No Edition Image
Suscribase y acceda
a la Edición Completa!

Buscador Temático
Usuario Registrado
usuario:...
password:

¿Olvido su Password?
 Edición de

>> DIA DEL SEGURO


De izq. a der.:Gabriel Chaufan, Presidente de AVIRA; Ricardo Rodríguez Marengo, Presidente de UART; Guillermo Nielsen, Secretario de Finanzas del Ministerio de Economía y Producción de la Nación; Francisco Astelarra, Presidente de la AACS; Roberto Sollito, Presidente de FIDES; Miguel A. Baelo, Superintendente de Seguros de la Nación; y Alberto Grimaldi, Vicepresidente de ADIRA Logros y Desafíos del Sector en la Celebración del Día del Seguro



El Comité Asegurador Argentino organizó la habitual reunión anual del Día del Seguro. La cita fue el 8 de noviembre, en el Alvear Palace Hotel de Buenos Aires, donde hubo discursos, salutaciones y asistieron distintas personalidades del sector y funcionarios del gobierno.


El 21 de octubre de cada año se celebra el Día del Seguro, como homenaje a Manuel Belgrano, quien fuera el precursor de los principios que rigen la actividad aseguradora en nuestro país. En esta oportunidad, el habitual cóctel de celebración que organiza el Comité Asegurador Argentino se realizó con cierto atraso con motivo de la coincidencia de fecha con la XXX Conferencia Hemisférica de Seguros que se celebró en Caracas, Venezuela. En el marco de esta reunión, la Asociación Argentina de Compañías de Seguros (AACS) conmemoró su 111º Aniversario.
Ante la presencia de aseguradores, dirigentes empresarios, profesionales y autoridades, el nuevo presidente de la AACS, Francisco Astelarra, destacó los avances logrados por el sector y por el país ante el crecimiento económico de los últimos años. Además, expresó su satisfacción por la disminución del robo de automotores e hizo hincapié en la contribución del seguro en esta lucha. También subrayó la importancia de haber reiniciado las negociaciones salariales a través del sindicato del sector, ya que, señaló, “éste es el ámbito adecuado para establecer pautas en las remuneraciones y en las condiciones de trabajo en nuestra actividad”.
Por otro lado, mostró preocupación, entre otros temas, por el aumento de los accidentes de tránsito, así como por el incremento de la litigiosidad.
Finalmente, enumeró una serie de pautas a cumplir para lograr el mejor desarrollo de la actividad.
También se dirigió a la concurrencia Guillermo Nielsen, secretario de Finanzas del Ministerio de Economía y Producción de la Nación, quien habló de los aspectos positivos de la parcial superación de la crisis que sufriera el país a fines de 2001. El funcionario coincidió con Francisco Astelarra en lo que respecta a los desafíos futuros del seguro.
Finalmente, Roberto Sollitto, ex presidente de la AACS, agradeció a quienes lo acompañaron durante los 10 años que duró su gestión, y especialmente a los Superintendentes de turno y al Secretario de Finanzas del Ministerio de Economía y Producción de la Nación, por su constante apoyo. Asimismo, remarcó el gran compromiso que significa su flamante nombramiento como nuevo presidente de la Federación Interamericana de Empresas de Seguros (FIDES).
A continuación, transcribimos el texto completo de los tres mensajes.

Discurso de Francisco Astelarra, Presidente de la AACS

Con la presencia -que valoramos y agradecemos- de altos funcionarios nacionales y representantes de la actividad aseguradora, inauguramos otro de los tradicionales actos conmemorativos del Día del Seguro, ya convertido en un hito secular de nuestra función empresaria.
Cabe destacar que por segundo año consecutivo este acto lo realiza el Comité Asegurador Argentino, integrado por la Asociación Argentina de Compañías de Seguros (AACS), Aseguradores del Interior de la República Argentina (ADIRA), Aseguradores de Vida y Retiro de la República Argentina (AVIRA) y la Unión de Aseguradoras de Riesgos del Trabajo (UART), cuyos presidentes nos encontramos en el estrado. De esta forma, queremos destacar la madurez del sector empresario asegurador argentino en su compromiso por fortalecer las instituciones, tratando en forma unificada los temas que nos preocupan y realizando en forma conjunta aportes concretos al bienestar de la sociedad.
Otros años hemos mencionado la contribución que la actividad aseguradora hace cotidianamente al proceso de desarrollo nacional, protegiendo el patrimonio, los ingresos y la vida de nuestros asegurados. También, desde esta tribuna, hemos enfatizado la necesidad de contar con un entorno adecuado que garantice y promueva instituciones sólidas, en el marco de una sociedad democrática y una economía de mercado.
En esta oportunidad, nos sumamos a la satisfacción de todos los argentinos por estar alcanzando altos niveles de crecimiento, habiendo negociado con éxito la salida del default en el marco de una adecuada política monetaria y fiscal.
Debemos destacar nuestro beneplácito por la disminución del robo de vehículos automotores, producto de una efectiva lucha contra los desarmaderos, a partir de la ley de desarmado de automotores y su decreto reglamentario, como así también del control vehicular en las calles y rutas, realizado por las autoridades nacionales y provinciales a fin de garantizar una mayor seguridad. Estos resultados deberán sostenerse en el tiempo.
Los aseguradores hemos también aportado nuestra contribución en esta lucha contra el delito organizado con acciones concretas. Sobresale la creación del primer Centro de Reciclado de vehículos siniestrados que no están en condiciones de seguir circulando, proyecto encarado por un grupo de empresas aseguradoras, creando un mercado de repuestos usados controlados y verificados para su reutilización en el circuito legal, con el pago de la totalidad de los impuestos vigentes. Se ha implementado una base de más de 3 millones de datos anuales, sistema que permitirá, por un lado, tener el control total del fraude y, por otro, identificar los autos que incumplen con la cobertura obligatoria de RC.
Luego de una pausa de 10 años, hemos reiniciado las negociaciones salariales a través del Sindicato de Seguros. Creemos que éste es el ámbito adecuado para establecer pautas en las remuneraciones y en las condiciones de trabajo en nuestra actividad. Sin embargo, estas conversaciones no han sido fáciles. Esperamos que en el futuro podamos entablar un diálogo continuo, en un clima de respeto mutuo y cumplimiento de las normas legales, animados por el objetivo común de cuidar y promover nuestros recursos humanos, que es uno de nuestros capitales más valiosos.
A nadie escapa que la actividad aseguradora requiere de normas que regulen su actividad y de un Organismo que controle su cumplimiento y proteja a los asegurados. En este aspecto, debemos destacar el buen diálogo que mantenemos en forma permanente con la SSN. Es relevante subrayar también que el Organismo de Control sólo podrá actuar eficientemente, cumpliendo con sus funciones, en la medida que le sean asignados los recursos que le corresponden, recursos ya generados y pagados por las aseguradoras.
Vemos con preocupación que se produce un número creciente y demasiado elevado de muertes e incapacidades físicas, producto de accidentes de tránsito que podrían evitarse. Reducir este flagelo social es una tarea que deberá llevarse a cabo en forma mancomunada entre los ciudadanos -quienes deben cumplir con todas las normas legales vigentes- y las autoridades, quienes las deben hacer cumplir, sancionando a los infractores. Las autoridades nacionales y provinciales deberían garantizar un adecuado ordenamiento del tráfico, especialmente en las autopistas y rutas, efectuando los controles de velocidad y de alcoholemia, controlando el cumplimiento de las inspecciones técnicas de los vehículos, mejorando la infraestructura vial y la señalización y el cumplimiento de las normas de seguridad, entre otras medidas. Debemos, en forma conjunta, generar una verdadera cultura ciudadana que integre en forma armónica los comportamientos sociales con los valores del sistema legal y ético. Los aseguradores hemos realizado acciones en ese sentido y comprometemos nuestro esfuerzo y aporte permanente en el futuro a través de acciones de prevención de accidentes y los proyectos de educación vial que estamos realizando.
Cabe señalar nuestra preocupación por la significativa dispersión en los montos de las sentencias, hecho que genera imprevisibilidad. Este problema ya ha sido solucionado en muchos países mediante la aplicación de un baremo, de características similares al ya aplicado en el sistema de riesgos de trabajo.
Como lo venimos planteando año tras año, sin ser aún escuchados, la actividad aseguradora necesita de manera urgente una reforma impositiva que disminuya la fuerte presión que soporta, muy superior a la existente en otros países del mundo, y que se aumenten los incentivos al ahorro a través de los seguros de vida y retiro.
En el caso de riesgos del trabajo, en septiembre de 2004 dos fallos consecutivos emitidos por la Corte Suprema de Justicia de la Nación eliminaron la previsibilidad y, consecuentemente, la posibilidad del aseguramiento integral. Las autoridades nacionales entendieron la dificultad y el Poder Ejecutivo Nacional a través del Ministerio de Trabajo comenzó a trabajar en el diseño de una nueva ley. Transcurrido más de un año desde los pronunciamientos de la Corte Suprema, aún no se cuenta con ese instrumento legal, generándose miles de circunstancias que perjudican a empleadores, trabajadores y también a los aseguradores. A lo largo de estos doce meses, el sistema tuvo que hacer frente a una serie de hechos adversos, tales como la inquietud creciente de los empleadores, especialmente de las PyMEs, y un aumento considerable de las demandas judiciales. Se estima que en el 2005 se iniciarán cerca de 7.000, cuando en el 2003 las demandas no alcanzaron a 3.000.
Como es bien conocido por los aseguradores y expertos de la industria del seguro, la litigiosidad es un fenómeno devastador. Sólo basta con recordar lo acontecido con las pérdidas del Instituto Nacional de Reaseguros (INdeR), que a pesar de los paliativos puestos en marcha por el propio Estado para su control (selección de riesgos, no suscripción de determinados asegurados, exclusión de enfermedades y zonas, lista de empresas no reasegurables), concluyeron con la quiebra del mismo.
Hasta tanto se disponga de un nuevo texto legal, es preciso llevar adelante una administración ordenada de la transición. Transición que obliga a realizar un trabajo adicional y mancomunado por parte de cada uno de los actores involucrados, encaminados a mantener los niveles de satisfacción social y económica de los servicios brindados a lo largo de estos nueve años de operatoria. En esta materia, el paso del tiempo conspira contra la eficacia de un nuevo sistema.
Otro tema que nos preocupa es la resolución final del mecanismo de ajuste de las Rentas Vitalicias pactadas en dólares, previo a la crisis del 2001. La SSN, con criterio, ha fijado un piso de inflación (CER), entendiendo que es función indelegable del Sistema Previsional luchar por mantener el poder adquisitivo de los beneficiarios, dado el carácter sustitutivo del salario que tienen las rentas previsionales. Sin embargo, los jueces, con total disparidad, están dictando sentencias que para nada se ajustan a los compromisos asumidos ni al origen salarial de los fondos generados.
Me quiero referir ahora al rol importante que tenemos los aseguradores como inversores institucionales de largo plazo, atentos a la necesidad de inversiones en infraestructura y proyectos empresarios. Para que esta función pueda ser llevada adelante positivamente como en la mayoría de los países, requerimos que se generen los instrumentos financieros adecuados que nos permitan canalizar los fondos que administramos hacia inversiones en la economía real.
Los aseguradores sabemos que enfrentamos importantes desafíos en el presente y los enfrentaremos en el futuro, entre los cuales se destacan mejorar la cultura aseguradora, aumentando el universo de asegurados, optimizar la transparencia de nuestro mercado y la protección y trato adecuado de nuestros clientes.
Comprometemos nuestros recursos y esfuerzos en el trabajo cotidiano a fin de enfrentar estos desafíos. Para ello proponemos:
• La identificación de los automotores que no cumplen con la RC obligatoria, a partir de la información disponible por parte de los organismos oficiales y la aplicación de sanciones a los infractores.
• Recrear en forma inmediata un Consejo Consultivo con la SSN a fin de generar un ámbito de diálogo sobre la forma más adecuada y eficiente de controlar la actividad.
• Propiciamos también la elaboración de un Código de Buenas Prácticas Aseguradoras.
• La creación de un defensor del asegurado, en el ámbito privado, que le garantice al mismo un espacio ágil y objetivo para discutir sus diferencias con su asegurador, como ya existe en otros países del mundo.
De esta forma haremos efectivos nuestros esfuerzos para lograr los objetivos mencionados.
Muchas gracias.

Discurso de Guillermo Nielsen, Secretario de Finanzas del Ministerio de Economía y Producción de la Nación

Buenas tardes a todos. Creo que después de este discurso de Astelarra nos invade una situación que es muy común en la función pública. Nos vemos enfrentados, y en el caso nuestro en particular al haber asumido en momentos de una crisis tan profunda como las que nos tocó vivir, a intentar resolver las cosas más urgentes de la crisis. La crisis nos marca la agenda, esto no depende de nuestra decisión. En todo caso, tratamos de ver tácticamente cómo ordenar las secuencias de resolución para facilitar la salida más rápida de la crisis. La verdad es que venía muy satisfecho, porque he recibido un par de llamadas muy interesantes referidas a la resolución de temas que no son del sector asegurador sino del bancario, cuestiones que el mercado está resolviendo en forma muy eficiente. Realmente, ni en el momento de mayor optimismo pensábamos que se iban a resolver de esta manera. Tenemos, por un lado, la satisfacción de lo hecho; pero a la vez existe una relación con los nuevos desafíos, porque aunque hayamos tenido éxito en resolver la crisis -el canje de deuda fue sólo una parte, a pesar de la atención mediática totalmente desproporcionada que recibió- no quiere decir que tengamos éxito en el futuro. Necesariamente debemos tener una actitud humilde y permanentemente revisar la agenda. En este sentido, me parece extremadamente valioso lo que acaba de señalar Astelarra, porque es realmente la agenda. Hay muchos temas, entre los que mencionó, que están en vías de resolución dentro de la Secretaría, hay otros que están fuera del Ministerio de Economía. Todos sabemos que la Argentina ha sido siempre un país difícil, donde los esfuerzos ordenadores no han fructificado del todo, pero justamente por eso tenemos que seguir trabajando e impulsando todo esto.
En esta gestión de post-crisis, además de los aspectos impositivos que nos preocupan a todos y de aquellos que hacen a la recreación del mercado de capitales de largo plazo, estamos localizando en forma prioritaria la jerarquización desde el punto de vista funcional de la Superintendencia de Seguros. Nosotros estamos haciendo un esfuerzo importante en materia presupuestaria y también en lo que respecta a capital humano y capacitación. Espero que muchas de estas cosas puedan ser parte de los festejos de los logros del año que viene, por ahora no son sino una promesa y un compromiso seguir trabajando cotidianamente. Cuando se supera la crisis viene un trabajo más, diríamos, de picar piedras, con menos ribetes, entre comillas, “heroicos”. Se trata de un trabajo de detalles, que nos tiene que asegurar la calidad de vida de los argentinos hacia el futuro. Tenemos que acostumbrarnos a un país normal, sin grandes anuncios, donde lo central pase a ser la tarea cotidiana, los avances pequeños, pero consistentes y mantenidos en el tiempo. Hago votos para que el sector asegurador siga por este camino y que no se quede simplemente con lo que ha logrado. Desde ya, expreso el compromiso para que desde la Secretaría de Finanzas le demos todo el apoyo para conseguir aquellos elementos normativos que son imprescindibles para que este desarrollo tenga lugar.

Roberto Sollitto, Nuevo Presidente de FIDES

Luego de la alocución de Guillermo Nielsen, Francisco Astelarra tomó nuevamente la palabra para destacar la relevancia del nombramiento de Sollitto como nuevo presidente de FIDES: “No queríamos dejar pasar la oportunidad de mencionar también un hecho sumamente destacado e importante, no sólo para la actividad aseguradora, sino para la Argentina toda. En la Asamblea realizada en Caracas hace dos semanas, se decidió que le corresponde a la Argentina ocupar la Presidencia de la Federación Interamericana de Empresas de Seguros (FIDES). Tenemos un doble honor: el primero de ellos es que luego de varias décadas Argentina vuelve a ocupar esta presidencia; el segundo es que para este cargo fue electo Roberto Sollitto”.

Palabras de Roberto Sollitto

Buenas noches. Es raro estar frente a todos ustedes sin mis palabras escritas y los habituales reclamos, que he realizado durante varios años.
Asumí recientemente la presidencia de FIDES, lo cual implica un gran compromiso. Todos conocen los objetivos fundacionales de FIDES, que apuntan a la defensa del seguro y reaseguro privado continental. Mi compromiso hacia el sector es colaborar en todo lo que sea necesario. Estoy a su total disposición.
También quisiera comentarles, muy brevemente, que comencé a presidir la asociación en el año 1995. Si hacemos un ejercicio de memoria, nos damos cuenta que fueron 10 años con muchos desafíos. No significaron un peso, porque lo hice con gusto. Cuando uno hace las cosas así, nunca pesan. Debo reconocer la buena predisposición de los funcionarios públicos con que me tocó actuar, tanto superintendentes como funcionarios de distintas jerarquías de la Superintendencia de Seguros de la Nación. Siempre tuve un diálogo sincero y honesto con todos. Hoy nos acompaña, como tantas veces, Guillermo Nielsen. Siento la necesidad de darle las gracias al doctor Nielsen, ya que a pesar de sus variadas tareas, de su importancia, aun durante sus continuos viajes, estuvo presente cada vez que nosotros lo requerimos.
También agradezco a todos los institutos que se relacionan con nuestra actividad, sean asociaciones, clubes o colegios. Siempre sentí el respeto y el respaldo de todos ellos. Tampoco puedo dejar de mencionar a los representantes de las distintas entidades gremiales con las cuales durante estos 10 años tuve muchísimo trato. Cada vez que me dirigí a ellos tuve una respuesta positiva. Agradezco, además, a los empleados de la Asociación Argentina de Compañías de Seguros, que durante 10 años me acompañaron, y a todos ustedes, que siempre me hicieron llegar su afecto.
Ahora proponemos un brindis para nuestra actividad aseguradora, tanto de Argentina como de América Latina.

Francisco Astelarra, Presidente de AACS

 
Nota de tapa - Vida y Retiro - Index - Congresos - Seminarios - Seguros de Crédito - Riesgos de Trabajo - Seguros de Personas - Internacional - Reaseguros - Bancaseguros - Entrevistas


> Seguro Total
> Reactions
> EMTS

Revistas Internacionales Estadísticas Capacitación Ediciones Anteriores Novedades Misceláneas Internacionales Entrevistas Congresos Productores y Asesores Reaseguros AFJP Salud Vida y Retiro Seguros Generales Riesgos Agrícolas Crédito y Caución Riesgos del Trabajo Automotores Nota de Tapa Publicidad Quiénes somos Proyectos de Ley Suplemento de Legislación Actualidad Internacional Panorama Latinoamericano Actualidad del Mercado Productos y Servicios Agenda Internacional Indicadores Económicos Editorial