No Edition Image
Suscribase y acceda
a la Edición Completa!

Buscador Temático
Usuario Registrado
usuario:...
password:

¿Olvido su Password?
 Edición de

>> NORMAS CONTABLES


Daniel Fraga La NIIF y los Contratos de Seguros



En este artículo, Daniel Fraga analiza y comenta los alcances de la Norma Internacional de Información Financiera (NIIF) 4 en lo concerniente a los contratos de seguros.


Introducción

El objetivo de esta Norma Internacional de Información Financiera (NIIF) elaborada por el IASB -International Accounting Standard Board- consiste en especificar la información financiera sobre los contratos de seguros que debe ofrecer la entidad emisora.
Dada la complejidad del negocio del seguro, el IASB ha encarado el proceso de regulación sobre esta actividad en dos etapas. La primer etapa o Fase I incluye la NIIF 4 y en un sentido más amplio la Norma Internacional de Contabilidad (NIC) 32 y a la NIC 39 sobre instrumentos financieros. La Fase II tratará sobre un tema más controvertido, como la valoración de los pasivos derivados de la actividad del seguro.
La Fase I es de aplicación para todas las entidades de seguros que inicien sus períodos contables anuales el 1º de enero de 2005. En el caso de la Unión Europea, es obligatoria para todas aquellas empresas que coticen en algunas de las bolsas de valores de los países miembros.

Definiciones

Aseguradora: toda entidad que emita un contrato de seguro, con independencia de que se considere o no aseguradora a efectos legales o de supervisión. Esta aclaración es muy importante, ya que cualquier actividad aseguradora se encuentra alcanzada por la presente norma internacional con independencia de la legislación local de cada país.

Contrato de seguro: se define como “un contrato en virtud del cual una parte (el asegurador) acepta asegurar un riesgo significativo de otra parte (el asegurado), acordando compensarle de un evento futuro incierto (el evento asegurado) que puede tener consecuencias adversas para el asegurado”. Por lo tanto, hay dos elementos esenciales para la calificación de un contrato como de seguro:
• Dar cobertura a un riesgo de seguro
o La norma entiende por riesgo de seguro, aquel distinto del riesgo financiero, considerado este último como el que se refiere a posibles cambios futuros en tasas de interés, precios de instrumentos financieros, precios de materias primas, tipos de cambio, índices de precios, calificaciones crediticias u otras variables que no se correspondan con el riesgo soportado en el contrato de seguro y no produzcan efectos adversos al tomador.
• Soportar riesgo significativo
o Se entiende por riesgo significativo la significatividad de los excesos que serían satisfechos si ocurre el siniestro respecto a los que correspondería satisfacer si no ocurriera. De acuerdo a la interpretación de la NIIF que es coincidente con las USGAAP, la significatividad se presenta con un 10% de probabilidad de que las pérdidas alcancen un 10%.

Principales Aspectos de la NIIF 4:

• Es de aplicación a todos los contratos de seguros (incluidos los de reaseguro) que una entidad suscriba, salvo los contratos específicos regulados por otras NIIF .
• Los contratos que no satisfacen la definición de seguro y que dan lugar a la creación de activos y pasivos financieros entran en el ámbito de la NIC 32 y 39.
• Prohíbe las provisiones para potenciales siniestros no incurridos en la fecha de cierre (provisiones de estabilización y catástrofes). Algunos principios contables nacionales autorizan a los aseguradores de no-vida a constituir provisiones de estabilización y de catástrofes que ahora deberán eliminarse. Como consecuencia, los siniestros extraordinarios se harán sentir directamente en el Estado de Resultados del período.
• Requiere un test de suficiencia de las provisiones técnicas y otro de “ desvalorización” de los activos.
• Obliga al asegurador a mantener las provisiones técnicas sin compensarlas con las provisiones de reaseguro. Esta prohibición de compensación rige tanto a nivel de cuentas contables como de Estados Financieros, lo que equivale a mostrar en los Estados Financieros principales los rubros derivados de los contratos de reaseguros, como ser créditos por recuperos de siniestros, reservas de siniestros a recuperar del reaseguro, reserva de riesgos en curso a cargo del reaseguro, comisiones recibidas por cesión de primas y otros de similar naturaleza en forma totalmente separada de los rubros asociados de los contratos de seguros directo, siniestros pagados, reserva de siniestros pendientes, reserva de riesgos en curso o gastos de producción o explotación respectivamente.
• Permite al asegurador cambiar sus principios de contabilidad para los contratos de seguros, sólo si como resultado de ello, sus estados financieros presentan información más relevante y no menos fiable, o más fiable y no menos relevante. El asegurador no puede introducir las siguientes prácticas aunque puede continuar aplicándolas si ya lo venía haciendo:
o Cuantificar las provisiones técnicas sin descontar los flujos futuros.
o Cuantificar los derechos contractuales de futuras comisiones de administración de inversiones por una cantidad que exceda su valor razonable.
o Aplicar principios contables no uniformes para las provisiones técnicas de entidades subsidiarias.
• Permite modificar los principios contables para calcular las provisiones técnicas descontando los flujos futuros a tipo de interés de mercado.
• Un asegurador no necesita cambiar los principios contables aplicados a contratos de seguros con el fin de eliminar la prudencia excesiva. Si un asegurador cuantifica sus contratos de seguro con suficiente prudencia no debería introducir prudencia adicional.
• Hay una presunción refutable de que los estados financieros del asegurador se volverán menos relevantes y fiables si introduce principios contables que reflejen márgenes futuros de inversión en el cálculo de las provisiones técnicas.
• Cuando un asegurador cambia sus principios contables para el cálculo de las provisiones técnicas, puede reclasificar algunos o todos los activos financieros a valor razonable con los cambios reconocidos en la cuenta de pérdidas y ganancias.

Esta norma no es aplicable a:
• Garantías de productos emitidas directamente por el fabricante, mayorista o minorista.
• Activos y pasivos derivados de planes de pensiones, pagos basados en acciones ni planes de retiro.
• Derechos contractuales y obligaciones emergentes de tipo contingente que dependan del uso futuro o del derecho al uso de una partida no financiera, como por ejemplo, licencias o regalías.
• Garantías financieras otorgadas por una entidad o retenidas por la misma al ceder a un tercero activos o pasivos financieros, independientemente de si dichas garantías reciben la denominación de contratos de seguro.
• Los contratos de seguro directo que posea la entidad.

Instrumentos Financieros y los Componentes de Derivados Implícitos

• Un asegurador no necesita contabilizar un derivado implícito separadamente a valor razonable si aquél responde a la definición de contrato de seguro.
• Exige al asegurador que contabilice separadamente el componente de depósito de algunos contratos de seguro, para evitar la omisión en su balance de activos y pasivos.
• Permite una presentación más amplia para contratos de seguros adquiridos en una combinación de negocios o cesión de cartera.

Derivados Implícitos

La norma parte de la consideración de que los instrumentos derivados deben ser valuados, con carácter general, al valor razonable y que los instrumentos derivados implícitos en los contratos de seguros deben ser separados de los mismos cuando no cumplan la definición de contrato de seguro y valuados igualmente a valor razonable. Se consideran derivados implícitos, entre otros, el derecho de rescate si su valor varía en función de los cambios en variables financieras u otras variables que no sean parte del contrato de seguro. Es decir que si el pago asociado al derivado implícito no depende de la concurrencia del evento asegurado, el derivado implícito debe ser separado del contrato principal y valorado al valor razonable, salvo que se trate de derechos de rescate sobre una cuantía fija o una cuantía fija más un rendimiento financiero acorde a las condiciones vigentes en los mercados, en cuyo caso no necesita ser separado.

Información Adicional a Revelar

Con el objetivo de otorgar una mayor transparencia y mejor entendimiento de los usuarios, la NIIF 4 obliga a desglosar en los estados financieros:
• Los principios contables para contratos de seguros y los activos, pasivos, ingresos y gastos relacionados.
• Los activos, pasivos, ingresos y gastos reconocidos que procedan de contratos de seguros, los cuales deben mostrarse en forma separada de las pérdidas y ganancias reconocidas en el resultado del ejercicio por reaseguro cedido.
• El efecto de los cambios en las hipótesis utilizadas para valorar los activos y pasivos derivados de contratos de seguros, mostrando por separado el efecto de cada uno de los cambios que hayan tenido un efecto significativo en los estados financieros.
• Conciliaciones en los cambios en los pasivos derivados de contratos de seguros, en los activos derivados de contratos de reaseguro y en su caso, en los costos de adquisición diferidos que se relacionen con los mismos.

Asimismo, la NIIF exige la revelación de información que ayude a los grupos de interés a comprender el monto, el calendario y la incertidumbre de futuros flujos de caja provenientes de contratos de seguros:
• Objetivos y políticas de gestión del riesgo.
• Términos y condiciones de los contratos de seguros.
• Información sobre el riesgo del seguro, incluyendo: a) la sensibilidad de los beneficios o pérdidas y del patrimonio neto a cambios en las variables que tienen un efecto esencial sobre ellos, b) las concentraciones de riesgos de seguros y c) los siniestros efectivos en comparación con las estimaciones previas.
• Información sobre el riesgo de interés y el riesgo crediticio.
• Información sobre la exposición al riesgo de tipo de interés o riesgo de mercado de los derivados incorporados en un contrato de seguro principal, siempre y cuando el asegurador no valore los derivados correspondientes a valor razonable.

Rescate de Pólizas

La entidad aseguradora no precisará separar, ni medir por su valor razonable, la opción que el tomador del seguro tenga para rescatar el contrato de seguro por una cantidad fija o por un importe basado en una cantidad fija más un tipo de interés. En cambio, si dicha opción está implícita en un contrato principal cuyo valor de rescate varía en función del cambio de una variable financiera (índice bursátil, precio de commodities), deberá considerarse como un derivado implícito y por lo tanto aplicarse la norma específica (NIC 39).

Componentes de Depósito

Un componente de depósito, es aquel que se halla incluido en una póliza de seguros, pero que no tiene asociado un componente de riesgo significativo. Estos contratos son los conocidos como Seguros y Reaseguros Financieros, Soluciones Alternativas de Riesgo (Alternative Risk Solutions) y denominaciones similares.
Para evitar contabilizaciones no adecuadas, la norma establece que sea obligatoria la disociación de dichos componentes del contrato de seguro cuando:
• La aseguradora pueda valorar el componente de depósito en forma separada.
• Las políticas contables de la aseguradora no requieran que reconozca todos los derechos y obligaciones del componente de depósito.
Esto significa que si la aseguradora entra en un contrato con una reaseguradora, mediante el cual por ejemplo, la entidad aseguradora tiene derecho a recibir una compensación por pérdidas que luego debe devolver en años futuros y las políticas contables locales le permiten reconocer esa compensación como un ingreso sin reconocer la obligación resultante, la disociación será obligatoria y deberá valuar ese componente de acuerdo a la norma sobre instrumentos financieros (NIC 39).

Adecuación de los Pasivos

La entidad aseguradora, evaluará en cada fecha de balance, la adecuación de los pasivos derivados de contratos de seguros que haya reconocido, utilizando las estimaciones más actuales de los flujos de fondos futuros procedentes de sus contratos de seguro. Si la evaluación mostrase que el importe en libros de estos pasivos derivados de contratos de seguro no es el adecuado, el importe total de la diferencia se reconocerá como un resultado del ejercicio.
Los requisitos mínimos que impone la NIIF para evitar cumplir con requerimientos adicionales son:
• Realizar una prueba considerando las estimaciones actuales de todos los flujos de fondos derivados de contratos, lo que equivale al valor actual de los siniestros pendientes.
• Incluir en dicha prueba los flujos de fondos relacionados con los contratos, como ser los costos de tramitación de los siniestros así como también los que procedan de opciones o garantías implícitas.
• Al importe de los pasivos mencionados debe descontarse para la realización de la prueba, los costos de adquisición diferidos y los activos intangibles relacionados con ellos. Estos costos de adquisición están relacionados con la compra de otra compañía o la compra de cartera, y no con los gastos de adquisición como se conoce en la jerga local a las comisiones de producción.
De acuerdo a la norma, a cada cierre de balance la entidad aseguradora debe realizar una estimación del valor actual de la totalidad de sus pasivos, que incluye principalmente la reserva de siniestros pendientes, y enviar a resultados la diferencia, sólo si dicha estimación arroja un pasivo mayor al contabilizado hasta ese momento.
En la mayoría de los mercados no se descuentan los pasivos derivados del negocio de no-vida, pero es posible que muchos aseguradores contemplen la posibilidad de hacerlo.

Deterioro del Valor de los Activos

Si se ha deteriorado el valor de un activo derivado de un contrato de reaseguro cedido, el cedente (la aseguradora) reducirá su importe en libros y reconocerá una pérdida por el deterioro del valor en el resultado del ejercicio. Esto debe efectuarse si y sólo si existe la evidencia objetiva, a consecuencia de un evento que haya ocurrido después del reconocimiento inicial del activo por reaseguro, de que la aseguradora puede no recibir la totalidad de los importes que se le adeuden en función de los términos del contrato y ese efecto pueda ser valorado con fiabilidad.
Un evento que puede disparar esta disminución en el valor de los activos puede ser la baja de su calificación hasta niveles de alto riesgo, la entrada en convocatoria, cesación de pagos o concurso de acreedores, la intervención por parte de los organismos reguladores locales o en el caso más extremo, su quiebra.
Dependiendo de la gravedad de la situación de la empresa reaseguradora, deberá realizarse la mejor estimación posible sobre los importes a recuperar de la misma y castigar el resultado del ejercicio con la diferencia.

Componente de Participación Discrecional

Algunos contratos de seguro contienen un componente de participación discrecional, así como un componente garantizado. El emisor de dichos contratos, podrá, pero no es obligatorio, reconocer el elemento garantizado de forma separada del componente de participación discrecional. Si el emisor no los reconociera por separado, clasificará el contrato en su conjunto como un pasivo. Si el emisor los clasificase por separado, considerará solamente el elemento garantizado como un pasivo.

Consecuencia en las entidades de seguros

Si bien el nuevo sistema mejorará la comprensión que tienen los inversores de las dinámicas del negocio del seguro, también conllevará una mayor volatilidad de los ingresos y los fondos propios.
Para muchos aseguradores, especialmente de la UE, el marco de valoración supondrá un cambio de paradigma, pues los obligará a contabilizar la mayoría de sus activos a valor razonable en lugar de costo histórico.
Los aseguradores, especialmente los de Vida, tienen en sus carteras pasivos a largo plazo. En la actualidad, dichos pasivos se registran en el balance en términos nominales; según la NIC 39, sin embargo, la mayoría de ellos deberán presentarse a valor razonable.
En un entorno de tipos de interés cambiante, el valor de los activos fluctuará, al tiempo que la mayoría de los pasivos contables permanecerá invariable, lo que generará una volatilidad causada por los principios contables y no por la economía subyacente.
Para atenuar estos efectos las aseguradoras podrán:
• Retirarse del mercado de acciones e invertir en obligaciones negociables, lo que les permitirá controlar la “duration” de los activos y pasivos de forma más eficiente.
• Clasificar algunos de sus activos como títulos mantenidos hasta su vencimiento, posibilidad que está limitada por la “tainting rule” que penaliza la venta de activos de esa categoría.
Las aseguradoras de vida se verán afectadas de un modo más directo que las de no-vida, por la introducción de las nuevas NIIF, debido a la naturaleza de largo plazo de sus pasivos, que a menudo incluyen opciones y garantías. La separación de contratos en un componente del seguro y un componente de inversión afectará principalmente a los aseguradores de vida y al parecer no tendrá grandes consecuencias para los aseguradores de no-vida.
La manera más correcta sería descontar también las provisiones técnicas con una tasa de interés de mercado. La NIIF 4 lo permite, pero no proporciona ninguna orientación sobre cómo determinar la tasa de interés, resultando de un tratamiento inconsistente entre pasivos y activos.
Este será uno de los temas principales de la Fase II, cuya implementación estaba originalmente planificada para el año 2007.
Los mayores requisitos de información obligarán a las compañías a recabar y generar un volumen considerablemente más elevado de datos, por lo cual las aseguradoras más pequeñas se enfrentan a costos de implementación considerables.
Durante el período de transición de la Fase I a la Fase II puede surgir una incongruencia considerable entre los activos y los pasivos. Mientras que la mayoría de los activos se medirán a valor razonable, los pasivos se valorarán al costo amortizado.

Situación en Argentina

La normativa de seguros en Argentina presenta grandes diferencias con respecto a la normativa internacional en varios aspectos, entre ellos:

La definición de contrato de seguros
La definición de la NIIF 4 del contrato de seguro, es mucho más específica y detallada que la que rige en nuestra normativa, estableciendo claramente el concepto de riesgo.

La valuación de las inversiones
La valuación de inversiones se realiza, a nivel internacional, de acuerdo a la NIC 39, para todas las empresas por igual, no habiendo excepciones ni normativa especial para las entidades de seguros, como sucede en Argentina, donde la SSN establece normas especiales de valuación para las entidades bajo su supervisión.

La separación de los conceptos proveniente de reaseguros con respecto a los de seguro directo
En los Estados Patrimoniales básicos de las compañías de seguros en Argentina, los conceptos de reaseguro aparecen en conjunto con los conceptos de reaseguros directos dentro del Pasivo y dentro del Estado de Resultados; si bien luego en los anexos se puede establecer su discriminación, los mismos no están claramente separados en los Estados Financieros Principales.

La separación de los componentes de derivados implícitos
Este concepto no está regulado por la normativa específica para seguros, sino que deben regirse por las normas contables generales (Resoluciones Técnicas aprobadas por el CPCECABA).

Información a revelar en las notas a los estados contables
La información que exige la NIIF 4 ayuda muy especialmente al lector y usuario de los Estados Contables a entender mejor el negocio del seguro, sus riesgos, la volatilidad esperable en los resultados y la sensibilidad de los mismos a determinadas variables.

La comparación entre los siniestros efectivos con las estimaciones previas
Esta comparación es de vital importancia para conocer si la compañía de seguros tiene una correcta política de valuación de sus reservas, realizando la comparación con los siniestros realmente pagados posteriormente. Al ser la reserva de siniestros pendientes uno de los componentes más importantes del balance de una empresa de seguros, esta información revela al usuario de los estados contables datos de significativa importancia.

Las normas contables argentinas, plasmadas en las Resoluciones Técnicas emitidas por la FACPCE, se han ido acercando a la normativa internacional. Este es un camino que sin duda ha de continuar en el futuro.
También la normativa que establece el BCRA, se basa en las normas de Solvencia de Basilea denominadas Solvencia I, ya que se encuentran en proceso de implementación a nivel internacional las llamadas normas de Solvencia II.
Es por ello que sería también saludable que la normativa del mercado de seguros tendiera hacia una armonización con la normativa internacional, otorgando de esta manera más transparencia al mercado y una mayor comparabilidad con empresas de otros países, aspectos ambos de suma importancia para el crecimiento de un mercado de seguros solvente.

Bibliografía:
Norma Internacional de Información Financiera 4 - IASB 2004.
Sigma N° 7/2004, Compañía Suiza de Reaseguros (Swiss Re).
IAS Plus - Deloitte.
Documento Marco de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones sobre el Régimen Contable de las Entidades Aseguradoras relativo a la IFRS 4 - Ministerio de Economía y Hacienda de España.
1- Daniel Fraga es contador público, master en Finanzas y dicta clases en la Universidad de Buenos Aires. Se desempeña actualmente como consultor en temas contables, financieros y de administración de carteras de inversión, con una amplia trayectoria en el mercado asegurador. Se lo puede contactar con referencia a este artículo a su dirección de correo electrónico: daniel.fraga@Innovattio.com.ar.
2- El IASC (International Accounting Standard Comitee) emitió las Normas Internacionales de Contabilidad (NIC) hasta su reforma que derivó en el nuevo organismo denominado IASB (International Accounting Standard Board), que emite las Normas de Internacionales de Información Financiera (NIIF). Ambos cuerpos normativos forman el conjunto de Normas de Contabilidad a nivel Internacional.
3- Se utilizarán los términos NIIF y NIC en forma indistinta para referirse al cuerpo normativo formado por las NIC y las NIIF. Ver nota 1.

 
Nota de tapa - Vida y Retiro - Index - Congresos - Seminarios - Seguros de Crédito - Riesgos de Trabajo - Seguros de Personas - Internacional - Reaseguros - Bancaseguros - Entrevistas


> Seguro Total
> Reactions
> EMTS

Revistas Internacionales Estadísticas Capacitación Ediciones Anteriores Novedades Misceláneas Internacionales Entrevistas Congresos Productores y Asesores Reaseguros AFJP Salud Vida y Retiro Seguros Generales Riesgos Agrícolas Crédito y Caución Riesgos del Trabajo Automotores Nota de Tapa Publicidad Quiénes somos Proyectos de Ley Suplemento de Legislación Actualidad Internacional Panorama Latinoamericano Actualidad del Mercado Productos y Servicios Agenda Internacional Indicadores Económicos Editorial