No Edition Image
Suscribase y acceda
a la Edición Completa!

Buscador Temático
Usuario Registrado
usuario:...
password:

¿Olvido su Password?
 Edición de

>> NUEVO NUCLEAMIENTO EMPRESARIO

Carlos Tanghe, Secretario Nace la Asociación de Aseguradores Argentinos (AdeAA)



La nueva agrupación empresaria centraliza su foco en la problemática de la operación argentina, pretendiendo constituirse en un factor de unión del mercado a partir de intereses y visiones del negocio coincidentes. En lo operativo, defienden entre otras cosas, la introducción de nuevos límites y sublímites en la cobertura de Responsabilidad Civil para el seguro de automóviles, la baremización de las sentencias judiciales y el estudio de la posibilidad de la constitución de un fondo de garantías para el caso de autores desconocidos de accidentes de tránsito o de responsables sin cobertura aseguradora.


Son autoridades de la nueva institución Ernesto Levi (La Holando Sudamericana), presidente; Daniel Salazar (Victoria), vicepresidente y tesorero; y Carlos Alberto Tanghe (La Equitativa del Plata), secretario.
Si bien el proyecto surgió en la imaginación de sus directivos hace meses, la idea tomó forma a partir del cambio en la modalidad del voto en la Asociación Argentina de Compañías de Seguros (AACS), de la cual estas sociedades formaban parte.
El origen de la propuesta, que ya contaría con el acuerdo de incorporación de otras empresas-, fue definido por Tanghe en los siguientes términos: “Esta realidad surgió porque algunas compañías nacionales llegamos a la conclusión de que necesitábamos un punto de apoyo para expresar nuestras ideas respecto al mercado asegurador argentino, no encontrando un canal adecuado en la anterior Asociación que nos nucleaba. Además, cuando se reformó el estatuto de la AACS comenzó a darse más importancia al volumen de producción de las entidades a la hora de tomar decisiones. En este contexto, nos dimos cuenta de que no había manera de lograr que nuestras ideas pudieran ser canalizadas”.
Aunque existen temas comunes a todas las cámaras y empresas de seguros, como los reclamos impositivos, la Asociación de Aseguradores Argentinos (AdeAA) ha marcado diferencias en otros aspectos, incluso técnicos.
Los dirigentes del nuevo nucleamiento destacan que pretenden representar el interés de las aseguradoras de capital nacional y de aquellas con fuerte compromiso con el devenir del seguro en Argentina: “La diferencia de intereses entre las compañías argentinas y las de capital extranjero radica en lo que significan los negocios en este país para unos y para otros. Para las compañías argentinas, el centro de la problemática pasa por la operación argentina. Para las compañías extranjeras, la operación local forma parte de una estrategia mundial o regional. Por lo tanto, la forma de plantear el negocio es distinta. Ni mejor ni peor. Sólo diferente. Para nosotros, el futuro del negocio argentino es fundamental. Para una entidad global, la operación local es una parte, generalmente muy reducida, del conjunto de sus intereses en el mundo. El accionista de las firmas argentinas también se encuentra mucho más comprometido con el negocio comparado con el de empresas extranjeras, cuyos directivos en muchos casos se encuentran en el país en forma transitoria. Cuando se produjo la reincorporación de las compañías extranjeras a la AACS sentimos que no se respetó un adecuado equilibrio entre mayorías y minorías. La creación de la AdeAA, contrariamente a lo que puede interpretarse en un primer momento, pretende ser un factor de unión del mercado a partir de intereses y visiones del negocio coincidentes. La AdeAA tiene la vocación de unir intereses comunes y de democracia interna. Este último aspecto fue vulnerado en la última reforma estatutaria de la AACS porque, después de casi 100 años, se introdujo un esquema de voto calificado para sus decisiones que no nos parece un principio sano en la gestión de las cámaras empresarias”, sostuvo Salazar.
La Superintendencia de Seguros de la Nación ya los ha reconocido, al punto tal que han sido convocados a los debates organizados por el organismo de control en torno al análisis de modificaciones al seguro obligatorio de automóviles. La nueva organización intenta tender un puente hacia las entidades cooperativas y las del interior del país, nucleadas en la Asociación de Cooperativas y la Asociación de Compañías del Interior de la República Argentina, a las que consideran partícipes de sus mismos intereses: “La AdeAA no se crea contra la AACS sino a favor de los intereses de las empresas argentinas, con la idea de unir en el corto plazo todo el interés nacional independientemente de la conformación societaria. La separación de las entidades cooperativas responde a historias muy antiguas del mercado asegurador que hoy no tienen ninguna vigencia, reveló Salazar.
De esta forma, se hacen públicas las conversaciones que la AdeAA sostiene con otras asociaciones como ADIRA y la Asociación de Cooperativas de Seguros, aunque ningún paso formal puede darse hasta tanto se obtenga la personería jurídica de la primera, que se encuentra en marcha.
Algunos de sus lineamientos en cuanto a la política aseguradora son:
• Mantener la plena vigencia de las Leyes N° 17.418 y 20.091, adecuándolas a los nuevos aspectos de la realidad.
• Propender a la defensa del aseguramiento nacional, con plena vigencia de la Ley N° 12.988.
• Dar impulso al funcionamiento del Consejo Consultivo previsto en la legislación actual, o reemplazarlo por una estructura colegiada que dirija la SSN.
• Utilización del sistema de Margen de Solvencia tal como está establecido.
• Rediseñar los indicadores de solvencia y liquidez para que brinden una mejor perspectiva de la situación de las empresas.
• Rediseñar el cálculo de la “cobertura” de forma tal que atienda a las necesidades financieras del mercado, y mantener amplia flexibilidad en materia de instrumentos financieros elegibles.
• Rediseñar las reservas para IBNR, eliminándolas en aquellos ramos sin componente de RC, con reconocimiento explícito de su deducibilidad por parte de la autoridad fiscal, y considerar estas reservas como integrantes del Margen de Solvencia a efectos patrimoniales.
• Diseñar un sistema de control y seguimiento de las situaciones críticas que permita la actuación temprana de la SSN.
• Lograr una clara diferenciación del sector asegurador respecto del sector bancario.
• Reformular la política impositiva para el sector, con adecuación del IVA a los efectos de reconocer créditos de impuesto sobre indemnizaciones abonadas.
A continuación se pasa revista a algunos de los temas más actuales del seguro argentino y la visión de la nueva cámara al respecto.

Límite de Cobertura de Automóviles

Entre los primeros temas que la AdeAA desea llevar adelante se destaca el de la introducción de límites y sublímites en la RC de autos: “Argentina no está en condiciones de poseer una cobertura de RC con límites tan altos y sin sublímites. Pensamos que hay que reestructurar la póliza de automóviles. En Argentina veníamos del concepto de póliza de RC ilimitada, por lo que se pagaban todos los daños. En consecuencia, no se desarrolló estructura alguna para ella. Luego se acotó el límite de esta cobertura, ubicándola en 3 millones de pesos para autos y 10 a 15 millones para camiones. Hoy se debe introducir un nuevo cambio, acercándonos a una estructura de póliza que se ajuste mejor a la naturaleza de los daños que pueden causarse, distinguiendo daños a terceros transportados, a terceros no transportados, y a cosas, incluyendo límites por persona y por acontecimiento. Dentro de esta estructura se debe analizar cómo funcionará el seguro obligatorio, debate que ya fue iniciado por la SSN. Por encima del seguro obligatorio, naturalmente las Compañías estarán en condiciones de ofrecer mayores garantías en función de las necesidades de sus clientes. Entendemos que se debe homogeneizar la situación actual. No es conveniente que coexistan distintas estructuras de este seguro porque se trata de un producto masivo que debería ser muy transparente para el público. Hoy el cliente no entiende bien como funciona su seguro, sobre todo en lo que hace a las condiciones de cobertura. Se debe terminar con la existencia simultánea de tendencias distintas en condiciones generales y exclusiones”, explicó Tanghe.
Las variaciones que se aplican hoy en los distintos productos del mercado responden a las estrategias comerciales de las empresas. Pero para el directivo, “desde el punto de vista del control estatal, un seguro obligatorio y de venta masiva como es el del automóvil no debería estar sujeto a tales posibilidades. Los incentivos deberían consistir en el otorgamiento de bonus / malus (por experiencia siniestral), tarificaciones diferenciales según calidad del riesgo o incorporación de elementos de seguridad; de servicios adicionales como asistencia legal, el remolque, la reposición de cerraduras, etc. Pero siempre dentro de una estructura de póliza y condiciones contractuales definidas para todo el mercado. También proponemos baremizar las indemnizaciones para propender a la existencia de criterios más homogéneos al fijar las indemnizaciones. Uno de los problemas que hoy tenemos es que observamos que para casos prácticamente iguales las sentencias fijan montos indemnizatorios muy dispares, que pueden ir de los 200 mil pesos a los 3 millones”.
El futuro de este debate preocupa a los empresarios, porque puede determinar un marco de hecho definitorio para la póliza optativa para el seguro de automotores, el mayor negocio del mercado. Sin duda un seguro universal puede convertirse en una referencia fuerte para la elaboración de los productos de oferta de seguros de autos.
En este sentido, Salazar alertó sobre el peligro de establecer un seguro obligatorio como el hegemónico del mercado: “Si una póliza obligatoria se convierte en la póliza fundamental de mercado creo que estaríamos ingresando a una zona de peligro. Si se reemplaza la cobertura optativa por la obligatoria, se corre el riesgo de ’politizar’ una parte fundamental del negocio asegurador argentino. Es casi inevitable que los seguros obligatorios terminen manejándose con criterios muy alejados de los principios técnicos y económicos indispensables.
También mencionó el tema del control y de las funciones de la superintendencia con normas muy claras y que se cumplan. “Es cierto que muchas de las normas de control ya están, pero no todas se aplican con el mismo entusiasmo y fuerza”, señaló.

Fondo de Garantías

“Pensamos que se podría discutir la creación de un fondo de garantías para el caso de autores desconocidos de accidentes de tránsito, o por insolvencia de alguna compañía. Nosotros no pensamos que el fondo suple al deudor de la obligación. Por lo tanto, no se puede aplicar el criterio de que el Estado pague cada vez que una aseguradora quiebre. No es ése el sentido de dicha entidad, sino que debe constituirse en un mecanismo que ofrezca a la víctima una indemnización supletoria. Pero no se debe asumir que el Estado pueda hacerse cargo de las obligaciones de una aseguradora”, indicó Tanghe.
El proceso de reacomodamiento del mercado luego de las fenomenales distorsiones producidas a partir de enero de 2002 aún se encuentra en desarrollo. Varios referentes del sector apuntan que puede haber novedades en cuanto a la cantidad de operadores en el corto y mediano plazo.
En este contexto, Salazar opinó que es tan malo que una aseguradora nacional se funda como que una extranjera se vaya: “En un mercado tan competitivo como el de seguros la mala tarifación y mala suscripción no solo produce pérdidas a quien lo hace, sino que inevitablemente arrastra a otras aseguradoras que de otro modo no los tendrían que padecer. En nuestro sector los productos son bastante parecidos. Por lo tanto, es muy difícil establecer una política de precios que asegure un resultado técnico positivo cuando hay empresas que están vendiendo a precios insuficientes. Unos años atrás esta situación se daba sólo en las compañías más débiles que no encontraban otra forma de disputar mercado a las de mayor volumen y calidad de servicio. Hoy, lamentablemente vemos que se aplican precios insuficientes también en grandes aseguradoras internacionales de mucho prestigio”.

Aníbal Eduardo Cejas

Daniel Salazar, Vicepresidente y Tesorero

 
Nota de tapa - Vida y Retiro - Index - Congresos - Seminarios - Seguros de Crédito - Riesgos de Trabajo - Seguros de Personas - Internacional - Reaseguros - Bancaseguros - Entrevistas


> Seguro Total
> Reactions
> EMTS

Revistas Internacionales Estadísticas Capacitación Ediciones Anteriores Novedades Misceláneas Internacionales Entrevistas Congresos Productores y Asesores Reaseguros AFJP Salud Vida y Retiro Seguros Generales Riesgos Agrícolas Crédito y Caución Riesgos del Trabajo Automotores Nota de Tapa Publicidad Quiénes somos Proyectos de Ley Suplemento de Legislación Actualidad Internacional Panorama Latinoamericano Actualidad del Mercado Productos y Servicios Agenda Internacional Indicadores Económicos Editorial