No Edition Image
Suscribase y acceda
a la Edición Completa!

Buscador Temático
Usuario Registrado
usuario:...
password:

¿Olvido su Password?
 Edición de

>> ASAMBLEA DE ADIRA

De izq. a der.: Eduardo Sangermano (San Cristóbal); Alberto Grimaldi (La Segunda); Claudio Moroni (Superintendente de Seguros de la Nación); Néstor Abatidaga (Sancor); Ovidio Butani (Coop. Mutual Patronal) y Carlos Braia (Segurometal) Asamblea General Ordinaria de ADIRA



El 14 de octubre de 2003 se llevó a cabo en la sede del Club Emilio Menéndez, en Rosario, la Asamblea General Ordinaria Anual de Aseguradores del Interior de la República Argentina (ADIRA).

En esta oportunidad contó con la presencia del Superintendente de Seguros de la Nación, Claudio Moroni, y el presidente de la Asociación Argentina de Compañías de Seguros (AACS), Roberto Sollitto, y se rindió un sentido homenaje a Hugo Tallone y Daniel Moriñigo, recientemente fallecidos.

ADIRA, la entidad que nuclea a las empresas aseguradoras del interior, está conformada por: Cooperación Mutual Patronal, Sociedad Mutual de Seguros Generales, Venado Tuerto, Santa Fe; La Segunda Coop. Ltda. de Seguros Generales, de Rosario, Santa Fe; Sancor, Coop. de Seguros Ltda., Sunchales, Santa Fe; La Segunda Seguros de Personas S.A., de Rosario, Santa Fe; Previnca Seguros S.A.; La Segunda Seguros de Retiro S.A.; La Segunda ART y Prevención ART. El pasado 14 de octubre realizó su Asamblea General Ordinaria para considerar el orden del día que se transcribe a continuación.
El orden del día de la Asamblea fue:
1. Elección de dos asambleístas para firmar el acta junto con el presidente y el secretario.
2. Lectura del acta de la asamblea anterior.
3. Lectura y consideración de la Memoria, Balance General, Inventario, Cuenta de Gastos y Recursos y el dictamen del órgano de fiscalización del ejercicio N° 22, cerrado el 30/06/03.
4. Renovación de autoridades por la finalización de los mandatos del presidente, vicepresidente, secretario y vocal titular 2°, dos vocales suplentes, del revisor de cuenta titular y revisor de cuenta suplente y de tres miembros titulares y un suplente del tribunal de Etica y Arbitraje.
La presentación del orden del día y la Memoria fue realizada por Ovidio Butani, secretario de la entidad. Posteriormente hizo uso de la palabra Néstor Abatidaga, gerente general del Grupo Sancor Seguros, quien asumiera la presidencia de la Asociación luego del triste fallecimiento de Hugo Tallone.
En esta oportunidad, la Asamblea contó con la presencia del Superintendente de Seguros de la Nación (SSN), Claudio Moroni, el presidente de la Asociación Argentina de Compañías de Seguros (AACS), Roberto Sollitto, y representantes de diferentes medios de prensa especializada.
En su discurso Abatidaga señaló que el mercado asegurador debe resolver el problema de los resultados negativos permanentes. Las principales tres compañías de riesgos patrimoniales presentaron pérdidas por $ 200 millones. Sostuvo que esto lo tienen que resolver los aseguradores y no esperar que venga ningún salvador; para ello se requiere la acción mancomunada de los operadores y de las distintas asociaciones empresarias que los nuclean.
También hizo mención al cambio de gobierno y a la satisfacción que trae aparejada “la búsqueda de nuevos caminos sin apartarse de la vía democrática. Es temprano, naturalmente, para juzgar la nueva gestión pero lo cierto es que la sociedad espera de sus gobernantes un comportamiento ético, responsable, respetuoso y creativo”.
Además, señaló que a la Argentina le llevará muchos años solucionar sus dificultades -propias de la gravísima crisis económica que culminó en el “default-, “hasta que se logre absorber plenamente el impacto de una decisión de esa naturaleza y el mundo entero recobre la confianza en el país, que jamás debimos permitir se perdiera”.
Y agregó: “Nuestros antepasados, en circunstancias similares, honraron los compromisos, buscando los mecanismos apropiados para hacerlo. Ese debió ser también el camino seguido en nuestro tiempo. Es cierto que hay culpas externas, pero ello no debe servir para ocultar las internas”. Con relación al sector asegurador, sostuvo que “continúa asistiendo a las transformaciones que ya se venían esbozando”. Pero no dejó de reconocer una merma significativa en inversiones extranjeras mientras las empresas nacionales continúan “tratando de absorber las pérdidas originadas por el corralito, el corralón y otras medidas económicas vinculadas a la emergencia. Infaltable, la alusión a la irresuelta situación del INdeR también estuvo presente en sus palabras, ya que el tema continúa pendiente como una impronta en todo el inconsciente colectivo del mercado asegurador.
Respecto de la Memoria correspondiente al ejercicio anterior, se recordó lo allí mencionado respecto de los vaivenes del capital extranjero en general y particularmente del sector, en los siguientes términos: “Somos respetuosos de las inversiones, de todas las inversiones lícitas, cualquiera sea la nacionalidad de los inversores. Pero sabemos que el país debe contar fundamentalmente con sus propias fuerzas, y por ello es que empresas como las integradas en el seno de ADIRA, todas ellas de capital nacional, son las que se encuentran arraigadas y no cambiarán su rumbo pese a los cambios económicos o políticos”.
A cuento de las consecuencias desatadas por las medidas que intentaron hacer frente a la crisis, habló de inequidad y asimetrías e hizo referencia a que la igualdad posee jerarquía constitucional incuestionable ante la ley.
“Afianzar la seguridad jurídica, que básicamente consiste en la previsibilidad”, fue considerado como imprescindible. Y afirmó: “hasta que no existan y subsistan reglas de juego claras, la recuperación plena del país resultará imposible. No existirán inversiones externas, pero también menguarán las internas, pues la falta de confianza es una barrera insuperable a la hora de invertir”.
Sin dejar de lado todos los aspectos que conciernen a la seguridad jurídica agregó que “no existe posibilidad alguna de aplicar la técnica actuarial en un país donde los jueces carecen de criterios previsibles a la hora de fallar. Hemos dicho y reiterado que no puede fallarse estableciendo montos indemnizatorios tan dispares y exagerados tanto en su cuantía como en las fórmulas para calcularlos, según sea la jurisdicción de donde provengan”.
Después de tres años en los que el reaseguro fue fuente inagotable de problemas y en vista de su lento reacomodamiento, mencionó que se ha recobrado algo del crédito perdido. “Debemos hacer un esfuerzo colectivo tendiente a mantener la credibilidad y la confianza.
Un país que aspire al progreso no puede vivir aislado del mundo exterior, al contrario, debe consolidar vínculos, cuanto más variados y amplios mejor. Nuestro mundo, por obra de las comunicaciones y los cambios económicos y culturales, es mucho más unido y vinculado que el de hace algunas décadas. Y continuarán avanzando en esa dirección. Aislarse es retroceder. Es necesario vincularse, salvaguardando la singularidad pues globalización no es sinónimo de allanamiento”.
En referencia a la Superintendencia de Seguros de la Nación y a la confirmación del Dr. Claudio Moroni, por parte del Poder Ejecutivo, al frente de ese organismo recalcó: “Si bien entendemos que resulta difícil la instrumentación de medidas en la coyuntura que vivimos, requerimos de la SSN la mayor predisposición para encontrar junto a todos el camino de la mesura y la oportunidad a fin de lograr el definitivo ordenamiento del sistema asegurador argentino”.
Se refirió además a la participación de ADIRA, como miembro del Comité Regional Argentino, y la labor de la entidad en orden a la integración regional.
Tampoco el Sistema de Riesgos del Trabajo, instaurado por Ley N° 24.557, estuvo ausente. Sobre el mismo, aseguró que se está “cumpliendo satisfactoriamente con los objetivos planteados en su nacimiento: mejorar la prevención, otorgar prestaciones en tiempo y forma a los trabajadores accidentados y dar marco de certidumbre a los empleadores al tornar previsibles los costos relacionados con esta cobertura.
Conforme a los datos oficiales publicados por la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT) y diferentes encuestas de satisfacción se desprenden sus bondades como así también su amplia aceptación.
Al 31 de mayo de 2003 (último boletín mensual de la SRT), el sistema tiene cubierto a 4.608.532 trabajadores, pertenecientes a 442.300 empleadores, un crecimiento de aproximadamente un 30% desde el inicio del sistema.
Las últimas cifras muestran una suba en el nivel del empleo y en la cantidad de empresas, la cobranza ha mejorado y los índices de siniestralidad desestacionalizados, muestran una leve tendencia a la baja. Todo colabora para la consolidación de este sistema que ha dado respuestas positivas a los requerimientos de la sociedad”.
En el presente ejercicio destacó que ADIRA se incorporó a la Bolsa de Comercio de Rosario como socio participante.
También tuvo palabras de reconocimiento a la labor de las distintas Comisiones Técnicas. Cabe destacar que en el presente ejercicio ha solicitado su afiliación la empresa Previnca Seguros S.A.

Homenaje

El recuerdo al fallecido ex presidente de ADIRA fue el momento más emotivo.
“El 12 de setiembre, en un accidente automovilístico, perdió la vida nuestro presidente, Hugo Rubén Tallone, fallecido también en la ocasión el gerente de Siniestros de La Segunda Coop. de Seguros, Daniel Moriñigo.
Tallone fue un verdadero líder en un país donde los sectores dirigentes se encuentran generalmente raleados y empobrecidos.
Tenía visión, capacidad de conducción, coraje, dedicación y firmeza cuando ésta era necesaria. Fue también un ser humano cálido, afectuoso, siempre dispuesto a ayudar.
Su ausencia se hará sentir por mucho tiempo. ADIRA tuvo en él un presidente consagrado, siempre dispuesto a realizar las tareas propias del cargo con una pasión admirable. Se ganó así el respeto generalizado de sus pares, sin distinción de banderías.
Se preocupó siempre por la unión de las aseguradoras argentinas para defender de una manera más eficaz la institución aseguradora solidaria, en cuya utilidad social verdaderamente creía con una convicción poco frecuente en el mundo empresario.
Falleció siendo además gerente general de nuestra asociada, La Segunda, cuando se cumplían los primeros setenta años de ese grupo asegurador. Heredero de una rica tradición, la mantuvo y desarrolló con amor.
Quienes fuimos sus amigos y trabajamos junto a él, seguramente no lo olvidaremos jamás. Como no lo hará su familia, a la que acompañamos en su dolor.
Honraremos su memoria continuando el trabajo asociativo al que consagró tantas horas de su tiempo, y prosiguiendo el tránsito por ese camino que juntos iniciamos todos un día ya lejano”.

Palabras Finales

En sus palabras finales, Abatidaga mencionó las diversas crisis que han atravesado las empresas que integran ADIRA, asegurando que de todas ellas salieron fortalecidas. Y aseguró: “También superarán la actual. Pero hay que quebrar esta cadena de crisis recurrentes. A nuestro país parece faltarle un proyecto compartido generacionalmente, así como en el siglo XIX hubo una generación del ‘80 que sentó las bases de una Argentina pujante, que treinta o cuarenta años más tarde se hallaba entre los diez países más ricos de la tierra. Hoy tenemos que cerrar filas para trabajar unidos detrás de un puñado de ideas y fuerzas que sean compartidas por una amplia mayoría de la población.
Ha llegado el momento de deponer los odios y concentrar esfuerzos en la tarea de reconstrucción. Es la hora del trabajo tesonero, del patriotismo bien entendido que no se practica sólo al sonar de los clarines sino también en las fábricas, en las oficinas, en las escuelas, en las universidades.
Quienes integramos ADIRA carecemos del poder para cambiar el país como un todo. Pero sí podemos hacer un aporte a ese cambio nacional desde el campo que nos compete, que es el del seguro, trabajando con seriedad, empeño y constante deseo de progreso. Y lo haremos. Es y seguirá siendo nuestro compromiso”.

Palabras del Superintendente

Las palabras iniciales en el discurso de Claudio Moroni homenajearon al desaparecido Hugo Tallone, de quien el superintendente destacó su calidad humana, el gran aprecio que sentía por él, y lo mucho que lamenta su pérdida.
En cuanto a la realidad del sector, destacó que “en el desarrollo de la actividad aseguradora tenemos una parte buena y una mala.
La parte buena es que pasamos una crisis muy cruenta, única por su magnitud, y aunque todavía no la hemos superado se vislumbran expectativas favorables. Además, hay que tener en cuenta que al Tesoro no le costó nada y que cada uno trató de arreglar sus problemas de la mejor manera posible.
La parte mala es que por mucho tiempo no habrá flujos de capitales, cada uno deberá aprender a vivir con lo suyo. Los resultados negativos no pueden continuar indefinidamente. El nivel de robos y la seguridad no la pueden controlar las aseguradoras, éste es un rol que le compete al Estado. No pueden darse coberturas amplias con un precio vil.
Para salir de esto, cabe una acción inteligente, mancomunada entre el sector público y privado”, esgrimió.
Y agregó: “el mercado asegurador no puede vivir de los aportes de las casas matrices; todo va a depender de su operatoria. La producción está comenzando a recuperarse.
Vida y Retiro, si bien han quedado golpeadas, están mejorando y su situación es mejor que la de los mercados de los fondos comunes de inversión.
En automóviles es importante continuar con el control de los ilícitos, desde la órbita estatal. Riesgos del Trabajo presenta un mercado consolidado, aunque permanentemente expuesto a soportar demasiadas regulaciones.
El sistema previsional está cuestionado y estamos a la espera de definiciones.
No todo es color de rosa, pero pienso que ya estamos pisando sobre tierra firme”.
Además, reconoció la existencia de operadores marginales, pero los calificó de no tan importantes, y adhirió a las medidas que ya se están tomando para neutralizarlos. “Se trata de estafadores que emiten pólizas con papeles de compañías cerradas, que presentan un gran nivel de organización.
El seguro debe abandonar el papel de la prima pobre y debería revisarse el nivel de la presión impositiva.
Es un orgullo haber salido satisfactoriamente de este gran caos”, concluyó Moroni.


ASAMBLEA ORDINARIA.ADIRA recuadro.doc 
 
Nota de tapa - Vida y Retiro - Index - Congresos - Seminarios - Seguros de Crédito - Riesgos de Trabajo - Seguros de Personas - Internacional - Reaseguros - Bancaseguros - Entrevistas


> Seguro Total
> Reactions
> EMTS

Revistas Internacionales Estadísticas Capacitación Ediciones Anteriores Novedades Misceláneas Internacionales Entrevistas Congresos Productores y Asesores Reaseguros AFJP Salud Vida y Retiro Seguros Generales Riesgos Agrícolas Crédito y Caución Riesgos del Trabajo Automotores Nota de Tapa Publicidad Quiénes somos Proyectos de Ley Suplemento de Legislación Actualidad Internacional Panorama Latinoamericano Actualidad del Mercado Productos y Servicios Agenda Internacional Indicadores Económicos Editorial