No Edition Image
Suscribase y acceda
a la Edición Completa!

Buscador Temático
Usuario Registrado
usuario:...
password:

¿Olvido su Password?
 Edición de

>> ANALISIS DE BALANCES

Análisis de los Resultados al 30/06/2003 - Interpretación de los Balances



En el presente trabajo Daniel Fraga, asesor contable y financiero de empresas de seguros y reaseguros, titular de Innovattio (1) y ex gerente de Administración y Finanzas de General & CologneRe, aborda -desde una óptica muy particular- el análisis de los resultados de los balances presentados al 30 de junio de 2003.


A través de estas líneas intentaré realizar una interpretación de los balances de las compañías de seguros activas, excluyendo a las mutuales del transporte público de pasajeros, considerando no sólo el resultado del ejercicio, sino también su situación patrimonial y la forma de hacer frente a las pérdidas, dividiendo al mercado según su tipo societario.

Resultados del Ejercicio

En este primer cuadro-resumen podemos observar los resultados del ejercicio 2002-2003 de las empresas que operan en Seguros Generales, excluidas las mutuales que lo hacen en el ramo Transporte Público de Pasajeros.

VER CUADRO I

Del cuadro se desprende que sin importar la característica societaria de las empresas, todas han producido resultados técnicos negativos del 10% al 12% de las primas netas devengadas. Sin embargo, cuando observamos los resultados financieros se notan grandes diferencias entre los distintos sectores, a lo cual hay que adicionar que las sociedades anónimas han contribuido con algo más de $ 20 millones en impuesto a las ganancias.
Así llegamos al resultado del ejercicio en donde dichas sociedades han registrado una pérdida del 5% sobre primas, las cooperativas del 16%, los organismos oficiales del 30%, grupo que arrojó las mayores pérdidas, siendo las mutuales las únicas que han conseguido una pequeña ganancia del 1% sobre primas.
La siniestralidad y los gastos de producción y explotación arrojan guarismos similares en todos los grupos, excepto en los organismos oficiales.
La siniestralidad se encuentra entre el 67% y el 70%, mientras que los gastos oscilan entre el 42% y el 48% de la prima neta devengada. Esto como consecuencia arroja un índice combinado que se encuentra muy por encima del 100% aconsejable para lograr una compañía rentable y patrimonialmente sólida en el largo plazo.
La excepción a estos porcentajes son nuevamente los organismos oficiales, que arrojan una siniestralidad del 154% y gastos por el 54%, reflejando así una pérdida técnica del 108% sobre primas o, lo que es lo mismo, un índice combinado del 208%. Dentro de este rubro también podríamos ubicar a las sociedades anónimas, cuyo principal o único accionista es un gobierno provincial, las cuales también arrojan pérdidas técnicas superiores a los promedios del mercado.

VER CUADRO II

La pérdida general del mercado de seguros generales excluidas las empresas del transporte público de pasajeros, arrojó una cifra de $ 239 millones, y el año pasado de $ 63 millones. El resultado del ejercicio se compuso principalmente de una pérdida técnica de $ 426 millones y un resultado positivo de $ 211 millones en la estructura financiera.

Evolución del Patrimonio Neto

Con estos resultados en la mano, cabría suponer que los patrimonios netos de las empresas se han visto disminuidos en un monto similar a la pérdida arrojada por la aseguradora o que los accionistas han realizado aportes para compensar las pérdidas ocasionadas.
En el cuadro III vemos cuál ha sido el movimiento del patrimonio neto de las compañías. Aquí observamos que si bien la pérdida del mercado fue de $ 306 millones y sin MTPP de $ 239 millones, la disminución del patrimonio neto, partiendo de los saldos iniciales modificados, fue de $ 258 millones y $ 250 millones, respectivamente. Es decir, que la disminución del Patrimonio Neto en este último caso fue mayor al resultado negativo del ejercicio.
Una de las razones de esta diferencia es la Suscripción de Capital y de Aportes Irrevocables que llegó a la suma de $ 183 millones y de $ 133 millones sin la MTPP. Esto, en primera instancia, contradice la creencia general de que no hay inversiones nuevas en la industria del seguro en Argentina. Desagregando los números, podemos observar mejor la realidad de estos aportes.

VER CUADRO III

Al separar estas diferencias por grupo societario, se observa que los comportamientos han sido muy dispares en cada uno de ellos. En el caso de las sociedades anónimas, se realizaron aportes netos de capital por $ 58 millones pero se desafectaron reservas por $ 104 millones. Todos estos aportes de capital de los accionistas de las sociedades anónimas, han ingresado al mercado de seguros durante el período 01/07/2002 - 30/06/2003 en forma directa. En el caso de la desafectación de las reservas, cuyo destino no es posible conocer mediante las cifras publicadas, pudieron ir a engrosar una reserva en el pasivo, generar una ganancia, o lo que es similar, compensar una pérdida. En los casos que la desafectación de la reserva haya sido destinada a generar un resultado, el patrimonio neto final no tuvo variaciones, pero sí hubo un aumento del resultado del ejercicio. Si fue a incrementar un pasivo, en ese caso, si existe una disminución del patrimonio neto final, pero no afecta el resultado del ejercicio.

VER CUADRO IV

Siguiendo con este análisis, se destacan las cooperativas en donde se realizaron aportes por $ 72 millones, los cuales se hicieron prácticamente en todas las compañías de este grupo. Las Mutuales de Transporte Público de Pasajeros (MTPP) tuvieron un ingreso por aportes de $ 50 millones. Estos, a diferencia de los realizados en las sociedades anónimas, no han sido hechos por un pequeño grupo de accionistas, sino que han sido aportados por los propios asegurados de las compañías que son “accionistas” de las cooperativas y mutuales.
La otra diferencia importante es que dicho aporte no se realiza en forma específica y puntual como sucede en las sociedades anónimas, sino que forma parte del premio pagado por el asegurado, que figura en el frente de la póliza. Vale decir que una parte del premio, que en algunos casos puede ser importante, no se refleja en el estado de resultados de las cooperativas, sino directamente en el patrimonio neto.
Esta diferencia es muy importante al realizar un análisis de los resultados técnicos de las compañías, porque a premios equivalentes cobrados por una sociedad anónima y por una cooperativa, y suponiendo que tanto la siniestralidad y los gastos sean similares, el resultado técnico de la cooperativa será menor que el resultado reflejado en el balance de una sociedad anónima. Sin embargo, el patrimonio neto de ambas entidades tendrá la misma variación, ya que el menor resultado se ve compensado por un aumento de los aportes. O, lo que es similar, si una sociedad anónima tiene el mismo resultado técnico que una cooperativa, la realidad es que el resultado final de ésta será mejor mediante un aumento del patrimonio neto que aquélla no generó.
Veamos un pequeño ejemplo:

VER CUADRO V

Aquí, vemos como a igualdad de premios, la cooperativa refleja índices mucho más desfavorables que la sociedad anónima. Sin embargo, si a la prima le sumamos los aportes de capital, los índices son similares.
Supongamos por un momento que le sumamos a las primas los aportes de capital de las cooperativas.

VER CUADRO VI

Así vemos que el resultado técnico de las cooperativas pasa a ser levemente positivo, ya que la pérdida de $ 71 millones se compensa con aportes por $ 72 millones. De la misma manera, los índices de siniestralidad y de gastos, y por ende el índice combinado, mejoran considerablemente.

Otros Factores que Impactan en el Resultado Técnico

Otro de los componentes que aparecen en el frente de la póliza pero que no figuran en el resultado técnico de ninguno de los grupos societarios, es el recargo financiero.
Teóricamente, el recargo financiero está destinado a cubrir el costo que tiene la aseguradora por “financiar” el pago de la póliza en varias cuotas. Sin embargo, puede observarse en muchas compañías del mercado que el porcentaje asignado a este rubro supera ampliamente el costo financiero asumido por la empresa. El recargo financiero debería estar relacionado con la tasa de interés de mercado y con el plazo de financiación. Si la tasa anual aplicada a este recargo supera aquella que rige para operaciones de crédito y plazos similares en el mercado, ese exceso, podría considerase parte del ingreso “técnico” y como tal debería formar parte del resultado técnico.
Es entonces que al analizar el resultado técnico de una compañía en particular, debe tenerse en cuenta la parte del recargo financiero en exceso y considerarlo como parte del resultado técnico.
Hay que tener en cuenta que los plazos de facturación se han ido acortando, siendo hoy una práctica común en el mercado las pólizas cuatrimestrales, trimestrales e incluso mensuales, reduciéndose de esta manera el plazo de financiación.
Desafortunadamente, no es posible analizar el impacto y la importancia del recargo financiero a través de los datos publicados oficialmente en la página de la SSN, ya que el mismo aparece como “otros ingresos” de la estructura financiera, los cuales no se hallan discriminados en las cifras de publicación. Sin embargo, al analizar una compañía en especial, se puede seguramente acceder a los balances completos de ésta y por lo tanto conocer el impacto del resultado financiero, y realizar la correcta discriminación entre la parte de compensación por la financiación en el pago de la póliza y la porción de prima que fue incorporada a este ítem.
Tomemos como ejemplo una compañía que emite una póliza cuatrimestral pagadera de la siguiente forma: 25% al momento de emitir la póliza y tres cuotas de 25% con vencimiento a los 30, 60 y 90 días de emitida. Suponiendo una tasa del 2% mensual -la cual es bastante elevada, ya que equivale a una tasa efectiva anual cercana al 27%- el recargo financiero cada $ 100 de prima debería ser de $ 4,58. Sin embargo, es común ver que rondan entre los $ 15 y los $ 20 cada $ 100 de prima, lo que significa que una porción muy importante de este recargo pertenece a la parte técnica y no a la parte financiera. Debido a esto, la compañía puede estar mezclando componentes técnicos y financieros en el estado de resultados.

VER CUADRO VII

Conclusión

Cuando analicemos un balance de una compañía de seguros, no solamente debemos mirar los índices de siniestralidad y de gastos, sino que debemos indagar un poco mejor en los números. Aquí vimos dos casos, el de los aportes de capital de las cooperativas o mutuales y el del recargo financiero. Otros factores que deben ser analizados en su composición, son los otros ingresos y otros egresos de la estructura técnica y de la financiera y los gastos de explotación de esta última, para saber si los conceptos que figuran allí están correctamente incluidos o si debieran ir, por una cuestión de realidad económica, en algún otro rubro del estado de resultados.
Haciendo este análisis más detallado, podremos obtener una visión más cercana de la realidad económica de las aseguradoras y su capacidad para generar ganancias y de esta manera mantener su solvencia patrimonial, factor fundamental en la industria del seguro.


(1) Para mayor información de la empresa puede consultarse la página web www.innovattio.com.ar

RESULTADOS.DANIEL FRAGA.CUADROS ORIGINALES.xls 
 
Nota de tapa - Vida y Retiro - Index - Congresos - Seminarios - Seguros de Crédito - Riesgos de Trabajo - Seguros de Personas - Internacional - Reaseguros - Bancaseguros - Entrevistas


> Seguro Total
> Reactions
> EMTS

Revistas Internacionales Estadísticas Capacitación Ediciones Anteriores Novedades Misceláneas Internacionales Entrevistas Congresos Productores y Asesores Reaseguros AFJP Salud Vida y Retiro Seguros Generales Riesgos Agrícolas Crédito y Caución Riesgos del Trabajo Automotores Nota de Tapa Publicidad Quiénes somos Proyectos de Ley Suplemento de Legislación Actualidad Internacional Panorama Latinoamericano Actualidad del Mercado Productos y Servicios Agenda Internacional Indicadores Económicos Editorial