En esta edición

  • SEGUROS DE CREDITO
    Seguro de Crédito para el Crecimiento de las Empresas

    La baja del crecimiento mundial podría elevar el riesgo de impago, levemente. Y la política del Presidente Trump genera incertidumbre. El seguro de Crédito, según se analiza en esta nota, es un socio rentable para el crecimiento de las empresas.?

    El riesgo de impago podría elevarse en América Latina porque el crecimiento global se redujo en 2016, y resta ver cuál será el impacto de las políticas de Donald Trump.
    Mientras tanto, los seguros de Crédito (SC) en Argentina vieron expandir su volumen de producción de primas en un 66,94% entre el tercer trimestre de 2015 y el mismo período de 2016. 
    Al 30 de septiembre de 2016, las primas emitidas de los seguros de Crédito alcanzaron la suma de $ 284 millones. Dentro de este volumen, los seguros de Crédito Interno totalizaron $ 200 millones (el 70%), los de Crédito a la Exportación $ 30 millones (10%) y el resto $ 53 millones (el 20%). Estos datos corresponden a la Comunicación SSN 5.650, circular SSN EST 1.114.

    Riesgo Global
    Los ejecutivos consultados por Mercado Asegurador analizaron, sintéticamente, el panorama mundial del riesgo de impago.
    De acuerdo al testimonio de Salvador Pérsico, Gerente General de Coface Argentina, “el crecimiento global se debilitó por segundo año consecutivo en 2016, para alcanzar el 2,5%”.
    Según el especialista, “se espera una ligera mejora (+2,7%) para 2017, especialmente con la recuperación de la actividad de las economías emergentes (+4,1% frente al +3,7%) y las recuperaciones económicas en Brasil y Rusia que compensarán la desaceleración económica gradual de China; la actividad en las economías avanzadas se mantendrá estable (+1,6%), con la desaceleración del Reino Unido compensada por la resistencia de la zona euro y la ligera mejora de la actividad económica estadounidense”.
    Juan Martín Devoto, Gerente General de Compañía de Seguros Insur, por su parte, estimó que el crecimiento del PBI mundial será del orden del 2,8% en 2017. 
    Al mismo tiempo, indicó: “Estados Unidos se encuentra viviendo un robustecimiento de su economía con un crecimiento de su empleo, nivel de salario y consumo interno. Otros países emergentes, como Rusia, Brasil y Argentina, también tendrán un crecimiento este año producto del mejoramiento de los precios de sus productos (commodities, principalmente). Tanto India como China continuarán con índices de crecimiento cercanos al 6%, aunque debe prestarse atención a los niveles de endeudamiento chino que puede moderar los avances.
    Estas buenas noticias, no obstante, pueden ser golpeadas negativamente por cuestiones políticas, como la elección de Trump (y sus políticas proteccionistas), el Brexit, y el referéndum constitucional italiano, mediano plazo el crecimiento. Hay elecciones en países claves de la UE (Holanda, Alemania, Francia) que ponen a los inversores nerviosos, generando un clima de postergación de algunas inversiones y un retraso del crecimiento, que de por sí depara un promedio de 1,6% para la EU. Se espera de Grecia que salga de la recesión (uno de los países más afectados en la crisis de años anteriores). Venezuela sigue siendo un país en contracción y América Latina puede sufrir algo más de la cuenta, de insistir Trump en dejarla a un lado”.
    “De acuerdo al último Informe Global de Insolvencias de Euler Hermes -uno de los accionistas de SOLUNION- en 2016 las compañías registraron una limitada caída del -2%, a pesar de la fuerte presión deflacionaria y la baja en la demanda mundial”, definió Sebastián Zaurdo, Country Manager de Solunion Argentina.
    A continuación, avizoró: “El PBI mundial estará por debajo del 3% en los próximos años, con regiones como Asia y América con una clara tendencia regresiva. 
    Conociendo la correlación negativa entre crecimiento económico e insolvencias, se espera que este Informe Global de Insolvencias pueda aumentar a 1% en 2017. Esto confirma que la tendencia a la baja en los impagos a nivel global está llegando a su fin después de dos años de una marcada caída (-14% en 2014 y -9% en 2015).
    Incluso, en 2017 la cantidad de insolvencias estará de vuelta en niveles similares a los de 2007 (sólo un 3% por debajo), registrados en los momentos previos a la última crisis mundial. América en general no escapa a esta tendencia, con un aumento estimado de insolvencias para el 2017 en América del Norte mayor incluso al 1%; y con una siniestralidad que continúa subiendo por sexto año consecutivo en América Latina, registrando un incremento esperado del 12% en el 2017, y siendo el mayor número de insolvencias desde el año 2000 para la región. 
    Se espera que el PBI de América Latina poco a poco vuelva a territorio positivo; algo no tan sencillo para las empresas que todavía sienten los coletazos provenientes de Estados Unidos y Brasil.
    En Argentina, las insolvencias continúan en valores muy bajos. La financiación con proveedores se ha mantenido con plazos muy cortos por la alta inflación de los últimos años. De todos modos, si se mantiene la inflación estabilizada o hacia la baja (como ha venido sucediendo estos últimos meses) y ciertos sectores de la economía se recuperan, esto traerá paulatinamente mayor demanda sobre la financiación de proveedores; lo que implica que los proveedores deberán incrementar el capital de trabajo y, por siguiente, el seguro de Crédito será el mejor aliado para que las empresas crezcan y aumenten sus ventas de manera segura y rentable”.
     
    Trump
    ¿Cómo están afectando las declaraciones y nuevas políticas comerciales de Donald Trump al riesgo de impago en Europa, EE.UU., México y Latinoamérica?
    Pérsico respondió: “Las repercusiones sobre la nueva política comercial de Donald Trump generan incertidumbre. Entre estas incertidumbres se encuentran: 
    1. Las políticas hasta ahora desconocidas e impredecibles de Donald Trump, tanto internamente como en términos de efectos indirectos (como el impacto en México, donde la actividad ya está disminuyendo);
    2. La falta de visibilidad sobre el futuro del Reino Unido, en el que aún no se han definido los términos de su salida de la Unión Europea; y
    3. El predominio de los riesgos políticos relacionados con las próximas elecciones (en los Países Bajos, Francia y Alemania, por ejemplo).
    Además de estos riesgos indeterminados, existen amenazas convencionales, como son las preocupaciones sobre la desaceleración y el reequilibrio de la actividad económica en China y las dudas sobre la rapidez con que los precios de la materia prima aumenten”.
    Para Devoto, “México ha recibido el mayor impacto negativo de las declaraciones de Trump, generando una revisión de su estrategia a futuro, con un cambio abrupto de socio. Para México será clave desarrollar otros socios comerciales tales como Brasil, Argentina y la misma UE”, concluyó. 
    Sobre Latinoamérica dijo que “aún no sabe qué planes tiene el gobierno de EE.UU. sobre la región; quizás habrá una relación vis a vis, en vez de algo más regional”. Y sobre Europa: “No ha sido afectada económicamente al momento (sí en cuanto al surgimiento de ideas proteccionistas de cara a elecciones claves). Hay un alto nivel de toma de préstamos y un buen escenario de negocios”.
    Zaurdo, en tanto, afirmó: “En Estados Unidos, se espera que las empresas tengan un primer impulso a corto plazo en la actividad por las medidas tomadas por el Presidente Trump pero, en contrapartida, se verán afectadas por factores negativos como el financiamiento y comercio internacional.
    Este efecto positivo inicial se explica con el recorte fiscal y el aumento del gasto (principalmente en infraestructura) prometido por Trump, pero se espera que esto no sea igualmente beneficioso para todos los sectores.
    Las medidas proteccionistas tendrán claros beneficios para ciertos sectores, como la industria del metal o textil, por ejemplo, que disfrutarán de fuertes impuestos de importación, favoreciéndose así sobre los competidores extranjeros. 
    En contrapartida, la apreciación real del dólar perjudicará a las empresas exportadoras y la restricción monetaria afectará transversalmente a todos los sectores, y no sólo a los más endeudados, como el de maquinarias y otras manufacturas. Por esto, esperamos que el Informe de Insolvencias en los Estados Unidos pueda aumentar por encima del 1% en 2017.
    Respecto al resto de las regiones, si Trump mantiene su promesa electoral se espera un cambio sustancial en la dinámica del comercio internacional, pasando del multilateralismo y acuerdos regionales, a una mayor restricción en el comercio y sólo acuerdos bilaterales. Por esto las relaciones con el Pacífico (TPP) y Europa (TTIP) están a la espera, sabiendo que una política comercial más restrictiva afectará principalmente a los países con grandes superávit con Estados Unidos.
    Aunque es poco probable que este año se avance en una renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, las barreras no arancelarias y los incentivos a implementarse limitarán la actividad, teniendo consecuencias negativas principalmente para México. 
    A pesar del alto endeudamiento de las compañías brasileñas, y de la recesión generalizada de la región, se espera un mejor año para los países de Latinoamérica en 2017, con perspectivas de mayor crecimiento y eficiencia, que pueden verse empañadas por decisiones políticas propias de años electorales (Argentina en 2017, México y Brasil en 2018)”.
     
    El Seguro de Crédito en Argentina
    Pérsico observó que el seguro de Crédito en Argentina se encuentra en “constante y fuerte crecimiento, si analizamos la evolución de las primas medidas en pesos. Cuando analizamos esta evolución en moneda dura este análisis es muy diferente, y tiene una relativamente alta dependencia de los brokers de seguros”.
    Además, señaló: “El SC doméstico es el que más crece ya que el SC a la exportación esta todavía impactado por la falta de competitividad de las exportaciones”.
    En efecto, según datos de la Comunicación antes citada, las primas emitidas de los seguros de Crédito Interno crecieron 71,74% entre el tercer trimestre de 2015 y el mismo período de 2016, mientras que los de Crédito a la Exportación se contrajeron en términos reales, ya que a valores corrientes (sin ajuste por inflación) solo avanzaron 3%.
    Devoto ratificó que el mercado de seguro de Crédito doméstico “hizo buen pie estos últimos años, producto de algunas políticas que hicieron que se mire más fronteras adentro, relegando la competencia con otros mercados.
    Esta tendencia debería corregirse y aumentarse los niveles de exportación, quizás volviendo a ratios más cercanos al 25% de exportaciones (hoy cercanas al 12 al 15%) sobre el total de la producción de seguros de Crédito. El Gobierno se encuentra impulsando algunas políticas en ese sentido y un tipo de cambio más atractivo ayuda (aunque resta saber cuál será el tipo de cambio de equilibrio que podrá mantener el Gobierno en los próximos doce meses)”, razonó.
    El ejecutivo de Insur también reveló que hay sectores que, de a poco, van adoptando esta herramienta dentro de sus estructuras: “Fue el mercado del retail, luego el agro y más adelante el rubro de informática, los que impulsaron la contratación del seguro de Crédito para proteger sus ventas y potenciar sus carteras. 
    Desde nuestro grupo (Insur/Continental/Atradius) tomamos como meta seguir diversificando la cartera, y estamos confiados que el mercado argentino podría crecer aún mucho más. Hay rubros tales como el farmacéutico, construcción y consumo masivo que deberían tener mayor preponderancia dentro de las carteras de las aseguradoras, pero no dudamos que eso acontecerá en el mediano plazo.
    En el interior del país también se ha despertado el interés por conocer y adoptar el seguro de Crédito”. 
    Zaurdo, en tanto, concluyó: “En Argentina, las insolvencias continúan en valores muy bajos. La financiación con proveedores se ha mantenido con plazos muy cortos por la alta inflación de los últimos años, lo que significó un débil interés en la contratación del seguro de Crédito, que tiene una siniestralidad de las más bajas de Latinoamérica.
    No obstante, el crecimiento del mercado ha sido paulatino pero sin pausa, con algunos sectores con mucha más penetración que otros, como el agrícola, la comercialización de productos de informática o los electrodomésticos”.♦

    Aníbal Cejas