No Edition Image
Suscribase y acceda
a la Edición Completa!

Buscador Temático
Usuario Registrado
usuario:...
password:

¿Olvido su Password?
 Edición de

>> RIESGOS DEL TRABAJO

Un Balance Optimista



Con un 7% más de empresas que adhirieron al sistema, un 4,5% de incremento en la cantidad de trabajadores cubiertos y ganancias por 3,6 millones de pesos, Mara Bettiol, gerente de la Unión de Aseguradoras de Riesgos del Trabajo (UART), destaca al 2003 como un año positivo a pesar de la crisis.


El sistema de Riesgos del Trabajo fue instaurado bajo la premisa de prevenir el riesgo de los trabajadores hasta ese momento no amparado en ninguna ley.
Su misión es la de proteger la salud del personal de las empresas contribuyendo a minimizar el riesgo de accidentes y enfermedades profesionales.
Las ART, por su parte, al estar asociadas a este sistema, asumen la responsabilidad de pagar todo siniestro ocurrido, dentro del marco de la ley, y de trabajar con sus clientes en la prevención de los mismos.
Si para los trabajadores la premisa fundamental para estar adheridos al sistema es el resguardo de su salud, a las empresas se le suma otra razón de peso: la merma en la siniestralidad aumenta su rentabilidad. Se pierden menos horas de trabajo, los equipos se dañan menos, se asegura el cumplimiento de las normas de calidad y los procesos productivos se cumplen en tiempo y forma.
En tanto, los asociados a una aseguradora de riesgos del trabajo saben que tienen a su disposición un equipo permanente de ingenieros, abogados, profesionales de la salud y de la actividad aseguradora que los ayudarán a optimizar el funcionamiento de su empresa. De ese equipo de especialistas reciben los parámetros para evaluar sus ambientes de trabajo y dotarlos de los niveles más propicios de higiene y seguridad, además de ayuda permanente en el diseño y puesta en marcha de programas de gestión preventiva y monitoreo como así también para ejecutar programas de capacitación a trabajadores.
En definitiva, las ART están presentes para que los accidentados laborales y aquellos que padecen una enfermedad profesional puedan recibir todas las prestaciones médicas que su situación requiera y para darle la contención necesaria a los familiares.
Finalmente, aportan una fuerte red de comunicación pera resolver todos aquellos problemas que surjan no sólo de la emergencia sino de todos los requerimientos del trabajador, los cuales van desde denuncias de accidentes del trabajo o enfermedades profesionales hasta comunicación de altas y bajas del personal, certificados de cobertura, gestión de jornales, reintegro de jornales, red de prestadores, consultas legales, etc.
Mercado Asegurador” entrevistó a Mara Bettiol, gerente general de la Unión de Aseguradoras del Trabajo (UART), entidad que nuclea a las aseguradoras.
Su visión del año que pasó fue altamente optimista. Sobre el ejercicio julio’02-junio‘03, y a pesar de todos los estados económicos y sociales que padeció la Argentina, la ejecutiva aseguró “el balance del año es positivo. En primer lugar, porque el sistema se las ingenió para seguir dando respuestas oportunas y de buena calidad a las necesidades de los trabajadores y de las empresas. En segundo término, porque desde el punto de vista de la cobertura se registró un repunte del 7% de empresas afiliadas, durante 2003, y del 4,5% en la cantidad de trabajadores cubiertos. Asimismo, los balances al 30/06/03 registraron una pequeña ganancia (del orden de los $3,6 millones), equivalente al 0,6% de las primas emitidas”.
Bettiol reconoce como el dato menos alentador el aumento del 18% que registraron los siniestros en el primer trimestre del año, comparado con el mismo período del año anterior, lo cual se debe a varios factores endógenos y exógenos al sistema de riesgos del trabajo. Uno de los principales motivos es el incremento en la actividad de sectores de alta siniestralidad como la construcción y el agro.
Algunas cosas, incluso las de orden interno, parecen estar cambiando. Cabe recordar que durante la gestión anterior las quintas estaban bastantes cercadas y la necesaria fluidez de diálogo (que requiere un sistema de estas características) estaban bastante acotadas entre la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT) y la UART.
Recientemente, “tanto las autoridades como especialistas de la UART compartieron algunos encuentros con funcionarios de la SRT para tratar aspectos puntuales de riesgos del trabajo. En principio, se observaron coincidencias en los objetivos generales de ambas instituciones y, desde el sector, se insistió en la posibilidad de aprovechar la experiencia de gestión de las ART a la hora de diseñar y poner en marcha diferentes iniciativas tendientes a un mejor funcionamiento del sistema”, señaló Mara Bettiol, conforme con los resultados de las reuniones.
Respecto de la Resolución SRT N° 490/03(1), desde el punto de vista técnico la UART manifiesta tener algunas objeciones tanto jurídicas como operativas, y las mismas fueron planteadas formalmete a la SRT “de acuerdo a los mecanismos correspondientes”, dice Bettiol. Y agrega: “También manifestamos a la autoridad nuestra intención de ser consultados para el dictado de normas, en virtud de la experiencia operativa por ser uno de los entes gestores del sistema”.
Los objetivos que se plantea esta cámara para el 2004 son claros y prosiguen en la línea de crecimiento y afianzamiento del régimen. Bettiol sostuvo que “en primer lugar, el sector reafirmó su vocación de continuar con la consolidación del sistema a partir de la mejora continua en la calidad del servicio, cercando aún más la litigiosidad remanente.
Desde un plano más operativo estamos orientando esfuerzos para contribuir a la mejora del servicio que brindan las ART a través del trabajo multidisciplinario con instituciones de prestigio en la materia de salud y seguridad en el trabajo: médicos, ingenieros, abogados, instituciones del Gobierno, empleadores, trabajadores, además de los colegios de profesionales; como así también para la profundización de programas de capacitación de los empleados de las aseguradoras y para elaboración de informes que abarquen diferentes tópicos del funcionamiento de riesgos del trabajo”. Cabe destacar que después de la incorporación del hantavirus y el mal de chagas, ni el listado de enfermedades profesionales ni la ley tuvieron modificaciones.
Una pregunta sin respuesta que circula en el mercado es acerca de la extensión y resultados del Plan de Inclusión de Empresas (PIE), pero la UART desconoce sus efectos, es más, confiesan que no tiene conocimiento de que haya intenciones de prolongarlo. Tampoco tiene datos sobre el porcentaje de juicios, ni los motivos más frecuentes o si su peso dentro del sistema es significativo. En cuanto a los índices de morosidad, “retornaron a los niveles históricos del orden del 5-6%. Luego de las crisis de finales de 2001 y principios de 2002, la situación se estabilizó y tanto la recaudación como la morosidad se normalizaron”, concluyó.

Liliana M. Urruti


(1) La Resolución de la SRT N° 490, de fecha 08/07/2003, establece que las ART y los empleadores autoasegurados deberán efectuar el relevamiento de los agentes de riesgo de las enfermedades profesionales de cada uno de los establecimientos de sus empleadores afiliados o de propios establecimientos, según corresponda.

ENTREVISTA BETTIOL.GRAFICOS.xls 
 
Nota de tapa - Vida y Retiro - Index - Congresos - Seminarios - Seguros de Crédito - Riesgos de Trabajo - Seguros de Personas - Internacional - Reaseguros - Bancaseguros - Entrevistas


> Seguro Total
> Reactions
> EMTS

Revistas Internacionales Estadísticas Capacitación Ediciones Anteriores Novedades Misceláneas Internacionales Entrevistas Congresos Productores y Asesores Reaseguros AFJP Salud Vida y Retiro Seguros Generales Riesgos Agrícolas Crédito y Caución Riesgos del Trabajo Automotores Nota de Tapa Publicidad Quiénes somos Proyectos de Ley Suplemento de Legislación Actualidad Internacional Panorama Latinoamericano Actualidad del Mercado Productos y Servicios Agenda Internacional Indicadores Económicos Editorial