En esta edición

  • CAMARA DE REASEGURADORES
    Hora de Definiciones para las Normativas del Mercado de Reaseguros

    En el último año y medio, la política aseguradora del Gobierno ha implementado cambios de relevancia en el régimen de reaseguros en Argentina analizados en este artículo por Horacio Cavallero, Presodente de la Cámara Argentina de Reaseguradoras (CAR). Esta nota se realizó antes de efectuarse la reciente modificación del 3 de Mayo.

    En principio, la gestión del Superintendente Edgardo Podjarny revocó, mediante la Resolución SSN Nº 39.646, la norma que obligaba a las aseguradoras y reaseguradoras a vender títulos en dólares de sus carteras de inversiones (dado que se obligaba a que las reservas técnicas sean invertidas en la misma moneda en que se pagan las obligaciones) y determinó como optativas las inversiones en el Inciso K (Resolución SSN Nº 39.645). Ello ocurrió el 19 de enero de 2016, solo un mes después de que la nueva gestión se hiciera cargo del Gobierno Nacional.
    Por otra parte, la nueva administración elevó de forma importante el capital mínimo requerido para operar a las reaseguradoras (y también a las aseguradoras). Esta obligación pasó de $ 30 millones a $ 300 millones para las reaseguradoras locales, con un mecanismo de integración gradual que llega hasta el 30 de junio de 2018, según lo establecido en la Resolución SSN Nº 39.957/16.
    Además, la Resolución SSN Nº 40.422 determinó un nuevo régimen de reserva de mercado. La norma autoriza a las aseguradoras (cedentes) a reasegurar todos sus ramos con las reaseguradoras admitidas de acuerdo al siguiente esquema:
    - A partir del 01.01.2017, como máximo el 50% de sus primas cedidas.
    - A partir del 01.07.2018, como máximo el 60% de sus primas cedidas.
    - A partir del 01.07.2019, como máximo el 75% de sus primas cedidas.

    Nueva Etapa
    En enero del corriente año, el Poder Ejecutivo Nacional cambió la cúpula del organismo de control. En efecto, a través de los Decretos Nº 99/2017 y Nº 101/2017, se designó, desde el 17 de enero, a Juan Alberto Pazo como Superintendente de Seguros de la Nación, y a Guillermo Pedro Plate como  Vicesuperintendente.
    Al cierre de esta edición se dictó la Resolución Nº 40.422 con las nuevas definiciones de las máximas autoridades del organismo de control de la actividad sobre el futuro del mercado de reaseguros.
    En este marco, el Presidente de la Cámara Argentina de Reaseguradoras (CAR), Horacio Cavallero, quien también es Gerente General de Punto Sur: Sociedad Argentina de Reaseguros S.A., dialogó con Mercado Asegurador.
    Puesto a evaluar la marcha del sector en estos momentos, el ejecutivo señaló: “El gobierno volvió a incorporar cambios en las autoridades de la Superintendencia y como primera medida pospuso un trimestre la adecuación de capitales dispuesta por la Resolución Nº 39.957/16.  Entendemos que es para dar lugar a la revisión del sistema en su conjunto y un tiempo suficiente para determinar los procesos de cierre y administración de carteras de las compañías que no seguirán frente al nuevo esquema de capitales mínimos. En sus primeras declaraciones, las nuevas autoridades comentaron que volverán a analizar los tiempos y el esquema que planteó la administración de Edgardo Podjarny. La complejidad reside en los diferentes grupos de interés y un cambio de paradigma desde el Gobierno Nacional”.
    En este sentido, Cavallero añadió que la CAR está abocada a “entender cuál será el cambio propuesto por las autoridades nacionales y la forma del modelo de negocio. Debemos velar porque aquellas compañías que decidan no seguir, entren en un proceso ordenado de run off y acordado con la SSN”.
    Asimismo, el profesional sostuvo que “todavía existen incongruencias y falta de definiciones en las normativas actuales”, aspectos sobre los cuales los reaseguradores nucleados en la CAR trabajarán durante el resto del año. “Desde el origen se ha hecho un paralelismo con el negocio de seguros y esto trajo aparejadas complicaciones innecesarias. Los tiempos y prioridades del gobierno son otros, y los cambios en la cúpula de la SSN arrastran un empezar de nuevo que complejiza las soluciones posibles”, aclaró Cavallero.
    De todos modos, sin dudas, uno de los temas centrales hoy por hoy es el nivel de capitalización que tendrán las reaseguradoras locales y el volumen del mercado disponible. Al respecto, el Presidente de la CAR destacó que el cronograma de integración de capitales para las reaseguradoras “es la primera herramienta y decisión, pero esto debe estar acompañado de normativas que permitan la realización del negocio de reaseguros”. Conceptos de solvencia y riesgo son temas muy hablados pero muy poco plasmados en los formatos de guía y control. Como ejemplo, no encontramos en ningún párrafo de la normativa la descripción de nuestros productos. Las coberturas de reaseguros son complejas y con muchos componentes financieros; sin embargo, al día de hoy solo estamos frente a la compleja interpretación de la palabra ‘riesgo’, la única mencionada en la normativa”. 
    De la mano de esta definición, los reaseguradores se preguntan cuál será el tipo de reserva de mercado de las reaseguradoras locales que delinearán las nuevas autoridades de la SSN. Sobre el particular, Cavallero puntualizó: “La previsibilidad en los negocios es un factor clave para el proceso de inversión. Las alteraciones constantes de la normativa hacen inestable cualquier mercado. No es materia opinable en sí la cuota de reserva de mercado, sino entender el modelo de negocio inserto en un contexto de política económica”.

    Regulación
    En el debate sobre el formato que debe adquirir el mercado de reaseguros en Argentina, algunas voces reclaman la sanción de una ley del Congreso Nacional que eleve el status jurídico de las resoluciones que hoy fijan las pautas de acción en esta materia, mientras otras opiniones sostienen que el mercado puede seguir funcionando así, en base a resoluciones de la SSN, aunque observan que el frecuente y brusco cambio de las condiciones no favorece el desarrollo del sector. 
    Sobre este tema, Cavallero recordó que “en Brasil, mercado y país que tanto miran las autoridades, la normativa tiene una aprobación desde el Congreso”. Por ello, el ejecutivo sostuvo que cualquier modificación en este sentido “debe estar en el marco de una ley general de Seguros y Reaseguros” y que ello “le dará mayor solvencia institucional al reaseguro local”.
    Por último, marcó: “La regulación debe modernizarse y pensarse desde esquemas de solvencia y exposición a riesgo de nuestras operaciones. La simplificación de medir todo por capitales mínimos sin el desarrollo actual de su aplicación, carece de toda la modernidad y teoría del riesgo hoy vigente. Ponemos mucho énfasis en procesos administrativos obsoletos y poco en los fundamentos de nuestra industria. Entiendo que estamos yendo camino a un cambio, pero llevará mucho tiempo de implementación. Los equipos profesionales y entrenados desde el organismo de control y la industria serán clave, y hoy es un déficit general del mercado”.♦
    Aníbal Cejas