No Edition Image
Suscribase y acceda
a la Edición Completa!

Buscador Temático
Usuario Registrado
usuario:...
password:

¿Olvido su Password?
 Edición de

>> ADMINISTRACION DE RIESGOS


Carlos Sabaini, Presidente de ADARA Los Risk Managers y su Relevante Accionar



Los administradores de riesgos consultados se mostraron preocupados por la situación de las coberturas medioambientales, la modificación de la Ley de Riesgos del Trabajo, y la doble imposición tributaria y de seguros de las mercaderías que recorren el MERCOSUR. Otros profesionales del seguro y el reaseguro, complementando la nota, analizaron las herramientas que ofrecen para colaborar con la función de los gerentes de riesgos.


Según la opinión de los risk managers consultados, las condiciones, en general, de suscripción de los grandes riesgos, con respecto al año anterior, se mantienen estables con ciertas mejoras en algunos riesgos de casualty. En los riesgos de property se han producido algunos incrementos de tasas y en casualty ciertas mejoras. Por su parte, las coberturas de D&O, difíciles de amparar luego del caso Enron, comenzaron a mostrarse más accesibles desde mediados de 2005, con alguna reducción de costos y deducibles.
“Hasta el presente no vimos mayores variaciones en la oferta de cobertura para grandes riesgos de property, ya sea en las condiciones de cobertura como en los costos. Veremos cómo se presenta el mercado en este primer trimestre del 2006, aunque no debemos olvidar que en la base de todo análisis se debe considerar si el asegurado ha sufrido siniestros graves”. Lo anterior también es válido para los riesgos de casualty, excepto en casos como los de garantía del producto y/o recupero del producto cuya transferencia es sumamente compleja y deben medirse con una escala de valores diferente a lo común”, afirmó Carlos Sabaini, presidente de ADARA.
Consultado sobre cuáles son los aspectos que más preocupan a los miembros de la entidad, Sabaini apuntó a la situación de la Ley de Riesgos del Trabajo, los seguros medioambientales y la problemática del doble pago de prima por las cargas que se transportan entre países del MERCOSUR, particularmente Argentina y Brasil.
“La situación de la Ley Nº 24.557 hace que cuanto antes se regularice, mejor para todos. Claro está que no debe interpretarse que todo anteproyecto es bueno. Las partes involucradas más el interés del Estado deben consensuar al respecto manteniendo el interés general y el bien común, ya que hasta el presente se impuso un sistema mejor que éste”, sostuvo.
Sobre las coberturas medioambientales, el directivo indicó: “La Constitución Nacional es clara respecto de la responsabilidad de quienes produzcan daños medioambientales y de su obligación de reparar dicho daño. Sin embargo, aún se aguarda la reglamentación de la Ley Nº 25.675, de Impacto Medioambiental. Dicha norma exige la contratación de un seguro. Ante el Estado (representado en este caso por la Superintendencia de Seguros de la Nación) ninguna aseguradora cumple con el 100% de la cobertura indicada en la Ley. Entonces, ¿cómo podemos contratar una cobertura si ésta no existe en el mercado local? Los lectores no deben pensar solamente en las Grandes Empresas, sino también en las PyMEs. Tal vez haya que volver a redactar los correspondientes artículos que tratan sobre este tema. Otro punto que debe analizarse es la administración del Fondo de Reparación establecido por la legislación mencionada. Como dicho fondo se debería conformar en el aérea de cada municipio, difícilmente alguna de estas entidades pueda lograr asumir la reparación de un siniestro de envergadura, a raíz de la baja recaudación que tendría, por lo tanto recomendamos que se estudie la posibilidad de centralizar el fondo a nivel nacional”.
Con respecto al tema del aseguramiento de las cargas, expresó: “En el seguro de transporte nos encontramos con una situación que requiere una solución en el ámbito del MERCOSUR. Cuando se envía una carga desde Argentina hacia Brasil, o viceversa, la legislación de cada una de estas naciones obliga a la contratación de una cobertura. Ello genera la contratación de un doble seguro. En Brasil, la Resolución CNSP Nº 123 autorizaba exclusivamente al transportista a contratar el seguro; y su modificatoria, la Resolución CNSP Nº 134, amplia al consignatario a contratar dicho seguro. En Argentina la Ley Nº 24.653 en su artículo 10 inc. B, establece que es obligatorio que la carga se encuentre asegurada por el consignatario o por el transportista. Ello nos lleva a un doble gasto por el aseguramiento de la misma carga. Ya que, técnicamente, la tasa de prima es única desde Argentina hasta Brasil, pero al emitir dos pólizas cada asegurador no cobra el 50% de la tasa original sino que aplican la misma tasa original dos veces“.
El profesional también se refirió a la doble imposición tributaria en los seguros de transporte: “Existe una doble imposición del IVA en los seguros de transporte. Dicha reiteración se origina en que se paga este tributo al momento de la contratación del seguro obligatorio (derivado de la Ley Nº 24.653), y también cuando se libera la mercadería transportada ante el organismo tributario ya que se considera Costo + Flete + Seguro”.
Por su parte, Juan Carlos Giussani, gerente de seguros de Laboratorios Bagó, estimó que el mercado mundial está más tranquilo, aunque destacó que existen riesgos excluidos de toda cobertura como el de terrorismo: “Para los grandes riesgos la tendencia es la de un mercado en calma. Coberturas como las de responsabilidad civil continúan presentándose como difíciles de obtener. Un tema que nos preocupa particularmente en Argentina es como resultará finalmente el texto de las modificaciones a la Ley de Riesgos del Trabajo. La etapa actual de indefinición implica que se debe contar con una cobertura de responsabilidad civil patronal a la cual pocas empresas tienen acceso. La Ley de Riesgo de Trabajo en vigor busca rehabilitar al trabajador y este aspecto no debería modificarse. Pero es cierto que las enfermedades profesionales deben ser actualizadas por el solo hecho de que los cambios tecnológicos crean nuevos riesgos. Y la indemnización debería ser establecida en función de la remuneración del trabajador. Porque los montos actuales pueden significar una reparación para los trabajadores de menores ingresos. Pero a medida que se asciende en la escala salarial, se observa que las cifras se vuelven insuficientes”.
El ejecutivo también aseveró que dada la tendencia a la baja de la siniestralidad registrada en el ramo éste aparece como más “blando”. Con respecto al transporte terrestre con Brasil, opinó: “La legislación vigente obliga al aseguramiento de las cargas impidiendo que podamos administrar nuestros propios riesgos. Por ejemplo, no podemos elegir la opción de autoasegurar nuestras cargas. Y también nos obliga a asegurar al transportista. Por ello, no veo lógico que la normativa no nos permita manejar nuestro propio riesgo”.
Finalmente, Giussani dijo: “Es necesario establecer pólizas claras, sobre todo en el caso de la cobertura de las PyMEs donde existe menor conocimiento sobre seguros. Por ejemplo, en el caso de las coberturas integrales para comercios e industrias se deberían consignar taxativamente los riesgos excluidos, lo cual se puede establecer una vez que se conoce acabadamente cuál es la actividad principal de la empresa, a que se dedica, como funciona, etc. Hoy ocurre que, en algunos casos, los textos de póliza pueden indicar conceptos distintos de la interpretación de las cláusulas del contrato de reaseguro que lo ampara”.
Complementando la visión del risk management, Juan José Comerio, Presidente de Gen Re Argentina, comentó acerca de las características del mercado de reaseguro para las coberturas de grandes riesgos de casualty y property: “A mi juicio, las tasas y condiciones no reflejan adecuadamente el nivel de exposición a riesgo de nuestros mercados. Nos queda un recorrido importante por realizar. Yo diría que estamos pasando muy lentamente de "tarifar", entendiéndolo como la estimación de los siniestros pasados y sus posibles desviaciones futuras, a "suscribir", donde estamos buscando comprender y evaluar los riesgos, dimensionar la real exposición. Hasta no hace mucho, se cotizaba replicando modelos de experiencia siniestral o simplemente extrapolando tasas. El mundo actual y en particular el relacionado con la responsabilidad civil de los riesgos industriales es un mundo cada vez más complejo, muy tecnologizado, donde las cadenas de responsabilidad son muy difíciles de comprender y ponderar. En Gen Re siempre se hace referencia a la alegoría de las ranas. Estos animales disfrutan del agua fría, pero si la temperatura va aumentando en forma gradual, la rana parece no notarlo y se queda tranquila, aún hasta llegar al punto de ebullición. Donde ya es tarde. Muchas veces parecería que los suscriptores de responsabilidad civil no perciben el calentamiento de las aguas”. Más adelante, señaló: “Los eventos catastróficos del 2005 (básicamente los huracanes Wilma y Rita) han afectado y restringido sin duda la oferta de capacidad. Fundamentalmente, aquellas capacidades construidas sobre la base de excesos de capital; retrotrayendo la situación al punto de partida, debemos construir nuestro negocio en torno a la suscripción. En este sentido, las hipótesis que sustentaban los modelos respecto de los parámetros del proceso de las pérdidas no eran correctas. Es lo que en la técnica llamamos "riesgo paramétrico" o sea la medida de dispersión del error en las hipótesis (parámetros) relativas a la frecuencia y valor promedio. Sin duda se deberá enfocar nuevamente en el riesgo paramétrico al momento de desarrollar modelos de suscripción y tarifación de grandes riesgos. Esta refocalización seguramente impactará indirectamente en los precios de los ramos de property y fundamentalmente en las coberturas catastróficas, dados los cambios en la recurrencia esperada y la necesidad de ajustar la tarifación a los nuevos parámetros”.
Los administradores de riesgos dieron cuenta de la influencia de la competencia tarifaria. Este aspecto también fue reflejado por Marcela Lobercho, gerente de la Unidad de Negocios Corporativos de Mapfre Argentina, al destacar que en el mercado local se intenta encontrar el equilibrio entre:
- Por un lado, la necesidad de las grandes empresas de tener un programa de seguros acorde a su exposición. Esto redunda en pólizas que abarcan un sinfín de coberturas no tradicionales, y por lógica el costo técnico de las mismas necesariamente es superior al de las tradicionales.
- Por otro, el mercado local continúa absolutamente competitivo y permanece la fuerte rebaja de tasas que se viene observando en los últimos años.
“Ante este panorama, la posición de las aseguradoras con capacidad y solvencia para asegurar grandes riesgos es realmente compleja, ya que los grandes clientes continúan siendo los mismos y la competitividad a veces impide realizar negocios rentables”. Y añadió: “A finales de 2004 nos encontrábamos con un mercado de tasas blandas que entendíamos estaban llegando a su piso, sobre todo teniendo en cuenta las tasas internacionales. Ante este panorama la proyección para el 2005 era mantener las tasas y en algunos casos mejorar las condiciones de colocación. El mercado local estuvo relativamente estable en el primer semestre pero en los últimos meses de 2005 la caída de tasas de property fue realmente abrupta, con rebajas de hasta un 35%/40%. Lo más llamativo es que no se reflejaron en una actividad en especial o como podría suponerse en los riesgos más nobles, sino que se vio en todas las actividades, hayan tenido o no siniestralidad”.

Apoyo al Risk Management

“Mercado Asegurador” también consultó a directivos y profesionales sobre el soporte a la tarea de los administradores de riesgos. En este sentido, Comerio explicó: “El risk manager cumple distintas funciones dentro de la empresa, aplicando diversas técnicas de manejo del riesgo en función de las particularidades del mismo. Tres serían las principales:
1) Evitarlo o eliminarlo: En los EE.UU hace un tiempo los fabricantes de secadores manuales de cabello decidieron no utilizar amianto (asbesto) como elemento de aislación de los mismos debido a que ya se habían comprobado, otras industrias, sus propiedades cancerígenas.
2) Controlarlo: A través de diferentes técnicas o políticas: prevención del siniestro / reducción del siniestro / separación / duplicación / diversificación.
3) Financiarlo: Las dos opciones posibles serían: a)retenerlo o b)transferirlo. En este último caso, se abren dos opciones más: la contratación de seguros o la utilización de mecanismos alternativos al seguro (contratos hold-harmless / acuerdos de indemnidad / hedging etc).
Como se puede advertir, dentro de todas esas funciones, la contratación del seguro es una de ellas. Cuando el objetivo es transferir el riesgo a través de un mecanismo de aseguramiento, el risk manager debe recibir el asesoramiento del asegurador o del broker de seguros (no de reaseguro) respecto de qué cobertura comprar, qué límite, deducibles, tendencias del mercado, etc”, afirmó Comerio. Y agregó: “El broker de reaseguro interviene una vez que las coberturas han sido definidas y coloca el riesgo con las condiciones elaboradas por el broker de seguros”.
Luego, Lobercho manifestó que las aseguradoras deben entender la figura del risk manager como un socio en la gestión: “En las grandes empresas, el risk manager es la persona que entiende este mercado y conoce las oportunidades de mejoras de colocación de riesgos. Muchas veces le resulta dificultoso obtener la aprobación de mejoras en sus programas cuando éstas significan una variación en el costo. En este sentido, es la aseguradora quien debe acompañarlo para brindarle todos los elementos necesarios para el desarrollo exitoso de su función. Es importante destacar que en los últimos años la figura del risk manager ha tomado mayor protagonismo y observamos una preocupación mayor en la selección de aseguradoras, análisis de los reaseguradores, inversión en mejoras, etc., que facilita el trabajo en conjunto”.
Comerio también analizó cuáles son los aspectos que debe considerar el risk manager al tomar la decisión de contratar una cobertura mediante la modalidad de fronting: “Sin duda el aspecto más importante a tener en cuenta es el security, desde dos dimensiones distintas:
A) Reasegurador: Si partimos de la base que en términos generales el fronting supone la transferencia casi total del riesgo del asegurador al reasegurador, la pregunta es obligada: ¿Quién está detrás de la compañía que hace el fronting? Aquí no sólo cuenta la calificación del mismo ( condición sine qua non para la contratación) sino cómo y desde dónde opera ese Reasegurador, que tipo de know how tiene respecto del riesgo en cuestión, cuestiones todas que adquieren relevancia en el momento del siniestro en el cual se debe actuar más que preguntar.
B) Asegurador: El hecho de haber transferido el 100% del riesgo al reasegurador a través del mecanismo de fronting no pone a cubierto al asegurado frente a la eventual insolvencia del asegurador, ya que es precisamente este último quién está jurídicamente obligado con el asegurado y no el reasegurador. La propia Ley de Seguros argentina, en su art. 161 contempla esta situación. Este tema debe ser analizado conjuntamente con el de la validez en nuestros mercados de las cláusulas de " cut through", mediante las cuales es directamente el reasegurador quien se obliga contractualmente con el asegurado frente a la eventual insolvencia de asegurador”.
Continuando su análisis, el presidente de Gen Re indicó: “Las coberturas de grandes riesgos en Argentina están normalmente colocadas entre varias compañías en coaseguro, donde la piloto tiene una participación mayor, pero aún baja como para tener voz o voto sobre los términos y condiciones. De esa manera completa la cuenta con capacidad automática, evitando así salir al mercado facultativo y por lo tanto mantener bajas las tasas y amplia la cobertura. Esta práctica es muy perjudicial para las compañías y, aunque no lo sepa, para el risk manager / asegurado también. Esta falta de fidelidad entre asegurado y compañía de seguro no permite que las compañías aporten un valor agregado real al administrador de riesgos”.

Aníbal E. Cejas

Marcela Lobercho, Gerente de la Unidad de Negocios Corporativos de Mapfre Argentina

 
Nota de tapa - Vida y Retiro - Index - Congresos - Seminarios - Seguros de Crédito - Riesgos de Trabajo - Seguros de Personas - Internacional - Reaseguros - Bancaseguros - Entrevistas


> Seguro Total
> Reactions
> EMTS

Revistas Internacionales Estadísticas Capacitación Ediciones Anteriores Novedades Misceláneas Internacionales Entrevistas Congresos Productores y Asesores Reaseguros AFJP Salud Vida y Retiro Seguros Generales Riesgos Agrícolas Crédito y Caución Riesgos del Trabajo Automotores Nota de Tapa Publicidad Quiénes somos Proyectos de Ley Suplemento de Legislación Actualidad Internacional Panorama Latinoamericano Actualidad del Mercado Productos y Servicios Agenda Internacional Indicadores Económicos Editorial