Desde hace años -décadas, quizás- América Latina ha sido vista por los mercados internacionales como símbolo de promesa y oportunidades para la imprescindible expansión que requieren las economías más avanzadas. El negocio asegurador ha formado parte de esta visión, como lo demostraron las importantes inversiones realizadas enesta parte del mundo durante las décadas del '80 y '90.
in embargo, las crisis políticas y económicas que vienen sufriendo algunos de los principales países de la región, entre ellos Argentina, parecen haber aplacado o postergado la sed de inversión de los grandes operadores de América del Norte y Europa, reemplazándola por una dieta restrictiva que raya en la abstinencia. Inflación, pesificación (en el caso de nuestro país) e inseguridad política y jurídica cubren vastos territorios, generando incertidumbre y la búsqueda de nuevos rumbos.

o hay duda de que el futuro seguirá siendo complejo tanto en Argentina como en el resto de América Latina, y no sólo para el negocio del seguro sino para el conjunto de las sociedades y sus economías. Quienes hemos sido aseguradores, reaseguradores y brokers en esta región vivimos toda clase de situaciones: la apertura de aseguradoras con capitales ínfimos, inflación permanente, extremos políticos y regulatorios y tantas cosas más. ¿Continuará esto así en el mediano plazo? Y, ¿qué deberán hacer los aseguradores latinoamericanos para recuperar la confianza de sus socios internacionales?

mediados de este año, nuestra región iniciaba una etapa de cambio. Esta instancia implicaba también renovadas expectativas y esperanzas para el futuro. En ese entorno, "Mercado Asegurador" llevó a cabo en Buenos Aires su primer Seminario Latinoamericano de Seguros y Reaseguros, para analizar los diversos temas comprendidos en el programa de actividades. Creímos necesario realizar este esfuerzo pues no nos parecía suficiente ni adecuado limitar la celebración de nuestros primeros 25 años de vida como publicación independiente de seguros a un comunicado de prensa y un cocktail. Además, pocas cosas resultan tan satisfactorias para quienes editamos publicaciones técnicas como realizar un encuentro académico. Siempre tuvimos como objetivo ser un foro de formación e información. No encontramos, entonces, mejor propuesta que ofrecer a la comunidad aseguradora este evento, al que se sumó además el placer de reunir a nuevos y viejos amigos, muchos de ellos líderes destacados del seguro y el reaseguro latinoamericano e internacional.

ambién organizamos un concurso de monografías sobre seguros y reaseguros; los autores participantes -muchos de ellos jóvenes profesionales con un brillante futuro- aportaron ideas y conceptos que fueron de gran interés.

sta entrega especial de nuestra revista -que se suma a las tradicionales once ediciones anualesconstituye un valioso documento que brinda todo lo tratado durante el Seminario, recopilando lo que es, en definitiva, el reflejo de un momento crucial de Argentina y muchos de los mercados latinoamericanos.

urante la celebración, otorgamos plaquetas recordatorias a personas y empresas que contribuyeron al crecimiento de "Mercado Asegurador". Hemos reconocido la colaboración y compromiso con la revista; la trayectoria y contribución en el desarrollo del sector; y el continuo apoyo y confianza de las aseguradoras de mayor permanencia junto a nosotros. Asimismo, queremos expresar un especial agradecimiento por las distinciones recibidas de diversas instituciones y empresas de Argentina y el exterior.

eseamos nuevamente agradecer a los conferenciantes, anunciantes, sponsors, expositores, así como a los cientos de amigos que hemos sumado a lo largo y ancho del continente, porque sin ellos nada de esto hubiese sido posible. Y también al compacto equipo de "Mercado Asegurador" que realizó un particular esfuerzo para que este Seminario fuese un éxito.

ste logro constituye una motivación para nuevas metas en los próximos años, ya que ha abierto una puerta hacia emprendimientos similares, además de otros proyectos que nuestros lectores y amigos irán conociendo con el correr de los meses.

Pedro Zournadjian