No Edition Image
Suscribase y acceda
a la Edición Completa!

Buscador Temático
Usuario Registrado
usuario:...
password:

¿Olvido su Password?
 Edición de

>> RESPONSABILIDAD CIVIL


Cuando la Profesión se Convierte en un Boomerang



La abogacía es una profesión establecida, bien regulada y organizada, que brinda asesoramiento y representación legal a sus clientes en un entorno caracterizado por un creciente número de causas judiciales y mayor conciencia respecto de los reclamos. Sin embargo, la profesión puede volvérseles en contra. En su carácter de profesionales con el correspondiente deber para con los clientes, los abogados también pueden ser blanco de juicios. En este artículo analizamos de qué manera su modelo de negocios y Seguro de Responsabilidad Civil Profesional (Global)/Seguro de Errores y Omisiones para Abogados (en los EE.UU.) puede servir para mitigar el riesgo en un sector tan disciplinado.


Hay en la actualidad aproximadamente tres millones de abogados en todo el mundo. El gráfico que se incluye a continuación y que desglosa este total por área geográfica, muestra que América del Norte y Europa representan un significativo 52%. La agrupación de abogados bajo la estructura de grandes estudios jurídicos es, fundamentalmente, algo característico de los países anglosajones: la mayoría (84%) de los 100 estudios más importantes (medidos por el número de miembros) se concentra en los EE.UU.
Al aceptar la representación de un cliente, un abogado asume el deber de brindar un servicio profesional con el deber de cuidado de rigor. Por esto se entiende, en general, que el/la profesional acepta representar al cliente utilizando las habilidades y conocimiento que suele poseer y aplicar un abogado razonable, cuidadoso y prudente en esa misma jurisdicción. Asimismo, el abogado tiene para con su cliente los siguientes deberes: un deber fiduciario, un deber general de confianza que implica una lealtad absoluta, confidencialidad y el compromiso de representarlo. Las causas judiciales pueden devenir ante el incumplimiento de estos deberes (negligencia) si el reclamante ha sufrido una pérdida. Es para proteger esta eventualidad que existe el seguro.
Se calcula que alrededor del 80% de los reclamos por mala praxis legal se transan dentro de los 24 meses de notificados. El resto son de cola larga, y suelen insumir más de cinco años desde la primera notificación. La naturaleza de cola larga de algunos reclamos por mala praxis legal deja demasiado espacio para “ agrandar” la pérdida e introduce un elemento de incertidumbre considerable al momento de hacer un análisis del cálculo de la pérdida. En consecuencia, la tarifación de seguros/reaseguros está expuesta a ajustes que pueden, en potencia, ser substanciales si luego se comprueba que se subestimó este “ agrandamiento” de la pérdida.
Si bien los reclamos pueden provenir de cualquier rama del derecho, las principales fuentes de mala praxis legal en lo que a frecuencia respecta son, hoy en día, el área de Daños Personales (demandante y defensa), inmuebles y derecho de familia. En cuanto a los presuntos errores, los reclamos se pueden clasificar en: el desconocimiento del derecho o su aplicación inapropiada, errores de planificación, proceso de producción de prueba / investigación inadecuado, el hecho de no conocer o evaluar los plazos, conflictos de intereses, incomprensión de cuestiones tributarias, error en la investigación de registros públicos y error en los cálculos matemáticos.
En general, la profesión de abogado está bien estructurada, regulada y organizada, con frecuencia a través de asociaciones que nuclean a los profesionales de una ciudad, región, estado/provincia o país determinado. En la mayoría de los países el seguro de responsabilidad profesional/errores y omisiones para abogados es obligatorio e impuesto ya sea por la ley del estado o por el colegio profesional o asociación de que se trate. Cada asociación en general negocia y contrata, o recomienda dónde contratar, el seguro en representación de sus miembros. Junto con sus divisiones de seguros comerciales/cooperativos, estas asociaciones también obtienen y analizan datos detallados sobre reclamos a nivel regional a fin de desarrollar la mejor capacitación, procedimientos y herramientas para la administración de riesgos. Ello reduce la incidencia de reclamos y su gravedad, al tiempo que sirve para mejorar la ética y el profesionalismo y optimiza el costo de las primas de seguro. Todos estos elementos se combinan para hacer de los abogados un grupo poderoso y disciplinado de compradores de seguros.
Se calcula que las primas brutas suscritas mundialmente para este mercado ascienden a aproximadamente U$S 2.500 millones. Si bien hay compañías de seguros generales que participan activamente en este mercado, el mercado mundial para el tramo primario está dominado, de hecho, por cooperativas de seguros.
Las compañías mutuales surgieron fundamentalmente en respuesta a la dificultad para obtener, a fines de la década del ‘70 y principios del ‘80, el tan necesario seguro para abogados a un costo accesible. Esta concentración en compañías especializadas ha permitido el desarrollo de datos confiables y precisos sobre reclamos.
Los actuarios determinan el precio del riesgo mediante el análisis de los datos sobre reclamos correspondientes a la región, datos que generalmente son de buena calidad. Luego, esto se combina con el conocimiento del mercado específico y factores de control de riesgo legal y socioeconómico definidos regionalmente que no sólo afectan al riesgo en la actualidad sino que podrían influir en su desarrollo futuro. A causa de la naturaleza del riesgo, que puede ser potencialmente de cola larga, estas consideraciones resultan de particular importancia en este sector.
En PartnerRe contamos con divisiones por separado específicamente para el manejo de riesgos especializados de accidentes y responsabilidad civil a nivel internacional y en los EE.UU. Los suscriptores y actuarios dentro de ambas divisiones cuentan con experiencia en todas las formas que puede adoptar este riesgo, con inclusión de un pleno conocimiento de las tendencias y cambios de índole legal y de mercado que emergen constantemente en los ámbitos nacional e internacional. Les brindamos a nuestros clientes soluciones inteligentes y específicas para abordar y mitigar riesgos basadas en una combinación de este know-how, junto con la utilización de sistemas flexibles y avanzados de asignación de capital y tarifación.
Los términos y condiciones de póliza son, en general, los siguientes:

Disparador de la cobertura
En general las pólizas se emiten sobre base de fecha de presentación del reclamo, y típicamente con una cobertura retroactiva ilimitada y períodos de denuncia ampliados (sobre todo para poder hacer lugar a reclamos presentados contra abogados jubilados).

Límites
Las pólizas especifican un límite para todo y cada siniestro, y en la mayoría de los mercados se pone un límite a la exposición mediante un límite en el cúmulo anual. También es posible encontrar un límite mínimo, que puede ser fijado por ley o por la asociación pertinente. De más está decir que los límites varían dependiendo del mercado y del tamaño de la firma en cuestión: En los EE.UU., Canadá y Europa Occidental, por ejemplo, los estudios pequeños suelen contratar U$S 1M por acontecimiento/límite anual; los medianos (de entre 10 y 50 abogados), entre U$S 10M por acontecimiento/límite anual y U$S 15M por acontecimiento/límite anual, y los grandes estudios contratan cifras que van desde U$S 25M a U$S 100M, con un cúmulo que se fija como un múltiplo del límite por todo y cada siniestro. Los deducibles pueden ser fijos o bien un porcentaje máximo prefijado del límite por siniestro. En el caso de un estudio de un abogado que trabaja en forma individual, el deducible oscilará, en general, entre U$S 500 y U$S 5.000.

Cobertura
Las pólizas indemnizan la responsabilidad legal resultante de 1) La prestación de servicios profesionales.
2) El daño personal emergente de los servicios profesionales. Normalmente por este término se entiende servicios que el asegurado desempeña para su cliente en su carácter de abogado, mediador o árbitro, escribano público, administrador, curador, albacea testamentario, tutor, fiduciario, síndico o en cualquier otro carácter fiduciario.
En general se entiende por daño personal el arresto, detención, encarcelamiento falsos; el ingreso, desalojo o invasión del derecho de ocupación en forma ilegal, la difamación, calumnias e injurias, la publicación o enunciación hecha en violación del derecho a la privacidad de un individuo, la acusación maliciosa o el abuso de proceso.

Exclusiones
La mayoría de los mercados excluyen fraude, deshonestidad o actos delictivos, todo deber fiduciario relacionado con los fondos de jubilaciones y pensiones para empleados, los reclamos presentados por un socio, director, accionista o empleado pasado, presente o futuro, o un empleado del asegurado, salvo que dicho reclamo surja de los servicios profesionales del asegurado en una relación abogado/cliente, los reclamos emergentes de asesoramiento en inversiones, reclamos por daños y perjuicios o gastos relacionados con cualquier reclamo presentado contra el asegurado en su carácter de beneficiario de cualquier fideicomiso o acervo hereditario, reclamos emergentes de lesión física o daños materiales, y reclamos que se hayan presentado por primera vez antes de la fecha de entrada en vigencia de la póliza.

Traducción: Adriana Caminiti

 
Nota de tapa - Vida y Retiro - Index - Congresos - Seminarios - Seguros de Crédito - Riesgos de Trabajo - Seguros de Personas - Internacional - Reaseguros - Bancaseguros - Entrevistas


> Seguro Total
> Reactions
> EMTS

Revistas Internacionales Estadísticas Capacitación Ediciones Anteriores Novedades Misceláneas Internacionales Entrevistas Congresos Productores y Asesores Reaseguros AFJP Salud Vida y Retiro Seguros Generales Riesgos Agrícolas Crédito y Caución Riesgos del Trabajo Automotores Nota de Tapa Publicidad Quiénes somos Proyectos de Ley Suplemento de Legislación Actualidad Internacional Panorama Latinoamericano Actualidad del Mercado Productos y Servicios Agenda Internacional Indicadores Económicos Editorial