No Edition Image
Suscribase y acceda
a la Edición Completa!

Buscador Temático
Usuario Registrado
usuario:...
password:

¿Olvido su Password?
 Edición de

>> ENTREVISTA

“La Forma en que Salimos de la Crisis Fortalecerá el Mercado”



La situación actual del mercado asegurador; solvencia; RC obligatoria automotores; baremo; la posibilidad de reformas a las leyes, tanto la de seguros como la que regula la actividad, y los seguros ilegales, fueron algunos de los temas abordados por Claudio Moroni, Superintendente de Seguros de la Nación, en entrevista con “Mercado Asegurador”.


A la vista de lo sucedido en otros sectores financieros -cacerolazos; marchas embanderadas con slogans como “váyanse todos”; embestidas contra las puertas de cada sucursal bancaria y obreros levantando tapias para resguardar la seguridad de sus empleados-, devaluación, pesificación, corralito y corralón mediante, cualquiera hubiera imaginado un destino más doloroso para el sector asegurador. Sobre todo en el ramo vida, uno de los más afectados.
Pero negoció, dejó actuar a las empresas con la ayuda del Decreto N° 558 que contribuyó a capear el temporal. Hoy no sólo el titular del organismo de control cuenta con un alto porcentaje de apoyo a su gestión sino que el mercado mejoró su estado de salud.
Con casi dos años al frente de la Superintendencia, para llegar a la cuasi tranquilidad actual Claudio Moroni lo soportó todo. Después de haber tocado la profundidad más absoluta, un vendaval económico que nadie hubiera imaginado, ahora este sector de la economía puede respirar en la superficie rodeado de aguas que parecen mansas.
El Superintendente sostuvo: “La forma en que se le hizo frente a la crisis demostró que la evolución del mercado de seguros no fue una conquista reciente. Hace mucho tiempo que viene progresando. Si no hubiera tenido la depuración y concentración que tuvo, las mayores exigencias de solvencia -durante la década del `90- y la mejora en la eficacia administrativa de las aseguradoras, no hubiera podido pasar una crisis tan grave. Cumplió con sus compromisos, ha resuelto razonablemente su liquidez, sigue ofreciendo servicios y coberturas a la altura de las circunstancias y lentamente vemos que la producción se va recuperando. El año pasado no lo hubiéramos imaginado. Si no nos damos cuenta que en la forma en que salió el mercado de esta crisis radica su fortaleza, no sé que más se necesita. Hay que hacer un poco de historia. No mirar los últimos años, solamente”.
En el mercado, el tema de la situación patrimonial y financiera de las aseguradoras no está ausente en las discusiones, y aunque reconoce que algunos operadores podrían haberse debilitado, el Superintendente dice estar cansado de que se hable sobre la solvencia porque afirma, no sin razón, que “es el único mercado que discute esto”.
“Seguimos debatiendo lo mismo desde hace diez años. Se cerraron 180 entidades, la capacidad patrimonial de las empresas creció al doble, la evolución de los activos y pasivos no es grande, sino enorme, respecto de años anteriores. Hoy estamos hablando de más de 3.000 millones de pesos de liquidez. Por si fuera poco, quienes auditan los balances del 80% del mercado son tres grandes grupos y hay 15 aseguradoras que tienen más del 50% de la producción. Ante estos indicios hay pocas probabilidades de que los balances puedan ser disimulados. ¿No son estos motivos suficientes para que no seguir hablando sobre el tema?”, resaltó. ¿Si las dificultades están en operadores que representan no más del el 4 o 5% de la producción, éste es un problema de mercado o marginal? “Si es accesorio o circunstancial no puede ser que pongamos en duda la solvencia total de un mercado por este 4 ó 5%. Este es un discurso que no guarda relación con la realidad”.

Calificaciones

Las calificaciones tuvieron su momento de gloria, hasta que surgieron sus detractores, aunque no pocos fueron cambiando de idea hasta convertirla en cenicienta.
¿Es importante, actualmente, que un grupo calificador se expida sobre una compañía? “Yo creo que las calificaciones son importantes en la medida que sean voluntarias. Si son impuestas por el organismo de control, lleva a las compañías a elegir la calificadora más amable. Pero es decisión de ellas. Si quieren estar calificadas me parece bien. Pero para nosotros es un tema absolutamente ajeno. Además, como no se auditan sólo sobre las ecuaciones técnicas, hay enfoques que no pertenecen a la órbita de la SSN”, manifestó.

El Comportamiento de los Diferentes Mercados

Moroni también se refirió a la recuperación y evolución de los diferentes ramos. Aseguró que Vida se está recuperando bien. Que tenemos un mercado reducido, otro tamaño de mercado, pero que si hubiéramos tenido esta charla en abril del año pasado era para suponer sencillamente que desaparecería. “Cualquier duda era razonable. Y hoy hasta comienzan a aparecer algunos productos nuevos. No se ve una venta masiva, pero se está observando un crecimiento importante en coberturas de riesgo, pequeños planes de empresas. Que alguien pretenda, después de lo que sucedió, que el único síntoma de éxito es volver a la producción anterior a la devaluación, está negando la realidad. Que a poco más de un año de la crisis el mercado exista y siga operando, es más que promisorio. Y con respecto a otros ramos hay crecimientos que son propios de la devaluación. En el caso de los grandes riesgos, lo que se incrementó fue el valor de la cosa, no el mercado. Para los establecimientos industriales los costos de reposición siguen siendo a valor dólar y esto aumenta la suma asegurada. En esto, lo que se verifica es una adecuación de valores no un crecimiento genuino.
En el agro, por ejemplo, existe una evolución real de la superficie cubierta y del valor del producto”, explicó el entrevistado.
En Riesgos del Trabajo, sin embargo, el incremento de trabajadores cubiertos es casi constante, a pesar de que los últimos guarismos indican una suba del trabajo marginal de entre un 35 a un 40%.
“No tenemos los elementos para analizar si estos datos se deben a la incorporación de nuevos trabajadores o al blanqueo de los mismos, pero está aumentando la base. Tampoco se puede medir con relación al número de empresas cubiertas, ya que se sabe que en Argentina se crean y destruyen empresas, casi sistemáticamente.
Pero el problema más grave es el de automotores. Los precios tuvieron un fuerte incremento durante el año pasado. Y en este sentido también surge la necesidad de dividir lo que es responsabilidad civil y cascos. A finales del año pasado y principios de 2003, con las tasas de robo que se verificaban el asegurado hubiera debido pagar un precio final, con impuestos incluidos, equivalente al 8 ó 9% del valor del vehículo. Sencillamente, impagable.
En este punto, las medidas represivas adoptadas por el gobierno, que incluyeron allanamientos a los desarmaderos y desarticulación del mercado ilegal, contribuyeron en gran medida a la merma de la tasa de robos, la cual se está acomodando a valores razonables”.
Respecto del repunte avizorado para setiembre o el detenimiento de la mengua antes mencionada, dijo que el tipo de información que la Superintendencia recibe no permite ofrecer datos recientes.
“Es muy difícil manejar un índice de delito como el actual sólo con políticas como las diseñadas y que, además, puedan ser sostenidas en el tiempo. Hasta el momento, de mantenerse los porcentajes de los últimos meses -sin incluir septiembre- creemos que vamos a volver a las tasas históricas a las que ya estamos acostumbrados, a pesar de que, en términos internacionales, sean altas.
Responsabilidad Civil no se ha disparado; no vemos un movimiento inusual en las sentencias, hay algunas cargas sobre los intereses más fuerte que otras pera nada raro”.
Los resultados negativos de autos no son exclusividad de nuestro país. Moroni coincide con esta apreciación y asegura que “en el mejor de los casos, en el mundo, los resultados son equilibrados. Ganar dinero con este ramo es realmente difícil.
En Argentina, por dos o tres años los balances se verán influenciados por las normas de IBNR, por lo que las pérdidas no van a ser sólo las de ese ejercicio sino de arrastre. Nosotros hacemos una estimación global -lo que quiere decir que puede tener muchos errores- pero tomando este ejercicio y de mantenerse las tasas actuales el resultado del año no sería tan malo”.

Baremo

A la pregunta de si es factible un baremo en Argentina, el funcionario contestó: “Aquí hubo un proyecto de Ley que en su momento intentó instrumentar algo por el estilo y la cámara de Apelaciones en lo Civil de la Capital hizo un plenario para demostrar la poca viabilidad de la idea. Fue algo llamativo, porque se reunieron para discutir algo que aun era sólo un conjunto de intenciones.
Es muy complejo el tema en materia judicial como para decir si un baremo sería o no exitoso. Es claro que éste es un debate general y del Congreso en particular.
Si en países como España, con Tribunal Constitucional, estuvieron años discutiendo sobre la eficacia de un baremo, esto demuestra que el camino es difícil. No digo que no haya que recorrerlo”.

Seguro Obligatorio

Hoy en la Superintendencia se están dando los toques finales al diseño del Seguro Obligatorio de Responsabilidad Civil Automotores.
“Nuestra idea es llevar el límite por acontecimiento a $ 1.000.000, con límites por persona de aproximadamente $ 200.000, lo que habla de una adecuación a valores razonables. No obstante, si alguna compañía quiere dar una cobertura adicional mayor puede hacerlo pero mediante otra póliza, separada del seguro obligatorio para el automotor.
Nos cuesta cuantificar los efectos que puede aparejar un límite de este tipo que es uno de los puntos controvertidos”.
En cuanto a cuál será el organismo que se encargue de supervisar el cumplimiento de este nuevo requisito, comentó que “es más una función de la policía que de la Superintendencia. El mercado de seguros puede hacer tareas de difusión, pero no puede resolver el control”.
Sobre cuáles son los resultados que se esperan en materia de ampliación de la cantidad de vehículos cubiertos, Moroni aseguró: “Esto estará dado por qué porcentaje del total del parque automotor no asegurado históricamente (un 50%) opte por asegurarse”.
“En cuanto al límite de cobertura, ya estamos discutiendo los valores con todas las cámaras”, aseveró.

Carga Impositiva

También en este sentido hay mucho por hacer: “Es imposible establecer cuál sería una carga impositiva razonable y definirla en términos generales. Puedo decir lo que no es. Por ejemplo, que el IVA se transforme en un impuesto a las ventas de 18 puntos, no es precisamente justo, recordemos que esto sucede porque el pago de siniestros no genera IVA. No hay actividades en Argentina que trabajen con una carga a las ventas tan alta. Y si bien hay otras actividades gravadas con impuestos provinciales, de sellos, etc., estas cargas son comunes y generales, no afectan solamente al seguro”, sostuvo el Superintendente.

Inversiones

Uno de los motivos que hizo a la solvencia y permanencia del mercado fue optar por inversiones seguras y redituables. “De la cartera de títulos -dijo Moroni-, más del 80% está en préstamos garantizados pesificados y un poquitos menos del 20% en títulos defaulteados. Este 20% para nosotros no es un problema, ya están contabilizados a valor de mercado. En promedio, los préstamos garantizados están un poco más bajo de como los valuaron los bancos y muy por debajo de la valuación de los fondos de pensiones.

IBNR

Algunos dicen estar contentos con las reservas por IBNR, ya que esto aumenta las garantías de solvencia. Otros, no tanto. La aprobación o no de la medida adoptada por la SSN, durante este año, es proporcional a la disponibilidad para aportar capital.
“En ningún país el IBNR se instrumentó de un día para el otro. A México le llevó de 7 a 8 años, y no sobre un mercado de Responsabilidad Civil. Este es un punto importante a la hora de las comparaciones, el mercado argentino es básicamente de responsabilidad civil a diferencia de la mayor parte del resto de los mercados latinoamericanos cuyas coberturas principales son de daños. Para autos, éste es el último tramo de exigencia de solvencia que falta.
Los otros ramos tienen sistemas de solvencia que no tienen nada que envidiarle a otros países. Riesgos del Trabajo, sin ir más lejos, o Vida, pueden medirse con parámetros internacionales”, sostuvo.

Márgenes de Solvencia

Respecto a las discusiones que Europa está propiciando en orden a este tema, especialmente en las reuniones de superintendentes, Moroni aseguró que “son discusiones muy técnicas pero de poco efecto”.
Los márgenes de solvencia son calculados de acuerdo a valores promedio y actualmente lo normal es considerar las especificidades de cada compañía cuyos modos de cálculos son más complejos. Este es un debate que se inició hace muchos años en bancos, y ahora se está llevando a seguros. Pero para nosotros, absolutamente lejano. Recién estamos tratando de cumplir los IBNR, ajustando algunos activos como consecuencias de la crisis, tenemos un camino largo por delante para llegar a discutir un ajuste tan finito.

Modificaciones a las Leyes Actuales

Otra de las cuestiones que están en el tapete son las normas estándar de contabilidad, algo en lo que la SSN está trabajando.
Pero en cuanto a las intenciones manifestadas por algunos sectores de reavivar proyectos de modificaciones a las Leyes Nº 20.091 y N° 17.418, Moroni aseveró: “Yo no creo que sea momento para modificar nada. La Ley Nº 17.418 es una norma para elogiar. Se entiende, es armónica, sistemática y no ha generado problemas de interpretación que no hayan sido resueltos”. En cuanto a las voces que dicen que no protege al usuario, Moroni declaró: “Los fallos y las cuestiones conflictivas se han interpretado siempre a favor de los asegurados y cuando se analiza una ley hay que hacerlo pensando tanto en su texto como en sus aplicaciones concretas por los jueces.
Es probable que haya que hacerle algunas adecuaciones puntuales, porque desde 1967 -año en que se sancionó la Ley de Seguros- hasta el momento las cosas cambiaron. Pero no me animo a calificarla de reforma.
Respecto de la Ley N° 20.091, hay varios proyectos de reforma pero por lo menos los que yo conozco tienen algunos problemas técnicos.
Estas modificaciones requieren mucho tiempo de debate, para que estemos convencidos de que la modificación que se propone es la más conveniente y la que queremos todos. Cuando impulsamos el Decreto Nº 558 fue por un problema específico. Había una real y palpable emergencia. Ahora no corresponde dar soluciones de emergencia para problemas normales. Esta es una actividad muy importante como para que cualquier modificación circule por los carriles no adecuados. Este es un tema para que se debata el tiempo que sea necesario”.

Reaseguro

Si bien Moroni reconoce un mercado bastante duro para la colocación de reaseguro, no acepta que sea una situación exclusiva de Argentina y asimila estas condiciones a las de todo el mundo. Reconoce que no es un tema preocupante, ya que en su repartición no han detectado problemas por no colocación, salvo en algunos tramos.
“A estas compañías les hemos aconsejado aumentar sus reservas. El mercado tiene que empezar a adecuar sus pólizas a sus capacidades. Si la oferta de reaseguros es muy generosa hay que tener cuidado. Además, para los riesgos de frecuencia, como en automotores, el reaseguro debe quedar solamente para algunos tramos.
Los grandes riesgos son un mercado aparte, donde el reaseguro es inevitable y la tasa se fija a partir de ahí.
Se espera que en el 2004 las condiciones comiencen a mejorar”, aseguró.

Los Aseguradores Ilegales

“Estamos prestándole mucha atención a las denuncias de los asegurados y empezamos a detectar nombres. Sólo algunos de los implicados eran productores o ex empleados de compañías, motivo por el que la SSN, cuando correspondía, revocaba sus matrículas. Pero las anomalías detectadas respecto de la venta de seguros ilegales no las podemos calificar como propias del sector. Son simplemente estafas. Gente que vende papeles.
La SSN presentó las denuncias correspondientes y cada dos o tres días llega personal hasta el lugar para constatar si continúan operando y se presenta la denuncia nuevamente. Pero no tenemos facultades para actuar porque se trata de un tema penal.
Hasta el momento, esta operatoria se está llevando a cabo sólo en Capital Federal y en el ramo autos. Tratamos de hacer difusión del tema, pero tenemos que tener en cuenta que nunca contamos con los recursos suficientes”.

Recursos y Presupuesto “En cuanto a este tema, cabe destacar que durante este año la SSN tuvo menos recursos, en valores absolutos, que en el año ‘94. En ese año, la SSN trabajó con un presupuesto de 16.000.000 de pesos y 340 personas. En el año en curso estamos trabajando con alrededor de 230 personas, una recaudación de tasa de alrededor de 40.000.000 (que no va toda para la SSN) y un presupuesto de 11 millones de pesos.
El principal problema de la superintendencia no es de independencia de funciones, sino de financiamiento”, señaló Moroni.

El Futuro “El mercado seguirá el camino de la recuperación, siempre y cuando el escenario se mantenga en las condiciones actuales. No va a haber un crecimiento explosivo. El año próximo seguramente se mantendrán niveles similares a estos. Es más, es probable que algunos operadores vayan dejando lentamente el mercado, pero creo que nada va a suceder de un modo drástico”, concluyó el Superintendente.


Liliana M. Urruti

 
Nota de tapa - Vida y Retiro - Index - Congresos - Seminarios - Seguros de Crédito - Riesgos de Trabajo - Seguros de Personas - Internacional - Reaseguros - Bancaseguros - Entrevistas


> Seguro Total
> Reactions
> EMTS

Revistas Internacionales Estadísticas Capacitación Ediciones Anteriores Novedades Misceláneas Internacionales Entrevistas Congresos Productores y Asesores Reaseguros AFJP Salud Vida y Retiro Seguros Generales Riesgos Agrícolas Crédito y Caución Riesgos del Trabajo Automotores Nota de Tapa Publicidad Quiénes somos Proyectos de Ley Suplemento de Legislación Actualidad Internacional Panorama Latinoamericano Actualidad del Mercado Productos y Servicios Agenda Internacional Indicadores Económicos Editorial