En esta edición

  • THE GENEVA ASSOCIATION
    La Naturaleza y el Papel del Capital en el Sector Asegurador

    El siguiente artículo de Daniel Hofmann es el ISSUE BRIEF 2016/3 de The Geneva Association. Fue publicado en octubre de 2016 y procura clarificar el papel del capital en el sector asegurador y concientizar acerca de sus rasgos distintivos dentro de este mercado.

    El seguro consiste esencialmente en aceptar y agrupar riesgos de una manera medida y controlada. En un nuevo informe, The Geneva Association explica que en los seguros el capital es un criterio clave de medición para mejor entender, cuantificar y manejar la toma de riesgos. Al hacerlo, las aseguradoras pueden proteger tanto a las personas como a las pequeñas empresas y  las grandes corporaciones contra las consecuencias financieras de los riesgos.
    Las propiedades del modelo del negocio asegurador y las características del capital dentro del sector se tornaron algo difusas tras la crisis financiera mundial. Antes de la crisis, las subsidiarias no aseguradoras de un muy pequeño número de grandes y complejos grupos aseguradores realizaban actividades muy alejadas de las tradicionales actividades aseguradoras. Cuando estalló la crisis, las imprevistas demandas de liquidez pusieron al descubierto una vulnerabilidad sin precedentes, y llevaron a los responsables de las políticas a poner a unos pocos grandes grupos aseguradores en el mismo nivel que los grandes bancos por considerarlos fuentes de riesgo sistémico.
    No obstante, uno debe reconocer que tales acontecimientos no describían ni describen la realidad. La inmensa mayoría de la industria aseguradora realiza actividades tradicionales de seguro. Es teniendo en cuenta a estas empresas que nuestro informe procura clarificar el papel del capital. Los hacedores de políticas de todo el mundo están analizando una norma mundial de capital, y los alentamos a ser conscientes de los rasgos distintivos del capital dentro del sector de los seguros.

    Recursos Financieros Disponibles para Respetar y Pagar Obligaciones
    Los aseguradores les dan a los tomadores un gran nivel de certeza de que cumplirán con la protección y los beneficios que se compran con las pólizas. Eso se logra gracias a diversos niveles de protección financiera:
    • Las obligaciones generalmente se establecen al emitir el contrato; reflejan el valor esperado de las obligaciones futuras. Las primas pagadas por los tomadores se usan para comprar activos financieros para respaldar las obligaciones.
    • Los requisitos mínimos de capital especifican el umbral mínimo del monto de capital que se les requiere a las aseguradoras. Están diseñados para garantizar que, aunque la siniestralidad futura resulte más onerosa que la asumida cuando se calcularon las obligaciones, es posible esperar que el asegurador pague totalmente los reclamos que se presenten en el futuro.
    • La reserva de capital es el capital que la compañía determina tener por encima de las obligaciones y de los requisitos mínimos de capital, a fin de garantizar que los aseguradores puedan soportar un evento adverso y seguir cumpliendo totalmente con los requisitos reglamentarios. En algunas jurisdicciones parte de la reserva financiera se constituye como pasivo (que absorbe pérdidas).
    • El excedente de capital son los activos por encima de la suma de las obligaciones más los requisitos mínimos de capital más la reserva de capital, según se muestra en la Figura 1.

    Principales Mensajes
    Los principales mensajes del nuevo informe de The Geneva Association son:
    • El capital es una medida de los fondos por encima de lo que se necesita para cumplir con futuras obligaciones ante los tomadores (obligaciones por seguros). Se mide sobre la base de la disponibilidad (¿cuánto tiene la compañía de seguros?) y sobre la base de lo que se requiera (¿cuánto necesita la compañía de seguros?). Dada la naturaleza incierta y, a menudo, de largo plazo de las obligaciones por seguros, las particularidades de los productos de seguros y las complejidades de las exposiciones a los riesgos, contestar estos interrogantes implica realizar cálculos exhaustivos y hacer suposiciones sobre la manera en que los riesgos pueden llegar a evolucionar con el transcurso del tiempo.
    • Los aseguradores reciben primas de los tomadores y a cambio prometen pagar futuros reclamos1. Los aseguradores invierten las primas recibidas de los tomadores en activos financieros con el objeto de respaldar sus obligaciones de cubrir pagos por futuros reclamos esperados.
    • La valuación de las obligaciones se basa sobre supuestos acerca del futuro. Además de cubrir reclamos esperados, se deben establecer fondos para cubrir siniestros inesperados. En dependencia de cada jurisdicción, el monto apartado para cubrir siniestros inesperados podrá constituirse como capital exclusivamente o una parte como capital y otra como pasivo. Desde el punto de vista económico, la capacidad para cubrir siniestros inesperados sería la misma. Los aseguradores mantienen activos financieros para respaldar reclamos tanto esperados como inesperados.
    • Desde luego, existe el riesgo de que el futuro sea diferente de lo que se supone. Esto plantea la pregunta de si los activos financieros que respaldan los pasivos serán suficientes para cumplir con todas las obligaciones futuras. El capital es el instrumento que los aseguradores mantienen para que los ayude a comprender, manejar y mitigar las consecuencias de los riesgos que podrían llegar a desarrollarse2.
    • El capital es fundamental para garantizar el cumplimiento de las promesas financieras hechas a los tomadores y a la sociedad en general. Sin embargo, el capital no es la respuesta a todos los problemas económicos que podrían afectar a los aseguradores. Históricamente, las penurias o los fracasos de los aseguradores han sido inusuales. Cuando ocurrieron, fueron principalmente el resultado de (i) malas decisiones de gestión, (ii) exposición a activos sin liquidez en momentos de penurias financieras y (iii) actividades fuera del negocio principal del seguro. Y el capital no es el único medio de respaldar las promesas hechas a los tomadores. Por ese motivo, los requisitos de capital se complementan con una amplia gama de requisitos normativos sobre -entre otros- la gobernanza de las compañías aseguradoras, incluidos los requisitos cualitativos y la necesidad de hacer hincapié en los potenciales riesgos de liquidez.
    • Los contratos de seguro de Vida usualmente tienen flujos de caja de largo plazo. Existe un importante riesgo conocido como desfase entre activos y pasivos. Se refiere al riesgo de que los cambios en las condiciones económicas y de otro tipo hagan que el valor de los pasivos se mueva de manera diferente del valor de los activos financieros que los respaldan. Entre las condiciones que podrían generar valuaciones distintas se encuentran la evolución de los mercados financieros -tales como las tasas de interés y los movimientos en los precios de las acciones- y los cambios inesperados en la longevidad, mortandad y otros riesgos de suscripción.
    • Los contratos de seguro de No-Vida (también conocidos como Generales y como Patrimoniales) son generalmente de corto plazo. Los riesgos preponderantes son que ocurran siniestros futuros más adversos que lo esperado (en particular, el riesgo de eventos catastróficos muy grandes3) o que las provisiones constituidas para siniestros pasados terminen siendo inadecuadas (riesgo de reservas).
    • La estrategia de inversiones para los activos financieros que respaldan los pasivos debe reflejar la naturaleza de las obligaciones. Esto destaca la importancia de contar con una adecuada gestión de activos y pasivos (en inglés asset-liability management, ALM), especialmente en el negocio del seguro de Vida, donde el horizonte de la estrategia de inversión orientada por los pasivos le permite al asegurador superar las volatilidades de corto plazo del mercado, que no afectarán las decisiones de inversión y de otro tipo. Es sobre la base de este enfoque de inversión orientada por los pasivos, específico del sector, que los aseguradores pueden lograr ganancias en el largo plazo para los tomadores y para los accionistas.
    • Los aseguradores mantienen activos considerablemente superiores a los necesarios para respaldar sus pasivos a fin de proteger el balance ante un futuro más adverso que lo esperado. Las tenencias en exceso también ayudan para reforzar la resiliencia contra shocks, tales como sacudidas de los mercados financieros y catástrofes naturales o provocadas por el hombre. Esas tenencias reflejan la propia opinión del asegurador sobre el capital que necesita mantener. El resultado de mantener reservas de capital4, superiores a los requisitos mínimos de capital5, es que los aseguradores pueden soportar eventos adversos y al mismo tiempo cumplir con los requisitos regulatorios, y de ese modo darle mayor seguridad a los tomadores.
    • La diversificación de riesgos es fundamental para manejar y mejorar la resiliencia ante los shocks. Cada riesgo tiene sus características y motivadores, lo cual quiere decir que no es probable que ocurran al mismo tiempo (son idiosincrásicos y generalmente no están correlacionados) o que tengan la misma magnitud. Por ejemplo, la diversificación geográfica significa que los aseguradores expuestos a tormentas que ocasionan importantes pérdidas en España probablemente no deban enfrentar simultáneamente importantes pérdidas por tormentas en Noruega. De igual modo, los aseguradores de Vida que suscriben seguro de Vida a término y Renta Vitalicia se beneficiarán de las sinergias de los riesgos naturales y de la compensación de la evolución de la siniestralidad; el primero es vulnerable a más y el segundo a menos muertes que lo esperado.
    • Para manejar mejor las exposiciones a los riesgos, los aseguradores han desarrollado modelos de capital basado en el riesgo6#. Los modelos aplican sofisticadas técnicas para producir distribuciones de probabilidad que ayuden a los aseguradores a entender la frecuencia y la severidad de los diferentes eventos de riesgos, lo cual incluye una evaluación de la probabilidad de que ocurran diferentes riesgos al mismo tiempo para estimar los beneficios derivados de la diversificación del riesgo.
    • Los aseguradores se basan en modelos de capital para apoyar las decisiones de negocios. Los modelos también los ayudan a determinar el tipo y el alcance del negocio (por ejemplo, los riesgos) que aceptarán. Esto se hace generalmente en un marco robusto de riesgo7# (ver más abajo) que define cómo se usará y regirá el modelo. El modelo de capital basado en el riesgo establece las bases para las decisiones de toma de riesgos, cuantifica las exposiciones a los riesgos y define la propensión al riesgo, y ayuda a fijar límites para las diferentes exposiciones a riesgos.

    Marcos de Riesgos
    Un marco de riesgos tiene por objeto identificar, medir, gestionar, monitorear e informar los riesgos relevantes en una estructura controlada y robusta que tiene claros objetivos, prioridades, responsabilidades y rendiciones de cuentas. Las opiniones económicas internas sobre el capital son el eje de este marco al cuantificar las exposiciones a los riesgos y permitir que se los monitoree comparándolos con límites definidos.
    La Figura 2 muestra los elementos clave de un marco de riesgos, aclara el papel del capital económico en las actividades anuales y diarias de las compañías de seguros y los factores (internos y externos) que influyen en estas actividades. Los modelos de capital para el seguro orientan sobre la mejor manera de asignar capital a actividades, productos, regiones geográficas o entidades específicas. Tomar decisiones empresariales que optimizan los beneficios de la diversificación reduce el riesgo general, y los modelos de capital económico son fundamentales para entender este concepto. A continuación presentamos algunos ejemplos de decisiones para las cuales los aseguradores podrían basarse en los modelos de capital:
    • Estrategia de Inversión y de ALM. Entender la duración de la responsabilidad para ayudar a minimizar el riesgo de ALM y los posibles beneficios de apalancar determinados riesgos para mantenerse dentro de la propensión al riesgo o reducir las concentraciones de riesgos, y de ese modo mejorar los beneficios de la diversificación.
    • Estrategia de Reaseguro. Entender y optimizar la cobertura de reaseguro a fin de liberar capital para otros usos.
    • Decisiones sobre Diseño de Productos y Tarificación y Estrategia de Distribución. Comprender la intensidad del capital y la medida en que los diferentes productos acarrean exposiciones al riesgo que aumentan las existentes concentraciones de riesgos o bien ayudan a compensar y diversificar otros riesgos.
    Los modelos de capital exitosos e influyentes son los que interactúan con todos los niveles en una compañía de seguros. La gestión de los indicadores de capital (la manera en que los diversos riesgos son analizados y monitoreados) incluye vías de retroalimentación con los órganos que toman decisiones (las Juntas Directivas y el personal directivo ejecutivo). También influyen y ayudan a moldear funciones clave, tales como el control de riesgos y las preferencias, el diseño de productos y la tarificación, las estrategias de reaseguro, ALM, y la gestión de capital y de liquidez.♦
    Traducción: Graciela Padilla