No Edition Image
Suscribase y acceda
a la Edición Completa!

Buscador Temático
Usuario Registrado
usuario:...
password:

¿Olvido su Password?
 Edición de

>> ENCUESTA


Roberto Ferraro, Presidente de ACE Seguros S.A. 2005-2006:

Evaluaciones y Expectativas – Encuesta 28º Aniversario



En su nuevo aniversario y con la finalización del año, “Mercado Asegurador” realiza su tradicional encuesta con la participación de diferentes sectores de la actividad aseguradora. La oportunidad siempre es propicia para realizar una evaluación de los hechos más relevantes del año. Este sondeo de opinión pretende ampliar las respuestas a los dilemas que afectan el normal desarrollo de la actividad, determinar qué acciones se deberían adoptar para solucionarlos y generar un marco adecuado para el crecimiento y la obtención de mejores resultados. Agradecemos especialmente a quienes nos acompañan en estas circunstancias tan particulares del país, con su aporte para el análisis de la marcha del mercado en general y de las empresas en particular.


SEGUROS GENERALES

Cuestionario

1 ¿Cómo ha sido el 2005 para su empresa y cómo vislumbra el 2006?
2 ¿Cómo observa el comportamiento del seguro de automotores en relación al nivel tarifario, el aumento de la accidentología, la reducción de los robos y el nivel de fraude?
3 ¿Cómo ve el desarrollo futuro de los riesgos patrimoniales y de responsabilidades (property y casualty) en materia de crecimiento, nuevos productos, servicios y resultados esperados?
4 ¿Qué opinión le merecen las nuevas normas dispuestas y propuestas por el organismo de control?
5 ¿Cuáles son los temas que más le preocupan y qué curso de acción sugiere adoptar para solucionarlos?

ACE SEGUROS S.A.
Roberto Ferraro, Presidente

1. Sin dudas, el año 2005 ha sido muy positivo desde distintos puntos de vista. En materia de resultados, nuestra empresa globalmente obtuvo excelentes beneficios, siendo remarcable la utilidad técnica lograda en la mayoría de las líneas de negocios en que operamos. Continuamos durante el año con la expansión de nuestra red comercial, cumpliendo cabalmente la estrategia definida en cuanto a desarrollar más fuertemente el canal de productores, orientados al segmento de la pequeña y mediana empresa.
En materia de productos, hemos seguido con nuestra política de agregar permanentemente nuevas alternativas que lleven a cubrir nichos insatisfechos del mercado, siempre bajo la premisa que tenemos en ACE de contar con gente idónea que pueda dar respuestas profesionales a los requerimientos que tanto la red comercial como asegurados requieren en el día a día.
Asimismo, hemos solicitado la calificación de la compañía a una de las calificadoras de riesgo más prestigiosas a nivel mundial, obteniendo una de las notas más importantes de las que se pueden observar en el mercado. Todo ello nos está indicando que vamos por el camino correcto, generando nuevas oportunidades de crecimiento en volumen y beneficios y alternativas que agregan valor tanto para nuestros asegurados y red comercial como también para nuestros accionistas.
2. Si bien ACE no opera activamente en el mercado de automotores, mi experiencia me indica que debido a una mejora en los indicadores de robo, la mayoría de las compañías redujo sus primas de manera importante. Si bien los índices de robo no volvieron a los guarismos que tenían un par de años atrás, definitivamente se está observando un notable incremento en el área de responsabilidad civil. A mi juicio, veremos muy pronto una necesidad de recomponer el nivel de tarifas de muchos de los operadores de esta línea de negocios.
3. No veo un crecimiento muy importante en los negocios de property y casualty en cuanto a ampliar la cantidad de riesgos a asegurar. La causa directa de esta situación, es sin duda la falta de inversión.
Particularmente, creo que sí veremos un crecimiento en las primas que vendrán primariamente por un incremento de los precios. El nivel tarifario se ha reducido significativamente en los últimos años; pero el nuevo escenario, producto de las catástrofes naturales en distintas partes del mundo, implicará un gran incremento de los costos de reaseguros de las empresas, que forzosamente deberán trasladar a los precios para mantener una rentabilidad aceptable y acorde con la exposición del capital que ponen a riesgo. En cuanto a nuevos productos, es posible que veamos de parte de algunos operadores cierta actividad, agregando o generando nuevas coberturas que hoy escasean en nuestro mercado. Así será de parte de ACE.
4. Apoyamos firmemente toda iniciativa que tienda a proteger los intereses de los asegurados y que eleve el nivel y la capacidad del mercado en su conjunto. Sin embargo, toda nueva reglamentación/norma implementada por el organismo de contralor debería estar enmarcada atendiendo las particularidades por las que atraviesa nuestro país desde el punto de vista económico. En especial, las autoridades deberían tener muy presente evitar generar normas que colisionen abiertamente con la posibilidad de hacer libremente negocios y con todas aquellas regulaciones que aumenten los costos de nuestras empresas.
5. La industria del seguro sigue teniendo hoy una serie de asignaturas pendientes que vienen de mucho tiempo atrás. Lamentablemente, estos temas son aquellos que tienen un gran impacto en el resultado de nuestra empresa. Son de preocupación constante los aspectos vinculados a las nuevas regulaciones que provoquen falta de competitividad o exceso de carga administrativa que incremente los costos. La intensa carga impositiva que sigue soportando el sector es un reclamo que viene de lejos. No podemos dejar de mencionar los altos índices de delincuencia que padecemos y la falta de una política seria de contención. En los últimos tiempos estamos observando un incremento en los niveles inflacionarios que tendrá un impacto en los balances de las empresas y no deja de preocupar también el constante aumento de la litigiosidad en nuestra sociedad. Todos estos temas afectan en mayor o menor medida al mercado y ciertamente no son situaciones de fácil resolución, pero si queremos ver un sector que sea más sólido y que responda a las nuevas demandas de un mercado que evoluciona permanentemente, será necesario enfrentarlos y encontrarles respuestas.

AGF ALLIANZ ARGENTINA S.A.
Ricardo Enrique González, Director Gerente General

1. El año 2005 fue un año muy bueno. La Compañía obtuvo un resultado positivo de $22.362.696, lo que representa un 25,3% en relación a las primas devengadas y un 41,1% en relación al patrimonio neto.
En línea con el 2005, en el año 2006 nuestro objetivo es crecer en primas cualitativamente, manteniendo siempre nuestra política de trabajar bajo conceptos técnicos.
2. En relación a las tarifas, el mercado es cada vez más competitivo. La reducción de los robos llevó a que muchas compañías ajusten sus tarifas.
Al respecto, interpretamos que no fue una medida del todo feliz, teniendo en cuenta que durante mucho tiempo el negocio de automotores fue deficitario, motivo por el cual se debería mantener la recomposición de precios que se produjo en su momento.
En lo que concierne a la accidentología, el aumento de la frecuencia llevó a un incremento en el siniestro medio de lesiones y cosas. Una fuerte conducta referida al pronto pago del siniestro y ágiles procesos administrativos es la única forma de acotar en parte el impacto que puede tener esto en el resultado final. En relación al fraude, trabajamos con un efectivo sistema de control en donde se cruza la información de los asegurados, con el fin de detectar casos sospechosos y analizarlos.
3. Estos seguros evolucionarán en función al crecimiento de la economía. En la actualidad, ya se conocen las cifras de crecimiento esperado del PBI, lo que nos augura un crecimiento promisorio de nuestros negocios.
4. El control sobre las compañías de seguros es un tema muy amplio que debería profundizarse con nuevas normas y controles dentro de una planificación estratégica.
5. Uno de los temas que más nos preocupa es la competencia sobre bases no técnicas, no respetando precios, suscripción, gastos adecuados, lo cual tiene resultados negativos, como se ha comprobado en experiencias pasadas.
Nuestra compañía seguirá siendo coherente con su política de trabajar con conceptos técnicos, lo que nos ha permitido en los dos últimos años satisfacer a nuestros accionistas.

COOPERACION MUTUAL PATRONAL SMSG
Ovidio Butani, Gerente General

1. El ejercicio cerrado al 30 de junio de 2005 ha presentado un excelente resultado para nuestra entidad. La adecuada política de suscripción, de cobranzas y la atención inmediata de los siniestros; ha favorecido al incremento de las disponibilidades, el patrimonio neto y los activos. La producción aumentó en un significativo porcentaje y hemos mantenido una buena nivelación en los siniestros pendientes. También consideramos importante el desarrollo de nuevos productos y el constante debate de ideas, todo lo cual conlleva a un resultado altamente satisfactorio, en un mercado muy competitivo. Con relación al nuevo ejercicio, pensamos que las expectativas de crecimiento son plenamente sustentables, lo cual ha quedado demostrado en el primer cuatrimestre del mismo.
2. Es evidente que el seguro de la rama automotores sigue siendo un sustento importante de la actividad de las empresas de seguros patrimoniales en nuestro país; en el caso de Cooperación Seguros, representa el ramo más importante. Por la zona en que desarrollamos nuestra actividad, no nos hemos visto afectados por actividades vinculadas al fraude. Con relación al nivel tarifario, es evidente que el mismo, ante la gran competencia existente, no alcanza para cubrir la alta siniestralidad que se observa, producto del constante crecimiento de la accidentología y la actividad delictiva, con un correlativo aumento de los robos.
Consideramos que las autoridades de los Gobiernos Nacional, Provincial y Municipal, cada una en su ámbito de actuación, deben realizar las tareas conducentes a una amplia mejora en la infraestructura vial para evitar el incremento de las fatalidades. Actualmente el país detenta el lamentable privilegio de ser una de las naciones con mayor cantidad de accidentes de tránsito.
3. En Argentina existe un amplio campo de desarrollo para los seguros patrimoniales. Solamente basta tener en cuenta que una gran parte del parque automotor no tiene seguros; sucede lo mismo con los otros riesgos patrimoniales. Consideramos que los actores del mercado debemos aguzar nuestro ingenio para desarrollar nuevos productos y coberturas, realizando las tareas necesarias para imponerlos, e inducir un cambio cualitativo en la conciencia aseguradora de la población en general.
4. Creemos que las normas que ha ido dictando el organismo de control son adecuadas para lograr un correcto desarrollo de la actividad aseguradora y el cumplimiento de la legislación vigente. En general, tienden a hacer más transparente el negocio y evitar la desaparición de Entidades que ha dejado en nuestro país, amplios sectores sin la cobertura adecuada.
5. Es evidente que el triste privilegio del cual hablamos en el segundo punto de esta nota, con la gran accidentología actual, es uno de los temas más preocupantes. Si tomamos en cuenta que la producción de granos en la cosecha agrícola 2004/2005 terminó con una cifra récord de 84.000.000 de toneladas, y que se proyectan 115.000.000 para el año 2015, y agregamos un crecimiento del parque automotor de un 50%, es decir 10.000.000 de vehículos; sin un mejoramiento urgente de la estructura vial, vamos a tener rutas con mucha complicación para transitar, y por ende, en la misma relación, aumentarían las estadísticas en accidentes de tránsito, con una estimación de 15.000 víctimas fatales por año, produciendo además, enormes pérdidas a la economía en general. Por ello, consideramos absolutamente imprescindible mejorar la red vial existente, modernizando la misma mediante la concreción de autopistas y/o autovías, por lo menos en los principales corredores viales, y además fomentar los programas de educación vial, que favorecerán a disminuir la siniestralidad. Todos sabemos que la prevención es la mejor forma de evitar accidentes, pero los programas actuales de orientación y enseñanza parecen insuficientes, y para que ésta sea más efectiva, se deberían aplicar estrictamente las sanciones a los infractores.
Otro tema que se debe analizar con urgencia es el nivel tarifario, para evitar las ingentes pérdidas que deben soportar las aseguradoras, al mantener su nivel de ingresos con importantes incrementos en los egresos.
Y, por último, existen temas inherentes a la actividad que permanecen sin solución, preocupantes y estrechamente vinculados a nuestro compromiso asegurador: el régimen y la presión impositiva que, además de complejos, son sustancialmente superiores a los que perciben otras actividades productoras de servicios; el aumento de los siniestros por delitos; la inseguridad pública y jurídica, incluyendo en esta última la imprevisibilidad de la justicia y discrepancia en sus fallos; el nivel de litigiosidad, con demandas desmesuradas, amparadas en el "Beneficio de litigar sin gastos y/o Declaratoria de Pobreza", instituto que se creó para que las personas sin recursos no se queden sin efectuar sus reclamos, pero que está totalmente desnaturalizado.

COPAN SEGUROS
Osvaldo Albino Brunazzo, Gerente General

1. El 2005, aún no terminado, ha resultado, conforme a lo planeado, un año bisagra. Se ha consolidado la empresa y se ha generado una apertura tanto en las inversiones como en la producción, actualmente en aumento de acuerdo con los objetivos ya definidos, ampliando el radio y calidad de servicio en el país, creciendo con sanas políticas de gestión, bajando la siniestralidad y los gastos con selección de carteras adecuadas, aplicando sanas políticas tarifarias, técnicas y competitivamente aceptables.
Vislumbramos para el 2006 la continuidad de la tendencia, apoyados en nuevos planes a poner en marcha y en nuestro plantel de productores-asesores.
2. Vemos el comportamiento del seguro de automotores en relación al nivel tarifario con mucha preocupación, dado que la competitividad ha entrado en una zona de imprevisibilidad con conductas -como venimos diciendo- de tipo suicida, que no tienen sustento técnico y después de un tiempo generan situaciones difíciles de sobrellevar. En fin, a cada uno lo suyo. Respecto a la accidentología, en nuestro caso no escapa a la situación del mercado. La RC en automotor ha aumentado considerablemente; para contrarrestarla, tenemos una adecuada política transaccional por la que, a pesar de un elevado crecimiento de nuestra producción en los últimos años, no crece el número de juicios. Respecto del nivel de fraude, en nuestro caso ha disminuido considerablemente, dado el paquete de controles que vamos aplicando.
3. Respecto del desarrollo futuro de los riesgos patrimoniales, entendemos que seguirá creciendo. Es necesario crear nuevos productos. En nuestro caso, se están desarrollando con vistas a su aplicación en cada región, conforme a cada necesidad.
4. Discrepamos. Las respuestas en detalle pueden hallarlas en nuestra Cámara, que es la AACMS. Entendemos que las normas deberían estar dirigidas a mejorar el control, con lo cual estamos de acuerdo, pero dejando espacio para la libre disposición de las empresas en cuanto al manejo de sus negocios y sancionando a aquellas que se salen de cauce en el cumplimiento de la normativa.
5. Los temas que más nos preocupan son, como dijimos, la siniestralidad de RC creciente, la competitividad exagerada, por la cual el mercado nos parece un campo de batalla, el crecimiento de la inflación, que atenta contra la economía en general y en particular de las aseguradoras, y las normas con las cuales discrepamos, en tanto nos dejan sin libertad de acción para mejorar nuestra posición.
Las soluciones no son fáciles. Respecto de la siniestralidad, hace falta mucha educación vial. Hay que reducir las apetencias excesivas en las demandas (plus petition) y que en los estrados judiciales se ponga contención a dichos excesos. Es preciso que se tome conciencia respecto a que las tarifas deben ser compensatorias. En lo que concierne a la inflación, que las políticas del Estado tiendan realmente a la prudencia del gasto y a una mejor administración de los recursos y se combata abiertamente la corrupción.

EL COMERCIO COMPAÑÍA DE SEGUROS S.A.
Claudio Landa, Director Comercial

1. El ejercicio que cerró el 30 de junio de 2005 fue muy bueno. Hemos cumplido con las expectativas que teníamos a nivel empresa y a nivel grupo. Vemos el 2006 mejor aún que el 2005. Tenemos proyectado crecer un 12% por encima de la inflación, priorizando el desarrollo de negocios de cola corta y del interior del país. No obstante ello, en Capital Federal y Gran Buenos Aires se ve un importante crecimiento en primas, producto fundamentalmente de la diferenciación que estamos logrando en materia de atención al cliente. El productor es nuestro cliente y a él estamos dirigiendo todas nuestras políticas, con mucho éxito.
2. Actualmente observamos un comportamiento equilibrado de todas estas variables; si bien no podemos decir que no existe algún grupo de compañías que sigue vendiendo a precios inferiores al costo siniestral, estamos viendo que, en conjunto, el mercado se está comportando racionalmente.
Entendemos que hoy el productor sabe distinguir entre las compañías que venden para hacer caja y aquellas que ajustan sus precios a la realidad con el objetivo de mantener el equilibrio de los números.
3. En la medida que el mercado se va haciendo cada vez más profesional, empiezan a aparecer productos más sofisticados que terminan beneficiando al asegurado. La profesionalidad y la competencia siempre redundan en un beneficio para el asegurado, en el mediano plazo, y para el mercado, en el largo plazo.
Los riesgos de casualty son los de mayor incertidumbre porque responden a variables que no manejamos, por lo que nuestra compañía va a priorizar los de property. En este último nicho, los resultados esperados son alentadores.
4. Vemos muy positivamente toda norma que haga al mayor control y al mayor compromiso por parte de los accionistas. A largo plazo, ése es el único camino para lograr la total transparencia del mercado.
5. Nuestra actividad no está ajena a lo que le sucede al país en su conjunto; no somos una isla dentro de la economía, por lo que nuestra preocupación fundamental se centra en el desarrollo que tengamos como país. En un país exitoso, sólo hay lugar para empresas serias y profesionales, y apostamos a ello.

EL PROGRESO + ASTRO COMPAÑIA DE SEGUROS S.A.
Alejandro M. Sultani, Director Ejecutivo y Gerente General

1. El año 2005, para nuestra empresa, ha sido realmente muy positivo. Más allá de haber logrado optimizar un proceso de integración difícil pero con gran vocación, hemos obtenido los estándares de calidad en el marco de crecimiento previsto. Solucionada la contingencia generada por el default desde nuestro aspecto patrimonial, consolidada la empresa y sin temas pendientes con reaseguradores, toda la estrategia fue aplicada al desarrollo, con la búsqueda de nuevos productos, con un punto de vista además diferente en lo cualitativo y cuantitativo para el propio seguro de automotores, con un estricto control de la siniestralidad y los costos que ello genera. Nuestra visión para el año 2006 es de crecimiento y cierre del proceso de integración antes aludido. Seguramente, hará falta contar con mejores herramientas de inversión, una menor presión fiscal, definiciones claras de la SSN para temas aún pendientes, y será indispensable una actitud empresaria ética y social ante la sociedad.
2. Como ya se mencionara en otras oportunidades, la tarifa del seguro de automotores sufre las necesidades de expansión de operadores del mercado, lo cual no hace otra cosa que atentar contra la rentabilidad y sana suscripción del riesgo. Es imprescindible una adecuación de tarifas y condiciones de suscripción, que se relacionen y vayan de la mano con la economía en general y nuestro mercado en particular. Con respecto a la accidentología, mantiene sus niveles habituales. Los robos de unidad han menguado en comparación con épocas anteriores y la tendencia se mantiene en la actualidad. En cuanto al fraude, si bien se han encarado políticas desde el sector público y privado para combatirlo, sabemos que la batalla no está ganada; muy por el contrario, no debemos bajar los brazos. Desde nuestra compañía, se actúa en forma diligente en la investigación de los siniestros, además de seleccionar y suscribir los riesgos en forma sana y prudente.
3. Como ya lo señalara en la respuesta a la primera pregunta, tenemos necesidad de nuevos productos, no sólo para equilibrar las carteras en su rentabilidad, sino también para dar respuesta a nuestros productores asesores, que día a día nos lo reclaman. Todos los riesgos patrimoniales y de responsabilidades muestran en esta etapa un gran crecimiento, y lo vemos en seguros de combinado familiar en sus diferentes variables, no solamente por una mayor conciencia aseguradora, sino por el efecto de las ventas de inmuebles a crédito, que dan impulso al mercado. Así estamos encarando esos productos, al igual que responsabilidad civil profesional, donde ya contamos con mayor experiencia, lo cual nos permite mejorar y optimizar el servicio.
4. Entiendo que las nuevas normas dispuestas por el organismo de control están encaradas básicamente para casos puntuales; en consecuencia, acotan la natural operatoria y gestión de los aseguradores serios y prudentes. No parece razonable que la SSN avance más allá de la propia Ley de Sociedades, y que en alguna medida, por la limitación en determinado tipo de inversión, como las hipotecas, nos obligue a transferir fondos líquidos del sector asegurador al financiero, que luego seguramente hará un mejor negocio. No dudo de la objetividad de la SSN, pero es fundamental que el sector tenga las herramientas necesarias para su desarrollo, y que las medidas correctivas sean tomadas en los casos puntuales, sin necesidad de generar un marco general tan estricto.
5. Los temas que más preocupan son los relativos a la falta de inversión para el sector, a la judicialidad, y puntualmente, a nuestra aseguradora, como accionista de una ART, le preocupa la incertidumbre de tal sistema, el cual con probados resultados logró una justa indemnización para los accidentes del trabajo, una política previa de prevención y posterior de rehabilitación, que hoy está siendo ignorada, en la búsqueda de una reparación que al no estar cuantificada en su límite, no resulta asegurable. Esto es problemático para las empresas, básicamente para las PyMEs, que no pueden evaluar sus costos. Todo ello requiere medidas, y sólo resta tomarlas.

FEDERACION PATRONAL SEGUROS S.A.
Aquilino Madariaga, Presidente

1. Realmente, el ejercicio finalizado en junio de 2005 ha concluido con resultados por encima de los calculados al principio del período. La decisión adoptada de incrementar los ramos de riesgos varios para superen su actual porcentaje con respecto a automotores, fue conseguida por cuanto, habiendo crecido la producción de automotores, el porcentaje de riesgos varios fue superior a punto de distanciarse y alcanzar el 25% del total de la producción.
La producción de primas alcanzó la suma de $ 701 millones; el Activo trepó hasta los $ 1.439 millones, de los cuales $ 1.191 millones, o sea, el 83% correspondió a Disponibilidades de Inversiones y el 13,70% a Deudores por Premios. Estas solas cifras dan una pauta de su situación por demás consolidada de la empresa y su consiguiente capacidad de respuesta.
Resumiendo, cerramos en segundo lugar en producción después de la Caja Seguros, quien nos superó en $ 11 millones; conservando el primer puesto en Activo y también en Situación Financiera, habiendo arrojado una Utilidad Final, descontadas las Ganancias, de más de $ 8 millones.
2. La baja de robos de unidades produjo un desahogo financiero muy grande. Esta situación hizo que bajaran las primas de los seguros para competir, sin reparar en el aumento que ya se venía observando y que se acentúa día a día proveniente del ramo responsabilidad civil. Si a la lucha por disminuir el fraude y la accidentología le agregamos el desproporcionado ingreso de demandas y mediaciones que a diario se reciben, como así también los muchos fallos con sentencias por demás desmesuradas, concluiremos que estamos frente a un ramo que, de no tener previstas fuertes reservas y además, no cobrar la prima técnica real que el ramo requiere debido a la competencia, terminará con la compañía. Prevenir fortaleciendo el Pasivo y cobrando una prima justa, hace posible el crecimiento y desarrollo de la empresa. Por el contrario, una vez deteriorada ésta, resultará difícil o imposible remontarla.
3. Se observa que, en general, las compañías se han lanzado al desarrollo integral de todos los ramos, tanto patrimoniales como de responsabilidades. La aparición de nuevos productos como alternativas nuevas de asegurabilidad son una constante que, además de crear nuevas protecciones, le hace muy bien al seguro. Estos nuevos seguros todavía no han adquirido el conocimiento masivo necesario para provocar un despegue mayor.
4. Si uno observa las distintas resoluciones que va emitiendo nuestro órgano de control, comprobaremos que muchas de ellas tienden, de alguna manera, a efectuar un mayor control sobre -entre otros- los Activos de las empresas a fin de que éstos sean el fiel reflejo de las cifras insertas en ellos. Considero que el control, sin un instrumento que lo avale, no es suficiente para que objetivamente se pueda lograr el valor real del bien. En otros casos, la necesidad de despejar dudas hace que ciertos rubros demuestren su real pertenencia al Activo.
Considero que no deja de provocar un trastorno, pero el mantenimiento de la transparencia del sistema así lo exige y, en beneficio de ello, debemos cumplirlo.
5. Los reales problemas que venimos arrastrando desde hace ya bastante tiempo (acerca de los cuales, además, nosotros muy poco podemos hacer) son: por un lado, el impositivo, que es por demás gravoso y el más caro del mundo, pero la ambición de recaudación es más fuerte y hace que todo esto se dilate en el tiempo; por otro, el problema de los caminos en mal estado, la falta de un control de los vehículos en circulación y toda su problemática, que es resorte del Estado y no se resuelve Si a todo ello, más la alta siniestralidad en automotores, le agregamos la indiferencia absoluta y falta de definición por parte del Gobierno en resolver al grave problema de la Ley de Riesgos del Trabajo, principalmente por el daño que le provoca en forma directa a las pequeñas y medianas empresas, concluiremos que por encima de nuestro órgano de control está el Estado, el cual tiene una gran deuda: de no dar solución adecuada y en término, los efectos económicos y sociales no serán para nada buenos para nuestro país.

GRUPO ZURICH ARGENTINA
Santiago del Sel, Director General

1. Durante 2005, consolidamos la rentabilidad de nuestro negocio y percibimos un aumento en las ventas de seguros patrimoniales, especialmente en seguros de auto. Asimismo, lanzamos un plan de difusión de nuestra marca que creemos contribuirá al crecimiento de todas las soluciones que desarrollamos para nuestros clientes, potenciando de esta manera todos nuestros canales de venta, incluyendo el directo. En 2006 prevemos que se fortalecerá nuestra cultura de servicio a clientes y canales a través de un renovado sistema que será la base de una renovada plataforma operativa, haciendo la vida más fácil, tanto a clientes como a canales. Por otra parte, continuaremos con nuestro plan de expansión nacional mediante la apertura de más oficinas propias en todo el país, adicionalmente a las que ya tenemos en Bahía Blanca, Córdoba, Mar del Plata, Mendoza, Rosario y Salta. Además, continuaremos trabajando en el desarrollo de nuestro capital humano, como así también en la profundización de nuestros compromisos con la comunidad a través del programa de inversión social en las áreas de Educación y Cultura.
2. En general, no ha habido muchas modificaciones a nivel tarifario en el segmento de los seguros de automotor durante el último año; sí se percibe, sin embargo, una cierta tendencia del mercado hacia la baja de las tarifas. La reducción de los robos o el hecho de que éstos estén relativamente controlados ha determinado que no incidan sustancialmente en los costos que componen las tarifas. Por otra parte, en cuanto a accidentología y niveles de fraude, es importante destacar el cambio producido en las compañías de seguros luego de la crisis de 2001, a partir de la cual hubo un crecimiento del fraude, que condujo a trabajar con una política muy rigurosa en la suscripción. La nueva ley de desarmadores impactó positivamente, disminuyendo la frecuencia de robos totales. El crecimiento más importante de accidentología se observa en los reclamos por chapa y lesiones, aumentando la litigiosidad en este sentido.
3. En cuanto al mercado corporativo, esperamos para el 2006 un incremento en las primas totales suscriptas en el ramo de property como consecuencia de un endurecimiento del mercado de reaseguros. Esto encuentra su origen en las recientes catástrofes naturales sufridas principalmente en el Golfo de México, con pérdidas que se trasladarán al mercado de seguros local en un 15% aproximadamente. Al margen de lo expresado, no esperamos un aumento en la actividad aseguradora debido a la ausencia de grandes inversiones o aumento de los riesgos asegurables. Tampoco anticipamos una gran incidencia de nuevos productos y/o servicios. Con respecto a los resultados, creemos que se mantendrán positivos en el sector.
En cuanto el riesgo de Responsabilidad Civil, no percibimos indicios que muestren una tendencia en alza o un endurecimiento en el corto/mediano plazo. Si bien los mercados internacionales manejan condiciones más duras, las capacidades locales existentes en el mercado abastecen las necesidades del mercado doméstico, más aún si tenemos en cuenta los buenos resultados obtenidos por el ramo. En cuanto a los nuevos productos y servicios, si bien se han detectado necesidades insatisfechas de los clientes, como en la RC Ambiental, Patronal, etc., la posibilidad de encontrar soluciones no es de competencia exclusiva del mercado asegurador, dependiendo de definiciones políticas y/o legislativas. En cuanto a los resultados, creemos que se mantendrán estables.
Todos los conceptos vertidos corresponden al mercado corporativo exclusivamente. Están fuera del análisis los riesgos de RC Automotor, RC Profesional.
5. Resulta de gran importancia que el país pueda generar condiciones óptimas para la instalación de inversiones genuinas y de largo plazo que favorezcan la creación de riqueza y de fuentes de trabajo. Para ello será necesario que se establezcan reglas jurídicas claras y estables, como así también que se ejerza un control eficiente por parte de los entes reguladores. Desde el punto de vista de la responsabilidad de todos los individuos frente a la sociedad, y en particular la que les cabe desde su posición en la empresa, creemos que es tarea de todos los sectores, impulsados desde el Estado, lograr una reforma sustancial y cualitativa del sistema educativo que permita la construcción de una sociedad sólida que pueda sostener los valores que integran su identidad. También resulta de gran importancia trabajar conjuntamente con todos los actores relevantes de la sociedad a fin de encontrar una solución definitiva a la exclusión social.

LIBERTY SEGUROS ARGENTINA S.A.
Susana Agustín, Presidente

1. El año 2005 ha marcado el comienzo de una estrategia de expansión por regiones, ramas y segmentos del mercado. Acompañando la recuperación económica del país, hemos encarado un importante plan de desarrollo, que incluyó la apertura de varias oficinas en todo el país, las cuales llegan ahora a veintiuna, con un enfoque de servicio integral para cada región, el enriquecimiento de nuestro equipo comercial y técnico con profesionales de importante trayectoria en el mercado y la apuesta renovada a la inversión en tecnología.
Estas iniciativas representan una inversión importante que constituye la base para el sólido crecimiento proyectado para 2006 y 2007.
2. Las tarifas actuales resultan insuficientes debido a la alta competitividad del mercado, ya que la reducción de la siniestralidad por robos no alcanza ante el incremento de la frecuencia de los siniestros que afectan a la responsabilidad civil.
La accidentología viene en franco aumento, debido a la mayor circulación vehicular y a la falta de medidas tendientes a la prevención vial. A esto se agrega el incremento en los costos de las reparaciones y en la litigiosidad, especialmente en siniestros de poca magnitud de daños a vehículos y los incrementos en los valores de las sentencias y los intereses que se aplican.
El nivel de fraude detectado está en crecimiento, a causa fundamentalmente de la mayor interacción entre las principales compañías del mercado.
3. Las normas sancionadas en las últimas semanas por la Superintendencia de Seguros de la Nación llevan una adecuada correlación con las dictadas por otros organismos, con lo que se llega a una efectiva coordinación de tareas regulatorias por parte del Estado.
En cuanto al proyecto que se ha conocido sobre modificaciones a los capitales mínimos requeridos, entendemos que representa una excelente herramienta para consolidar la capacidad de las compañías de responder a sus obligaciones frente a los asegurados.
4. Lo vemos con mucho optimismo. En la medida que la economía de nuestro país mantenga los niveles de evolución previstos y proyectados, las condiciones de generar nuevos negocios permanecen inalterables. Para ello nos estamos preparando, generando nuevos productos de fácil comercialización para la industria, agro y comercio, y abriendo nuevas líneas de negocios.
5. Es necesario ampliar la base de asegurados en el ramo de automotores, ya que no está siguiendo el crecimiento de las ventas de automóviles en el país. La relación de vehículos asegurados vs. parque automotor no aumenta y el sector asegurador debe encontrar la forma, junto con las autoridades, de conseguir la inclusión en el sistema de aquellos que se encuentran fuera del mismo y de implementar medidas tendientes a reducir la tasa de accidentes en la Argentina.
Otros aspectos que nos preocupan son la inflación (tanto real como judicial) como factor externo al negocio y la baja de tasas de prima, como factor interno.
Creemos que el mercado debería volver a enfocarse en obtener resultados técnicos positivos, que garanticen rentabilidad a las empresas del sector cuando el rendimiento de las inversiones deje de ser tan positivo como lo fue en este último ejercicio.

L´UNION DE PARIS COMPAÑIA ARGENTINA DE SEGUROS S.A.
Gastón Blousson, Gerente Comercial

1. Para nosotros, el 2005 fue un buen año. Cerramos el ejercicio con una ganancia de 2,8 millones de pesos, de los cuales 2,4 millones de pesos corresponden a resultados técnicos positivos. Las primas devengadas se incrementaron un 7% y nuestro patrimonio neto creció un 8%, lo que nos permite contar con un capital más de 5 veces superior al requerido.
Mantuvimos las inversiones con una excelente liquidez y contamos con un superávit de cobertura y liquidez de 23 millones de pesos.
Además, este año adquirimos en el Uruguay la Compañía AXA Seguros, que pasó a denominarse, desde el 1º de noviembre, L´UNION de Paris Compañía Uruguaya de Seguros S.A. El patrimonio neto de esta filial asciende a 2,7 millones de dólares y nuestras operaciones también tuvieron un resultado positivo.
Para el año próximo proyectamos un crecimiento del 10% en nuestras cifras de negocios, para ambos países, apoyados especialmente en nuestra red de productores y en los negocios internacionales, mediante el acuerdo establecido con AXA Corporate Solutions para actuar como la aseguradora local en la Argentina y el Uruguay, para los clientes internacionales de AXA Corporate Solutions.
2. Observamos que en el mercado se produjo una depresión de costos debido a la alta competencia, que por otra parte se vio compensada con el incremento del costo de los vehículos. En nuestro caso optamos por no disminuir las tarifas, pero creamos nuevas coberturas opcionales.
3. En general las compañías salieron muy bien paradas de la crisis y pudieron capitalizar la confianza de los asegurados. Particularmente, lo aprovechamos para generar nuevos productos, principalmente en vida y accidentes personales. En cuanto al crecimiento del mercado, estará condicionado a la marcha de la economía del país.

MAPFRE ARGENTINA SEGUROS S.A.
Diego Sobrini, Presidente Ejecutivo

1. El 2005 ha sido un excelente año para Mapfre. Para cuando finalice el año, esperamos un crecimiento de primas netas emitidas respecto del ejercicio anterior del 16% en generales más ART.
A nivel grupo, la rentabilidad anual esperada para el 2005 es del 17% y proyectamos mantenerla en el año próximo. Asimismo, esperamos que nuestro crecimiento para el próximo alcance el 20%.
2. Respecto al nivel tarifario del mercado en general, se observa que existe una insuficiencia técnica del sector, a la luz de los resultados publicados al cierre del ejercicio julio 2004/junio 2005, motivados principalmente por la fuerte competencia. En nuestro caso particular la insuficiencia técnica fue del 5% la cual fue corregida en el mes de septiembre con un ajuste tarifario.
La marcada disminución en la siniestralidad de robos, no ha alcanzado para compensar el alza de la frecuencia y los montos indemnizatorios en la responsabilidad civil.
Con relación a los fraudes se observa una mejora en la detección de los mismos, motivado por el fuerte compromiso de parte de la compañía y el aumento de entidades del mercado que comenzaron a participar en el cruce de información de todos los siniestros de asegurados y terceros, a través del sistema Sofía de CESVI Argentina.
4. Las modificaciones en las normas de capitales mínimos y solvencia nos parecen adecuadas pues apuntan a mejorar la solvencia del mercado y la seguridad del asegurado.
Sobre los cambios en inmuebles y préstamos, no podemos decir lo mismo, pues tienen puntos que deberían ser revisados. Por ejemplo, en el caso de inmuebles prohíbe la realización de contratos de locación o compraventa entre compañías vinculadas y la inclusión como parte del capital a los inmuebles destinados a inversión que no estén alquilados o que en el caso de estarlo tengan un retraso superior a 120 días en la percepción del canon locativo.
En el caso de préstamos, la norma establece tantas condiciones para el otorgamiento de los préstamos que prácticamente hace inviable este tipo de inversión, dejando a las compañías de seguros en una clara desventaja respecto de otras entidades financieras.
5. Estamos preocupados por la creciente guerra de tarifas sin sustento técnico en automóviles, así como por el vacío legal respecto al Sistema de Riesgos del Trabajo.

MERCANTIL ANDINA S.A.
Pedro Mirante, Vicepresidente - Gerente General

1. 2004/5 ha sido un buen año para nuestra compañía, tanto a nivel de ventas como de siniestralidad.
Continuamos con nuestra política de afectar excedentes financieros para disminuir pasivos judiciales y manejamos nuestro crecimiento sin afectar la contribución marginal, ergo, no entramos en la histeria colectiva de baja de precios.
Vislumbramos un ejercicio económico 2005/6 muy bueno a nivel de ventas, donde estimamos crecer un 15% en primas totales.
Seguiremos controlando la suscripción y los gastos.
2. La siniestralidad de automóviles bajó en el período diciembre 2003-diciembre 2005. En función de ello, el "mercado-formador de precios" bajó las tarifas.
A partir de enero de 2005, la siniestralidad del rubro comenzó a subir lentamente. Las tarifas quedaron bajas en algunos operadores. Otros, volvieron a bajarlas.
Los robos, si bien se redujeron se manera importante, desde hace seis meses han comenzado gradualmente a subir.
Los fraudes existen y existirán. Lo importante es estar atentos y, cuando son detectados obrar en consecuencia, inclusive penalmente.
3. Los riesgos en property seguirán evolucionando favorablemente. Estimamos que quizás podamos hablar de un crecimiento anual de un par de puntos sobre el PBI.
En cuanto a casualty, vislumbramos un crecimiento en RC general y en el área salud.
5. Fundamentalmente, me preocupa la irracionalidad imperante en el mercado en materia tarifaria. Este es un mercado asegurador que sufrió inflaciones, hiperinflaciones, default; durante 12 años perdió dinero y vio licuado su patrimonio, con importantes aportes de capital efectuados por los principales operadores del mercado. Hubo un solo año de utilidades y ahora, cuando pueden recomponer sus márgenes y recuperar pérdidas históricas, bajan sus tarifas como si nada hubiese pasado en 12 años.
Nosotros, al menos, no entraremos en esa política y seguiremos por lo tanto creciendo gradualmente, apostando a la rentabilidad por sobre las cuotas de mercado.

PRODUCTORES DE FRUTAS ARGENTINAS COOP. DE SEGUROS LTDA.

José Hernández, Gerente y Andrés Stepanowicz, Subgerente

1. El 2005 ha sido un año de trabajo, de consolidación de posiciones y de batallas, procurando mantener la ética y la técnica aseguradora contra el afán del marketing, contrario a ambas. El 2006 también será un año de batallas en igual sentido: por un lado, por el afán de ventas, y por otro, por la coherencia de los buenos aseguradores, que aún subsisten en la Argentina.
2. El nivel tarifario del ramo automotores se comporta siguiendo un afán de ventas, contrariando la técnica aseguradora y el sentido común, en un mercado creciente, donde aumenta la cantidad de unidades aseguradas, y disminuyen los promedios de prima por unidad. Sin dudas, crecerá la siniestralidad, en algunos casos a corto plazo, en otros, a largo plazo, pero con un mismo final. La reducción de los robos, en nuestra opinión, será transitoria. El nivel de fraude se produce porque sacar unos pesos de más al seguro parece un deporte, y alguna vez los costos judiciales hacen que se prefiera dejarlos pasar.
3. El desarrollo podría ser interesante, desde luego, si se respeta un nivel adecuado de tarifación, lo cual condicionará la obtención de resultados. Los nuevos productos que veremos, según nuestra opinión, resultarán ser variaciones de los ya existentes.
4. Sobre las nuevas normas que ha impuesto y propuesto el organismo de control, respecto de las valuaciones de inmuebles y capitales mínimos, adherimos a la posición de la Asociación Argentina de Cooperativas y Mutualidades de Seguros, ya publicada en distintos medios.
5. Nos preocupa la inseguridad en general y, específicamente en el campo de los seguros, la inseguridad jurídica y la litigiosidad, que están haciendo peligrar la estabilidad del sistema de ART, tornando la tarifa en algo obsoleto. Creemos que las reformas propuestas no harán más que incrementar la litigiosidad, lo cual inevitablemente llevará al derrumbe de un sistema que funcionaba correctamente, protegiendo al trabajador muchísimo más y mejor que cualquier otro anterior a la Ley Nº 24.557.

SANCOR COOPERATIVA DE SEGUROS LTDA.
Néstor Abatidaga, Gerente General

1. Cerramos nuestro ejercicio N° 59 con muy buenos resultados. Hemos incrementado más del 24% nuestras ventas, consolidándonos dentro del grupo de aseguradores líderes del mercado. Asimismo, hemos alcanzado un importante incremento patrimonial, superando en este ejercicio el 13%.
Respecto del próximo año, somos también optimistas. Esperamos aumentar nuestras ventas en más del 20%, apoyándonos en el lanzamiento de nuevos productos y en el desarrollo de nuevos mercados.
Implementaremos nuestras campañas comerciales no sólo en el Interior, sino también en Capital Federal y GBA, en pos de aumentar nuestra presencia a nivel nacional. De igual modo y con el objetivo de posicionarnos a nivel regional, estamos trabajando intensamente para constituir una nueva sociedad de seguros en la República Oriental del Uruguay, la que comenzará a operar a comienzos del año próximo.
En materia de siniestralidad, no obstante el incremento que se percibe específicamente en el ramo automotores desde el segundo semestre del 2004, esperamos que en general la misma continúe en niveles aceptables, para lo cual seguimos haciendo grandes esfuerzos en materia de tarifación y en la obtención de información detallada que nos permita identificar oportunamente los desvíos y adoptar las medidas correctivas.
También esperamos mejorar los resultados obtenidos en materia financiera y estimamos alcanzar un crecimiento patrimonial superior al 14%.
2. El ramo automotores presenta hoy una fuerte competencia a través de la reducción de tarifas sin sustento técnico en muchos de los casos, con el único propósito de aumentar la participación en el mercado. Esta actitud impide que el crecimiento de la cartera de primas acompañe la evolución registrada en los precios de los vehículos usados, el incremento en la venta de los vehículos 0 km y el aumento en los costos de los siniestros, tanto en responsabilidad civil como en los daños materiales comprensivos del valor de los repuestos y mano de obra.
En este sentido, cabe señalar que la estrategia de diferenciación de nuestra empresa no pasa por la competencia en los costos, sino por la calidad del servicio brindado y nuestra presencia con agentes y oficinas administrativas distribuidas convenientemente en todo el territorio nacional.
Por su parte, la litigiosidad se ha incrementado como consecuencia del crecimiento registrado en la cantidad de operaciones del ramo, lo cual nos obliga a redoblar nuestros esfuerzos para la atención de los siniestros, a fin de evitar que lleguen a juicio y se incrementen sus costos.
Con relación a los robos de vehículos, es importante destacar que luego de la aplicación de estrictos controles adoptados sobre los desarmaderos ubicados en Capital Federal y Gran Buenos Aires, se logró una reducción significativa del promedio de robos mensuales de unidades, lo cual se vio reflejado en una disminución del índice siniestral por este concepto. No obstante ello, se ha observado un cambio en el mapa del delito, ya que la problemática se trasladó a otros puntos del interior del país. Es decir, la disminución operada en Capital Federal y Gran Buenos Aires fue seguida por un crecimiento en los robos en determinadas zonas del interior, principalmente en Córdoba, Mendoza, Rosario y Mar del Plata.
3. Estimamos que los seguros patrimoniales continuarán creciendo de acuerdo con la tendencia de los últimos años y en concordancia con el crecimiento que registre la economía del país.
En lo que respecta a los resultados técnicos, las expectativas no son muy favorables porque, como mencionara anteriormente, en las coberturas de responsabilidad civil de automotores hay un incremento importante en los costos de las lesiones y muertes y en el valor que integra los conceptos de los daños materiales. Se suma a ello un importante nivel de gastos de las empresas. Por lo tanto, los resultados dependerán de la madurez que mostremos los operadores para aplicar las políticas tarifarias adecuadas a esa realidad.
En referencia a los seguros agrícolas, estamos ante un estancamiento del mercado en aproximadamente un 35% de cobertura asegurativa sobre la superficie sembrada. Entre otros factores, ello es producto de que las cotizaciones de los comodities se han mantenido e incluso reducido en los últimos meses.
Se advierte también un decrecimiento de las tasas de primas en la actual campaña, lo que repercutirá en los niveles de facturación.
Como contrapartida, el mercado de seguros de personas continúa demostrando una fuerte recuperación. La reactivación de las economías regionales comienza a reflejarse en la contratación de coberturas tendientes a asegurar no solamente bienes de capital y de producción, sino también aquellos riesgos que puedan perjudicar los núcleos familiares debido a contingencias personales inesperadas. Los seguros colectivos de vida y de accidentes personales brindan una respuesta adecuada a esas necesidades, a tasas técnicamente razonables. Se agrega a esta oferta el seguro de salud, que ofrece una cobertura importante, frente a las carencias que presentan muchas de las prestaciones convencionales en los tramos de mayor complejidad médica y aquellos de alto impacto económico.
4. En general, coincidimos con la intención de la SSN de ajustar el marco normativo y no tenemos observaciones que formular respecto de las normas para la cesión de carteras, pero discrepamos con las relacionadas al tema de locación y compra-venta de inmuebles, la del cómputo de los préstamos hipotecarios, como asimismo en la modificación del cómputo porcentual de inversiones en empresas controladas y en las cifras propuestas para la actualización de capitales mínimos.
Debo aclarar que estamos trabajando en forma directa desde el Comité Asegurador Argentino con el Superintendente de Seguros y sus equipos técnicos para arribar a soluciones que satisfagan los intereses de las partes, lo que, no tengo duda, se logrará si impera el buen criterio de los sectores involucrados.
5. La actividad aseguradora, además de cubrir las necesidades de protección que la sociedad requiere, es una fuente importante de ahorro, indispensable para todo país que desea crecer con inversiones genuinas.
Por ello, nuestra política aseguradora tendría que comprometer sus esfuerzos para crear un contexto de seguridad jurídica que nos posibilite prever en cierta forma qué va a pasar, puesto que de lo contrario no habrá oportunidades de inversión duradera por parte de las empresas del sector; consecuentemente, tampoco habrá crecimiento.
Asimismo, hay otros aspectos no menos importantes que requieren solución para que esta industria fortalezca su desarrollo, dentro de los cuales cabe señalar:
• Instrumentación de un sistema de Baremo para poder efectuar una correcta racionalización de las indemnizaciones por lesiones y/o muertes.
• Aplicación inflexible de la Ley Nacional de Tránsito.
• Creación de un registro unificado de conductores con sus respectivos antecedentes.
• Puesta en marcha de una política de educación vial efectiva a través del desarrollo de programas de enseñanza en los distintos niveles educativos para generar conciencia sobre la importancia que tiene el respeto y fiel cumplimiento de las normas de tránsito y, paralelamente, implementar las acciones necesarias para ejercer un control estricto de la aplicación de estas normas.
• En el caso del sector agropecuario, se deberían sustituir definitivamente las leyes de emergencia por un sistema de seguro, puesto que con el sistema vigente nadie conoce a ciencia cierta cuánto le cuesta al Estado y así no se beneficia a nadie.
• En relación a la Ley de Riesgos del Trabajo podemos decir que es uno de los problemas más graves que enfrenta el sector. Se ha generado en la práctica una situación que ha agravado el riesgo de tal manera que en el largo plazo lo hacen no mensurable y en consecuencia no asegurable. Es una historia que ya vivimos en nuestro país no hace mucho tiempo (sólo 10 años atrás con el apogeo de la “industria del juicio”), que derivó en la sanción de la Ley Nº 24.557. Es decir que están dadas nuevamente las condiciones para volver a ese escenario. La falta de una resolución pronta del tema agrava día a día la situación. Por ello resulta imperativo encontrar una resolución definitiva.
• Otro punto relevante que debemos tratar de revertir es la carga impositiva que soporta actualmente este sector, dado que nos impide recomponer los costos técnicos y afecta intensamente al usuario. En el caso del IVA, estamos reclamando que se modifique su configuración, esto es, que se aplique sobre las primas deduciendo el monto de los siniestros que representa nuestro principal costo, porque tal como se aplica actualmente resulta totalmente distorsivo.
Éstos, entre otros, son temas dignos de mencionar y estamos convencidos de que no se lo podemos pedir todo al Estado, sino que debe existir el compromiso de todos los sectores involucrados para alcanzar los objetivos.
Lo que sí debe hacer el Estado es escucharnos y, en los puntos que encontremos coincidencias, adoptar la decisión política de llevarlos adelante.

SMG COMPAÑIA ARGENTINA DE SEGUROS S.A.
Daniel Arias, Gerente General

1. El 2005 fue un año muy importante para SMG Seguros, porque empezamos a ver los resultados del trabajo realizado en el 2004, donde sentamos las bases para un crecimiento sostenido.
En el último semestre del 2004 reestructuramos internamente la compañía, separando funciones y creando nuevas posiciones, lo cual nos permitió una mayor focalización y especialización en el trabajo.
Dimos señales claras al mercado de cuál es nuestro rumbo y qué rol pretendemos desempeñar en un mercado difícil y competitivo como el argentino.
Desde mediados de 2005, sumamos al proyecto a reaseguradores internacionales de primera línea y excelente nivel de solvencia, tales como Münchener Rückversicherungs Gesellschaft, General Re, Transatlantic Reinsurance Company y XL Re, incrementando nuestras capacidades.
Trabajamos para optimizar el servicio en línea con los estándares de excelencia del Grupo Swiss Medical. Pusimos foco en las áreas de Sistemas, Operaciones y Siniestros, porque son críticas y vitales para el proyecto; y definimos la estrategia de comercialización a través del productor asesor.
El 2005 fue un año de lanzamientos: Seguro Automotor, Seguro para autos de colección “Autoclásico”, Integral de Comercio, Seguro del Hogar, Embarcaciones de Placer e Integral de Consorcio, a los cuales se agrega una oferta combinada de productos diseñada para los productores que operan en praxis médica.
En relación a la facturación, mientras que a junio del 2004 estábamos en el orden de los 29 millones, hoy podemos decir que superamos los 60 millones. Este crecimiento es muy significativo para nosotros, porque tomando en cuenta el escenario de creciente competitividad del mercado asegurador argentino y la puja distributiva por la facturación que se da entre las compañías, la lectura que surge es que nos hemos transformado en una opción que el mercado comienza a mirar con atención.
El Balance refleja muy buenos resultados al 30/06/2005, mostrando un importante crecimiento en la producción que fue acompañado de un resultado técnico y financiero positivo. Son señales de que estamos transitando por el buen camino.
La estrategia general para los próximos años no cambia: posicionarnos entre las primeras aseguradoras del mercado en el mediano plazo sin sacrificar rentabilidad; seguir equilibrando la distribución de los negocios, permitiendo diversificar aún más la composición de nuestros ingresos; lograr mejores estándares de calidad de servicio al productor; y seguir desarrollando herramientas que nos permitan tener una fuerte presencia en el mercado junto con una oferta de productos aún más competitiva y dirigida a determinados segmentos.
2. El comportamiento del mercado es complejo. Por lo general hay un estado de opinión que sigue anclado en percepciones que descuidan el análisis de todas las variables en juego.
Una de ellas es clave en el impacto tarifario: la inflación. El mercado de automotores se está ajustando a nivel de sumas aseguradas casi trimestralmente y el mercado de usados acompaña esta tendencia. Esto tiene un impacto directo en el precio; sin embargo, el aumento en las sumas no se está viendo reflejado en un ajuste de las tarifas.
En relación a los siniestros, que es otra variable clave, detectamos incrementos en los ramos de RC que alcanzan los niveles de años anteriores. Si bien en Cascos hubo una reducción en el nivel de siniestralidad respecto de años anteriores, vemos que la tendencia es alcista, ya que según cifras de SSN, creció un 14% la cantidad de siniestros de vehículos que afectaron la cobertura de casco y sólo en Capital Federal en el primer semestre de 2005, los robos aumentaron un 5%, es decir que la percepción de que la cantidad de robos se está reduciendo no está siendo verificada por los datos disponibles. Este es un indicador clave que hay que monitorear cuidadosamente.
En relación al fraude, se habla de que oscila entre el 10 y el 25% de la totalidad de los siniestros. Señalan también que sólo el 8% se detecta. En fin, es un tema complejo que por su misma naturaleza es difícil detectar y mucho menos estimar; por tanto, por el momento no hay una conexión directa con el nivel tarifario.
En definitiva, creemos que los dos factores clave que hoy pueden determinar un impacto negativo sobre la tarifa son la inflación y los siniestros, como comentaba anteriormente.
3. Comparando el impacto positivo que está teniendo la recuperación de la economía en la actividad aseguradora y el ahorro, junto con las cifras que señalan el bajo índice de aseguramiento en la Argentina, no hay dudas de que existen grandes oportunidades.
Esto lo reflejan las cifras de los últimos trimestres publicadas por el INDEC en relación al nivel de actividad económica, que marcan una creciente participación de la actividad aseguradora en términos de PBI.
En lo que se refiere específicamente a property y casualty, trabajamos continuamente en el desarrollo de nuestra oferta de productos, apuntando a los sectores más dinámicos de la economía y generando valor para el productor y su asegurado.
4. En relación con la medida que se refiere a inmuebles, me parece poco favorable que la norma no permita considerar como capital computable a aquellos inmuebles afectados a renta sobre los cuales no se esté percibiendo alquiler. Mundialmente, las compañías aseguradoras fondean la construcción de bienes, porque se trata de una inversión segura a la hora de evaluar riesgos en donde poder colocar los fondos, y de esta forma contribuyen a alimentar la dinámica de la economía. Además hay que tener en cuenta que se trata de la única inversión que siempre se recupera de cualquier crisis.
Lo mismo ocurre con los préstamos, porque mientras se manejen pautas de mercado en el otorgamiento, financiación y refinanciación de los mismos, no hay por qué ver peligro en esta herramienta financiera, por lo que considero debieran computarse dentro de las relaciones técnicas.
5. Uno de los temas que, considero, no debe estar fuera de la agenda es el actual desfasaje entre siniestros y niveles de prima. En SMG Seguros tenemos muy claro que los márgenes técnicos deben conservarse para no sacrificar rentabilidad y que el negocio sea viable, pero la fuerte competencia entablada en el mercado por una parte de la producción hizo que muchas compañías entraran en el juego y no acompañaran con la tarifa lo que ya empezaban a señalar los principales indicadores de siniestralidad. Nosotros estamos firmes en nuestro rumbo, porque sabemos que el productor y su asegurado eligen a quien se comporta con coherencia. Todos conocemos los resultados de los “proyectos de caja” y las “guerras de precios”, pero es el mercado el que siempre tiene la última palabra.

ASEGURADORAS DE RIESGOS DEL TRABAJO (ART)
Cuestionario
1. ¿Cómo ha sido el 2005 para su empresa y qué perspectivas tiene para el año 2006?
2. ¿Qué aspectos le preocupan del proyecto de modificación de la Ley de Riesgos del Trabajo?
3. ¿Cómo cree que influirá en el negocio el ejercicio de la opción de la vía civil y cuál será su incidencia en las alícuotas?
4. ¿Cómo mejoraría el nivel de prevención dentro del Sistema de Riesgos del Trabajo?
5. ¿Cómo cree que afectará a los empresarios el nuevo sistema en base al proyecto elaborado? ¿Influirá en su competitividad?

FEDERACION PATRONAL SEGUROS S.A. Rama ART
Oscar Politi, Gerente de ART

1. Como consecuencia de acciones comerciales que hemos desarrollado y del incremento de la actividad económica en el país, nuestra cartera tuvo un interesante crecimiento en cantidad de empresas y capitas cubiertas. Lamentablemente, el resultado del balance arrojó pérdidas originadas por el importante ajuste que se debió practicar en las reservas para hacer frente a la creciente litigiosidad. El mal resultado indicado precedentemente, ha obligado a nuestra empresa a realizar un ajuste provisorio en las alícuotas que entendemos permitirá mejorar el resultado final del ejercicio en curso.
2. La preocupación mayor respecto del proyecto de modificación de la ley de Riesgos del Trabajo, es por la demora que está sufriendo su tratamiento y sanción, lo cual prolonga el estado de incertidumbre jurídica con las nefastas consecuencias que puede llegar a ocasionar a los empleadores y aseguradoras.
3. La influencia en el negocio como consecuencia del ejercicio de la opción de la vía civil que podrán ejercer los accidentados, dependerá fundamentalmente del momento en que se les permita ejercer la opción. Si fuere previamente al momento que debieran cobrar la indemnización tarifada de la ley, resultaría previsible y manejable mediante una cobertura específica. Si por el contrario fuere posible ejercer la opción luego del cobro de la indemnización, entendemos que el sistema no será viable porque estimulará una alta é incontrolable judicialidad originada en un intento de incrementar la indemnización legal percibida sin que la parte actora tenga nada que perder.
4. La mejoría en el nivel de prevención es un proceso lento, que está en marcha desde el inicio mismo de la ley ocurrido en el año 1996. Un cambio en las normativas de Seguridad e higiene que las aggiorne y las haga cumplibles, acompañado de un eficiente control estatal y concientización de todos los actores, sin duda aceleraría esa mejoría que se viene observando.
5. Partiendo de la base que la reforma de la ley amplía y mejora en general las prestaciones a los accidentados, será inevitable un aumento en el costo de las coberturas especialmente como consecuencia de la incorporación de la opción de la vía civil. Consecuentemente, no se puede negar que tenga alguna incidencia en la competitividad de las empresas, que estará en función de las reformas que finalmente se aprueben.

LIBERTY ART
Susana Agustín, Presidente

1. El año 2005 ha sido un año signado por un crecimiento importantísimo en la litigiosidad del Sistema de Riesgos del Trabajo. En ese contexto nuestra prioridad ha sido la de mantener adecuados niveles de reservas y adecuar las primas a valores suficientes para generar esas reservas. Comercialmente nos hemos mantenido expectantes, lo cual nos ha llevado a mantener nuestras capitas cubiertas en valores muy similares a los de diciembre de 2004.
El año 2006 pensamos que se presentará muy similar al 2005 con una gran focalización del mercado en la revisión permanente de reservas y tarifas. De no mediar la sanción de la nueva ley en el futuro cercano la viabilidad del sistema se verá seriamente comprometida.
2. Nuestra mayor preocupación en este momento es el estado de virtual ausencia de ley en el que hemos caído de hecho.
Si bien en nuestra opinión el proyecto de ley dista de ser algo ideal para la sociedad argentina, entendemos que ante la situación de severa incertidumbre y cambio de condiciones al régimen de Riesgos del Trabajo, este proyecto representa una solución para poder operar en condiciones de previsibilidad. Resulta imprescindible, sin embargo, una clara definición de las obligaciones en materia de prevención de riesgos de cada uno de los actores del sistema.
3. Evidentemente la opción civil impactará severamente en los costos del sistema. Cuáles serán los nuevos valores es algo que hoy todavía no podemos evaluar. Esto dependerá en gran medida de la tendencia que marque el sistema judicial al respecto.
4. A nuestro entender, la mejor manera de lograr objetivos en materia de prevención pasa por:
• Una definición clara de las responsabilidades de cada uno de los actores del sistema.
• Un retorno del Estado a su rol de fiscalizador de las condiciones de seguridad en los empleadores.
• Una revisión de la normativa en higiene y seguridad vigente con una adecuación específica a los diferentes tipos de actividades económicas.
• El establecimiento de programas especiales de focalización adecuados a las características de los diferentes tipos de actividades económicas.
5. En este momento, los empresarios se encuentran expuestos a valores desconocidos de demandas que deben afrontar sin ninguna previsión. Por lo tanto, la nueva ley permitiría a los empresarios poder volver a incluir en sus costos, de manera previsible, el cumplimiento de sus obligaciones en materia de Riesgos del Trabajo.
En cuanto a las inversiones en Prevención creemos que, si bien en un principio pueden implicar mayores costos para los empresarios, la disminución de los accidentes laborales se traduce finalmente en una mayor productividad en cada empresa, mejorando de esta manera la competitividad de la economía argentina en su conjunto.

SEGUROS DE CREDITO Y CAUCION
Cuestionario
1. ¿Cómo ha sido el 2005 para su empresa y qué perspectivas tiene para el año 2006?
2. ¿Cuáles son los temas que más le preocupan y qué curso de acción sugiere adoptar para solucionarlos?
3. ¿Cómo vislumbra el futuro del seguro de crédito?
4. ¿Qué opinión le merece la nueva cobertura para Directores y Gerentes y la introducción de la póliza electrónica para Garantías Aduaneras?
5. ¿Qué condiciones considera necesarias para un buen desarrollo del negocio de caución y cuáles son sus expectativas a mediano y largo plazo?

ASEGURADORES DE CAUCIONES S.A. José de Vedia, Presidente

1. El mercado ha crecido fuertemente y nosotros crecimos aún más, es decir que aumentamos nuestra participación. Eso se logró con una buena experiencia siniestral y con un incremento importante en el número de clientes y productores. Con esta base, esperamos lograr también nuestros objetivos de crecimiento sustancial para el 2006. La reactivación de la obra pública es uno de los principales motores de los negocios, pero también han contribuido con su buen desempeño las garantías aduaneras y algunas coberturas nuevas. Estamos trabajando en el aggiornamiento de algunas coberturas para explotar nuevas áreas de negocios, porque estimamos que el mercado tiene un potencial de crecimiento todavía mayor en este campo que en las coberturas tradicionales. Se trata de riesgos de ciertas actividades que necesitan garantías para poder operar. Es un nicho donde hay mucho por hacer para darle al mercado instrumentos ágiles y competitivos.
2. Se está viendo la acción de algunos operadores con visión de corto plazo que están ofreciendo tasas de prima desproporcionadas al riesgo y muy bajas incluso para los niveles internacionales. También se tienta a los corredores con comisiones muy altas y que no tienen ningún correlato con el costo del reaseguro. Son operativos de corto alcance, porque no tienen capacidad suficiente y los clientes y beneficiarios más lúcidos no aceptan sus pólizas. Sin embargo, la SSN tendría que tomar cartas en el asunto ante estos crecimientos sin respaldo adecuado, por su función propia y porque además muchas veces es el mismo Estado el que se ve perjudicado por la insolvencia de los operadores. Recordemos los casos de Anta y Fata, que dejaron un tendal en la Aduana. Mientras tanto, el mercado debe mantener la sangre fría y no caer en esa competencia tan poco técnica.
3. Indudablemente, el seguro de crédito no ha tenido desarrollo por factores macro, pero creemos que el crecimiento de los negocios -sobre todo de las exportaciones- y una mayor estabilidad económica están generando oportunidades. Hasta ahora, nuestras operaciones que suscribimos a través de nuestra compañía Aseguradores de Crédito del Mercosur han sido acotadas, pero esperamos estar preparados para competir activamente en el segmento de Crédito a la Exportación a partir de abril o mayo del año próximo. Nuestro proyecto es de crecimiento paulatino y dirigido principalmente a empresas exportadoras medianas, tanto de Buenos Aires como del interior del país. No pensamos por el momento en la cobertura del crédito doméstico.
4. Estamos satisfechos con la evolución de esta nueva línea de negocios y ya superamos el millón de pesos de prima. De todas maneras, sabemos que el desarrollo será gradual y que este mercado aún está por debajo de su potencial; serán necesarios tiempo y un buen trabajo profesional para alcanzarlo. La creación de este régimen por la IGJ fue un importante paso adelante respecto de la situación previa, en que la garantía por la responsabilidad de los directores era más teórica que real. Esperamos que el régimen siga evolucionando hacia el futuro, de manera de atender aún mejor el interés que se pretende amparar.
Por su parte, la póliza electrónica de garantías aduaneras presenta ventajas muy importantes, tanto para la AFIP-DGA como para los aseguradores y sus clientes. Por un lado, está la certeza de que se evitará la falsificación de pólizas, la indebida utilización del seguro de caución para riesgos no previstos y que no serán admitidas pólizas de compañías de seguros inhabilitadas para operar con Aduana. Es un paso muy importante, porque esas situaciones han sido una fuente de dolores de cabeza para la Aduana y una preocupación constante para el mercado. Por otra parte, existirá una operación más fluida y más transparente con avances trascendentales en la agilidad para la liberación de las garantías. Estamos estudiando las posibilidades que nos da esta nueva operatoria para aplicarlas a un régimen de facturación y cobranza de las pólizas que apunte a una importante reducción de los costos operativos y esperamos seguir trabajando en conjunto con AFIP para potenciar las ventajas de este nuevo esquema y completar el proyecto, que en su segunda etapa cubrirá aspectos faltantes como coaseguros, riesgos especiales y otros temas. Además, falta incorporar el rubro de garantías impositivas. Aunque no trabajamos muy activamente en este tipo de pólizas, sí nos interesa asegurar todo lo que tiene que ver con el régimen de Promoción de Inversiones.
5. Las perspectivas para el próximo ejercicio son muy favorables por la buena posición financiera de la compañía y por el know-how de especialista que tenemos. Vemos que es necesario fortalecer la imagen del seguro de caución y creemos que el mercado debe crecer en solvencia y respaldo. Para eso es importante el aumento de los capitales mínimos que en el ramo caución están en niveles ridículos. Sumado eso a las retenciones por riesgo excesivas que acepta la SSN, se forma un cóctel muy peligroso para un ramo de características catastróficas como es caución. Por supuesto que siempre habrá de combinarse el capital mínimo con requerimientos de márgenes de solvencia establecidos en función de las primas y los siniestros, pero los mínimos deben ser elevados. No puede ser que con apenas $750.000 pueda iniciarse una compañía, esto no debe suceder en ningún país del mundo.

RESPONSABILIDAD CIVIL
Cuestionario

1. ¿Cómo ha sido el 2005 para su empresa y cómo vislumbra el 2006?
2. ¿Cuáles son los temas que más le preocupan y qué curso de acción sugiere adoptar para solucionarlos?
3. ¿Cómo ve el desarrollo futuro de los riesgos de responsabilidad civil en materia de crecimiento, nuevos productos, servicios y resultados esperados? ¿Existe demanda insatisfecha? ¿Deberían existir nuevas coberturas obligatorias en RC?
4. ¿Cómo evalúa la oferta de reaseguro en este sector?

NOBLE ASEGURADORA DE RESPONSABILIDAD PROFESIONAL
Aldo Alvarez, Presidente

1. Noble eligió fondearse en cash y activos inmobiliarios. Eligió calidad y no se arrepiente. A marzo de 2005, la productividad anual por empleado fue de 578 mil pesos, una de las más altas del mercado. Como política de la empresa, reinvertimos las utilidades y hacemos aportes porque no nos interesa el repago del capital, sino que nos preocupa aumentar en forma permanente el valor de la acción. La aseguradora creció patrimonialmente, y por supuesto en operaciones. En el 2003 se comenzó con un patrimonio neto de 5,6 millones, el actual es de 8,4 millones y esperamos llevarlo a 10 millones para fin de año. Nuestras ventas han crecido desde los 4 millones en el primer ejercicio hasta 18 millones en el tercero. Somos muy optimistas respecto de la Argentina, de nuestra industria y de la compañía. Tenemos un margen de crecimiento y lo vamos a aprovechar.
2. Hay varios temas que me preocupan como asegurador que opera principalmente en responsabilidad civil. El primero es el aumento significativo de demandas improcedentes y/o por montos altísimos, que no guardan ninguna relación objetiva con el daño sufrido por la parte actora y alcanzan estado judicial amparados en el beneficio de ligitar sin gastos. Dicho beneficio es un institutivo que tiene una función social, pero tal función a veces es usada de manera abusiva, ya que aún cuando los reclamos sean rechazados por la justicia, los asegurados y sus aseguradores tendrán que pagar hasta un 50% de los gastos del proceso. Además, las aseguradoras se ven obligadas por la autoridad de contralor a mantener reservas de hasta un 30% del valor de dichos reclamos durante años para hacer frente a los mismos, aun cuando saben que dichos reclamos son improcedentes o, en el caso que procedieran, sería por montos muchos menores a los reclamados.
Otro de los temas importantes es el cálculo de los valores de indemnizaciones cuando éstas son estimadas en sentencia. Existe una tendencia a condenar a pagar indemnizaciones fijadas a valores actuales, sobre las que además se aplican intereses desde la fecha de la ocurrencia del hecho. También se debería trabajar sobre la idea de que aquellos daños o gastos a devengarse en el futuro, sean pagados conforme surja la necesidad y no como una suma fija al momento de la sentencia.
Uno de los temas que consideramos más importante es la federalización de la mediación. La mediación ha demostrado ser un ámbito muy importante, en el cual tanto actores como demandados pueden solucionar sus conflictos y llegar a acuerdos sin tener que entrar en largos y complicados procesos judiciales.
3. La cobertura de responsabilidad civil representa casi el 100% de nuestra cartera. Buscamos corregir el principal desvío que tiene el área médica, que es la actividad profesional. Y si podemos hacerlo, también se conseguirá una respuesta global a las necesidades secundarias del sector salud. Ante esa inquietud se desarrollaron dos nuevos productos: Noble Integral Profesional y Noble Integral Institucional. La institución médica funciona los 365 días del año, las 24 horas, y presenta muchos más riesgos que cualquier otra, porque además de tener los propios de la responsabilidad profesional, tiene los riesgos asociados a cualquier actividad empresarial.
Pensamos que la evolución de Noble está directamente ligada a la de la medicina en la Argentina. La responsabilidad civil es el nicho más dinámico del seguro local y el que representa mayor potencialidad. La mayoría de los otros riesgos ya están maduros, pero en RC hay mucho por hacer y definir. Pensamos que hay múltiples posibilidades y nuevos nichos que estamos dispuestos a perforar para llegar a determinar qué potencialidad tienen. Temas tales como armas de fuego, petróleo y sobre todo aquellos vinculados con la problemática ambiental. Vamos a transitar ese camino y evolucionar empresarialmente junto con el desarrollo de la RC en nuestro país. En el ‘94, cuando se reformó la Constitución Nacional y se incorporaron los derechos del consumidor, se abrió la puerta a una numerosa cantidad de reclamos por daños y perjuicios que actualmente es necesario cubrir.
4. En RC Operaciones, cobertura muy habitual en empresas industriales y de servicios, en general la oferta de reaseguro es extensa, pero ha dejado algunos riesgos muy restringidos, por ejemplo: productos, espectadores, bienes bajo cuidado y control, energía y petróleo, que son coberturas muy reclamadas por los asegurados.
En lo que hace a RC profesional, la oferta es muy escasa. Se aprecia una tendencia a que las propuestas de verdadera calidad sólo puedan ser contratadas por aseguradoras muy sólidas y líquidas.

PRUDENCIA CIA. ARG. DE SEGUROS GENERALES S.A.
Jorge Edgardo Furlan, Coordinador

1. El seguro no es ajeno a los factores económicos del medio en el cual actúa, y así como los ejercicios 2004 y 2005 fueron positivos para el mercado asegurador en su conjunto, que logró un importante incremento del volumen de primaje global y obtuvo un mejoramiento de los resultados técnicos de ciertos ramos como el de responsabilidad civil, también se espera para el año 2005/2006 un cuadro general en el cual la actividad aseguradora encuentre una situación propicia para continuar con niveles de desarrollo compatibles con esa oportunidad de la economía. El marco económico del país fue favorable para esa circunstancia, registrando altos índices de crecimiento en varias actividades y planteando a su vez nuevos tipos de demandas para el sector.
En cuanto a la compañía, al finalizar el ejercicio 2004/2005 consolidó fuertemente su presencia en el mercado de la actividad médica a través del ramo al cual se dedica en forma diferencial e innovadora, el de la responsabilidad civil profesional; logró un incremento destacado de producción en caución; en ambos ramos lideró la producción del mercado. También acentuó su presencia en automotores, ramo en el cual reinició sus actividades recién a inicios del año 2004; se evalúa la puesta en marcha de nuevos emprendimientos.
Es esperable, en general, para el año 2006, un desarrollo creciente de la producción del sector asegurador con respuesta diferente según los tipos de explotación, pero influido por los ramos tradicionales; mayor presencia de capitales nacionales en las aseguradoras; porcentajes más elevados de retenciones de riesgos de las aseguradoras con mayores exposiciones económicas pero, no obstante, con algún mejoramiento selectivo de la oferta de reaseguros y definiciones políticas generales que tiendan a exigir un mejor respaldo patrimonial de las compañías.
2. Por la importancia del ramo automotores y su incidencia en el mercado, vemos que el aumento de producción y sus resultados técnicos no se corresponden con la suficiencia de prima necesaria para atender la siniestralidad. Es cierto que el ramo se halla influido fuertemente por el entorno que hace al riesgo, como el robo de vehículos, fraude, litigiosidad, pero también debemos reconocer que se usa como variable de ingresos de fondos con consecuencias no deseables en el largo plazo.
En cuanto a las aseguradoras de riesgos del trabajo, su futuro es incierto, dado que se hallan afectadas por efecto de las sentencias recientes de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que cuestionaron la Ley de Riesgos del Trabajo (ART). Hasta tanto no se concrete la adecuación de esta normativa, el futuro de este sector de la actividad se encuentra en conflicto.
3. Según los ramos, las expectativas futuras son diferentes. En el caso de responsabilidad civil son muy favorables, dado que se hallan ligadas a la generación de nuevos requerimientos que surgen como consecuencia de las acciones legales que aparecen para reparar daños de situaciones imprevistas o nuevos riesgos como los ambientales, viales, genética y bioética. Lejos quedaron aquellas prohibiciones de asegurar este tipo de riesgos de responsabilidad, cuando con posterioridad a aquella situación original se efectuaron los primeros seguros celebrados en París y Londres, en la última parte del siglo XIX, por la responsabilidad generada por el uso de carruajes y caballos. A partir de entonces, la evolución fue sostenida y la figura fue recogida en los distintos ordenamientos jurídicos, entre ellos, el de nuestro país.
El tema de la responsabilidad civil es uno de los desafíos de la actividad aseguradora nacional e internacional. Ha generado un nuevo campo de producción legal a partir del hecho de que no puede evitarse el daño de manera absoluta y que los distintos sistemas jurídicos que regulan la responsabilidad civil determinan quiénes, y con que límites, soportan sus consecuencias. Asimismo, existen nuevas exigencias normativas que requieren coberturas de este tipo, y es probable que surjan nuevos requerimientos obligatorios. Por lo tanto, es previsible un desarrollo permanente del ramo con independencia de la evolución de la economía.
4. La oferta de reaseguro para RC es limitada, no sólo para la Argentina sino también para el mercado internacional. Esto tiene que ver con la naturaleza del riesgo que se asume, influido por factores culturales, legales y de gestión. En el caso de nuestro país, ha influido también la crisis económica, los resultados del ramo y la cambiante consideración jurídica de los reclamos.

THE PROFESSIONAL`S COMPANY S.A.
Fernando Orta, Director y Subgerente General

1. El 2005 ha sido para TPC un año de consolidación de objetivos. En términos de participación en el mercado de responsabilidad profesional médica, nuestra compañía alcanzó en su tercer año de "Empresa en Marcha" una participación cercana al 15%. Paralelamente, hemos comenzado a operar en la rama de caución, incorporando a nuestro equipo de trabajo personas de acabada experiencia en estas líneas y capacitando a la estructura de apoyo.
En materia comercial, continuamos afianzando nuestra relación con los canales de distribución. Desde el mes de agosto, estamos dictando cursos mensuales gratuitos de capacitación para productores.
Durante el 2006 estimamos continuar creciendo en nuestro principal mercado, el de responsabilidad profesional médica. Seguramente esto será en forma menos acelerada que en nuestros primeros tres años iniciales, en pos de afianzar el mantenimiento de la cartera existente.
Sin duda, caución será el ramo destacado en términos de crecimiento, en tanto la economía de nuestro país –principalmente, sectores como el de la construcción- continúe en auge.
2. TPC es una compañía que nació monorrámica, integrada por profesionales especializados en la problemática de la responsabilidad profesional médica. Si bien este año hemos comenzado a desarrollar el ramo de caución, aún la RC médica representa más del 90% del total de la cartera de la entidad. Por esta razón, nuestras principales preocupaciones se circunscriben a dicha problemática, puntualmente a la necesidad de lograr instaurar la "cultura" del seguro en el profesional y en la institución médica. Es necesaria pero no suficiente la obligación de asegurarse que tienen algunos profesionales o instituciones de la salud para poder desarrollar sus actos y/o prácticas. Existe todavía un alto porcentaje de médicos que erróneamente se consideran cubiertos a través de los llamados "Fondos Solidarios". Al mismo tiempo, muchos de los que poseen una póliza de seguros se encuentran infra-asegurados.
Paralelamente, nosotros, las compañías que desarrollamos este tipo de riesgos, debemos demostrarles que entendemos su problemática, llevarles soluciones con coberturas a medida de cada necesidad, transmitiéndoles seguridad y permanencia. Esto es lo que los accionistas de TPC quieren transmitir: la confianza de haber invertido en un negocio a largo plazo.
Otro tema es el comportamiento siniestral. El aumento en la frecuencia debe preocuparnos a todos los que operamos este riesgo. La proactividad en la atención del siniestro es fundamental, o más aún, en la atención temprana del incidente para evitar que se transforme en siniestro. Por esta razón, desde TPC continuamos desarrollando herramientas y metodologías de trabajo para nuestros asegurados, que ayuden a disminuir la exposición, tales como servicios de atención las 24 hs., programas de gerenciamiento de riesgos, charlas de capacitación en materia de prevención, formación de comités de riesgo en las instituciones, etc.
3. Desde TPC esperamos que comiencen a desarrollarse con mayor ímpetu otras líneas profesionales, como la RC de abogados, contadores, arquitectos e ingenieros. Tenemos productos a medida de las necesidades de cada una de estas profesiones, cuya demanda aún no ha alcanzado los niveles de "masa crítica" suficientes.
Creemos que debemos trabajar junto a los diferentes colegios profesionales que representan los intereses de sus colegiados, para que, paralelamente a este desarrollo, se perfeccionen aún más este tipo de coberturas. En la medida que cualquier profesional matriculado reconozca que se encuentra expuesto por su actividad y que existen compañías aseguradoras seriamente dispuestas a cubrir el eventual daño que dicha actividad pudiere generar; garantizándole especialización y acabado conocimiento de su problemática, no tenemos dudas de que será un nuevo e interesante nicho de negocios.
4. Para TPC, el reaseguro es un tema medular. En nuestro concepto, destacamos que el reasegurador es un "socio". Por lo tanto, como tal, espera rentabilidad técnica, la cual sólo será obtenida por nosotros, las compañías cedentes, que desarrollamos las líneas de responsabilidad civil profesional, con especialización, buena suscripción y proactividad en la atención de los reclamos.
Quienes, como TPC, poseen un reaseguro genuino, en donde el reasegurador participa en la generación de primas y en el pago de los siniestros, sabemos de la importancia de estos conceptos a fin de lograr el apoyo, la renovación de los contratos y una relación a largo plazo.
En términos generales, la mejora en la economía argentina ha propiciado una mayor flexibilización de la oferta de reaseguro para nuestro país. Por otra parte, las últimas catástrofes climáticas que afectaron Centroamérica y el sur de los EE.UU. sin duda traerán aparejado ajustes a nivel mundial en las primas. Este fue el tema principal en el último FIDES realizado en Caracas. Quienes sabemos que, aunque geográficamente muy lejanos, nos vemos afectados por estas situaciones, sin dejar de comprender la situación, solicitamos la búsqueda de otras soluciones que atiendan un tema que ya ha dejado de ser imprevisible.

SEGUROS DE VIDA
Cuestionario
1. ¿Cómo ha sido el 2005 para su empresa y cómo vislumbra el 2006?
2. ¿Cuáles son los temas que más le preocupan y qué curso de acción sugiere adoptar para solucionarlos?
3. Ante la actual coyuntura, ¿qué acciones concretas están desarrollando para recomponer la cartera y los resultados?
4. ¿Qué canales de venta se utilizan en la distribución de sus productos? Indicar preferencias y porcentajes.
5. ¿Qué medidas de gobierno considera que contribuirían a impulsar la recuperación del sector?

ARGENTINA SALUD Y VIDA
Ricardo Faerman, CEO

1. El año 2005 marcó la inflexión entre la post-crisis y el inicio del crecimiento, fue el mejor año de los últimos cinco, e indujo a los accionistas a tener una actitud positiva, de inversión y afán de desarrollo.
2. La indefinición en el tema previsional marca las posibilidades de las aseguradoras de vida; incluso obliga a posponer inversiones.
Las aseguradoras debemos invertir en plazos fijos de bancos que hace poco tiempo atrás no cumplieron con su obligación de devolver los depósitos, o en bonos de nuestro país, que se encuentran defaulteados. ¿Qué impide que se pueda invertir en SGR, los nuevos cheques de la bolsa, hipotecas, prendas y aún préstamos personales, como se hace exitosamente en Chile? Las normas restrictivas sólo les sirven a los bancos y son contrarias al interés de los aseguradores genuinos.
3. Nuestra aseguradora tiene su mercado muy bien definido; estamos simplificando los productos y adecuando la forma en que nos acercamos al prospecto. Ampliamos el radio de acción y nos propusimos crecer un 25% por año.
4. Utilizamos el telemarketing propio -con profesional altamente especializado en seguros de vida-, agentes de carrera y agentes-productores.
5. La modernización del régimen de inversiones; la reforma del sistema previsional, generando márgenes de libertad para el participante; la aplicación estricta de la ley que regula la actividad de los agentes de seguros.

BENEFICIO S.A. COMPAÑIA DE SEGUROS DE VIDA, SALUD Y SEPELIO
Alfredo Claudio Del Greco, Director

1. El 1º de julio de 2005 cumplimos nuestro décimo aniversario. En los últimos años, consolidamos nuestra posición en el mercado de seguros de personas y vamos teniendo un protagonismo en forma gradual, con mucho criterio y con éxito, con el aumento en la producción y siempre con resultados positivos. Proyectamos un promisorio 2006 con un crecimiento importante en accidentes personales y vida colectivo y con una fuerte presencia regional. Estamos utilizando nuevas herramientas informáticas, innovaciones en productos de todas nuestras ramas, el uso permanente de e-mails e Internet, generando agilidad y automatización en todos los procesos, para satisfacer las necesidades del mercado argentino y la relación con nuestros asegurados, asegurables y productores.
2. Los índices de inflación no han sido trasladados a las primas pero sí impactaron en los costos operativos. Otro signo de preocupación es el fuerte aumento de los litigios. Antes, era un problema para el sector de seguros patrimoniales únicamente. Ahora, en el mercado de seguros de personas aumentó un 35% su cantidad de juicios y mediaciones en trámite entre marzo de 2004 y el mismo mes de 2005. En nuestra empresa estamos trabajando para anticiparnos a los hechos, con una prolija política de suscripción, con un nuevo Departamento de Fraude y con el apoyo de nuestro reasegurador. Actualmente, poseemos un solo juicio en trámite.
3. Estamos haciendo docencia sobre la importancia de todos nuestros productos. En vida individual es muy importante la venta de productos temporarios y de riesgo puro, con los adicionales de accidentes e invalidez permanente. Es un mercado que a pesar de la desconfianza se reanima lentamente y volverá a tener un interesante volumen. Vida colectivo es un negocio estable con seguros obligatorios y optativos y va creciendo naturalmente por los aumentos salariales y/o del empleo. Es una de las ramas que se mantuvo en crecimiento, a pesar de la inflación y la fuerte devaluación de los últimos años. En forma optativa, se encuentran los seguros para subrogar las obligaciones patronales y convenios colectivos de trabajo. Hace dos años que estamos autorizados a operar en el Seguro Colectivo Obligatorio de Trabajadores Rurales (Ley Nº 16.600), amparando las coberturas de muerte e invalidez. La crisis les dio impulso a los seguros de salud y es un complemento a los prestadores tradicionales. Con el sistema de salud en la actual situación crítica, obras sociales que no cumplen con las prestaciones básicas, y empresas de medicina prepaga que dejan de lado un sinnúmero de servicios, es importante el target al que apunta este negocio. Nos especializamos en accidentes personales y el crecimiento fue muy importante, con productos a medida de asegurados y asegurables y consensuando con nuestros productores asesores y brokers de seguro, las coberturas de muerte e invalidez permanente total y/o parcial, asistencia médica farmacéutica (con o sin franquicia y por reintegro o prestación), sepelio en ocasión de un accidente y sumas aseguradas hasta $ 300.000 en los dos riesgos básicos y según la actividad.
4. Nuestro único canal de venta en todo el país es a través de productores asesores de seguros. En nuestra empresa la capacitación permanente es uno de los pilares más sólidos en referencia a nuestra relación con los productores. Con este servicio, con la atención personalizada y con nuevos productos fidelizamos a productores y asegurados.
5. Contribuiría en la medida que la carga impositiva no sea alta y también la fuerte presión fiscal a nivel nacional, provincial y municipal y eso se confirma si nos comparamos con otros países. También, una mayor deducción en el Impuesto a las Ganancias para los seguros de vida. La aplicación y el control de la Ley Nacional de Tránsito, con una importante mejora en la red vial. Y es una realidad que la actividad aseguradora está directamente relacionada con el desarrollo económico y de la producción de un país y en nuestra región fue muy interesante el crecimiento del sector agropecuario.

MAPFRE ARGENTINA VIDA
Luis Barón, Director General de Vida

1. A diciembre de 2005, esperamos un crecimiento de primas netas emitidas respecto del año anterior del 30%. Para el 2006, estamos presupuestando un crecimiento 17%. Como lo mencionáramos en las respuestas para seguros generales, la rentabilidad anual esperada del grupo para el 2005 es del 17% y presupuestamos mantenerla para el año próximo.
2. Actualmente nos preocupa lograr un volumen de primas de importancia en el negocio de salud, y para solucionarlo estamos trabajando en la formación de productores, en los canales de distribución, en su difusión y desarrollo a través de fuertes incentivos económicos, y en la elaboración de nuevos productos para seguir introduciendo innovaciones en el ramo, expandiendo de esta forma el mercado potencial.
3. Nuestras acciones no están focalizadas en la recomposición de cartera, sino en nuestra estrategia de expansión territorial y de compañía multi-canal y multi-producto. Nuestro objetivo es acrecentar nuestra participación en el mercado, acompañada de una rentabilidad fruto de una gestión eficiente técnica y financiera.
4. Participación de cada canal (datos 2005):
Productores: 61%.
Masivos: 15%.
Venta Directa: 20%.
Corporativo: 4%.
5. El gobierno debería seguir apoyando el trabajo que realiza la Superintendencia de Seguros, nuestro organismo de contralor y, simultáneamente, generar políticas que ayuden a expandir el universo de asegurados y producir una reforma impositiva que facilite el acceso al seguro a un mayor número de personas, como así también aumentar los límites de desgravación en el impuesto a las ganancias.

SEGUROS DE RETIRO
Cuestionario
1. ¿Cómo ha sido el 2005 para su empresa y cómo vislumbra el 2006?
2. ¿Cuáles son los temas que más le preocupan y qué curso de acción sugiere adoptar para solucionarlos?
3. Ante la actual coyuntura, ¿qué acciones concretas están desarrollando para recomponer la cartera y los resultados?
4. ¿Qué productos tienen mayor aceptación?
5. ¿Qué canales de venta se utilizan en la distribución de sus productos? Indicar preferencias y porcentajes.
6. ¿Qué medidas de gobierno considera que contribuirían a impulsar la recuperación del sector?

BINARIA SEGUROS / ARAUCA BIT AFJP
Fabián R. Hilsenrat, Subgerente General

1. Hace un año decíamos que el 2005 serviría para darle continuidad al proceso de crecimiento que Binaria estaba viviendo. Efectivamente, hemos crecido un 14% en seguros de retiro individual y colectivo y un 37% en rentas vitalicias previsionales. Tenemos la expectativa de que para el año 2006 se mantendrá la tendencia, especialmente en el campo de los beneficios previsionales: jubilaciones, pensiones y retiros por invalidez.
2. Finalizado el proceso de renegociación de la deuda pública, quedan algunos aspectos pendientes, especialmente los referidos a la presión tributaria en distintos niveles. El diálogo constante en la búsqueda de alternativas resulta ser la mejor manera de solucionarlos.
3. Continuamos trabajando en mantener una alta calidad de servicio a través de la capacitación de nuestros equipos de venta y de atención a cliente. Trabajamos en incentivar los conceptos de previsión y ahorro de largo plazo.
4. El volumen más importante de nuestra producción está dado por las rentas vitalicias previsionales. En los seguros de retiro, notamos un acercamiento progresivo de los clientes individuales y un interés creciente por parte de algunas empresas en el otorgamiento de beneficios al personal.
5. Seguimos utilizando nuestra fuerza propia como canal exclusivo de distribución.
6. El sector se está recuperando. La colaboración del gobierno debería estar dada por una adecuación progresiva de los beneficios impositivos para aquellos productos de previsión y/o ahorro. Asimismo, sería muy importante que difunda las alternativas que ofrece el sector, participando así el gobierno de la creación de una conciencia de previsión y ahorro de largo plazo.

REASEGURADORAS
Cuestionario
1. A la luz de las últimas renovaciones y la situación de los mercados internacionales, ¿cómo vislumbra las condiciones de reaseguro para el mercado argentino en el año 2005?
2. ¿Cómo considera que afectará al mercado internacional la seguidilla de eventos catastróficos del corriente año, especialmente el huracán Katrina? ¿Serán afectadas las condiciones para las zonas geográficas menos expuestas a catástrofes naturales?
3. ¿Cuáles son los temas del mercado asegurador latinoamericano en general y argentino en particular que más le preocupan, por orden de prioridad?
4. ¿Qué requisitos considera necesarios para un buen desarrollo del negocio y cuáles son sus expectativas a mediano y largo plazo?

MAPFRE RE
Alberto Avila, Gerente General

1 y 2. Evidentemente, la serie de eventos catastróficos que han afectado el sector, por su frecuencia e intensidad, provocaran un replanteo de las condiciones de reaseguro para el mercado internacional. En ese marco la plaza local, a pesar de que no esta expuesta a riesgos catastróficos, también se verá influenciada. Ya observamos algún ajuste en el negocio facultativo de más rápida reacción, pero aún es prematuro aventurar cifras máxime cuando los tratados automáticos en Argentina se renuevan mayoritariamente en julio de cada año.
Cabe considerar a su vez que las consecuencias económicas para la industria global, así como para cada operador individual, aún no se han definido existiendo estimaciones con rangos de afectación muy amplios.
3. Sobre este tema reitero nuestra posición tradicional, en el sentido de que la mayor preocupación está referida al " valor de la vida humana" de particular incidencia en el ramo automóviles (cobertura de responsabilidad civil) y en riesgos del trabajo.
Otros aspectos de importancia son la inseguridad jurídica, y la transparencia y claridad de la información, aunque sobre este último tema se advierte un mejoramiento paulatino.
4. Las expectativas de Mapfre Re en este mercado son optimistas, tanto en el mediano como largo plazo.
Al margen de continuar respaldando los ramos tradicionales, se han fijado como polos de desarrollo una mayor participación en riesgos agropecuarios y de personas.
Por ello, el compromiso de apoyo se renueva permanentemente, decisión que la plaza ha podido comprobar en los 15 años de actuación ininterrumpida, y que nos ha ubicado en una posición de privilegio como reaseguradores.
MÜNCHENER DE ARGENTINA SERVICIOS TECNICOS S.R.L.
Andreas Böx, Gerente General

1. En términos generales, la renovación de los contratos no conllevó cambios significativos de condiciones. Es una señal de que el mercado asegurador y reasegurador percibió las condiciones en un nivel adecuado. Sin embargo, a la Münchener le preocupa el alto nivel de competencia en algunos sectores, tales como en los ramos de property, ingeniería, transportes y autos, donde las condiciones y precios del seguro directo están por debajo del nivel técnico. Con el transcurso del tiempo este nivel de precios insuficiente tendrá efectos en los resultados de los contratos y consecuentemente generará la necesidad de ajustar las condiciones contractuales.
2. La Münchener tiene la política de “precio adecuado al riesgo”, es decir, trata de cotizar siempre el precio técnicamente adecuado. Como consecuencia, los eventos que ocurren en otras partes del mundo causados por circunstancias ajenas al país, no deberían tener necesariamente efecto en los precios, en este caso, de Argentina, siempre y cuando se perciba que las condiciones que actualmente se aplican en el mercado son técnicamente adecuadas. Sin embargo, los precios para riesgos catastróficos buscan su equilibrio a un nivel mundial (y no local), por lo cual una serie de eventos de tal envergadura como los que observamos en los años 2004 y 2005 tienen un efecto sobre los precios de este tipo de riesgo también en países que no fueron afectados por las catástrofes en forma directa. Además, los resultados negativos en el negocio operativo de un asegurador o reasegurador siempre conllevan consideraciones sobre el modelo de precios a aplicar y la filosofía de suscripción, por lo cual también podrían tener un efecto en los precios de los segmentos en que se perciba un nivel de precios por debajo del nivel técnico.
3. A nivel latinoamericano a la Münchener le preocupa – con pocas excepciones – el alto nivel de la inseguridad económica y jurídica de muchos países, lo cual frena en forma importante el desarrollo del sector de seguros. Otro aspecto de preocupación es el bajo nivel de fidelización de asegurados con compañías de seguros, que resulta en forma regular en un alto nivel de competencia de precios y de dependencia del productor independiente.
En Argentina, las preocupaciones de la empresa siguen siendo iguales a las de años anteriores:
• La inseguridad económica y jurídica que resulta en una escasez de capacidad para algunos ramos con larga cola y frena el desarrollo de líneas personales.
• El alto nivel de costos del sector asegurador y la alta carga impositiva que resultan en precios de seguros finales comparativamente altos.
• La falta de transparencia en los contratos de seguros (recargos, práctica de cesión, triangulación de reservas).
• El alto nivel de competencia que en algunos ramos resulta en precios debajo del nivel técnico (ramos de property, ingeniería y transportes).
• La falta de un sistema financiero estable e inversiones del exterior que permitan el desarrollo de sectores como el de la construcción, en especial obras de infraestructura.
4. Los requisitos más importantes para un buen desarrollo del sector asegurador son la estabilidad y la seguridad económica y jurídica. Sólo cuando hay confianza en las reglas a mediano y largo plazo, ramos tales como responsabilidad civil, riesgos del trabajo, y varias líneas personales tienen una base sólida para crecer. Otro requisito es un precio final del producto atractivo y accesible para el asegurado, pero por supuesto a un nivel técnico y sostenible para la industria aseguradora. Hoy, en Argentina, el alto nivel de costos y la alta carga impositiva dan lugar a precios finales muy elevados, comparados con los de otros países.

SWISS REINSURANCE AMERICA CORP
Martín Soto-Quintus, Director Comercial Región Conosur

1. En lo que se refiere a los mercados internacionales, si bien es prematuro decir cómo se comportará la oferta de capacidad, es claro que el año 2005 ha sido de fuertes pérdidas para muchos reaseguradores y compañías de seguros internacionales.
En Argentina, dependiendo del desarrollo individual y el resultado esperado de cada contrato o riesgo facultativo, los precios y demás condiciones dependerán de la oferta y la demanda. En estos primeros meses en líneas generales se ha percibido un aumento precios, dado principalmente por la escasa oferta. El comportamiento del mercado asegurador y reasegurador argentino de los últimos años y de la actualidad no da margen para pensar en una reducción de precios. La capacidad ofrecida por las reaseguradoras caracterizadas por su alta solidez financiera tiene su precio. Las cedentes que no están dispuestas a pagar este precio, aceptan correr el riesgo que implica reasegurarse con operadores de menor solidez financiera. Este riesgo puede ser muy alto, sobretodo cuando se trata de reaseguro de líneas de negocio de “cola larga”.
2. Según nuestras estimaciones, las perdidas totales causadas por el huracán "Katrina" alcanzaran los U$S 40.000 millones, lo que convierte a este ciclón en uno de las mayores catástrofes naturales en la historia de la industria. Es de esperar que el mercado intente restituir el capital perdido para poder tener una solvencia similar y de esta forma poder hacer frente a nuevos eventos. Es importante destacar que estos huracanes generarán también la revisión de los modelos actuales con los cuales trabajan ciertas aseguradoras y reaseguradoras, lo que para ciertas regiones debería significar un aumento de precios. Adicionalmente, será importante conocer en profundidad que tipo de eventos consideran los “nuevos” modelos y que riesgos están considerando los mismos. Muchos operadores se estarán preguntando si necesariamente la historia nos puede dar la mejor estimación sobre lo que sucederá en el futuro; por ejemplo, como se puede evaluar el impacto del cambio climático en el mundo, cuál es el peso que tiene el crecimiento demográfico en los diferentes escenarios y, por lo tanto, la exposición que tiene el seguro en los diferentes países, regiones, etc.
3. En primer lugar, es la discrepancia entre la cantidad y calidad de información que los reaseguradores necesitamos para determinar el precio y las condiciones adecuadas que cada negocio se merece, y la calidad y cantidad de información que generalmente obtenemos. Se ha notado una considerable mejora en los últimos dos años, no obstante, las compañías de seguros necesitan invertir más en sistemas de administración de negocio de última generación. Hoy hay un número importante de potenciales negocios en Latinoamérica que no cotizamos por falta de información adecuada, pues no queremos exponer nuestro capital en coberturas donde no sabemos exactamente lo que cubrimos.
En segundo lugar, se encuentra la informalidad de nuestro negocio. La base de nuestro negocio sigue siendo la confianza, pero la confianza por si sola no es suficiente. Los acuerdos que se hacen tienen que ser formalizados y documentados en forma y tiempo. La falta de pólizas y contratos claros y completos cuesta al sector asegurador y reasegurador cada año varios puntos de siniestralidad. Simplemente hay demasiado dinero en juego para poder darse el lujo de no acordar por escrito, y en detalle, el alcance de la cobertura. Conocemos de muchos casos de conflictos entre cedente y reasegurador a la hora del siniestro, simplemente porque no estaban acordados ciertos aspectos de la cobertura desde un principio.
En tercer y último lugar se encuentran las bajas retenciones de las compañías de seguros en el negocio que se reasegura. Esto ha hecho que se perdiera la comunidad de suerte entre asegurador y reasegurado. En muchos casos la retención de la cedente es del 1% o inferior, y todo el resto se cede al reaseguro. Es lógico que en estás situaciones los intereses de unos y otros no siempre están alineados. Esto implica que el reasegurador se involucre cada vez más en la suscripción original y en el manejo de siniestros, ya que es principalmente su capital que está expuesto, y no el de la cedente. Sería importante para el desarrollo del seguro en Latinoamérica que el sector asegurador recupere el protagonismo que ha ido perdiendo en ciertas líneas de negocio en los últimos años.
Argentina no escapa a lo mencionado anteriormente, con lo cual las respuestas y orden de importancia también valen para ese mercado.
4. Los requisitos son varios. Los más importantes son:
• Altos estándares de calidad de servicio que cumplen con las exigencias de los clientes.
• Un respaldo financiero adecuado con la correspondiente calificación de solidez financiera.
• Productos y servicios innovadores.
• Herramientas de análisis de riesgo y de control de gestión que permitan una adecuada selección de clientes y riesgos, así como determinar con la mayor exactitud posible los precios y condiciones necesarios que hacen que un negocio sea rentable.
• Contar con alta calidad y alto grado de detalle de información sobre los negocios a cotizar.
• Y, sin duda alguna, tener la disciplina de rechazar los negocios que no prometen ser rentables.

CORREDORES DE REASEGURO
Cuestionario
1. ¿Cómo ha sido el 2005 para su actividad y qué perspectivas tiene para el año 2006?
2. ¿Cuáles son los temas que más le preocupan y cuáles los pendientes de resolución en su sector de mercado, por orden de prioridad?
3. ¿Cuál será, en su opinión, el comportamiento de los mercados internacionales en 2006 a la luz de los acontecimientos de 2005? ¿Afectará a Latinoamérica?
4. ¿En qué ramos de actividad observa mayores dificultades de colocación y en cuáles mayores posibilidades de desarrollo?
5. ¿Cómo vislumbra el rol del broker de reaseguros en la actual coyuntura y cuáles serían los aspectos prioritarios a considerar para contribuir al mejor desenvolvimiento de la actividad aseguradora?

AMERICAL INTERNATIONAL
Germán T. Rodríguez, Director of Marketing and Operations

1. El 2005 ha sido un año muy intenso en el desarrollo de coberturas especiales, orientadas a nichos de mercado en los que vamos posicionándonos como especialistas. De todas maneras tenemos presente que estamos en un mercado que demanda principalmente coberturas tradicionales de property & casualty, por lo que seguimos trabajando fuertemente en esas líneas, procurando siempre aportar el mayor valor agregado en la colocación de riesgos.
2. Percibimos que el mercado directo está un poco reacio a “quebrar el molde” de la gestión de manual, y le cuesta considerar nuevas coberturas, nuevos mercados de reaseguros, en fin, nuevos horizontes. Sin duda alguna, los pioneros en dar respuestas creativas y diferentes a los problemas de todos los días habrán ganado varios cuerpos para cuando el resto del pelotón reaccione.
En nuestro sector de mercado, lamentablemente, la transparencia sigue siendo el talón de Aquiles. Luego de los escándalos investigados por el fiscal Spitzer, hemos aprendido que las prácticas poco claras no son patrimonio de los “pícaros latinoamericanos”. Mientras no se entienda que tanto valor agregado como transparencia son fundamentales en nuestra gestión, la gente común seguirá mirando al mundo del seguro y del reaseguro con recelo.
3. Creo que todos esperamos un endurecimiento en el nivel de tasas. Algunos reaseguradores esperan poder compensar sus pérdidas en forma global, aunque eso implique reducir su participación en el mercado latinoamericano. Es de esperar que algunos otros aprovechen esta circunstancia para aumentar sus cuotas con sólo no aumentar las tasas.
4. Curiosamente, los nichos que explora y desarrolla Americal International presentan dificultades usualmente mayores que el riesgo standard. Sin embargo es justamente allí donde vemos un mayor potencial de desarrollo. Coberturas como terrorismo, riesgo político, cuidados prolongados, deportistas profesionales, animales pura sangre, etc. tienen un largo camino por delante y el panorama es más que interesante.
5. Creo que de algún modo está terminando la época donde se entiende que más grande es sinónimo de más eficiente. No hay mejor contribución a la actividad, que apoyar a las compañías en los temas donde realmente requieren ayuda, en lugar de imponerles soluciones “empaquetadas” a la fuerza, o bajo presiones comerciales.

AON RE ARGENTINA
Walter L. Trovato, Gerente de Facultativos

1. El 2005 ha sido muy bueno para Aon Re Argentina, hemos logrado mantener nuestra cartera de negocios y probablemente, de continuar la tendencia actual en las semanas que quedan del año, un pequeño aumento de nuestro volumen de negocios.
Para el 2006, y tomando en consideración las informaciones que recibimos del exterior, creemos que las tasas irremediablemente sufrirán un aumento (al menos en la gran mayoría de las renovaciones) lo que resultaría en un incremento de nuestro negocio, al menos en término de ingresos.
2. No vemos un tema específico preocupante en nuestra actividad como intermediarios en el mercado de reaseguros.
En el mercado Internacional, en general, la actividad se está realizando en un marco de normalidad, a excepción de los cambiantes ciclos del mercado signado (como nunca) por las catástrofes naturales que impactan directamente en nuestra actividad.
En el plano local podemos destacar como temas preocupantes: la reforma de la ley de ART y la tradicional inseguridad jurídica que afectan la actividad a través de las coberturas de RC.
3. Habrá una necesidad de aumento de tarifas por parte de las aseguradoras que sufrieron grandes pérdidas en el 2005, producto principalmente de las catástrofes naturales.
Como la gran mayoría de las pólizas son renovadas con las mismas aseguradoras, entonces en nuestra opinión, habrá un aumento de precios.
Sólo habrá excepciones en aquellas colocaciones donde haya capacidad alternativa abundante, que serán la minoría, pero en definitiva, aquí sí se podrán observar alguna rebaja de precios. Esto llevará a una gran confusión a los asegurados, ellos verán como algunos sufren aumento en el costo de sus pólizas mientras que también observarán, aunque en menor medida, cómo otros obtienen rebajas.
4. En el ramo de energía, tendremos grandes dificultades en completar las colocaciones, debido principalmente al gran aumento de los valores en pérdida de beneficios, producto de las últimas escaladas del precio del barril, lo que resultará en una reducción en las capacidades individuales de suscripción, necesitando entonces mayor cantidad de jugadores para completar una colocación.
También vislumbramos una mayor restricción en las coberturas de pérdida de beneficios contingente, es decir aquella pérdida de beneficios por daños materiales sufridos por clientes y proveedores. Los últimos acontecimientos (Katrina, Rita y Wilma) seguramente habrán servido de experiencia para muchos Aseguradores, quienes de ahora en más comenzarán a otorgar esta cobertura pero por montos mucho más bajos de los que se venían observando en el mercado últimamente.
Con respecto a los ramos con mayores posibilidades de desarrollo en nuestro país, creemos que no habrá cambios significativos en el 2006 en relación con los productos que vienen consumiendo nuestros clientes.
5. El rol del broker de reaseguros debe ser integral y orientado al asesoramiento global en cuanto al mercado de reaseguros en general incluyendo la colocación de los riesgos, mejores términos y condiciones, análisis y asesoramiento en cuanto a los distintos mercados de reaseguro para garantizar el recupero exitoso de los siniestros, estructuras de programas, etc.
Siempre insistimos en que nuestro deber es hacer participar a nuestros clientes activamente en el mercado internacional de reaseguros para que entiendan "qué hay mas allá de una simple cotización". Cuanto más se acerca al cliente a la realidad del mercado, mas altas son las probabilidades de un mejor desenvolvimiento de la actividad (re)aseguradora.

BENFIELD ARGENTINA S.A.
José Luis Ponti, Director General

1. Estamos en condiciones de afirmar que, para nuestra actividad, el año 2005 ha sido sin ninguna duda el mejor desde la crisis que se generara en el 2001. Una muestra de esto son las cifras de los últimos balances presentados ante la SSN por las distintas aseguradoras, donde se nota claramente una recuperación del mercado. Creo que esto último, sumado a una mejora en la economía local, ha hecho que los distintos jugadores tengan mejor humor y predisposición a la hora de negociar. Con relación a cuáles son las perspectivas para el 2006, lo analizaremos más adelante (ver repuesta a ítem Nº 3).
2. Sin ninguna duda, uno de los temas más preocupantes es la falta de definición en lo que respecta a los riesgos del trabajo, aspecto que afecta en primer término a las ART. Desde Benfield, siendo uno de los líderes en la intermediación de reaseguro para este ramo, observamos cómo aumentan las demandas a las ART. Existen muchos casos de empleadores que han sido demandados y las citan en calidad de terceros. La litigiosidad sigue en aumento y esto desvirtúa cada día más la que, a mi entender, era la mejor ley en materia de seguros de los últimos tiempos.
3. Seguramente, habrá un incremento en los precios. Esto lo empezaremos a notar a partir de enero de 2006, cuando los distintos reaseguradores hayan renovado sus programas de retrocesiones al 31/12/05. Pero esto no será igual para todos los países de la región. Sin ninguna duda, aquellos con exposiciones catastróficas sufrirán un incremento de precios mucho mayor. En lo que respecta a Argentina, si bien veremos algunas modificaciones en las condiciones a partir de enero, éstas no deberían ser de relevancia.
4. Desde hace algunos años, el ramo que presenta mayor dificultad a la hora de obtener capacidades contractuales sigue siendo mala praxis. Es el ramo con menor capacidad internacional disponible, aunque esto no quiere decir que sea imposible obtenerla. Si hablamos específicamente de facultativos, lo que estamos notando es que el mercado internacional, a pesar de los precios bajos, está operando por encima de las necesidades locales. Para explicar un poco mejor lo que está ocurriendo, muchas compañías del mercado cuentan con capacidades importantes, lo que conlleva que un riesgo de 300 ó 400 millones de dólares de suma asegurada se coloque en coaseguro entre tres o cuatro operadores a condiciones excesivamente competitivas.
5. Por los motivos que explicáramos en el punto 1, nuestros clientes están atravesando un período de crecimiento muy importante, incluso, en algunos casos, por encima de lo proyectado. Nuestro rol como corredores de reaseguros es apoyarlos en esta etapa, tratando de proveerles las herramientas necesarias para que tengan un mejor financiamiento de su capital. Hoy, más que nunca, el corredor está en condiciones y cuenta con los elementos para facilitarles ese crecimiento.

GLOBAL ASSET LINK S.A.
Gonzalo Orozco,

1. Para Global Asset Link, el 2005, fue un año de crecimiento sostenido, debido al mayor interés del sector asegurador, en materia de asesoramiento en reaseguro y a la necesidad forzada por la salida de los contratos proporcionales por parte de la mayoría de los reaseguradores. Esta salida generó una mayor exposición del capital de las aseguradoras, forzándolas a una mejor suscripción.
Creemos que el 2006, se mantendrá el crecimiento del 2005, ya que cada vez es mayor la presión de los reaseguradores para migrar de los contratos proporcionales a no proporcionales, forzando a las aseguradoras a efectuar mayores aportes de capital y a mejorar su suscripción primaria.
2. Del mercado internacional: La falta de apoyo de reaseguros para contratos chicos. Del mercado local: La definición de la ley de riesgos del trabajo.
3. Creemos que los acontecimientos del 2005 definitivamente generaran un aumento en las tasas de reaseguro en toda Latinoamérica. No obstante, el aumento no se dará de igual forma en toda la región. Los mayores aumentos se verán en las zonas de exposición catastróficas y en la región del Caribe y Centroamérica, donde se estima alcanzaran un 30% en promedio.
4. Principalmente el ramo de property es el que presenta mayor dificultad a la ahora de obtener apoyo internacional, no por falta de capacidad de reaseguro sino por las tasas magras que maneja el mercado, como consecuencia del aumento de capacidad local. Las mayores posibilidades de desarrollo se encuentran en los ramos y coberturas no tradicionales, ya que se necesita un mayor grado de expertise y las tasas se acercan más a la de los mercados internacionales.
5. Consideramos que el broker de reaseguros deberá estar más cerca de las aseguradoras, conocer más a fondo como se manejan internamente, ya que es la única forma de otorgar valor agregado en el servicio.

LATINBROKER S.A.
Rodolfo A. Ciganda, Presidente

1. El presente año ha sido muy bueno para Latinbroker, habiendo renovado prácticamente la totalidad de la cartera vigente e incorporado algunos clientes nuevos, a la vez que ha aumentado el volumen de negocios de clientes existentes. En general el nivel de tarifación marca una rebaja respecto del año anterior, no demasiado pronunciada en contratos automáticos, pero sí más importante en riesgos facultativos. Las perspectivas para el 2006 se consideran propicias y será un año especial pues, estaremos cumpliendo el 30º aniversario de la fundación de la empresa, realizado en mayo de 1976.
2. Un tema que esperamos pueda mejorar su situación actual es el relativo a los seguros de riesgos del trabajo en Argentina, mediante la aprobación de una nueva ley que contemple las modificaciones que necesariamente la cobertura debe introducir a la luz de los fallos judiciales producidos hacia fines del 2004 y el gran aumento en las demandas verificado en el 2005. Una normativa clara garantizará una mayor presencia de los reaseguradores . Hoy son pocos los operadores que trabajan este segmento de negocios debido al marco de inseguridad jurídica existente. Por otra parte, en Uruguay creemos que también sería interesante aprobar un proyecto de ley sobre seguro obligatorio de responsabilidad civil automóviles que lamentablemente aún sigue postergado. En el mercado paraguayo esperamos la adecuación de las compañías a las nuevas normas de control y plan de cuentas impuesto por las autoridades, en una experiencia que es piloto en Sudamérica, y va a exigir esfuerzos significativos de parte de las aseguradoras para un mercado que todavía sigue muy atomizado.
3. En principio creemos que se detendrá la baja general de precios que sé venia dando y en los mercados con riesgos catastróficos involucrados sin duda los costos se encarecerán pues va a aumentar el precio de las retrocesiones. Ciertas zonas de Latinoamérica donde hay riesgos de la naturaleza catastróficos van a ser afectadas, pero, en particular en nuestra área del Conosur estimamos que lo que puede darse es un freno a las rebajas de primas y tal vez una exigencia mayor de los reaseguradores en cuanto a los niveles de retención de las cedentes. No obstante, aún es prematuro sacar conclusiones definitivas y cuando se afronten las renovaciones de 2006 se podrá tener mayor claridad sobre como vendrá el año.
4. El ramo de Riesgos del Trabajo que mencionaba en el punto 2 es hoy sin duda un sector donde hay pocos operadores para abrir cotizaciones; en general en los demás ramos no observamos falta de capacidad o desinterés de los reaseguradores, sino más bien a veces se observa una incompatibilidad entre el precio que se cotiza y lo que realmente puede o quiere pagar el cliente. Vemos posibilidades de mayor desarrollo de seguros de responsabilidad civil así como de responsabilidad de directores y oficiales (D&O) en especial, por mayores exigencias que se están incorporando o se prevén en el futuro en las legislaciones de nuestros países. También en los seguros de salud visualizamos oportunidades de mantenerse el crecimiento que registra la región en estos últimos tres años.
5. El broker de reaseguros debe continuar bregando por un servicio de excelencia, que satisfaga tanto a cedentes como a reaseguradores, buscando dar transparencia a su gestión y procurando que se procese una relación de confianza mutua entre las partes, con la mayor información sobre los riesgos, presentada en tiempo y forma. El rol es el de buscar soluciones a medida, creativas y funcionales, y mantener luego una administración y seguimiento de los temas pendientes para que se cumplimenten en los plazos acordados, y cuando llegan los siniestros jugar un papel protagónico para que se aceleren los procesos de ajuste y liquidación, dentro de plazos razonables y justos, y con el norte siempre de construir para lograr relaciones duraderas y consistentes.

SPECIAL RISKS CONSULTANTS S.A
Rodrigo Dodd, Presidente

1. El 2005 ha mostrado una mejora sustancial en cuanto a la cantidad de negocios concretados y esperamos mejorar la rentabilidad durante el 2006. Si bien hemos notado que la competencia se ha incrementado, nuestra especialización en la colocación de riesgos especiales excluidos de los contratos de reaseguro, nos ha dado muy buenos resultados.
2. La carga impositiva en la actividad aseguradora.
- La falta de definición con respecto al cierre definitivo del INdeR.
- La necesidad de contar con una asociación que nuclee nuestra actividad como brokers de reaseguro para tratar diferentes temas de interés común.
3. Todo indica que los reaseguradores de contratos como así también de facultativos apuntaran a incrementar sus primas como mínimo entre un 15 y 20%, luego de la generación record de huracanes y ciclones que azotaron el centro y Norte América con una acumulación de perdidas sin precedentes. A diferencia de otras renovaciones este marco tendrá un impacto directo en los reaseguros de áreas geográficas no catastróficas como la nuestra.
4. Nosotros nos especializamos en encontrar soluciones justamente para aquellos riesgos difíciles de colocar. De todas maneras dentro de ese escenario podemos decir que no hemos encontrado mucha recepción por parte de los reaseguradores que habitualmente consultamos, para los riesgos de mala praxis médica y RC marítima.
Creo que existen posibilidades de desarrollo en todas aquellas responsabilidades profesionales, contingencias, RC contractuales.
5. Si el broker negocia por y defiende los intereses de su cliente entonces esta cumpliendo su rol. La actual coyuntura de crecimiento del mercado de seguros hace que nuestro rol deba ejecutarse ya que nuestros clientes requieren de esta tercerización para competir en un mercado complejo, lleno jugadores tanto internacionales como nacionales con gran capacidad de retención.

PRODUCTORES ASESORES DE SEGUROS
Cuestionario
1. ¿Cómo ha sido el 2005 para su actividad y qué perspectivas tiene para el año 2006?
2. ¿Cuáles son los temas que más le preocupan y cuáles los pendientes de resolución en su sector de mercado, por orden de prioridad?
3. ¿En qué áreas de actividad observa mayores posibilidades de crecimiento?
4. ¿Qué opinión le merece el actual sistema de capacitación continuada?
5. ¿Qué opinión tiene del nivel de calidad del servicio ofrecido por las aseguradoras? ¿En qué aspectos considera que deberían implementarse mejoras?
6. ¿Cómo ve el rol del productor asesor de seguros en los próximos años y cómo puede su accionar contribuir al desarrollo de la actividad aseguradora?

AON RISK SERVICES ARGENTINA S.A.
Héctor Daza

1. El año 2005 ha sido bueno. A pesar de las bajas de las tasas de primas, en muchos segmentos de los grandes negocios, estamos creciendo alrededor de un 15%. Nos hemos consolidado como el broker líder del mercado argentino por volumen de facturación. Hemos sido distinguidos por segundo año consecutivo por Great Place to Work Institute of San Francisco como la 16 mejor empresa para trabajar en la Argentina y entendemos que el clima interno de nuestra empresa se refleja en la relación con nuestros clientes a los que brindamos un servicio de excelencia.
2. Uno de los temas más preocupantes son los fallos de la Justicia en los juicios de riesgos del trabajo y la demora del gobierno y el Congreso en modificar la ley que impide diseñar y encontrar coberturas adecuadas a las necesidades de nuestros clientes.
3. Si bien seguimos creciendo en todos los segmentos pensamos que las mayores posibilidades serán a través de los acuerdos con bancos para administrarles sus carteras de bancassurance y credit related y para la venta de seguros a sus clientes PyMEs. En el mercado corporativo esperamos mantener el liderazgo actual y en Beneficios a los Empleados también esperamos un gran crecimiento en ART, vida y salud.
4. Somos concientes de nuestra responsabilidad en el asesoramiento a los clientes y en consecuencia tenemos programas de capacitación a todos nuestros empleados en todos los riesgos y con distinta complejidad según el nivel de sus conocimientos. Realizamos cursos internos para nuestros empleados y clientes que puedan estar interesados, porque nos interesa tener interlocutores muy calificados y profesionales.
5. El nivel de servicio de las aseguradoras es en general satisfactorio. Deberían implementarse mejoras en cuanto a la cobranza, que creo debería insistirse en realizarla a través de bancos o medios electrónicos de pago, y la implementación de pólizas electrónicas en todos los ramos, como muy bien lo exigió la Aduana para los seguros de cauciones a partir de este año.
6. Entendemos que la función del productor asesor de seguros es "agregar valor" a sus clientes y que en la manera en que lo logre ayuda al desarrollo de la actividad aseguradora. Entendemos que nuestras iniciativas y servicios agregan valor al mercado y a nuestros clientes. Podemos mencionar entre otras cosas que estamos proponiendo a la Superintendencia de Seguros la póliza electrónica, le facilitamos a nuestros clientes la administración de su programa de seguros (pedido de coberturas, emisión, denuncias de siniestros, control de su cuenta corriente y seguimiento de sus siniestros) a través de Internet, les damos asistencia en cualquier país del mundo que lo necesiten, lo asesoramos en la mejor manera de cubrir sus riesgos y en la eventualidad de siniestros para que puedan recuperar los daños que les corresponden.

FAPASA
Roberto Cazón, Presidente

1. Si tuviéramos en cuenta solo los resultados publicados, no estaríamos haciendo un análisis que reflejara una realidad que no resulta tan buena en el presente y, salvo que se produzcan modificaciones, la perspectiva futura seguirá en la misma consonancia.
2. Continuamos con los problemas de: intrusismo, imprevisibilidad en riesgos de trabajo, resultados técnicos negativos y de solvencia relativa en algunas empresas del mercado.
Denunciamos los hechos del ejercicio ilegal, pero no resulta suficiente porque de otra forma o en otro lugar se repiten. Vamos a tener que explicarles a nuestros clientes que no resulta suficiente la cobertura que en su momento le asesoramos tomara (obligatoriamente), para cubrir las contingencias de los riesgos de trabajo.
3. Pareciera que los riesgos que tendrán mayor crecimiento serán los de automotores y vida. Los primeros por el crecimiento del parque de vehículos y también porque entendemos que las autoridades deberán hacer cumplir la ley respecto a la obligatoriedad del mismo, y los de Vida por el marco económico social favorable que se genera si se sigue avanzando en la recuperación de estos últimos años.
4. Defendemos la capacitación del productor como la herramienta fundamental para su desarrollo profesional. El esquema de capacitación continuada se viene perfeccionando permanentemente, como ejemplo cito el módulo de prevención de accidentes y ecuación vial que ha generado la posibilidad de que un grupo de los que asistieron a los cursos y se propusieron, continuarán con un programa que permitirá que trabajen como agentes de cambio en la cultura de la prevención, para atacar este flagelo que tanto daño produce en la sociedad.
5. El servicio que ofrecen las aseguradoras puede considerarse bueno, aunque hubo un tiempo en que fue mejor. Hoy se brindan muchas coberturas enlatadas, que por supuesto no cubren las necesidades de la todos los asegurables, y que requieren de un asesoramiento responsable, el que seguramente no encontrarán en un aviso publicitario (donde por tomar un seguro le regalan algo) o un escritorio donde le obliguen a contratarlo como condición de otro servicio. Estamos comenzando una tarea de investigación sobre las modificaciones que se han producido en las condiciones de pólizas y si las mismas responden a necesidades de los asegurables o a otros factores.
6. El productor de seguros tiene un rol fundamental en la actividad, y como asesor profesional será quién también trabaje en lograr el cambio de conciencia previsora en nuestra sociedad, en la que esperamos contar con la colaboración del organismo oficial y de las empresas del mercado.

GRUPO MEGAPRO S.A.
Roberto Manuel Alterleib, Presidente

1. El 2005 ha sido formalmente el primer año de funcionamiento pleno de nuestra sociedad anónima. Nuestra agrupación continuó consolidándose y en junio, por primera vez, hemos distribuido utilidades equitativamente entre todos los socios. En diciembre lo haremos nuevamente, mecanismo que mantendremos en el futuro. Nuestra cartera ha crecido un 30 % respecto al 2004 debido a la reactivación económica, al mejoramiento del estado de ánimo de los consumidores de seguros y a la implementación de técnicas orientadas a la fidelización de los clientes. Esperamos terminar el año habiendo concretado nuevas incorporaciones de socios. Otro aspecto a destacar son los cursos que estamos dando para los empleados de los socios en el manejo de los cotizadores de riesgo buscando ofrecer a cada asegurado la mejor opción.
2. a. La colocación de riesgos “difíciles” sigue siendo una de los escollos principales con el que nos encontramos.
b. La venta no profesional, que utiliza desde métodos extorsivos hasta publicidad engañosa, ha resurgido. Particularmente la vinculada al sector bancario, el que luego de haberse apropiado de los ahorros de la población y haber atravesado la peor crisis de su historia, regresa ahora y mediante el intrusismo busca compensar su ineficiencia comercializando seguros. A pesar de ello nuestro sector sigue detentando más del 80 % del mercado de seguros.
c. A la falta de un reasegurador nacional tiene que ver con el punto a).
d. La falta de cultura aseguradora en la población y la indiferencia del Estado.
3. Pensamos que, de mantenerse el actual ritmo de crecimiento económico, se debería dar en todas las ramas del seguro pero particularmente en las relacionadas con la producción y los servicios. Creemos que toda la gama de responsabilidades profesionales, cauciones, seguro técnico, todo riesgo operativo y construcciones, junto con transportes tendrían que tener un gran desarrollo. Pero también los seguros de automóviles a través de la renovación del parque automotor, accidentes personales y vida por ser la protección una necesidad del ser humano y también la protección de la vivienda.
4. Creemos que es insuficiente y sus contenidos no dan respuesta a las necesidades actuales de los productores.
5. El servicio es bastante deficiente. En general las aseguradoras no ven al productor como su principal cliente y menos como su principal aliado siendo que es el único que está en contacto con el consumidor de sus productos. Entonces, lejos de facilitarle la labor de prospección para la venta, acercarle las herramientas necesarias, capacitarlo y crearle las mejores condiciones para que venda, le trasladan cada vez más cargas administrativas improductivas aunque sumamente onerosas. Además, debemos mencionar: la falta de respuesta rápida; el fracaso del esquema de ejecutivos de cuenta; la falta notoria de toda una generación de técnicos, especialistas en suscripción; el poco interés por mejorar tecnológicamente la oficina del productor; el temor a los desafíos: muy pocas empresas desarrollan nuevas coberturas.
6. El productor asesor de seguros profesional, creativo, proactivo, podrá jugar un rol protagónico en el crecimiento y desarrollo de nuestra actividad, a condición de que se capacite y organice su estructura para la venta. No debe permanecer aislado. La tendencia es a la agrupación sobre bases justas y equitativas.

HERZFELD & LEVI
Roberto Herzfeld, Presidente
1. Por una parte, el crecimiento en general de la actividad económica ha permitido un interesante crecimiento en el volumen y oportunidades de negocios. Por otra, la abundante capacidad del mercado ha continuado deprimiendo el nivel de primas.
2. Seguimos esperando un proceso de depuración de los participantes del mercado y una mayor actividad de supervisión por parte de la Superintendencia.
3. Creemos que en las distintas facetas de responsabilidades civiles hay importantes posibilidades de desarrollo. También la mejor rentabilidad y diversificación del sector agrícola abre importantes posibilidades de expansión en cuanto a seguros de riesgos agrícolas, que empiezan a extenderse a cultivos intensivos.
4. Pienso que es una buena iniciativa, pero debe darse una mayor variedad a los temas tratados.
5. La calidad del servicio de las aseguradoras sigue siendo sólo “aceptable”, para llamarlo de alguna manera. La demora en la entrega de pólizas (salvo en las coberturas enlatadas) es incompatible con las expectativas de los clientes. En general, el sistema necesita una inyección de tecnología importante para poder intercambiar información de todo tipo en tiempo y forma con los productores.
6. El productor asesor cumple con un rol irreemplazable en la atención de los clientes. Su capacitación profesional e independencia de criterio con relación a la aseguradora lo convierte en un aliado importante del asegurado en su trato con aquélla. La mayoría de los asegurados lo sienten así, como lo demuestra el hecho que solamente el 17% de los asegurados compren seguros en forma directa en alguna compañía, sin recurrir a un productor.

LIQUIDADORES DE SINIESTROS
Cuestionario
1. ¿Cómo ha sido el 2005 para su actividad y qué perspectivas tiene para el 2006?
2. ¿Cuáles son los temas que más le preocupan y cuáles los pendientes de resolución en su sector de mercado, por orden de prioridad?
3. ¿Qué piensa de las actuales escalas de honorarios y cuáles podrían ser los caminos para obtener una remuneración acorde con el nivel de los servicios prestados?
4. ¿Cuáles son los campos de acción del liquidador de siniestros y cómo pueden contribuir para mejorar el desarrollo y comportamiento de la actividad aseguradora?
5. ¿Cuáles son los problemas que enfrenta con mayor frecuencia al realizar la liquidación de siniestros?

ADVANTA ARGENTINA S.A. - LEZA, ESCRIÑA Y ASOCIADOS
Andrés Artopoulos, Director

1. Hemos tenido mayor actividad, notamos que a partir del crecimiento de la actividad industrial, algunas empresas han sufrido siniestros derivados de haber saturado la capacidad (por ejemplo por sobrepeso de estructuras, consumo de mayor potencia o utilización de equipos de reserva), y en muchos casos las reparaciones se han demorado por saturación de los proveedores, agravando las pérdidas consecuenciales. Lamentablemente, también observamos un incremento de daños por malevolencia. Frente a este incremento de los riesgos, el mercado ha valorado nuestra especialización como ingenieros al servicio del mercado de seguros. En 2006 esperamos que, derivado de la necesidad de nuevas inversiones en infraestructura, se requieran servicios especializados en seguros de ingeniería. El crecimiento de la economía necesita de la actividad aseguradora y nosotros somos parte de ella.
2. Siempre nos ha preocupado mejorar nuestro servicio, lo cual en los últimos años ha sido difícil por la falta de horizonte económico para planificar, los permanentes cambios de estrategias de las aseguradoras y cambio de interlocutores. Esperamos que los buenos resultados del mercado de seguros en 2004/2005 se traduzcan en la necesidad de una mayor integración de los proveedores de servicios con la cadena de valor de las aseguradoras, queremos desarrollarnos en conjunto con nuestros clientes.
En particular tenemos planes muy concretos en cuanto a la interfase de nuestro software con el de nuestros clientes, el suministro de información muy valiosa para suscribir, y el desarrollo de servicios especializados para ciertas coberturas.
3. Es evidente que se requiere un ajuste de las tablas de honorarios, si se pretende que el asegurado cuente con un servicio de calidad en los siniestros de menor cuantía. Nosotros hemos optado por el camino de la especialización (incendio, pérdida de beneficios, ingeniería) y notamos que nuestros clientes comprenden que, sin especialización, la atención de cuestiones complejas puede resultar peligroso y caro, se han instalado oficinas (algunas internacionales) que asesoran exclusivamente a los asegurados y esta situación llevará a valorizar el trabajo de los liquidadores, para brindar al asegurado y al broker un servicio que inspire confianza con sólida base técnica y profesional. Entendemos que para mejorar la ecuación económica, otros estudios pueden optar por otras estrategias, como ser diversificación, expansión territorial, fusiones/adquisiciones, la historia muestra que hay distintas alternativas, sin embargo queda claro que siempre se requiere una permanente (y rápida) adaptación a las necesidades del mercado, así como una mejora en el valor que aportamos.
4. Hay diferentes perfiles de liquidadores, cada uno se distingue por el perfil de su prestación, que se puede traducir en diferentes tipos de servicios.
Más allá del asesoramiento profesional en cuanto a coberturas y suscripción, entiendo que por la relación con el asegurado al momento del siniestro, los estudios con mayor estructura tienen un importante espacio para coordinar servicios conexos a las pólizas, como servicios de reparación/reposición de bienes, atención de emergencias, suministro de bienes sustitutos, recuperación de archivos, recuperación de bienes dañados, remediación de sitios contaminados y otros.
5. En primer término la falta de textos y contratos claros, la buena fe no es suficiente cuando hay mucho dinero en juego. Es un tema donde hay mucho para trabajar y que, en los seguros para grandes riesgos requiere un delicado trabajo de adecuación al momento de la suscripción.
En segundo lugar, la informalidad en algunos sectores de la economía, es un flagelo que distingue a nuestro país, por lo cual el liquidador carece de ciertos elementos de valoración de singular importancia, lo cual también debe considerarse al momento de la suscripción.
En tercer lugar, la asignación tardía, estamos mejorando mucho este tema para tener intervención el mismo día del siniestro, lo cual se manifiesta en una intervención más efectiva y no pocas veces, en una reducción de pérdidas.

ASCOLI & WEIL LIQUIDADORES DE SEGUROS
Francisco Weil, Socio

1. El año 2005 para nosotros ha tenido un desarrollo de menor a mayor. Hasta mediados de año la actividad se desarrolló en forma lenta y a partir de entonces se comenzó a notar el ingreso de cuentas nuevas que con el tiempo han comenzado a madurar produciendo como resultado un incremento en la actividad general del estudio. Nuestra operación desde la ciudad de Rosario se viene consolidando y confiamos en una mayor inserción regional a partir del año próximo. En general la actividad se ha mantenido en niveles parecidos a los del año anterior, sin demasiados siniestros de magnitud. El negocio internacional sigue representando para el estudio un segmento importante de la actividad. En cuanto a las perspectivas para el año próximo los comentarios a la encuesta del 2003 y 2004 siguen vigentes. Como la filosofía que nos guía es la permanencia y la consolidación en el mercado a lo largo del tiempo creemos que mantener nuestros principios rectores de independencia y equidad es lo que nos permitirá continuar estando vigentes.
2. Con riesgo de aburrir por reiterados, los temas de preocupación siguen siendo idénticos a los existentes cuando se plantearon las encuestas para los años anteriores, es decir, facturación y velocidad de cobranza. Quizás, podría agregar que para algunos aseguradores (y no me estoy refiriendo solo al mercado local) nuestros servicios en la actualidad son considerados marginales. Esto no es lo que yo pienso ni siento del servicio que prestamos y de su importancia pero si que para algunos solo representamos una cuenta de gasto, lo que hace que nuestra actividad tenga dificultades para el desarrollo.
3. Dejando aclarado que filosóficamente somos contrarios a la retribución de honorarios sobre la base de la aplicación de una escala en función del daño determinado, ya que no se retribuye el trabajo sino la mayor pérdida, entendemos que las escalas que algunos aseguradores locales piden que se apliquen son absolutamente insuficientes. Debemos recordar que en muchos de los casos estas escalas son las que estaban vigentes en los tiempos del monopolio de reaseguro con el agravante de que se aplican descuentos mayores a los aplicados por el INdeR. Es decir que tienen más de 10/12 años sin modificación y por lo tanto no contemplan el incremento en los costos experimentados, como mínimo, desde la salida de la convertibilidad.
La manera de obtener una retribución acorde al servicio prestado sin lugar a dudas es la facturación horaria que trae aparejado menores honorarios en siniestros medianos y grandes y para los siniestros pequeños la negociación de retribuciones en función de volumen de casos, abonos mensuales, etc.
4. La respuesta a esta pregunta debe ser similar a las de los años 2003 y 2004. Nuestro campo de acción no esta limitado a la liquidación de siniestros. Los temas de administración de riesgo, continuidad de negocio, valuaciones, análisis de riesgo, auditorias de carteras en run-off son áreas de importancia.
La manera de contribuir al mejor desarrollo y comportamiento de la actividad aseguradora esta dada en mantener un contacto fluido con nuestros clientes aseguradores/ reaseguradores compartiendo nuestra experiencia en riesgos, coberturas, textos de póliza y siniestros.
5. Aunque parezca mentira textos de póliza de difícil comprensión, incluso para personas como nosotros que estamos continuamente en contacto con ellos, representan una dificultad adicional al momento de enfrentar la tarea.
A veces, la demora en la toma de decisiones por parte de nuestros mandantes aseguradores / reaseguradores dificulta la resolución de los temas.
La tarea en general es compleja porque el siniestro es una crisis y como ajustadores debemos mantener la equidad e independencia entre intereses encontrados.

CONTROLSA S.A. - ESTUDIO VIQUEIRA
Diego Martín Viqueira, Director

1. El 2005 ha sido un año de continuidad en el desarrollo político y crecimiento económico del país. Ello se vio reflejado en nuestra actividad con el incremento de suscripciones de coberturas en todas las áreas y en consecuencia de siniestros. Creemos que el año próximo será también próspero para la actividad aseguradora y todos los sectores que trabajamos en ella. En lo personal, este estudio incorporó a su nómina de clientes nuevas aseguradoras, de quienes estamos agradecidos y pretende en lo próximo brindar sus servicios al resto de ellas. Para alcanzar este objetivo hemos afianzado nuestros servicios a través de las oficinas que poseemos con cobertura nacional, a las que sumamos recursos humanos capacitados en el área durante el año en curso.
2. A nivel local seguimos creyendo que el mayor problema pendiente de resolución es la numerosa cantidad de personas que sin ser peritos ni liquidadores - léase esto matriculados ante la SSN o AALPS- prestan sus servicios al mercado. Esto sigue generando un detrimento en el concepto de honorarios profesionales. Por lo tanto, consideramos que es un gran tema a resolver, tanto por las entidades como por las aseguradoras. Otro tema no menos importante, es que nuestra actividad no posee aun el reconocimiento a nivel judicial que debiera tener, tanto para la obtención de causas judiciales, como para la participación en ellas como auxiliares de la justicia.-
3. Agradecemos a la dirección “Mercado Asegurador” la atención generada sobre el tema. La actual escala de honorarios se encuentra muy por debajo de representar la inversión técnica y profesional que acompaña nuestros servicios. Aspiramos que nuestra profesión tenga el mismo tratamiento que los demás profesionales auxiliares del seguro.
Una solución precaria es la eliminación de todas las bonificaciones que posee la actual escala vigente y el reconocimiento de los gastos propios sobre cada caso.
Si tuviéramos que proponer un camino para la solución de este grave problema deberíamos agregar, además de suprimir las bonificaciones, la configuración de nuevas escalas calificándolas por los riesgos a liquidar, ya que de ellos dependen las tareas que se deben abordar para arribar al ajuste de daños.
4. Como estudio de liquidadores y peritos de siniestros estamos capacitados no solo para efectuar la pericia y ajustar un siniestro conforme a una cobertura de seguros, sino que también poseemos amplios conocimientos para la verificación de riesgos previos a su cobertura. Otro de los campos en los que se requiere nuestros servicios es en la redacción y corrección de coberturas de seguros. También actuamos en el asesoramiento de empresas privadas en el área de la prevención y administración de riesgos. No menos importante que todo lo demás es el de auxiliares de justicia como peritos técnicos en el área de seguros, observando en este ámbito una falta de conocimiento en la materia y su utilidad para la toma de decisiones. Con el aporte de nuestro trabajo e investigación contribuimos al mejoramiento del resultado técnico del mercado asegurador.
5. Hemos efectuado una compulsa entre nuestros peritos a nivel país y nos encontramos que la prueba documental de la pretensión del asegurado fue la respuesta común. La falta de la misma, la reticencia a proveerla y/o la presentación de documentación a veces obtenida de favor es el primer capitulo de las dificultades y demoras. No muy lejos está la no interpretación por parte del asegurado que en su esencia una póliza es un contrato con obligaciones para ambas partes y no una garantía para cobrar cualesquiera siniestro.
Así, la llamada letra chica, representa otro tema de dificultad y a veces va acompañada con cláusulas cuya redacción no es suficientemente clara, aunque sabemos que esto va en detrimento del asegurador.
Por último, las sumas aseguradas no siempre son solicitadas por el riesgo mismo sino por el costo del seguro con lo cual al arribar a los ajustes los reclamantes se niegan a aceptarlos y reparten culpas entre productores y aseguradores.

COOPER BROTHERS
Andrés Cooper, Presidente

1. En ciertas áreas el volumen de trabajo continúa siendo afectado por los altos deducibles. En cuanto al 2006, consideramos poco probable que haya un "ablandamiento" del mercado que genere condiciones de mayor siniestralidad.
2. Creo que el mayor problema es la desprofesionalización de la tarea del liquidador, alentado por mandantes que priorizan la reducción de costos directos por encima de la calidad del trabajo. Este tema ya ha sido planteado en el pasado, y no sólo sigue pendiente, sino que se agudiza con el correr del tiempo.
3. Las actuales escalas de honorarios son la manifestación más clara de lo mencionado en el punto anterior. En primer lugar los honorarios son muy bajos. En segundo lugar, al ser calculados exclusivamente sobre la base del monto de la pérdida, no generan incentivo alguno para que el liquidador dedique tiempo y recursos idóneos a realizar un análisis profundo y detallado del reclamo presentado. Entendemos que la remuneración basada en tiempo insumido es más justa.
4. Desde un punto de vista netamente técnico, la función primordial del liquidador es investigar las circunstancias de un siniestro, analizar cómo encuadran estas circunstancias bajo las condiciones de póliza, y eventualmente calcular el monto de la indemnización que pudiera corresponder. La experiencia adquirida por el liquidador, quien cumple una tarea protagónica en los momentos en los cuales se están poniendo a prueba los textos de póliza en la práctica diaria, podría ser utilizada por los aseguradores al armar o modificar textos de pólizas. El liquidador podría de esta manera contribuir a que los textos de póliza reflejen lo que realmente se pretende cubrir, y a eliminar fuentes de posibles conflictos futuros.
Desde un punto de vista más holístico, una función primordial del liquidador mientras realiza su tarea cotidiana es la comunicación. En la medida que pueda comunicar claramente a los asegurados y aseguradores las situaciones y necesidades de la otra parte, podrá contribuir a eliminar la desconfianza que parte de la sociedad siente respecto del mercado asegurador.
5. La demora por parte del asegurado en proveer información y/o documentación; y fallas de comunicación entre las distintas partes involucradas: asegurado, productor, compañías de seguros, broker de reaseguro, reaseguradores.

CRAWFORD ARGENTINA S.A.
Ricardo López, Director de Ingeniería

1. La actividad del estudio durante el año 2005 podemos considerarla estable, con un crecimiento interesante en términos comparativos con el del año anterior. La estabilidad política contribuyó a que nuestra tarea se desarrolle sin sobresaltos. Hemos consolidado fuertemente la relación con las aseguradoras con las que trabajamos habitualmente. La incorporación de nuevos clientes; siempre bajo la premisa de Etica + Calidad + Servicio, se efectúan sin pausa aunque no en la medida que quisiéramos. El 2006, lo imaginamos con la misma estabilidad, aunque siguiendo de cerca el contexto inflacionario e incremento de precios de insumos, superior al previsto originalmente.
2. Como hemos indicado en años anteriores, los dos tópicos que se complementan y van unidos y que deberían ser tenidos en cuenta en forma constante son: Calidad de producto y retribución razonable. Por ejemplo, en el mercado internacional las exigencias de calidad de producto son evidentes. En ese sentido nuestra compañía por el perfil de sus clientes principales, atiende cuentas mundiales, las que tiene establecido un manual de procedimiento, donde se constituyen claramente los pasos a seguir en caso de siniestro y los requisitos exigidos en tiempo y forma. Estos requisitos y procedimientos son onerosos pero la retribución obtenida es conmensurada con la exigencia.
Lamentablemente, en el mercado local, algunas aseguradoras cuyas exigencias de procedimientos y tiempos son más relajadas proponen retribuciones que en nuestra opinión, hacen imposible entregar un producto de calidad. Ya que nos parece imprudente transigir el concepto de calidad para adecuarlo a la retribución propuesta, preferimos concentrarnos en la porción del mercado que comparte esta idiosincrasia.
3. Como hemos esbozado en la respuesta anterior, consideramos que la escala de honorarios empleada por la mayoría de las aseguradoras es ya anacrónica. Si a ello sumamos que en algunos casos se exigen descuentos del 20 al 30%, ciertamente la remuneración propuesta no refleja el trabajo exigido por un producto de calidad.
Basta recordar que algunas aseguradoras mantienen el honorario mínimo en la suma de $58, cifra que ya no resiste el menor análisis. Adicionalmente, el reconocimiento de gastos y contratación de peritos externos son objetados con frecuencia, lo cual también conspira contra la calidad del ajuste del siniestro. Parecería que los honorarios de los liquidadores son una variable de ajuste de presupuestos internos de las compañías de seguros, sin medir la calidad del servicio que contraprestará tal remuneración.
Entendemos que la tabla de honorarios debe adecuar sus valores a costos razonables para ambas partes, en particular para los siniestros de tratamiento standard (combinado familiar, integral de comercio, etc.) y establecer parámetros de remuneración acordes al esfuerzo y tareas realizadas para casos complejos.
4. El liquidador de siniestros, si bien es básicamente un ajustador de pérdidas ante la ocurrencia de un siniestro, debería ser aprovechado por las aseguradoras al momento de suscribir una póliza.
Los conocimientos que se pueden aportar, basados en la experiencia del manejo de siniestros, pueden ser de suma utilidad para los suscriptores de riesgo. Sin embargo, este know how es desaprovechado.
Siendo más concreto, por ejemplo el liquidador, conociendo cuáles serán los requisitos que un asegurado debe aportar ante un siniestro, puede asesorar a los suscriptores en qué tipo de información requerir para otorgar la cobertura solicitada, sin que luego aparezcan sorpresas desagradables cuando ocurre un evento cubierto. Adicionalmente, el liquidador podría ser un instrumento de ayuda muy útil en las liquidaciones por administración o controles de siniestros que efectúan las aseguradoras internamente, siendo casi nula su participación.
5. Los mayores inconvenientes en la liquidación de siniestros los podemos observar en la poca claridad de los textos de póliza. Tanto las coberturas “presuntamente contratadas”, como las exclusiones mencionadas en las pólizas, carecen de una redacción que permita temor a equivocarse, establecer la cobertura o no del hecho. En esas circunstancias, se debe recurrir al departamento de suscripción de la compañía para conocer qué tipo de cobertura se pretendió otorgar, aunque desafortunadamente no siempre la respuesta clarifica la cuestión. Allí reiteramos la importancia de la retroalimentación del liquidador con el departamento de suscripción de la compañía.
Si a esto sumamos el hecho de que este problema se ve a veces agravado por los errores de traducción de cláusulas o emisión de coberturas, en textos de pólizas acordados en el exterior, (donde a veces incluso se otorgan coberturas sin texto) concluimos que la falta de redacción y compaginación de cláusulas del contrato de seguro, son los escollos mas frecuentemente encontrados para desarrollar el trabajo de liquidación de siniestros.

ESTUDIO BOSCO
Gustavo Bosco, Vicepresidente

1. Si bien este año debe calificarse como positivo para las empresas aseguradoras, nuestra actividad, ante el escaso reconocimiento por honorarios, continuó teniendo como referencia la necesidad de captar el mayor número de designaciones que permita una relación costo beneficio sustentable, que muchas veces va en detrimento de la calidad del servicio.
En lo que respecta a nuestro estudio, realizamos una profunda reestructuración a efectos de adaptarnos a la crisis de nuestro sector, pues siempre ha sido nuestro interés reforzar el compromiso con la profesionalización y capacitación, como así también el brindar un servicio directo y personalizado en la atención de los siniestros, el que hoy en día, se hace por demás dificultoso poder brindar.
Por ello, entendemos que para poder revertir esta tendencia será necesario revisar las escalas de honorarios para permitirnos seguir brindando trabajos de la calidad que la plaza y los asegurados merecen.
2. El tema de mayor preocupación resulta ser el escaso reconocimiento económico a nuestra gestión por honorarios con los que se retribuye nuestra tarea, donde en vez de marchar hacia el mejoramiento de los servicios, se tiende a la desprofesionalización de nuestro sector, pues de la única forma en que se podrá brindar tareas en base a los honorarios vigentes será en detrimento de la calidad; con lo cual, se corre el riesgo de que aquellos estudios que históricamente hemos hecho honor de la profesionalidad y capacitación, nos veamos frente a la necesidad de dejar dichos parámetros de lado para poder competir con quienes de ninguna forma pueden considerarse nuestros competidores, pero que obtienen el trabajo que a nosotros corresponde, por el sólo fundamento de sus magros honorarios.
Decimos esto, por cuanto seguimos viendo que muchas aseguradoras reiterada e indiscriminadamente y so pretexto del combate al fraude, recurren a la contratación de pseudos profesionales sin registro habilitante y cuyo mejor currículum como ya lo hemos expresado con anterioridad, es haber sido dados de baja de las fuerzas de seguridad por corruptos, donde lo que se pone de manifiesto en primer lugar es la falta de respeto hacia el asegurado. Reiteramos que este tipo de actitudes sólo tiende a la desprofesionalización de nuestro sector de mercado.
Resulta imprescindible que el combate al fraude esté a cargo de profesionales que conozcan no sólo de métodos de investigación, sino que además estén imbuidos de los conocimientos técnico legales necesarios. Por ello, no comprendemos cómo es posible que pese a la coyuntura actual, con el avance de los derechos del consumidor de seguros y con los mayores requerimientos de gente profesional y actualizada que la plaza nacional necesita, se sigan privilegiando contrataciones de este tipo.
Vemos también que continúa siendo llamativa la inexistencia de una política antifraudes de conjunto, razón por la que resulta imprescindible que desde todos los sectores se respalden las nuevas herramientas que se vayan creando para posibilitar un control más eficaz que permita la detección de este tipo de delitos.
En tal sentido entendemos que será muy importante el apoyo que desde las aseguradoras pueda obtener el recientemente lanzado Sistema Fénix de consulta de antecedentes siniestrales de la Asociación Argentina de Liquidadores y Peritos de Seguros.
3. Desafortunadamente, las escalas de honorarios que se encuentran vigentes en un 80% de los casos son las escalas que el INdeR puso en vigor en 1990 (pero en pesos, ya que aquellas estaban establecidas en dólares) y que para peor no son reconocidas en un ciento por ciento, sino que se agravan, pues son objeto de exigencias de bonificaciones de hasta un 30%.
Así también es de señalar que muchas aseguradoras no realizan reconocimientos de gastos de ningún tipo o algunas con limitaciones de difícil comprensión, lo que nos exime de mayores comentarios. Sin lugar a dudas, cabe concluir en que el actual esquema se encuentra agotado y se impone el establecimiento de nuevas escalas consensuadas que dignifiquen nuestra labor.
En tal sentido, y entendemos que la mejor manera de retribuir nuestra tarea es teniendo como referencia la carga horaria que se le destina a cada caso y en algunos su resultado; no obstante y como el desarrollo de un criterio uniforme será de difícil consecución en el corto plazo, tenemos que hacer referencia que nuestra asociación está generando escalas de honorarios actualizadas, que previo a su distribución en la plaza fueron sometidas a la aprobación de nuestros asociados y no fueron reprobadas por ninguno de ellos, las que de alguna forma representan el costo mínimo de nuestra labor.
No obstante, creemos que como alternativa superadora, desde nuestra asociación podemos ir generando reuniones con las distintas cámaras empresarias a los efectos de poder consensuar el establecimiento de las pautas a aplicar, partiendo del concepto que nuestros honorarios no deben ser considerados un gasto, sino una inversión que redundará en beneficios para todos los que conformamos el mercado asegurador.
4. En este punto deseo reiterar algunos conceptos vertidos en la encuesta anterior, que resultan muy importantes y que también fueron oportunamente expresados a la Superintendencia de Seguros: Según la Resolución Nº 26.385, la actividad del liquidador de siniestros comprende las investigaciones motivadas por siniestros, la verificación de sus causas y la emisión de un informe fundado donde se establezca o estime la extensión material, contractual y económica del daño.
Vale decir entonces, que además de la tarea de realizar informes de liquidación, para la cual se deben desarrollar conjuntamente ambas actividades; la resolución de superintendencia indica que es resorte del liquidador de siniestros realizar las investigaciones motivadas por siniestros por lo que surge como indebida la contratación de cualquier otra persona no matriculada para realizar dichas tareas.
Así, también es inexacto, el criterio que señala que la tarea del liquidador conlleve en todos los casos una doble función de la dictaminar sobre la procedencia del reclamo y dictaminar sobre la valuación de los daños; ya que ese dictamen sobre la valuación sólo ocurre en los siniestros donde previamente fue reconocida la procedencia del reclamo; razón por la que vale significar que en aquellos casos donde se dictamina rechazando el reclamo del asegurado y/o tercero, a la luz de contrato de seguro y de la ley aplicable, no existe valuación posible y por lo tanto las aseguradoras que sustentan sus rechazos de siniestros en informes de personas sin el registro de la Superintendencia de Seguros están actuando sin dudas fuera de la normativa.
El otro campo de acción que llamativamente no está utilizado de la forma debida, resulta ser la actuación del liquidador en sede judicial. En efecto, a partir de la Resolución Nº 26.385 cualquiera de las partes en conflicto puede solicitar la designación de un perito liquidador de oficio para que pueda expedirse respecto de la actividad desarrollada por el liquidador designado por la aseguradora, indicando si la misma fue realizada de buena fe y conforme procedimientos técnicos aceptables.
Lo sorprendente del caso es que frecuentemente son los abogados de las aseguradoras quienes omiten solicitar la realización de dicha pericia desperdiciando la posibilidad de poder generar una prueba respecto del accionar de su representada en la ejecución del contrato.
Seguimos insistiendo en que nuestra actividad debe ser tomada como una herramienta necesaria e imprescindible para delimitar con cierto grado de certeza el monto del siniestro. Por ello, entendemos que el liquidador comprometido con la capacitación, el profesionalismo y el trabajo en equipo, se encuentra en condiciones de realizar tareas de asesoramiento para gerencias de siniestros y de evaluación de riesgos de aseguradores y asegurados.
Por último, es de hacer notar que habida cuenta de la problemática a la que hicimos referencia en las respuestas anteriores, seguramente en un futuro cercano no será extraño ver una mayor cantidad de designaciones de liquidadores de siniestros hecha por parte de los asegurados quienes quieran hacer valer sus derechos ante potenciales abusos.
5. Desde un punto de vista práctico sin lugar a dudas que el primer problema que tenemos resulta ser la falta de textos uniformes de cobertura que permitan fácilmente identificar qué bienes se encuentran cubiertos en cada caso; pues muchas veces vemos que siniestros comprendidos dentro de la cobertura, no lo son en otro; con lo que debemos insumir mayor tiempo en tratar de identificar los límites de cada contrato. Así también y en virtud de lo expresado, se ha visto multiplicada la desafortunada redacción de los textos de póliza; con lo cual vemos con mayor frecuencia conflictos de interpretación.
Es importante destacar que así como nosotros remarcamos que los liquidadores debemos mantener un compromiso con la capacitación, el mismo tiene que darse también por el lado de las gerencias de siniestros, las cuales deben ponerse a la altura de las circunstancias delineando políticas claras y que sean el reflejo de su profesionalidad.
Más allá de lo mencionado y desde un punto de vista genérico, el fraude sigue siendo el tema que mayor interés, importancia y complejidad reviste y entendemos que la lucha contra el mismo no es privativo de un sector, sino que todos los que formamos parte de la comunidad aseguradora debemos suscribir un verdadero pacto ético que nos haga sentir responsables de la tarea que tenemos por delante; más allá de que por cuestiones propias de nuestra función y al encontrarnos “en la línea de fuego”, seamos nosotros quienes debamos asumir un mayor compromiso con la capacitación, profesionalización y el debido manejo de las herramientas que el sector pueda poner en marcha.

ESTUDIO SANTAMARINA
Manuel Santamarina, Presidente

1.Durante el año 2005 la actividad del Estudio ha sido satisfactoria, debido a un aumento importante del volumen de casos ingresados. Creemos que nuestras perspectivas para el 2006 son favorables, a causa del desarrollo de nuevos ramos.
2.El tema más preocupante es la disminución de los honorarios en función de que las aseguradoras ven nuestra actividad como un costo del siniestro. Es importante determinar qué tipo de servicio se brinda en cada caso particular.
3.Consecuentemente con lo expuesto en el punto 2, se puede afirmar que éste es el tema que más preocupa. Pienso que el camino para obtener una remuneración acorde con los servicios prestados es convencer a las compañías de que es imprescindible analizar el problema globalmente, pero sobre la base de acordar una escala que deje de lado las rebajas impuestas a partir del último arancel aceptado con el INdeR. No debe olvidarse que ésta es posiblemente la única actividad en la que se ha retrocedido en los honorarios, sin tener en cuenta el permanente aumento de gastos y de la tasa de inflación.
4.Entendemos que la principal función del liquidador es cooperar en la interpretación de las condiciones de póliza, para lograr una equitativa liquidación de pérdidas y profundizar el análisis de los siniestros, con el objeto de evitar indemnizar casos fraudulentos.
5.Uno de los problemas que se enfrenta con mayor frecuencia en la liquidación de siniestros es la falta de claridad de los textos de las coberturas.

ESTUDIO SARFATI
Alberto O. Sarfati,

1. El año 2005, ha sido muy bueno para nuestro estudio. Nos ha servido, para revitalizar y relanzar nuestra labor profesional, ampliándose el mercado, sin que nosotros hubiésemos tenido que salir a ofrecer nuestros servicios. Sin duda alguna, nuestros primeros 25 años de trayectoria en el mercado, en una especialidad tan puntual y específica como lo es la Investigación de Siniestros y los resultados obtenidos, nos han permitido que el mercado de seguros y reaseguros nacional e internacional, nos tenga muy en cuenta como un referente. Pensamos que el año próximo, de continuar las actuales condiciones, nos debería deparar una similar proyección a la del último año.
2. Nos preocupa sobremanera el incremento siniestral y de reclamos derivados de la RC automóviles. Vemos que aún algunas compañías dudan en investigar seriamente los reclamos que reciben. Otras, por el contrario, se han unido y comparten información a diario. Esto ha permitido cruzar datos fundamentales y crear bancos de antecedentes, que comprendan no solo a particulares -asegurados o terceros- sino también a vehículos, abogados, médicos, etc.
Queda pendiente de resolución el tema de los registrados/matriculados como liquidadores de siniestros. Pululan en el mercado personas totalmente desconocidas en la actividad y sin trayectoria alguna que avale sus conocimientos profesionales. Todavía existen compañías que miran el costo y no los resultados. Yo entiendo que todo el mundo merece trabajar. Yo recuerdo cuando era más joven que ahora, y comencé en esta actividad. Todo se me hizo muy difícil, a pesar de que había muy pocos "maestros", tal el caso del Lic. Quintana y el hoy desaparecido y siempre con tanto cariño recordado, Esteban Izzo. Pero se hace muy necesario que los que ingresen a la actividad, regularicen su situación. Se debe aprender, para poder ejercer. Y más aún, si después se pretende enseñar.
3. Creo que este tema es el más ríspido. Existen compañías de primer nivel en el mercado, que fijan honorarios del tercer mundo y exigen resultados, calidad y servicio, como del primer mundo. En la investigación de siniestros, no existen milagros. Se sabe o no se sabe. Se tiene contactos imprescindibles para poder actuar ó se cae en el invento o la novela lo que vulgarmente denominamos como "fábrica de humo". Aún no resulta comprensible como no hemos tomado conciencia de que sólo profesionales debidamente registrados y en blanco, pueden ofrecer un buen trabajo y mañana, por ejemplo, presentarse ante cualquier autoridad judicial que lo exija, a declarar sobre lo hecho y ratificar lo vertido en su momento. Hoy cualquier Investigación, que se precie de seria, completa y realizada en un tiempo razonable, no puede importar un valor inferior a los $ 380 (dentro de Capital y Gran Buenos Aires). Sin embargo, hoy, hay quienes ofrecen la mitad de esa suma.
4. Creo que hasta hoy, las aseguradoras no nos tienen en cuenta, al momento de pronunciarse o tomar decisiones importantes referentes a la actividad. Sigue primando lo comercial. Yo creo que nuestra actividad, pese a ser vapuleada diariamente, merece respeto y consideración. Existen verdaderos maestros de la vida y de la profesión y ahorro nombrarlos, para no olvidar a nadie. Detrás de ellos, la mayoría de los que amamos nuestro modo de ser, nos encolumnamos, Quienes más que ellos, como referentes no sólo de la actividad, sino de la vida del seguro, se encuentran en condiciones de brindar un asesoramiento integral y trasmitir los modos y las formas de mejorar el mercado.
5. La falsedad de los denunciantes de siniestros. Nunca como ahora han proliferado las denuncias de hechos inexistentes. No sólo se "inventan" robos o hurtos, sino que bendicen haber sufrido un evento siniestral cualquiera, para por fin, exagerando la pérdida, tomarse revancha de todo lo que han abonado durante años. “Total”, se dicen, “con todo lo que ganan las aseguradoras…”.
Nunca como ahora se aporta documental falaz para acreditar una pérdida. Resulta imprescindible tener que verificar todos los documentos recibidos, si uno no quiere verse "envuelto" por omisión y como víctima también de la maniobra defraudatoria.

MONTIGNY Y FRANCISCO S.A. LIQUIDADORES DE SEGUROS
Norberto Francisco

1. La actividad del liquidador de seguros esta estrecha y directamente ligada a la evolución de la actividad aseguradora en su conjunto. El 2005 ha sido un año de crecimiento de los negocios para los aseguradores y de igual manera lo ha sido para los liquidadores. Visualizamos un mercado asegurador en evolución positiva y acompañándolo en su evolución como prestadores del servicio que el mismo requiere para su operatoria.
2. Desde el punto de vista operativo más que preocuparnos nos ha ocupado el manejo de los siniestros con una activa participación de nuestro departamento de antifraude. En lo que respecta a la resolución de temas de nuestro sector cabe puntualizar los siguientes:
a) Falta de supervisión de la superintendencia tanto de la gestión de los liquidadores como de las compañías, las que están designando para llevar a cabo la tarea del liquidador a personas no matriculadas.
b) Falta de actualización de las escalas de honorarios, debido al deterioro que han sufrido por el efecto de la inflación y el incremento de costos.
c) Falta de un ámbito adecuado para la formación de liquidadores y para la capacitación del staff de los estudios actuantes.
3. Las escalas de honorarios que se utilizan para determinar el honorario que retribuya la tarea del liquidador se encuentran desactualizadas.
Consideramos que el camino para obtener una remuneración acorde con el nivel de los servicios prestados es el del diálogo con nuestros clientes y una adecuada información a brindarles como la vía que conducirá a acuerdos que contemplen tanto la rentabilidad de los profesionales como las posibilidades de los aseguradores.
El liquidador ya ha avanzado en su capacitación como para prestar servicios a todas las áreas donde se desarrolle la actividad aseguradora.
Con su intervención contribuye permanentemente a brindarle confiabilidad al sistema respaldando los procesos de liquidación de los siniestros dentro de las disposiciones contractuales y legales vigentes.
Uno de los campos en los que el liquidador debe tener presencia es en el asesoramiento de los asegurados que han sufrido siniestros como una manera de brindarles la información que le de al proceso de liquidación del siniestro un flujo amigable y equitativo.
En siniestros que afecten contratos de las denominadas líneas personales, solemos enfrentarnos con un gran desconocimiento del alcance de los derechos y obligaciones que las partes tienen en el proceso de liquidación, producto de la venta en forma masiva carente del adecuado asesoramiento.
Esta situación suele repetirse en los denominados seguros corporativos pero en menor medida por la participación mas activa del asesor de seguros, aunque son escasas las empresas que se han preparado para enfrentar la contingencia propia de la resolución de un siniestro de mediana o mayor importancia.

P. BROWNE & CIA.
Pedro Guillermo Browne, Titular y Director Ejecutivo

1. El año 2005 se presentó con pocos cambios, respecto al anterior. En el ramo transportes se mantuvo, y en algunos aspectos se incrementó, la siniestralidad de transito terrestre (robos). Así también en marítimos,
por mayor actividad en el sector. Aumentaron en forma sensible los siniestros en embarques de exportación. Entendemos que para el 2006 esta tendencia se mantendrá, salvo en el caso de robos de camión, que es de esperar se reduzcan, aunque pensamos que será en forma paulatina.
2. a) El creciente desconocimiento de los asegurados involucrados en el área de comercio exterior, de los temas de seguros.
b) El poco interés en solucionar este problema.
c) La repercusión de la inflación en todos los aspectos de nuestro quehacer.
d) El retraso de las escalas de honorarios.
Aspectos pendientes:
a) La valorización de la tarea del liquidador, dentro del mercado. Esto incluye el aspecto honorarios.
b) La actualización de las pólizas, que arrastran problemas de redacción desde hace años; y la utilización de cláusulas ya perimidas, y/o no adaptadas a la operativa actual.
3. Las escalas están desactualizadas desde hace 4 años, dado que no se ha tomado en cuenta la inflación anterior y posterior a esa fecha. Al incrementarse el valor absoluto de los siniestros, se alcanza muy rápidamente un escalón mayor en la escala, con una retribución porcentualmente menor. Este problema es de una progresión geométrica. Además, el sistema de escalas es perverso. Premia al liquidador que llega a una liquidación mayor, y castiga al liquidador que busca colocar al siniestro en su justo monto. Debería facturarse, como en todo el mundo, a razón del tiempo dedicado y la importancia de la labor realizada.
4. En el momento de crisis de la relación asegurador / asegurado, es decir cuando llega el momento de cumplir con la promesa efectuada, la cara visible de la compañía de seguros es la persona del liquidador. Reconocer esto, y actuar en consecuencia con el liquidador, contribuirá a mejorar y transparentar el comportamiento de la actividad aseguradora.
5. La falta de conocimiento de los asegurados de los diversos aspectos del seguro, y de su póliza. Las deficiencias existentes en la redacción de las pólizas.

PPD S.A.
Francisco Deak

1. El año 2005 no quedará registrado en los anales de nuestro estudio como próspero e indicador de un futuro promisorio.
En lo expresado tiene una importancia vital los resultados económico-financieros del último ejercicio que revela una caída importante con relación a los anteriores, pese a que se ha observado un crecimiento de la actividad en los ramos agrícola y responsabilidad civil.
Ramos vigorosos como los seguros de Ingeniería, todo riesgo operativo, incendio, pérdida de beneficios y transporte, han visto menguar sus resultados operativos debido a la total y absoluta falta de relación entre el esfuerzo y capacitación técnica que debe aplicarse en los siniestros y la remuneración que se recibe por ello. Ni el número de casos, ni la importancia individual de los mismos ha decaído, al contrario, ha habido un pequeño porcentaje de aumento en número de ellos, con relación al año anterior, pero lo inadecuado de los aranceles aplicados, así como la falta de un criterio justo en la retribución de los gastos recuperables (por ejemplo, traslado en automóviles) determinan la caída económica comentada.
Con relación a las perspectivas para el año 2006 somos optimistas, ya que se ha notado, y así lo revelan las publicaciones especializadas, un aumento importante de la actividad económica, fundamentalmente en los rubros automotores, obra pública y construcción en general, lo que sin lugar a dudas redundará en una elevación del primaje, la que es directamente proporcional al número de siniestros que se producen en el desarrollo de las distintas actividades, por una mera razón estadística.
2. Sin pretender incursionar en un terreno no perteneciente a nuestro sector de mercado, es preocupante la falta de solidez que se advierte en algunas compañías de seguros, que hoy desarrollan una actividad notoria en la plaza, temiendo se repitan caídas estrepitosas como las que, oportunamente causaron estragos en los estudios liquidadores de mayor prestigio, que vieron cercenado su derecho de cobrar los honorarios y gastos facturados.
3. En segundo lugar se encuentra aún pendiente de definición el marco legal que regule la actividad de los peritos liquidadores de siniestros, donde queden perfectamente fijadas las competencias, derechos y obligaciones de las partes intervinientes.
En la redacción del anteproyecto respectivo, deberían trabajar en forma mancomunada las Asociaciones de Compañías de Seguros, de Peritos Liquidadores y la Superintendencia de Seguros, debiendo contemplar el mismo la actuación de los peritos liquidadores del exterior, tal como ocurre en la legislación de los países vecinos.
4. La escala de honorarios que utilizan las compañías de seguros, han quedado totalmente desactualizadas, no resultando en medida alguna retributiva del trabajo profesional que el perito aplica en su realización, ni del esfuerzo concretado para arribar a resultados satisfactorios.
Un mero análisis estadístico y comparativo con las escalas vigentes en el último período de monopolio estatal en reaseguros, revelará que los aranceles se encuentran deprimidos en más del 150%, no habiendo sido ello óbice para que decayera, o por lo menos no en forma notoria, la prestación del servicio por parte de los liquidadores locales.
Entendemos que las aseguradoras, tanto nacionales como extranjeras no pueden ignorar esta situación y deberían participar en una negociación colectiva para materializar el ajuste que contemple con equidad todos los intereses en juego, lo que finalmente redundará en beneficio del mercado todo.
Los caminos para arribar a ese fin pueden ser diversos, desde el expresado en el punto anterior o hasta la intervención del Estado a través de la Superintendencia de Seguros de la Nación, que podría fijar pautas mínimas para el entendimiento de las partes.
5. El campo de acción del liquidador del siniestro es muy amplio y puede contribuir para mejorar el desarrollo y comportamiento de la actividad aseguradora, desde distintos ángulos. Efectivamente, quien sin un conocimiento medianamente profundo de nuestra actividad, presume que la función del liquidador de averías se reduce sólo a analizar el encuadre de la cobertura que otorga la póliza y a comprobar y avaluar los daños derivados del siniestro, comete un craso error. La intervención profesional, reiteramos, es muy amplia y puede resultar de alto interés para las aseguradoras, ya que no se limita a las circunstancias expuestas anteriormente, sino que avanza hacia tópicos variados, como son:
• Análisis de los riesgos por los cuales se interviene.
• Tipificación de riesgos.
• Elaboración de estadísticas.
• Determinación de costos, publicados por diversos estudios en la página web, como costo del m2 de la construcción, granos, combustibles, etc.
• Programación de prevención de siniestros en las distintas ramas del seguro y para el manejo eficiente de los casos.
6. Diversos son los problemas que enfrenta el liquidador al realizar su actividad específica, pudiendo sintetizarse los mismos de la siguiente manera:
• Redacción imprecisa de las cláusulas de la póliza, en la mayoría de los casos, por deficiencia de la traducción del original.
• Descubiertos importantes en las pólizas a prorrata.
• Aplicación de coeficientes de depreciación del valor de los bienes por uso, conservación y transcurso del tiempo y últimamente por obsolescencia tecnológica. • Intervención poco profesional o ausencia total de la misma en el curso de la liquidación, cuando se trata de productores individuales - independientes.
• Dificultades para brindar una rápida asistencia en los siniestros ocurridos en el interior del país, generada en la obtención de los pasajes aéreos.
• Cuestionamiento que algunas aseguradoras formulan con relación al reconocimiento de ciertos gastos vinculados con la tramitación del siniestro, por ejemplo los gastos por utilización del vehículo propio.

URIBE & LIQUIDADORES ASOC. S.R.L.
Alejandro Uribe, Socio

1. En cuanto a la actividad estrictamente relacionada con la liquidación de siniestros de seguros se mantuvo constante la tendencia levemente creciente del año anterior. Sin perjuicio de ello se ha verificado un interesante incremento en el nivel de actividad relacionado con otro tipo de servicios conexos, brindados a empresas en forma particular, no a través de aseguradoras y no necesariamente de liquidación de siniestros, sino en forma de asesoramientos y consultorías.
En términos económicos, el rubro liquidación de siniestros arroja para el ejercicio un resultado negativo por el cada vez más notorio atraso de los honorarios que se utilizan para compensar nuestra tarea profesional. El fuerte aumento de la tasa de inflación ocurrido en lo que va del año ha potenciado el impacto de esta situación.
Ante la falta de sustentabilidad del negocio así definido, estamos girando hacia nuevos proyectos más rentables aprovechando la misma capacidad en recursos humanos con que contamos.
2. a) La actualización de los honorarios de los liquidadores de siniestros y averías.
b) La falta de un mayor entendimiento entre los usuarios de nuestros servicios de liquidación de siniestros, cuando éstos son compañías aseguradoras, y la necesidad de una mejor definición del servicio que se desea obtener a cambio de un precio justo.
3. Los liquidadores de siniestros y averías han ido cambiando su perfil amoldándose a las circunstancias. Hasta 1980 existían los especialistas en cada rubro, los maritimistas eran sólo maritimistas, y había especialistas en siniestros de incendios, especialistas en robo, etc.
Luego y modificando el negocio del seguro tal y como se practicaba hasta entonces, una coyuntura inflacionaria y recesiva provoca que los “jugadores estrella” de las aseguradoras pasan a ser los ejecutivos financieros quienes con unos pocos pasos mágicos multiplicaban las inversiones de las compañías, en detrimento de los técnicos, quienes notoriamente fueron perdiendo espacio. Dejo a salvo que a pesar de esto el mercado asegurador perdía dinero, pero de alguna forma defendían mejor sus posiciones.
Los liquidadores siempre como surfistas amateurs, quisimos barrenar la ola cuando estaba 10 metros delante, y nos transformamos en profesionales de la liquidación más baratos y multifunción. Es decir los especialistas en robo incorporaron liquidaciones de incendio, de seguro técnico, y viceversa. Hasta los maritimistas, esa elite de profesionales con idioma propio (no decimos izquierda decimos babor, ni derecha decimos estribor, el barco no se inclina se escora, etc.), aparecemos investigando robos, incendios, etc.
En los noventa se produce un nuevo cambio donde los liquidadores dan un paso más y se transforman en pequeñas empresas, aún “ más multidisciplinarias”, y especialmente “ más baratas”.
Las aseguradoras nos contratan y por el mismo precio esperan que nuestras empresas sean peritos, investigadores, abogados y por supuesto lo que nunca dejamos de ser, liquidadores de siniestros, todo por el mismo honorario.
Fue de esta manera en que muchos liquidadores han ido perdiendo terreno hasta desaparecer. Los propios usuarios del servicio, conciente o inconcientemente han ido matando a sus proveedores achicando sus márgenes de ganancia hasta tornarlos en muchos casos negativos.
Hoy en día nuestra empresa que afortunadamente mantiene un buen volumen de negocios, respeta el estilo y honorarios prepactados con los antiguos clientes, pero no vamos por nuevos de estos negocios.
Estamos migrando hacia negocios más rentables que nos permitan aprovechar de mejor manera nuestras capacidades y nuestros calificados recursos profesionales. Esta profesión no está correctamente remunerada. Los liquidadores siempre hemos sido dueños de nuestras empresas y como tales, hemos fracasado.
Siempre prevalece nuestra faceta profesional y velamos por brindar el mejor servicio posible en detrimento de nuestras utilidades, quiero decir que si nos encomiendan un siniestro en cualquier provincia del interior hacia allí vamos, sin siquiera preguntarnos como vamos a financiar ese trabajo, los liquidadores sacamos dinero de nuestros bolsillos o apelamos alguna tarjeta de crédito personal, y allá nos encontramos financiando “sin querer” a nuestros clientes aseguradores, alimentando un sistema desequilibrado que luego de casos como el descripto profundizan el desequilibrio, los liquidadores son cada vez más pobres para permitir que los números de las compañías cierren mejor, al menos en este rubro.
¿Mejor o aparentemente mejor?
No tengo la menor duda que un correcto trabajo de liquidación redunda en un ajuste de pérdidas sin fisuras o la detección temprana de fraudes.
Las pérdidas por goteo de las aseguradoras, me refiero a siniestros exagerados levemente o pequeños fraudes de esos que no llaman la atención, son incalculables.
Pero son incalculables porque nadie las calcula, nadie se preocupa por ello, (ojos que no ven ….), el requisito para todo liquidador es que presente un informe que sea inobjetable y que los honorarios que facture sean despreciables.
La propia lógica de una mente aseguradora sana dirigiría mayores inversiones en prevención de fraudes y un correcto ajuste de siniestros, pero la realidad es que no es así, nuestros honorarios profesionales se encuentran al menos un 70% retrasados.
Por eso que digo que como inversores en nuestras compañías, nos hemos defraudado.
No podemos sentirnos satisfechos con esta actitud filantrópica hacia nuestros clientes que ya lleva varios años.
4. Existe un mercado no explotado por parte de los liquidadores vinculado con la actividad pericial judicial y la desarrollada para los propios asegurados.
En cuanto a lo judicial hasta hoy nuestro espacio ha sido ocupado por peritos contables o por licenciados en seguros.
Esta práctica sin duda deja al demandante en inferioridad de condiciones frente a la defensa, ya que un perito contador carece del expertise necesario en la práctica aseguradora y el licenciado en seguros cuenta con capacitación fundamentalmente en la comercialización de coberturas y no en el análisis de siniestros.
Por otra parte, la participación de un perito liquidador de siniestros matriculado permite al abogado contar al momento de preparar la demanda con un asesoramiento prejudicial exacto para determinar la extensión del daño y su cuantificación económica en relación al contrato de seguros, contar con una pericia técnica calificada como prueba en el juicio y disponer de un consultor técnico que pueda controlar u objetar el peritaje presentado por la aseguradora.
5. En primer lugar la falta de recursos económicos autorizados para la investigación y estudio de los siniestros, especialmente los de perfil simple o con visos de normalidad.
En segundo lugar la falta de acabado conocimiento que tienen los asegurados sobre los alcances de algunas de la coberturas que tienen contratadas o de limitaciones o exclusiones.

ABOGADOS ESPECIALIZADOS
Cuestionario
1. ¿Cómo ha sido el 2005 para su actividad y qué perspectivas tiene para el 2006?
2. ¿Cuáles son los temas que más le preocupan y cuáles los pendientes de resolución en su sector de mercado, por orden de prioridad?
3. a. ¿A qué atribuye el avance de la litigiosidad?
b. ¿Qué acciones cree que deberían adoptarse para moderarla?
c. ¿Cuáles son las nuevas tendencias jurisprudenciales en RC?
4. ¿Cómo vislumbra el rol de los abogados especializados en seguros y cuáles serían los aspectos prioritarios en que podrían contribuir para un mejor desarrollo de la actividad aseguradora en el corto y mediano plazo?

ALVARELLOS & ASOCIADOS
Alberto Alvarellos, Titular

1. En el año que termina se verificó un importante incremento de la actividad del Estudio en todos los ámbitos en los que éste opera en el mercado asegurador, ya sea en seguros generales o en el ámbito más específico de responsabilidad civil profesional e, inclusive, en la gestión de cobranzas de primas y de recupero de siniestros.
Como lo veníamos haciendo desde antes, hemos centrado nuestros esfuerzos en la búsqueda de soluciones transaccionales en los procesos judiciales que se nos han confiado, obteniendo buenos resultados para nuestros clientes.
Se ha consolidado nuestra presencia en el mercado y esperamos que el 2006 sea un buen año, como ha sido éste que termina.
2. Me preocupa que a más de un año de dictado el fallo "Aquino" de la Corte Suprema en materia de accidentes de trabajo, que declaró la inconstitucionalidad del régimen indemnizatorio establecido por la ley de riesgos del trabajo, no se haya avanzado, en la medida de la premura que la situación impone, con un nuevo texto de esa norma.
Considero que urge el dictado de una nueva ley que establezca derechos y obligaciones en un campo de tanta sensibilidad social el que, ciertamente, necesita de pautas claras y, desde luego, preestablecidas.
En otro orden, recientemente, una revista especializada publicó un artículo, fechado en 1974, de un recordado maestro del derecho, el Dr. Alberto D. Molinario. El trabajo comienza con un párrafo del libro "El Profeta", que me permito transcribir: "Entonces un jurista preguntó: ´Pero, ¿qué acerca de nuestra leyes, Maestro?’ Y él respondió: ‘Os deleitáis estableciendo leyes; sin embargo os deleitáis más aún quebrantándolas’". Y agrega el autor del artículo que esa hermosa frase debería completarse de este modo: "directa o indirectamente, so pretexto de interpretación".
La inclusión de este recuerdo, es para señalar la preocupación que genera en el mercado asegurador en general y en los letrados que actuamos en él, en particular, las sentencias de algunos tribunales al fallar sobre cuestiones vinculadas con el contrato de seguro.
Las estipulaciones contractuales constituyen para las partes una regla a la que deben someterse como a la ley misma. Por ello, resulta incomprensible que muchos tribunales, "so pretexto de interpretación", se inmiscuyan en los contratos declarando la nulidad de algunas cláusulas o la inaplicabilidad de las mismas al caso, modificando así lo previamente estipulado por las partes. Esto se ha visto con claridad, por ejemplo, en los pronunciamientos dictados por algunas salas de la Cámara Civil de la Capital que declararon inoponible a los terceros las franquicias elevadas previstas en los contratos de seguro de responsabilidad civil de las empresas de transporte de pasajeros.
Entiendo que flaco favor hace esa actitud judicial a la seguridad jurídica que nuestro país necesita.
3. Considero que el indudable incremento de la litigiosidad debe analizarse desde dos aspectos centrales.
En primer lugar, está claro que se formulan reclamos por situaciones que hubieran sido impensadas hasta no hace mucho tiempo. En tal sentido, pareciera que se ha instalado en la sociedad, una suerte de desmedido afán por la obtención de una suma resarcitoria. En algunas ocasiones con razón y, en muchas, sin ella.
Y a ello debe agregarse que en nuestra vida cotidiana se registran, con mayor frecuencia, hechos violentos de diversa especie y magnitud. Desde los accidentes de tránsito, cuyo número, lejos de disminuir, aumenta, hasta incidentes ocurridos en espectáculos deportivos, boliches, colegios -por citar sólo algunos ejemplos- configuran un espectro de situaciones que generan daños y, consecuentemente, reclamos indemnizatorios. Hay, sin duda, junto a estas dos situaciones una variada gama de factores económicos y sociales cuyo detenido y detallado análisis escapa al ámbito de esta encuesta.
Si bien el marco descripto no es alentador en cuanto a la disminución del ascendente índice de litigiosidad, considero que deben y pueden adoptarse medidas con tal rumbo. La implementación de adecuadas políticas de prevención, en las que estén involucrados los propios aseguradores, pareciera que se presenta como una de las principales medidas idóneas a tal fin.
En tal sentido, debo rescatar que varias empresas del sector están trabajando con sus productores y asegurados en tal sentido, e, inclusive, he participado en algunas de esas actividades.
Ocurrido el siniestro, analizados los antecedentes del mismo y determinada la responsabilidad, entiendo aconsejable asumir una actitud pro-activa en aras de la solución amigable, ya sea en la etapa extrajudicial o en la mediación, e inclusive una vez entablada la demanda: con distintos matices y circunstancias, siempre es posible alcanzar una transacción y poner, de tal modo, fin al litigio.
La posición de la jurisprudencia es cada vez más clara hacia la protección de la víctima y se orienta, cada vez con mayor nitidez, hacia la búsqueda de un responsable que resarza al damnificado por un daño injusto. Este criterio jurisprudencial es, sin duda, un elemento más para encarar actividades de prevención de siniestros y políticas transaccionales, tal como lo señalé más arriba.
4. Como abogados especializados en seguros, considero que el principal rol que queda a nuestro cargo es, justamente, el de adquirir mayor especialización día a día para satisfacer adecuadamente los requerimientos de nuestros clientes.
Nuestra contribución al mejor desarrollo de la actividad aseguradora, desde la especialización jurídica, debe centrarse en la prevención de conflictos, a través de la redacción de cláusulas claras y precisas y, en materia de siniestros, en la búsqueda de soluciones transaccionales que limiten, como hemos dicho, el número de litigios.

EDUARDO A. TORIBIO
Abogado, asesor y árbitro en temas de Seguro y Reaseguro

1. Es difícil describir un escenario unívoco u homogéneo, en tanto que la caracterización de abogado especializado engloba actividades muy variadas: desde la actividad litigiosa judicial, al asesoramiento legal contractual del seguro (comprensivo de asistencia en emisión y en siniestros) y a las tareas de asesoramiento en el desarrollo empresario y/o de programas o planes especiales. A los temas de la litigiosidad judicial nos referiremos en una pregunta siguiente, por lo que quedarían los temas de asesoramiento. En ese campo, pareciera que el mercado, superada una etapa de mayor emergencia técnica y económica, comienza a pensar en algunos desarrollos novedosos y en proyectos de nuevas actividades o ampliación de las que llevan a cabo. Esperemos que esa tendencia se mantenga y crezca, pues resulta, a mi entender, muy significativo el campo de mejora de calidad que presenta la actividad aseguradora. Tanto en temas técnicos, como administrativos y económicos, pareciera existir la posibilidad de obtener ventajas sustanciales. Y lo más significativo es que podría lograrse sin que ello implique pérdidas para alguno de los protagonistas del mercado. Para usar los anglicismos tan de moda, en un esquema de “win & win”. Es oportuno señalar, por otro lado, que en un marcado necesitado de menos litigiosidad y más prevención, es conveniente que intervenga el abogado “antes” de actuar.
2.. No pretendo ninguna originalidad al armar esta escala de preocupaciones. Casi inevitablemente, la preocupación primordial es técnicamente “perogrullesca”: la solvencia de los operadores del mercado. Y ello es válido cualquiera sea el rol de cada uno en la actividad, pues afecta al funcionamiento global y a la imagen del sector.
Si bien podría parecer la preocupación de toda época, no escapa a mi orden de prioridades, el escaso y liviano control ejercido por el organismo de control, por lo menos en los últimos cuatro años. Como si pesara sobre su accionar cierta “cola de paja”, por el daño infligido al sector, debido a la acción del Estado en los aspectos económicos y financieros (inversiones forzadas y posterior default), da la sensación que las situaciones “reales” de distintos operadores “muy dinámicos” en la competencia, podría no corresponder con los compromisos que han asumido, reeditando situaciones negativas que se han dado en los últimos años, en detrimento de los asegurados y terceros.
3.. No tengo elementos que me permitan pensar en un aumento de la litigiosidad, salvo casos puntuales, como los relativos a riesgos del trabajo y a la responsabilidad del transportista público de pasajeros.
Estos temas son emergentes actuales de una tendencia a la solución “excesivamente pragmática” de los problemas, que fue muy frecuente en la ya famosa década de los 90. No hay que olvidar que siempre es difícil encontrar soluciones fáciles a problemas difíciles (eso sería la Sabiduría).
A mi entender, es más sencillo resolver el tema del transporte público, entre asegurados y aseguradores. Más complicado, el de riesgos de trabajo ha sido casi el mismo desafío desde 1915 (Ley Nº 9.688): el equilibrio de cargas y beneficios entre las partes y eludir los tironeos sectoriales (todos), que llevan pendularmente la cuestión a periódicas crisis. En cualquier caso, no tremendizaría el problema de la crisis del sistema de la Ley Nº 24.557, pues cabe recordar que el mismo ha regido menos de 10 años, en un lapso de 90 años. Por esencia y por tradición jurídica, la responsabilidad por daños es difícil de calcular y son los mecanismos mutuales como el seguro los que nos pueden acercar soluciones, a través de la generación de masas de prima adecuadas.
4. Creo, desde hace muchos años, y lo he dejado escrito, que el gran desafío creativo de nuestro mercado, es dejar de hablar de “litigiosidad”, para hacerlo de “siniestralidad”. Entendida como aquella potencialidad dañosa de patrimonios y vidas que hace que las personas acudan a la institución aseguradora. Me parece que a los abogados del sector nos cabe un rol muy significativo para ser los agentes de la solución y no del conflicto, asistiendo a los operadores del mercado desde una perspectiva de composición de intereses, con ahorro de tiempos, costos y desgaste de imagen institucional.

ESPOSITO & TRAVERSO, ABOGADOS
Amadeo E. Traverso, Socio

1. Hemos tenido un año en el que se ha registrado un importante incremento en el trabajo judicial. Se ha observado además, una creciente complejidad en la tramitación de las causas judiciales y en consecuencia de sentencias preocupantemente infundadas o tan sólo con fundamentos aparentes, todo lo cual obliga agotar las instancias ordinarias y extraordinarias del proceso.
En materia de responsabilidad civil, los accidentes de tránsito con o sin lesiones, los reclamos de eventos vinculados a la ley de riesgos del trabajo y los reclamos por mala praxis médica, siguen manteniéndose en un nivel preocupante.
En el ámbito corporativo, el dictado por la Inspección General de Justicia de resoluciones reglamentando aspectos tales como los aportes irrevocables de capital, constitución de reservas, pluralidad de socios, actualización de información de sucursales de sociedades extranjeras y sus representantes, etc., etc., nos ha obligado a aplicar un esfuerzo y energía importantes para que nuestros clientes entendieran los cambios de criterio registrados por el organismo ya citado, y canalizar las presentaciones administrativas pertinentes a fin de dar cumplimiento con tales reglamentaciones.
2. Tenemos preocupación en varios aspectos de la actividad. En materia laboral, el creciente sesgo antiempresario que los fallos traslucen, muestran una mezcla poco compatible entre lo jurídico y lo ideológico. En riesgos del trabajo se están dando sentencias cuyos importes no tienen comparación con las que son dictadas en el fuero civil, con el efecto cascada que a la postre ello importará. Riesgos del trabajo tiene además pendiente un nuevo proyecto de reformas a la ley 24.557 que en verdad no satisface desde el punto de vista del interés público en juego, en especial cuando se lo compara con la experiencia internacional en la materia.
En materia de daño ambiental, no existe una legislación coherente aunque se nota una creciente actividad judicial en materia de responsabilidad civil fundada en tal causa. Sería conveniente profundizar esta materia tan actual y hallar los mecanismos legislativos que permitan una adecuada prevención del riesgo y también la aplicación de coberturas asegurativas posibles y controlables.
En materia corporativa, el Estado está demostrando poco tolerancia y en ocasiones arbitrariedad en el tratamiento de asuntos de alto contenido para el inversor extranjero, lo cual se manifiesta tanto en aspectos societarios (IGJ) como impositivos (AFIP).
3. a) La “superstar” es sin duda la ley de Riesgos del Trabajo. A partir de los fallos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación dictados en in re Aquino, Isacio c/ Cargo Servicios Industriales S.A. s/ accidentes ley 9688 - CSJN - 21/09/2004 y (C) en in re V. 967. XXXVIII. Vizzoti, Carlos Alberto c/ AMSA S.A. s/ despido - 14/09/2004 - y C. 2605. XXXVIII - Castillo, Angel Santos c/Cerámica Alberdi S.A., el sistema se encuentra fuera de todo control y predicibilidad. Obviamente la litigiosidad ha aumentado considerablemente.
En automotores, los accidentes de tránsito siguen siendo la causa mayor de litigiosidad y por supuesto, en materia de RC profesional, la falta de un marco jurídico contenedor de tales reclamaciones y las inadecuadas prácticas de prevención, se apuntan como factores ponderables al momento de evaluar aquella.
b) Capacitación, información, difusión y la aplicación de normas gradualmente más rigurosas, son las únicas herramientas imaginables para disminuir la litigiosidad en materia de accidentes de tránsito.
El aseguramiento del riesgo de RC profesional médica requiere de capacitación en materia de métodos prevención, pero también de una ley que permita reducir el plazo de prescripción de la acción y limitar el monto de los reclamos, materia que no resulta fácil. En materia de riesgos del trabajo, será necesario tiempo para que la fuerza del péndulo y sus extremos, modere los pronunciamientos judiciales. Las modificaciones a la ley Nº 24.557 sólo serán saludables en la medida en que el “bien público” prevalezca sobre los intereses corporativos (léase abogados laboralistas).
c) En general, la tendencia judicial tiende cada vez más a proteger al tercero damnificado, lo cual se viene registrando en general, en la mayor parte de los países desarrollados. Se observan avances significativos en la condena cada vez más frecuente respecto a la actividad de los profesionales abogados. En materia laboral, provisional e impositiva, cada día con mayor periodicidad se registran condenas que se extiende a los directores y gerentes de sociedades, por actividades propias de la empresa. Como ha sido dicho más arriba, existe una mayor concientización respecto al ambiente y su protección y en la misma medida, una creciente actividad judicial.
4. El mercado asegurador muestra una creciente especialización y en igual medida, los abogados vinculados a la actividad se encuentran trabajando en los nichos específicos que el mundo de lo jurídico ofrece en esta materia. En el corto y mediano plazo esta es la mejor respuesta que puede ser ofrecida un abogado a su cliente.

ESTUDIO IEZZI & VARONE
Gabriel R. Iezzi, Socio

1. El 2005 ha sido un excelente año para nuestra firma Iezzi & Varone. Hemos posicionado fuertemente nuestro SAPP 24 HS (Servicio de Asistencia Penal Primaria 24 hs.) en el mercado asegurador, logrando una gran reducción de costos siniestrales para nuestros clientes y un alto grado de satisfacción de sus asegurados, que reciben en forma directa este beneficio en toda la Argentina y en verano en Punta del Este.
En esta última parte del año estamos lanzando nuestro nuevo servicio denominado El Angel Guardián, cuyo lema es: “si toma, ¡no conduzca!”, a través del cual esperamos reducir la siniestralidad producida por la conducción bajo la ingesta de alcohol.
El 2006 entendemos será otro muy buen año para nosotros, ya que los clientes nos acompañan en nuestros emprendimientos, en especial sabiendo que las 24 hs. estamos junto a ellos, trabajando en la calle.
2. Me preocupa en determinados casos la falta de reacción de algunas aseguradoras y reaseguradoras en su rol, ante el aumento de los siniestros, reclamos, mediación y juicios , ya que aún conservan la vieja idea de esperar que el caso llegue al escritorio del tramitador, sin “ir a buscar “ el mismo a su lugar de producción, tal como trabajan los abogados de parte actora. Sin ir más lejos un reconocido estudio “bolsero” posee un sistema de móviles que se desplazan al lugar de los hechos, comisarías, etc.
Es decir, es la contrainteligencia, a través de la cual luchamos con nuestro SAPP 24 HS, móviles, motos, etc. Debemos movernos rápidamente las 24 hs., beneficiando a los clientes y disminuyendo los costos de los siniestros.
3. En la respuesta a este punto, reitero lo dicho hasta el cansancio: determinadas aseguradoras no prestan atención a lo que sucede en la calle, lugar éste donde se producen los siniestros, se negocian, se arman las causas penales en comisarías, se mueven los abogados actores, etc.
A esto, hay que sumarle el errado criterio en determinadas empresas del sector también de no atender adecuamente los reclamos administrativos o peor, atendiendo el caso tardíamente. De ahí, sin duda, parte el aumento de la litiogisidad.
Amigos del seguro, abandonemos los escritorios y vayamos al terreno donde se juega la partida de autos, es decir “la calle”.
En materia de RC, cada vez notamos un mayor grado de condena contra las aseguradoras ya que los jueces interpretan que las empresas al contratar están en pleno conocimiento del riesgo que asumen y deben responder al mismo, mas allá de los mayores costos que los juicios siempre generaron.
4. Aquí y hablando con conocimiento de la alta capacidad, de los excelentes colegas con los que contamos en el sector asegurador, nuestra idea siempre es que cada abogado trabaje donde mejor se mueve. No tengo dudas de que este mercado cuenta con profesionales de reconocida trayectoria como para atender las distintas necesidades del sector y en especial, en lo relacionado con siniestros, las distintas e importantísimas etapas que éstos poseen, desde su producción hasta su culminación.
Es decir, los números uno de cada aseguradora, brokers, reaseguradoras, etc deben aprovechar el alto grado de especialización y know how de cada firma de abogados.

GUSTAVO COSTAS & ASOCIADOS, ABOGADOS
Gustavo Jorge Costas, Titular

1. El 2005 fue año fructífero para el estudio que dirijo.
Tal como pensaba a fin del año pasado hemos recibido de parte de las aseguradoras que atendemos un mayor flujo de trabajo, circunstancia que estimo se repetirá el año entrante.
Por otra parte hemos continuado, como es de práctica en el estudio, con la imprescindible capacitación del cuerpo de abogados y asistentes, no sólo en lo atinente a las cuestiones del mercado asegurador, sino también en lo concerniente al uso de las herramientas de la negociación, habiendo participado en seminarios internacionales de la materia.
Estimo que el año 2006 nos encontrará en la misma senda de crecimiento que el presente.
2. Atendemos a numerosas aseguradoras en materia de riesgos del trabajo.
Por ello, sin duda, el tema central a solucionar para el año 2006 será el del nuevo delineamiento del sistema de riesgos del trabajo.
Si bien el sistema ha seguido funcionando durante el presente años, pese a los fallos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que son de público y notorio conocimiento, lo cierto es que resulta imprescindible, para la seguridad jurídica y tranquilidad de todos los operadores del sistema, la sanción de una nueva ley de riesgos del trabajo.
Otro tema que preocupa al sector es el aumento de siniestros, sobretodo en lo atinente a los accidentes de tránsito.
Por la multiplicidad de orígenes de este problema (crecimiento y deterioro del parque automotor, calles y rutas obsoletas, carencia de educación vial, etc., etc.) entiendo que la gravedad del problema radica en la difícil solución del mismo.
Por último resulta preciso recordar, una vez más, el tema del fraude, ya sea tanto en la "fabricación" de siniestros, como en el "agravamiento" de los mismos.
Estudios recientes han permitido demostrar que por cada peso que se gasta en la detección e investigación de fraudes, se ahorran cuatro en el pago de siniestros.
3. a) El sector asegurador ha crecido ostensiblemente en los últimos años.
El incremento de riesgos asegurados, trae aparejado, como lógica consecuencia, una mayor ocurrencia de siniestros que deben ser atendidos.
A su vez, también se ha notado un incremento importante en los siniestros originados en accidentes de tránsito, que obviamente incide de forma directa en el crecimiento de la litigiosidad.
Si a ello le sumamos el aumento exponencial de los litigios derivados de los accidentes de riesgos del trabajo ocurridos luego de los mencionados fallos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, es fácil advertir las causas del aumento de la litigiosidad.
b) Respecto de las acciones que deberán adoptarse para la solución del problema mencionado, no todas ellas están en manos exclusivas de las aseguradoras.
Es que respecto del brutal aumento de accidentes de tránsito, la solución pasa por diversos carriles ajenos a la acción que puedan realizar las aseguradoras.
Resulta preciso, dentro de otras cosas, impartir educación vial desde la escuela, acondicionar las calles y rutas, realizar controles del estado de los rodados, etc., etc.
Pero las aseguradoras si pueden realizar acciones para mitigar el crecimiento de la litigiosidad.
Por empezar deberían avanzar definitivamente hacia una mejor y más rápida atención del siniestro en el "mostrador", como así también deberían aunar esfuerzos para la detección e investigación de los fraudes en forma conjunta, en ese sentido los emprendimientos que se han realizado han dado sus frutos.
c) Respecto de las nuevas tendencias jurisprudenciales de RC, es notorio el avance de los fallos sobre cuestiones que años atrás parecían exentas del alcance de los tribunales.
Existe una tendencia marcada, desde ya hace varios años, de extender la órbita de la responsabilidad a más y más agentes.
Así como varios años atrás los médicos comenzaron a ser objeto de sentencias condenatorias y hoy, pese a los vaivenes del mercado, la mayoría de los galenos se encuentran asegurados, entendemos que existe un camino extenso por recorrer en cuanto al crecimiento del aseguramiento de la responsabilidad civil de productos, D & O, responsabilidad de todas las actividades profesionales, etc.
Será trabajo de las aseguradoras el de crear nuevos productos que resulten atractivos para los futuros tomadores.
4. Soy un convencido de que los abogados especializados en seguros debemos tener una clara disposición a la negociación.
Desde nuestro rol debemos usar todas las herramientas que tengamos a nuestro alcance para evitar que los siniestros cuya atención nos confían nuestros clientes no lleguen a la etapa judicial, puesto que allí comienzan a jugar factores que en numerosas oportunidades nos es difícil prever.

LOPEZ SAAVEDRA, ARMANDO, ESNAOLA & VIDAL RAFFO
Domingo M. López Saavedra, Socio

1. Hemos tenido un año que podríamos decir que ha sido bueno profesionalmente, consolidando nuestra posición en el mercado de derecho de seguros y reaseguros a nivel nacional e internacional, tratando de ofrecerles a nuestros clientes los servicios que, en nuestra opinión, ellos necesitan para un mejor resultado final, sin descuidar la realización de tareas de difusión y de realización de seminarios tendientes a la mejor formación de todos aquellos vinculados de una forma u otra al mercado.
2. a) Se habla de inseguridad jurídica y muchas veces ella es real, pero otras veces ello es la consecuencia de defensas y planteos inadecuados que se realizan judicialmente. Creo que la profesionalidad en todos los aspectos del seguro y reaseguro, incluyendo todo lo relativo a la litigiosidad, es un elemento esencial y fundamental para la obtención de resultados razonables y previsibles en los mercados.
b) El efectivo control de los reaseguradores extranjeros que operan en nuestro mercado, en especial de aquellos que no se hallan debidamente registrados ante la autoridad de control para operar en el país.
3. a) Creo que son varias las razones. Una es la situación socio económica por la que atraviesa el país y los bolsones de pobreza y de desocupados que son campos propicios para que se recurra a la litigiosidad contra los aseguradores como paliativo a tales problemas. Otra situación es el negocio que la litigiosidad despierta en variados sectores, acicalado por la figura del "beneficio de litigar sin gastos", que termina siendo una invitación al pleito y a veces, un medio de ejercer coerción contra los demandados solventes que, aun ganando un juicio, saben que van a terminar soportando un costo importante. Otra es la "inocente" creencia que las aseguradoras son "entidades de bien público" con bolsillos inagotables y que están para indemnizar cualquier daño, sea este real o no y haya o no responsabilidad de los asegurados. Lo que parecen ignorar todos o al menos muchos - incluso a nivel tribunalicio - es que las indemnizaciones que abonan las aseguradoras provienen del "fondo de primas" que pagan los asegurados y que a mayores condenas, mayores primas a cargo de estos últimos, la mayoría de ellos, inocentes y ajenos a las causas que generan tales aumentos. Y ni hablar del fraude contra las aseguradoras que en países mas ordenados, como los Estados Unidos, se estima que asciende a un 20% al menos y que a cada familia ello le representa una extra prima de U$S 5.000 anuales.
b) Profesionalismo, investigación, prevención, conocimiento del asegurado, selección de riesgos y una política sana y enérgica que apunte a cerrar los casos que merezcan ser indemnizados antes de que éstos se conviertan en reclamos inmanejables
c) Cuando yo me recibí en la Facultad de Buenos Aires, allá por el lejano año 1956, se estudiaba Derecho Civil, en donde la responsabilidad estaba centrada en la culpa de quien había causado el daño. Hoy se habla de derecho de daños en donde quien ha sufrido un perjuicio es merecedor de un resarcimiento por parte de alguien, aunque ese alguien no haya tenido una culpa personal en el evento siniestral. La responsabilidad civil es sin duda cada día mas estricta en nuestro medio y se ha llegado a puntos tales como el de la Ley General del Ambiente, en la que se ha establecido una responsabilidad objetiva, prácticamente sin eximiciones de responsabilidad para quien causó un daño ambiental, con la obligación de reestablecer tal daño a su estado anterior y además de asegurarla; obviamente no habrá asegurador o reasegurador serio en el mundo dispuesto a cubrir estos riesgos, que pueden tener consecuencias catastróficas y prácticamente ilimitadas, sin tener la seguridad de poder limitar su responsabilidad a los términos de su póliza.
4. Creo, como ya lo adelanté, en la especialización y en el profesionalismo como herramientas indispensables para la adecuada defensa de los intereses de los aseguradores y también de los asegurados. En tal sentido el Club de Abogados del Seguro, creo que cumple una tarea importante a través de sus reuniones mensuales en los que se discuten y analizan problemas de particular interés para el mercado y a la difusión de cursos, publicaciones y jurisprudencia referidos al Derecho de Seguros y Reaseguros.

SPEYER & MARIANI ABOGADOS
Claudio Speyer, Socio

1. La actividad de nuestro Estudio durante el corriente año se ha visto favorecida por un incremento tanto en lo que se refiere al número de las consultas como a nuevos clientes que han sido incorporados.
Estimamos que dado la actual perspectiva económica, la mayor estabilidad presupuestaria y la intención del gobierno para lograr una mayor inversión en el país debiera reflejarse también en una mayor actividad profesional en el curso del 2006.
2. La carencia de un Estado dotado de instituciones firmemente establecidas, las luchas relacionadas con las recientes elecciones legislativas, ha repercutido negativamente sobre la ya débil seguridad jurídica que nos aqueja desde hace décadas. Creemos que este es un valor que no ha sido percibido suficientemente por el Estado. Esta carencia motiva una continua zozobra para el sector tanto empresario como sindical. Esto provoca que el sindicalismo, a través de medidas de fuerza, pretenda lograr la satisfacción de sus reclamos que debieran concretarse a través de negociaciones colectivas dentro de un adecuado marco regulatorio. De este modo no se respetan valores y se altera la paz social sin respetar las debidas reglas de juego con lo cual se lesiona el bien común general de la población del país.
Hemos visto así que el logro de un escalafón para la industria aseguradora dio motivo a largas, tediosas y agrias disputas entre los empresarios y los empleados representados por el sindicato.
La labor mediadora del Estado no estuvo a la altura de las circunstancias y con ello se impidió que unos y otros contendientes presten su máximo esfuerzo al desarrollo y progreso de la industria aseguradora enfocando en cambio todo su esfuerzo en algo que a la postre resulta perjudicial para toda la comunidad. Por otra parte ciertas resoluciones de la autoridad de control también han generado situaciones conflictivas que no favorecen el desarrollo de la plena capacidad potencial del sector.
3. a) Me es muy difícil contestar con la debida seriedad esta pregunta por carecer de base estadística.
Estimo que son varios los factores que contribuyen al aumento de la litigiosidad y los que menciono no tienen un orden de prioridad determinado, sino que todos tienden a este resultado disvalioso.
• La mayor conciencia del ciudadano en su capacidad y posibilidad para defender su derecho de reclamar daños a quien le ha causado un perjuicio. Las ONG han contribuido a la concientización del público. En cuanto a la defensa de los llamados “derechos del consumidor” muchas veces han actuado más allá de lo debido.
• El desprecio generalizado que demostró largamente la industria por la preservación del medio ambiente, también ha dado lugar a que se incrementaran los reclamos y litigios para recomposición del mismo así como la indemnización de los daños sufridos.
• Tampoco puede dejarse de lado que porcentualmente nuestro país y en especial la Capital y el Gran Buenos Aires, sobresalen de las estadísticas en cuanto a accidentes por la circulación de automotores. La tradicional conducta violatoria de leyes y reglamentos no solo de tránsito, pero también de esto, contribuye a que muertes y lesiones causados por estas circunstancias vayan continuamente en aumento.
• A todo ello hay que sumar por una parte las conductas empresarias renuentes a solucionar, a través de indemnizaciones con montos adecuados, los reclamos de las víctimas, y por la otra, la exageración de daños y montos de reclamos por parte de estas últimas. Además hay una equivocada formación por parte de las Universidades de los profesionales del derecho, que tiende más a crear litigantes que componedores de intereses divergentes.
• Finalmente no puedo dejar de mencionar que tampoco se planifica desde el Estado una política tendiente a conocer la cantidad de profesionales que necesita la comunidad, razón por la que el aumento desmedido de egresados de la Carrera de Abogacía de las numerosas Facultades, hacen que cada letrado deba aguzar su ingenio para permitir su propio desarrollo profesional, lo que finalmente incide en el avance de la litigiosidad.
b) También aquí las ideas que desarrollo para lograr este objetivo deben considerarse en conjunto y su enumeración no indica que haya un orden de prelación y mucho menos agotan el tema.
Las aseguradoras debieran a mi entender elevar las tarifas que cubren la responsabilidad civil en cualquiera de los espectros de la misma, para de ese modo, poder solventar más adecuadamente los daños que provocan sus asegurados. Con ello debería lograrse la posibilidad de solucionar extrajudicialmente y frente al reclamo administrativo la mayor parte de las pretensiones de las víctimas.
El segundo paso debiera ser la atención muy prolija de los procesos de mediación para que esta herramienta constituya un filtro privilegiado para evitar el pleito.
También habrá que machacar a través de Congresos, reuniones, ciclos de estudio y trabajos de doctrina, que sin limitar el acceso a la jurisdicción, los tribunales moderen el otorgamiento del beneficio de litigar sin gastos, sobre todo cuando se presenten demandas que evidencien, sin lugar a dudas, una pretensión exagerada, teniendo en cuenta los promedios que la experiencia jurisprudencial otorga para el tipo de daño demandado. Personalmente y desde hace tiempo y al comienzo colaborando hace ya muchos años con el Dr. Juan Carlos Félix Morandi, propugné la instalación en la legislación argentina de un baremo, al principio limitado a los accidentes provocados por el uso de automotores, tomando como base el modelo español.
Con ello se lograría con seguridad una mayor certeza para todas las partes para conocer cuales son los límites dentro de los que cabe efectuar el reclamo y pagar una indemnización. Respecto de los daños provocados por la mala práctica médica ha habido varios proyectos para limitar las sumas indemnizatorias máximas a raíz del evidente peligro, ya concretado en algunos países, de que los galenos nieguen su atención en algunas actividades específicas debido al riesgo de ver arruinada su carrera profesional.
Los topes indemnizatorios también son necesarios en relación con el daño ambiental. Uno de los graves males que hemos sufrido desde siempre en las leyes que acotan las indemnizaciones es que se establecen límites demasiado bajos que finalmente son dejados de lado por los fallos judiciales. El mejor ejemplo de ello se da en los accidentes laborales.
Referirme a la desafortunada legislación de los riesgos del trabajo, llevaría la extensión de este breve comentario a un límite prohibitivo.
Debe tratarse este tema de un modo tal que permita la adecuada indemnización al accidentado, la posibilidad de su reinserción laboral, la liberación real del empleador, siempre que no incurra en culpa grave, y la certeza por parte del prestador de no verse demandado por fuera de los límites establecidos en la ley.
c) La tendencia de nuestros tribunales es afinar el concepto de obligación tácita de seguridad así como la aplicación de una responsabilidad objetiva para dar cabida a priorizar la indemnización del daño inferido a la víctima antes que analizar la culpa del pretenso responsable.
4. Nuestra tarea tendiente a lograr el mejor desarrollo de la actividad aseguradora debiera reflejarse en primer lugar a través de una cada vez más profunda formación intelectual, doctrinaria y de experiencia en nuestra actividad.
Generalmente carecemos del suficiente conocimiento técnico de la actividad aseguradora.
En muchos casos nos falta una experiencia directa respecto de los distintos aspectos de cómo se administra una empresa aseguradora y como se ensamblan los diversos sectores de la misma, y la interacción entre producción, adquisición, comercialización con el sector de reclamos y litigios. Esta carencia nos impide como debe asesorarse no solo desde el siniestro sino desde la comercialización, redacción de los contratos -pólizas-, las propuestas, etc.
En la medida en que los abogados comprendamos íntegramente el despliegue de la actividad y sepamos también relacionarla con el tipo de reaseguramiento que en cada rama o riesgo específico es el adecuado, sabremos asesorar de mejor manera a la empresa y con ello lograr que su solvencia también se vea afianzada.

CONSULTORAS
Cuestionario
1. ¿Cómo ha sido el 2005 para su actividad y qué perspectivas tiene para el 2006?
2. ¿Cuáles son los temas que más le preocupan y cuáles los pendientes de resolución en su sector de mercado, por orden de prioridad?
3. ¿De qué manera su empresa puede contribuir para mejorar el desarrollo y comportamiento de la actividad aseguradora?

AMIGO, VALENTINI Y CIA.
Antonio García Vilariño, Socio

1. El año 2005 ha sido sin lugar a dudas de gran actividad profesional, tan intensa como compleja. Más allá de la problemática de las propias rutinas que surgen para los profesionales independientes que actuamos en esta actividad aseguradora, fundamentalmente en auditoria contable y actuarial externa, y en asesoramiento, donde cada vez nos encontramos con mayores tareas y consecuentemente mayores responsabilidades y menores plazos para cumplimentarlas, la existencia de nuevas normas nos exige además una adecuación continua a las mismas, aún con zonas grises cuyas alternativas debemos tratar de resolver y definir. Un tema por demás relevante ha sido y es el relativo al encubrimiento y lavado de activos de origen delictivo, para lo cual partiendo de la situación argentina, el marco internacional para combatir el lavado de dinero y la normativa actual vigente, hemos debido asesorar y diseñar las rutinas de cumplimiento no solo para las aseguradoras, sino las que hacen al cumplimiento por el propio rol que desarrollamos. Así, las perspectivas para el año 2006 es sin lugar a dudas la de un nuevo año también con mucha intensidad de requerimientos, con el componente adicional que puede generar la evolución de la inflación, la cual sin lugar a dudas no solo tendrá impacto en los propios guarismos de los EECC, sino en los procesos profesionales para la adecuada valuación y exposición de sus partidas.
2. Los temas más preocupantes son precisamente el tema lavado, por las razones ya expuestas, y también lo que podemos definir como “el buen gobierno corporativo”, tema que no solo por su “moda” es fundamental, sino por ser la transparencia que él requiere fundamental, para la evaluación del mismo comportamiento de las aseguradoras, sus cifras patrimoniales y sus resultados finales. Como temas prioritarios pendientes, entiendo cabe poder contar con la definitiva liquidación del INdeR (e.l.) en términos razonables y aceptables por las aseguradoras, lo cual también me lleva a pensar la importancia que tiene para el propio mercado el dinamizar por parte de la Justicia y la SSN el proceso de liquidación para los aseguradores en dicho trámite. Otras necesidades fundamentales son sobre una base estrictamente ética, optimizar los negocios, contar con incentivos fiscales (fundamental para la reactivación aún pendiente para las coberturas de vida, en sus diferentes formas), adecuar la legislación brindando a las aseguradoras nuevas opciones de inversión, y en este punto de legislación es también fundamental encontrar una definición tan esperada para el tema riesgos de trabajo, donde debe privilegiarse la reparación y rehabilitación del accidentado, sobre toda otra expectativa, y en tanto se entienda la existencia de una necesaria reparación civil, que la misma tenga límites definidos, para resultar asegurable y poder ser así merituada.
3. Nuestro estudio espera poder contribuir con la única herramienta con que cuenta, que es con el profesionalismo y dedicación de sus profesionales frente a las expectativas y necesidades de los aseguradores que confían en nosotros. Es nuestra vocación el mantener una relación cotidiana con las entidades, mantener la más alta formación profesional, y acompañar en la evaluación de las nuevas normas para el sector, sabiendo luego que tendremos una gran responsabilidad en la evaluación final de su aplicación, sabiendo que los cambios internacionales han de impactar en nuestro mercado, y que debemos anticiparnos a ello, sabiendo que el perfil del controlador camina desde un control de cumplimiento hasta un control de supervisión basada en riesgo. De esta forma y con una inserción social comprometida, creemos que podemos contribuir en forma efectiva al desarrollo y comportamiento de la actividad aseguradora comentado.

MARCU & ASOCIADOS
Daniel Marcu, Presidente

1. El año 2005 ha sido un año de intensa actividad en nuestras tareas de consultoría actuarial y estratégica, tanto en la Argentina como en países vecinos. Hemos participado de varios procesos de compra-venta de compañías de seguros, evaluación y diseño de nuevos productos y estrategias en el área de los seguros de personas, tarifación de seguros de autos utilizando los casi 2.000.000 de vehículos que conforman nuestra base de datos en nuestro Bureau de Autos. Hemos dictado también, numerosos cursos de capacitación tanto para las áreas técnicas como comerciales de compañías aseguradoras, AFJP y ART.
El año 2006 se presenta promisorio para nuestra actividad con una economía en expansión y un sector asegurador que se expande concurrentemente. Visualizamos que los servicios mencionados en el párrafo anterior se van a incrementar y que también incorporaremos una gama más amplia de servicios vinculados con tarifación, suscripción y reservas. La cada vez mayor profesionalización que se está verificando en el mercado asegurador nos garantiza una demanda creciente de servicios en esas áreas.
2. Los temas no resueltos que hoy más le preocupan al mercado que atendemos son:
a) Riesgos del trabajo: se espera urgentemente la sanción de una nueva ley que atienda razonablemente los intereses de las distintas partes y ponga fin al vacío legal en el que hoy nos encontramos a la luz de los fallos de la Corte Suprema que han vulnerado las bases mismas del sistema iniciado en el año 1996.
b) Régimen impositivo de los seguros de vida y retiro: la industria del ahorro a largo plazo está cuasi-paralizada y sólo un nuevo marco impositivo que premie fuertemente la inmovilización del dinero puede contribuir a ponerla nuevamente en marcha.
c) Nueva ley previsional: Hace ya tiempo que se debate sobre la necesidad de mejorar el Sistema Integrado de Jubilaciones y Pensiones (SIJP) iniciado en el año 1994. Existe hoy una gran incertidumbre en cuanto a los cambios que pueden venir en el futuro dado que no existe un proyecto consensuado que estipule cómo se va a resolver el problema de la gran proporción de trabajadores que no aportan, ni cómo se va a encarar la problemática del seguro colectivo de fallecimiento e invalidez y la de las rentas vitalicias previsionales.
d) Tarifas en el seguro de autos: Numerosas compañías buscan hoy una estrategia de tarificación y suscripción en el ramo autos que les permita estar presente en este importante mercado sin tener por ello que afrontar enormes pérdidas. El "scoring" está penetrando muy lentamente en nuestra sociedad y las compañías están buscando nuevas técnicas que les permitan crecer con rentabilidad.
3. Creemos que nuestra Consultora, a lo largo de sus ya 15 años de actividad en el mercado, ha demostrado que puede agregarle valor al mercado asegurador a través de dos vías principales: por un lado contribuyendo con ideas innovadoras que puedan ser realmente llevadas al mercado y, por el otro, brindando la máxima racionalidad posible cuando se trata de temas tales como fijar una tarifa, establecer una reserva, contratar un reaseguro o decidir la adquisición de otro operador.
Esperamos seguir creando valor de esta manera durante muchos años más.

SERVICIOS A ASEGURADORAS
Cuestionario
1. ¿Cómo ha sido el 2005 para su actividad y qué perspectivas tiene para el 2006?
2. ¿Cuáles son los temas que más le preocupan y cuáles los pendientes de resolución en su sector de mercado, por orden de prioridad?
3. ¿De qué manera su empresa puede contribuir para mejorar el desarrollo y comportamiento de la actividad aseguradora?

AMERICAN TRACER S.A.
Jorge De Palma, Presidente

1. El 2005 ha sido un año muy productivo, entre otras cosas nuestro departamento de ingeniería perfeccionó nuestro equipo de GPS, denominado LANTRIX t-1000, incorporándole la nueva tecnología en frecuencia GSM/GPRS, celular.
Esta tecnología le permite al cliente poder acceder al seguimiento on line de sus vehículos a través de nuestra página web por internet, con costos accesibles y competitivos en el mercado. Es fabricado íntegramente por nuestro centro de producción con un desarrollo del software, hardware y firmware propios.
El mismo posee todas las prestaciones del GPS tradicional, control de carga, consumo, velocidad, seguimiento on line, etc., con la particularidad de que al ser de fabricación propia hay una importante reducción de costos, que nos permite ofrecerlo a un valor levemente superior al de un dispositivo radioeléctrico (de hecho somos proveedores de firmas que se desempeñan en nuestro mismo rubro).
En otro orden de cosas, me gustaría mencionar que además de nuestra sede en la república oriental del Uruguay, contamos desde principio de año con representación en la república del Paraguay.
Respecto a nuestra relación con las aseguradoras, en virtud de la comprobada eficacia de nuestros dispositivos, seguimos sumando nuevos convenios, ya sea de provisión de equipos u homologación de los mismos, pudiendo mencionar en general acuerdos con San Cristóbal, La Segunda, Federación Patronal, Boston, Berkley, Mercantil Andina, Paraná, La Perseverancia, Liderar, Segurcoop, El Comercio, Seguros Bernardino Rivadavia, etc., entre otras.
2. Destacaría que lo más preocupante para todo el sector es la aparición en plaza de nuevas empresas, de las cuales se desconoce su infraestructura, si cuentan con las licencias para operar de la CNC, si sus equipos están homologados por CESVI y la prestación que realmente efectúan, por ejemplo, si tiene flota de recupero propia, como es nuestro caso, o si su compromiso se limita a informar la posición del vehículo sustraído, lo cual no es un tema de poca importancia, debiendo considerar otras diferencias tales como si poseen red de transmisión con frecuencia propia para localizar los automotores o tercerizan el servicio mediante una compañía de comunicaciones con teléfonos celulares, puntos que considero esenciales a los efectos de garantizar un eficiente servicio de recupero. En consecuencia, sería importante poder verificar y transparentar el accionar de todas estas empresas para tranquilidad de los actores involucrados, clientes, aseguradoras y demás prestadoras, de modo tal de saber quien es quien y su grado de responsabilidad y respuesta ante la ocurrencia de un siniestro.
3. Consideramos que la nuestra es una contribución directa para el desarrollo de la actividad aseguradora ya que al tener contratado nuestro servicio las compañías tienen una importante merma en su siniestralidad, pudiendo en consecuencia reducir el costo de las primas de sus seguros.

DC SISTEMAS Y SERVIVIOS S.A.
Eduardo B. Bresba, Presidente

1. Nuestra actividad, al estar totalmente ligada al mercado asegurador, sufre los avatares de las crisis del país y se beneficia con sus bonanzas. Hemos pasado el cimbronazo de los primeros años sin convertibilidad, en los que nuestras herramientas de trabajo se encarecieron incrementando, consecuentemente, nuestros costos, mientras que nuestros ingresos no seguían el mismo ritmo pues debíamos renegociar cada uno de los contratos teniendo siempre presente, fieles a nuestro tradicional estilo, la situación particular que atravesaba cada uno de nuestros clientes. Luego, con el correr de los años, el país ha ido estabilizándose poco a poco y así también nuestra empresa, arribando al año 2005 que nos ha mostrado un panorama mucho más tranquilo.
A la luz de este panorama más alentador hemos encarado el proyecto de desarrollar un nuevo producto que tendremos listo para ser lanzado al mercado el año próximo. Este nuevo producto, llamado DC PLUS, es la síntesis de toda nuestra vasta experiencia a través de 30 años, y el mismo está desarrollado en entorno visual y base de datos relacionada.
El DC PLUS nos permitirá no sólo incrementar el número de clientes sino también acceder al ámbito de las grandes compañías.
Con lo dicho, queda claro que las perspectivas y nuestras expectativas para el año 2006 son sumamente promisorias.
2. Uno de los problemas del mercado asegurador es la falta de elasticidad de su oferta. Esto conlleva a que ante cualquier intento de variación de las tarifas, su demanda se retraiga dificultando el alcance del punto de cobertura y, más aún, la obtención de ganancias. A ello se suma un factor de riesgo importante, que es la falta de reaseguro a un costo razonable y, peor aún, en algunos casos, la inexistencia de oferta de reaseguro, aún a cualquier precio.
3. Nuestra empresa se ha caracterizado por brindar un excelente servicio de post venta, factor que facilita la tarea de la compañía y, por ende hace más eficientes sus prestaciones.
Con el nuevo producto DC PLUS mantendremos, desde luego esa característica que, sumada a las herramientas de la nueva tecnología, tales como acceso a la información a través de la web y su incorporación al sistema que permite un excelente manejo de sucursales y agencias, se consigue una mejor atención al asegurado.
Consideramos que la compañía que cuenta con el respaldo de un sistema de administración confiable, rápido y seguro logra desarrollar su actividad específica con mayor solvencia y puede afianzarse en el mercado, contribuyendo así a una mayor solidez del mercado asegurador.

SISTRAN CONSULTORES S.A.
Luis Mazzini, Vicepresidente

1. El año 2005 fue muy bueno e importante para nuestra organización. Como hitos fundamentales podemos citar:
a) La reorganización de nuestra empresa en base a la definición de Unidades de Negocios y el nombramiento de sus respectivos Gerentes.
Las Unidades de Negocios Actuales son siete: Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, Centro América, México y Puerto Rico & Caribe.
b) A la organización del punto a) se le suma la designación de un Directorio Corporativo que es el responsable de la marcha de todas las operaciones.
c) La puesta en funcionamiento de SISE en AIG México y Sise Vida en Bradesco Brasil, estos dos proyectos están dentro de las implementaciones más grandes de Sistran.
d) Nuestro afianzamiento en el mercado de Puerto Rico donde ya contamos con tres clientes importantes y el inicio del análisis y planificación para progresar dentro del mercado de EE.UU.
e) Nuestra inminente salida a producción del Portal de Emisión del SISE 3 G bajo la arquitectura de web services.
Para el 2006 esperamos, también un buen año, en línea con lo mencionado para el 2005 y tener definida nuestra estrategia de penetración en el mercado de EE.UU.
2. a) En general, el control de la inflación.
b) En términos del mercado informático, la falta de mano de obra técnica. La reactivación ha sido muy aguda en el sector a partir de la instalación de fábricas de software alentadas por la mano de obra técnica calificada y los bajos costos producto de la devaluación.
Esto está generando una burbuja y con el aumento de los salarios se está perdiendo muy rápido la ventaja competitiva que teníamos al inicio de este proceso.
Aunque esto es lógico que ocurra lo ideal sería que estas oscilaciones, entre sobreabundancia y escasez de recursos, no fuesen tan abruptas.
3. Nuestra empresa permanentemente está pensando en cómo puede contribuir al mercado asegurador.
En el 2006 esperamos hacer un importante aporte con la puesta en funcionamiento del Portal de Emisión del Sise 3 G, la arquitectura del Sise 3 G es de web services y con este producto esperamos que las compañías ganen eficiencia en sus procesos de venta y emisión de pólizas.
Con el mismo motor de reglas de negocios la solución rodará en PC, laptop y dispositivos móviles usando Internet como enlace.

TRACSAT S.A.
Rubén Brailovsky, Presidente

1. En el 2005 tuvimos un crecimiento del 20% en el número de abonados y un 15% en facturación. Hemos mejorado la calidad del servicio e implementado nuevas tecnologías. Además este año se caracterizó por la consolidación de la compañía, el desarrollo de una estrategia enfocada en servicio al mercado asegurador y acuerdos estratégicos con importantes aseguradoras.
Para el 2006 programamos un crecimiento del 50% en abonados y un 40% en personal.
2. Previsibilidad, tener una certeza que las reglas de juego existentes no van a cambiar.
Que el mercado sepa evaluar calidad de servicios. Algunas empresas compran servicios en relación del precio solamente.
Las aseguradoras se especializan en el manejo de datos estadísticos actuariales y no han desarrollado herramientas parecidas para medir la satisfacción de sus clientes.
3. Nuestra empresa justifica su existencia, creando ahorros sustanciales a las aseguradoras.
Planeamos extender nuestra experiencia en recupero de vehículos robados a otras áreas para generar nuevos ahorros a las aseguradoras.


Susana Agustín, Presidente de Liberty Seguros

 
Nota de tapa - Vida y Retiro - Index - Congresos - Seminarios - Seguros de Crédito - Riesgos de Trabajo - Seguros de Personas - Internacional - Reaseguros - Bancaseguros - Entrevistas


> Seguro Total
> Reactions
> EMTS

Revistas Internacionales Estadísticas Capacitación Ediciones Anteriores Novedades Misceláneas Internacionales Entrevistas Congresos Productores y Asesores Reaseguros AFJP Salud Vida y Retiro Seguros Generales Riesgos Agrícolas Crédito y Caución Riesgos del Trabajo Automotores Nota de Tapa Publicidad Quiénes somos Proyectos de Ley Suplemento de Legislación Actualidad Internacional Panorama Latinoamericano Actualidad del Mercado Productos y Servicios Agenda Internacional Indicadores Económicos Editorial