Taller: "Solvencia, Calificaciones y Run Off en América Latina"

Hernán Pérez Raffo, socio de PriceWaterhouseCoopers, Area Seguros (Moderador):
Todos sabemos la importancia que tiene este tema para la industria del seguro. Todos aquellos mecanismos que favorezcan la protección de la capacidad de pago de las aseguradoras son un bien, un valor que debe protegerse hasta última instancia con el fin de preservar la institución del seguro.
En este Taller vamos a ver la visión del regulador, las calificadoras, consultoras y administradores de run off.
A continuación escucharemos las exposiciones de: Carlos Gallo, funcionario de la Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN); Mónica Cáceres, ex Intendente de Seguros de Chile; Daniel Ruas, presidente de Moody’s Latinoamérica; Evelyn Paradela, directora asociada en seguros, Fitch Argentina Calificadora de Riesgos; Eduardo Toribio, abogado, asesor, ex Superintendente de Seguros de la Nación; Alfonso Pérez Santos, administrador de PS Euroconsulting, España; y Martín Smith, gerente general de Chiltington Internacional.




Carlos Gallo:
En principio, quiero agradecerle a Pedro por haberme invitado. Voy a tratar de desarrollar el tema de la solvencia de las entidades aseguradoras.
El contenido de la charla, en principio, se basa en los siguientes puntos:
• Métodos tradicionales de control de solvencia.
• Determinación de si realmente existen distintos “tipos” de solvencia.
• Las causas de insolvencia y si el regulador puede anticiparse o evitarlas.
• Las características principales de los nuevos enfoques de solvencia que se están teniendo en el mundo.
• Perspectivas de lo que se tendría que desarrollar.
Se debe tener en cuenta que en general se dice que el Estado debe encargarse del control de producto, operativo y de solvencia. Voy a dejar de lado, porque no es motivo de esta charla, el control de productos. Pero sí voy a referirme al control operativo y al de solvencia.

Esquema de Control
En el marco de un esquema tradicional de control de solvencia, tal como se está aplicando en Argentina, éste pasa por cuatro fases:

En primer lugar, la transparencia en la operatoria, es decir, verificar que la compañía esté funcionando como debe. La etapa posterior es analizar la real situación de la aseguradora; destaco lo de “real” porque allí está la importancia, en que la compañía presente sus estados contables con la información real y verídica. Tiene que ver con la fijación por parte del regulador de normas de evaluación y exposición contable, con la forma en la que el regulador ha estipulado cuáles son las relaciones técnicas que tienen que existir en una entidad aseguradora y también con la fijación de normas de auditoría para auditores externos y para actuarios, algo que en Argentina tuvimos que implementar por los importantes desvíos que se detectaban en los balances. Había diferencias entre la real situación de la empresa y la información presentada a la Superintendencia.
Si la real situación de la aseguradora es deficitaria, tendremos que ver cuál es la propuesta de los accionistas y socios. En ese caso interviene el Estado en los planes de regulación y saneamiento, determinando qué contenidos deben tener. Posteriormente, queda para las autoridades de control el análisis de viabilidad, es decir, viendo la situación de la empresa y teniendo en cuenta la propuesta de los accionistas, determinan si la compañía resulta viable o no en el tiempo.
El control operativo significa la búsqueda de la creación de un marco regulatorio en los aspectos formales que permita un adecuado control de la actividad aseguradora. Ello es necesario porque cuando uno comienza a verificar la operatoria de la entidad, y resulta ser que no es transparente, no es posible determinar cuál es su verdadera situación financiera. Además, no hay propuesta del accionista que sirva para regularizar esa situación.

Conductas Detectadas
En una charla sobre este tema en Guatemala, explicaba cuáles son las operatorias o conductas detectadas que hacen que la situación aparente de la entidad aseguradora no sea la real y cuando demostré esto basándome en casos de la Argentina, pensaron que yo tenía mucha imaginación. Sin embargo, les puedo decir qué compañía e incluso qué directivos han seguido estas conductas. Se trata de pólizas no registradas; pólizas colectivas sin haber contabilizado la totalidad de los certificados individuales; juicios y mediaciones no registrados; inversiones inexistentes; cuentas bancarias a nombre de terceros; cuentas bancarias no contabilizadas; imposibilidad de indicar el destino de los fondos o de los ingresos de las compañías; adulteración de registros rubricados; adulteración o falsificación de boletas de pago impositivas o previsionales; falsificación de documentación respaldatoria de pago de siniestros; incumplimiento de normas de tesorería (pagos en efectivo y desvíos de fondos); ocultamiento de pasivos (comerciales y laborales); adulteración de información relativa a contratos y cuentas de reaseguro.


Sumario Siguiente