No Edition Image
Suscribase y acceda
a la Edición Completa!

Buscador Temático
Usuario Registrado
usuario:...
password:

¿Olvido su Password?
 Edición de

>> EDITORIAL


EDITORIAL





Como es habitual, esta primera edición del año incluye un índice pormenorizado de todo el material aparecido durante 2005. Es una buena oportunidad para reiterar el reconocimiento a quienes contribuyeron con su valioso aporte para que “Mercado Asegurador” sea una fuente permanente de consulta.
Sin duda, 2005 fue un buen año para la economía argentina. Las exportaciones crecieron 15% con respecto a 2004 (aun cuando el saldo comercial de casi U$S 11.000 millones fue levemente inferior al del año anterior) superando por primera vez los U$S 40.000 millones, y este aumento se debió más al incremento en volúmenes exportados que a la suba de precios. También mejoró el empleo formal con un aumento del 9,7% sobre 2004. Sin embargo, hay serias preocupaciones que necesitan abordarse sin más demora, y esto lo refleja en parte una encuesta según la cual sólo un 25% de los ejecutivos consultados cree que la economía mejorará en los próximos 12 meses, cuando a comienzos del 2005 esa opinión la sostenía el 41,5%. En cuanto a inversiones, si bien están en alza, no resultan suficientes para mantener un crecimiento sustentable del 5% anual en el mediano plazo. Y aquí reside uno de los principales problemas: sin suficiente inversión no puede aumentar la capacidad instalada utilizable, y sectores claves de la economía como la energía y distintas industrias estarían al límite, con los serios riesgos que ello implica.
Otra preocupación de los gobernantes y empresarios es la inflación. El costo de vida, en el 2005, aumentó 12,3% -el doble que en 2004 y más del triple que en 2003. El consumidor lo siente directamente en el bolsillo, pero además implica un empeoramiento de la distribución del ingreso con su secuela de conflictos sociales, reducción del consumo interno y pérdida de confianza interna y externa. ¿Serán suficientes, o adecuadas, las acciones que está llevando adelante el gobierno? No es fácil saberlo a esta altura, y las perspectivas futuras plantean interrogantes, especialmente teniendo en cuenta que en el primer mes del año la inflación aumentó un 1,3%.
Un hecho trascendente aunque también discutido fue la cancelación total sobre fines de 2005 de la deuda con el FMI (como también lo hizo Brasil) utilizando para ello reservas del Banco Central.
Por su parte, la incorporación de Venezuela al MERCOSUR y la creación de un faraónico eje energético con esa nación, Brasil y Bolivia son proyectos contundentes, no obstante las dudas expresadas sobre la real posibilidad de concreción de este emprendimiento.
En el mercado asegurador local se sigue analizando la modificación de la Ley de Riesgos del Trabajo, según un proyecto que se discute en diversos ámbitos del gobierno con consultas a los sectores involucrados como las organizaciones industriales y sindicales, entre otros, para elevarlo posteriormente al parlamento, cosa que ocurriría en los próximos meses. La Unión de Aseguradoras de Riesgos de Trabajo sostiene que con el esquema existente han disminuido los accidentes laborales, en tanto que la Superintendencia de Riesgos del Trabajo afirma que son muchos los empleadores que no respetan las normas de prevención, hecho este último sobre el que habrá que poner el mayor énfasis.
En general, los balances anuales de las aseguradoras al 30 de junio y los estados del primer trimestre julio/septiembre 2005 muestran una nueva tendencia, donde prevalecen los resultados positivos con una buena contribución del resultado financiero.
Pasemos al tema central de esta edición, la Administración de Riesgos. Desde la búsqueda de tesoros submarinos y petróleo a cientos y miles de metros de profundidad hasta las comunicaciones satelitales, pasando por el transporte terrestre, la medicina, la industria e incluso el aeromodelismo, nada se hace sin riesgos y casi nada podría hacerse de no haber seguros. Por otro lado, pocas coberturas podrían mantenerse sin un manejo prudente, moderno y amplio de los riesgos. La gerencia de riesgos es desde hace décadas una práctica con normas rigurosas que abarca todas las áreas del quehacer comercial e industrial sin dejar fuera campos que hasta hace algunos años pocos hubiesen considerado, como el riesgo moral y las alternativas no tradicionales de transferencia de riesgos. Y hoy ya debe incluir también los riesgos no asegurables en su territorio. En este segmento de riesgos encontramos el de “reputación”, tratado en un artículo de esta edición que hace especial enfoque en bancos y aseguradoras.
Precisamente, en nuestro país se produjo en el mes de enero uno de los robos a bancos más audaces y redituables de los últimos tiempos. Se estima que se sustrajeron U$S 25 millones de la caja de caudales y de casi una centena y media de cajas de seguridad. Hechos de esta naturaleza afectan la credibilidad y la imagen de seguridad que debe poseer una entidad bancaria, lo cual se acentúa si no se indemnizan los daños sufridos por los clientes en la medida real del perjuicio. La realidad es que el riesgo de reputación aún no tiene una cobertura de seguros, debido a que es difícil cuantificarlo y evaluarlo. Por ello, las organizaciones, con la intervención de sus gerentes de riesgos, deben estar bien preparadas para enfrentarlo, creando los mecanismos necesarios para poder reaccionar con rapidez y controlar las consecuencias.
Según algunos especialistas, para el seguro argentino 2005 fue un año de ajustes sin descuidar los resultados técnicos, pero 2006 no debería traer demasiados cambios. Aunque el precio sigue constituyendo una variable esencial en la negociación de las grandes pólizas, hace tiempo que dejó de ser la única de importancia. Los gerentes de riesgos de las empresas y los brokers que los atienden trabajan de consuno -más como socios estratégicos que como comprador y proveedor- para lograr los mejores resultados en coberturas, costos y servicio. Para sobrevivir, el broker aporta cada vez más valor agregado tangible, y ésta es probablemente otra de las variables básicas que, junto con la tasa de prima, el alcance de la cobertura y la forma en que se manejaron los siniestros -si los hubo- deciden con quién y cómo se gestionan los grandes riesgos. Y en todo esto mucho tiene que ver -tanto desde el lado del asegurado como del asegurador o reasegurador- el Chief Risk Officer (CRO), posición creada hace algo más de una década a la que nos referimos en esta edición. Junto con el CRO, también tomó gran relevancia el concepto de gobernabilidad que integra todos los aspectos del manejo de la empresa, incluyendo los riesgos que afronta.
Aumenta lentamente la relevancia de las rutas alternativas para el abordaje de riesgos en los mercados internacionales -recurriendo en forma más o menos directa a los mercados de capitales en búsqueda de herramientas de protección-, pero no necesariamente en competencia con aseguradores o reaseguradores sino a través de la convergencia de los mercados financieros y de (rea)seguros. Aunque no se trata de una práctica desarrollada en Argentina, no sería extraño que en breve aterrice en nuestras playas, siempre que puedan sortearse distintos aspectos legales y regulatorios.
Complementan este número interesantes artículos de fondo, notas periodísticas, estadísticas y noticias nacionales, latinoamericanas e internacionales y el Suplemento de Legislación.
Hasta la próxima edición.

 
Nota de tapa - Vida y Retiro - Index - Congresos - Seminarios - Seguros de Crédito - Riesgos de Trabajo - Seguros de Personas - Internacional - Reaseguros - Bancaseguros - Entrevistas


> Seguro Total
> Reactions
> EMTS

Revistas Internacionales Estadísticas Capacitación Ediciones Anteriores Novedades Misceláneas Internacionales Entrevistas Congresos Productores y Asesores Reaseguros AFJP Salud Vida y Retiro Seguros Generales Riesgos Agrícolas Crédito y Caución Riesgos del Trabajo Automotores Nota de Tapa Publicidad Quiénes somos Proyectos de Ley Suplemento de Legislación Actualidad Internacional Panorama Latinoamericano Actualidad del Mercado Productos y Servicios Agenda Internacional Indicadores Económicos Editorial