Artículos Destacados

  • The Geneva Association
    Guerra Cibernética y Ciber Terrorismo: Hacia un Lenguaje Común para Promover la Asegurabilidad - 1ra Parte

    Hasta hace poco, el riesgo cibernético era quizás el más pertinente y, sin duda, una de las amenazas más importantes para el seguro. Sería un error suponer que los  desafíos planteados por la pandemia de Coronavirus de alguna manera relegan a los planteados por el ciber riesgo. En todo caso, la propagación de COVID-19 es un recordatorio agudo de que nuestro mundo globalizado se ha interconectado hasta el punto en que un virus biológico oscuro de una sola fuente puede desencadenar rápidamente perturbaciones económicas y culturales no presenciadas desde la Segunda Guerra Mundial. Con nuestra dependencia de la tecnología y las redes intangibles solo configuradas para aumentar, el próximo virus que amenace tan agresivamente nuestra economía global y nuestra forma de vida bien puede ser digital, de esto trata la primera parte de este artículo por Jad Aris, Managing Director de The Geneva Association y Christopher Wallace, Presidente de IFTRIP que reproducimos a continuación.

    La crisis actual ha subrayado la importancia de la claridad lingüística en la industria de seguros. Los litigios y los daños a la reputación son posibles consecuencias de la ambigüedad. Ambigüedad que ha sido expuesta en términos de políticas y, más fundamentalmente, en los titulares de pólizas entienden los límites prácticos de lo que el seguro comercial puede ofrecer contra pérdidas sistémicas correlacionadas.
    El propósito de este informe de investigación es doble. Primero, tiene como objetivo contribuir al debate sobre las definiciones de “guerra cibernética” y “terrorismo cibernético” al proponer un nuevo término, “actividad cibernética hostil” (HCA por sus siglas en inglés). No pretende ser vinculante o definitivo, el término reduce la ambigüedad en torno a un tipo de actividad cada vez más frecuente que se ubica en algún punto intermedio entre el terrorismo cibernético y la guerra cibernética. Una mayor claridad también debería mejorar la consistencia y transparencia con la que se suscribe el espectro de riesgos asociado. En segundo lugar, el informe sienta las bases para dos próximos trabajos sobre terrorismo cibernético y guerra cibernética. Un lenguaje común con el que discutir y asegurar con mayor precisión el ciber riesgo.

    Más información en la edición impresa