016, 20,3%. Ello no significa que la participación de los Brokers en el negocio global del reaseguro haya disminuido porque la estadística no refleja la participación de los corredores en las colocaciones de las retrocesiones.

    Costos del Sistema
    Para los corredores consultados, la participación de las Reaseguradoras Locales en la colocación de riesgos que requieren la participación de las reaseguradoras admitidas ha generado un aumento de los costos de reaseguro. Así lo admitió, por ejemplo Ullón quien justificó el incremento “no solo por el costo de capital adicional que significa un operador más en la cadena, sino porque la incertidumbre puede acotar la oferta de un mercado blando”.
    Después, Pilotto explicó: “En aquellos riesgos/programas de reaseguro que no fueron retenidos en su totalidad localmente, sin dudas el esquema de reaseguros ha generado un aumento de los costos de la protección para el asegurado. Esto es así ya que existe una mayor carga administrativa de todo el proceso y el reasegurador local percibe una retribución que se debe adicionar al costo de los retrocesionarios. Ciertamente, cuando las reaseguradoras locales no participaron con una retención propia significativa en un determinado riesgo/programa, ya sea por su elevada suma asegurada (razones financieras) o bien por tener características muy específicas (razones técnicas), se debió acceder al mercado admitido y el diferencial antes mencionado implica un aumento de costos para el asegurado”.
    Sobre el mismo tema, Cola-Almeida señaló: “En muchos casos el paso obligado por reaseguradoras locales claramente ha significado un mayor costo para el asegurado original, sea por el factor fiscal, sea por el margen de ganancia del reasegurador local. Aclarado esto, quizás cabe revisar si el reasegurador local asume riesgo o si es simplemente una estación más. El negocio está ahora pasando por una competencia muy fuerte con márgenes muy acotados. El tema del capital mínimo fue recientemente modificado y tendrá sus efectos. Otro aspecto no menor son los costos operativos locales que son más elevados que en otros países, la carga fiscal es alta y el volumen de operaciones no ha crecido significativamente. En este contexto, la racionalidad de un mercado de reaseguros nacional presentó y presenta claras limitaciones”.
    Seguidamente, Calvo Vismara afirmó: “En muchas colocaciones es preciso contar con el apoyo de mercados admitidos para acceder a determinadas coberturas o capacidades. En estos casos, existen costos incurridos por la necesidad de utilizar un mercado local; estos fueron absorbidos tanto por las aseguradoras como por los mercados admitidos o bien fueron distribuidos entre ambos. Más allá de lo anterior, entramos en un proceso de cambios importantes en nuestro mercado de reaseguro, que apuntan a la apertura de una manera gradual, pero significativa en el corto/mediano plazo. Esto nuevamente va a permitir que las aseguradoras tengan la posibilidad de colocar sus riesgos de la manera y en las proporciones que consideren más eficiente, ya sea con mercados locales o internacionales”.
     
    Marco Institucional
    ¿Qué tan regulado debe estar el mercado de reaseguros en Argentina? ¿Es necesario sancionar una ley de reaseguros?
    Pilotto recordó que al momento de dictarse las Leyes Nº 17.418 y 20.091 se encontraba en vigencia y en pleno funcionamiento el Instituto Nacional de Reaseguros, “por lo que tal vez no estuvo tan presente el tema del reaseguro internacional”. Dicho esto, el ejecutivo destacó: “Resulta claro que el reaseguro es de carácter netamente internacional, lo que no significa que no sea necesario una legislación mínima que lo regule solo en cuanto a su posibilidad de supervisión y control. Vale decir, legislar las condiciones mínimas sobre la operatoria del reaseguro en cuanto a su contralor y contratación por aseguradoras nacionales, pero siempre sin intentar reglar el negocio del reaseguro internacional”.
    Al respecto, Cola-Almeida marcó: “A título personal, no encuentro necesidad de crear un marco regulatorio rígido, por el contrario, soy partidario de regular a partir de los organismos de control existentes buscando siempre que la regulación esté basada en un conocimiento profundo de la materia, en un marco de constante dialogo con todas las instituciones que agrupan a los profesionales que estamos en la actividad. 
    Las ventajas de dialogar con todos los profesionales del sector, ciertamente permitirá diseñar una normativa dinámica y adaptada a la realidad del mercado local e internacional. Por otra parte, si la normativa prueba que no se corresponde con la realidad local o internacional; siempre puede modificarse”.
    Es por ello que los profesionales opinaron que la regulación del mercado de reaseguros local nunca puede ser un obstáculo para su avance y para la realización ordenada de las operaciones diarias.
    “Hay varias maneras de entender la regulación. Cualquier regulación que limite o restrinja un mercado no prospera en el tiempo. Los mercados, por su propia esencia, tienden a nivelarse y hasta auto-regularse. Oferta y demanda es uno de los principios económicos más antiguos”, destacó Cola-Almeida, al tiempo que señaló: “Pero los cheques en blanco no existen. La regulación que más sirve es aquella destinada a proteger al asegurado y a los reasegurados. Este debería ser el principal objetivo. Los mecanismos de protección pasan entonces por consensuar una normativa simple, clara y abierta. La tecnología disponible en la actualidad da grandes oportunidades. Deberíamos entonces propiciar una regulación estricta, pero lo suficientemente dinámica que no aumente costos operativos o trabe el libre ejercicio de la actividad, garantizando al mismo tiempo el acceso a todos los mercados serios disponibles. Con esto también se beneficia al asegurado original”. 
    Para Pilotto, la regulación debe ser “la justa y necesaria” y en ese sentido remarcó: “Desde luego que es imperioso contar con un marco normativo claro y efectivo, las normas de control son necesarias siempre que sean razonables e iguales para todos los operadores y no dificulten la operación diaria”.
    Por último, Ullón manifestó que “es necesario que tengamos un mercado que nos permita operar con el máximo de eficiencia posible, en el que el foco sea la solvencia, la estabilidad, el largo plazo.
    La regulación debe ser la suficiente como para que nuestros clientes primarios estén bien protegidos en el largo plazo, y tengamos la posibilidad de crecer. Pero no puede ocurrir que el mercado gire en torno a una regulación que no sea clara y que este cuestionada”.♦
    Aníbal Cejas