No Edition Image
Suscribase y acceda
a la Edición Completa!

Buscador Temático
Usuario Registrado
usuario:...
password:

¿Olvido su Password?
 Edición de

>> ACCIDENTOLOGIA VIAL


Preocupante Incremento de la Siniestralidad Vial en Argentina



Enero de 2007 confirmó la apreciación de que Argentina mantiene el triste liderazgo en accidentes de tránsito mortales. Por ello, desde distintos sectores se han observado reacciones para controlar este flagelo. Desde el gobierno se decretó la Emergencia Vial en la Provincia de Buenos Aires y distintas empresas e instituciones iniciaron campañas de educación vial, como la propuesta de Red Solidaria de crear una escuela nacional y otras iniciativas similares. Presentamos comentarios sobre nuevas normas relacionadas con los accidentes de tránsito y las conclusiones de un estudio realizado por el Instituto de Seguridad y Educación Vial (ISEV) para el quinquenio 2002-2006.


Nuevo Código de Tránsito y Transporte de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y Decreto de Emergencia Vial en la Provincia de Buenos Aires

Coincidentemente el día 30 de enero de 2007 se publicaron en sendos Boletines Oficiales de la Provincia de Buenos Aires y de la Ciudad de Buenos Aires dos normas integrales de tránsito y seguridad vial.
En el caso de la Ciudad se publicó la Ley Nº 2.148 (Código de Tránsito y Transporte de la Ciudad de Buenos Aires) que comenzará a regir en 30 días y en el de la Provincia el Decreto de Necesidad y Urgencia 40/07 declarando la Emergencia Vial, derogando la Ley Provincial Nº 11.430 y estableciendo en su Anexo 1 un nuevo marco normativo en espera de aquel que será tratado por la Legislatura Provincial.
Estos dos anuncios pueden traer un poco de sosiego a la opinión pública, profundamente conmocionada porque en todo el país ocurren accidentes de tránsito donde, en promedio, pierden la vida unas 21 personas cada 24 horas. A tal punto es grave este panorama que, según las últimas estadísticas, ha habido más accidentes viales en la primera quincena de enero de este año que en todo enero de 2006 en las rutas bonaerenses.
Del 2 al 25 de enero de este año hubo 38 muertes en accidentes viales en la Provincia de Buenos Aires, según un registro de la Defensoría de la Nación.
La gran movilidad turística por la época de vacaciones mostró también una estadística trágica, que da cuenta de una infinidad de heridos y siniestros en los que, afortunadamente, no hubo víctimas.
Entre los hechos se cuentan ciclistas y peatones atropellados, choques, vuelcos y hasta caídas de automotores a zanjones.
Antes de la presentación del plan de emergencia y la reforma al Código de Tránsito que impulsa Solá, el director de Urgencias del Ministerio de Salud bonaerense, Daniel Farías, dijo que el panorama era "preocupante" en materia de accidentes de tránsito.
"En lo que va de enero ya se han registrado 45 hechos que causaron la muerte de 6 personas y más de 40 heridos", dijo el 16 de enero. Con esos 45 accidentes en 15 días, este enero superó largamente al enero de 2006.
El plan bonaerense prevé mayores controles y acciones de prevención de siniestros. En su lanzamiento formal, Solá se referirá a la puesta en marcha de los controles de rutas con radares y el control de alcoholemia, además de entregar folletos informativos.
En tanto, la Defensoría del Pueblo de la Nación volvió a reclamar un plan nacional de seguridad vial, al tiempo que lanzó una campaña para la concientización sobre el tema.
Mondino recordó que la Defensoría, conjuntamente con ONG y medios de comunicación, están llevando adelante una iniciativa popular, denominada ‘Porque la Vida Vale’ y un Plan Nacional Estratégico de Seguridad Vial, “que tiene por objetivo recolectar 400.000 firmas que avalen el proyecto de ley que se elaboró entre todos”.
Con la publicación del Decreto 40 en el Boletín Oficial bonaerense quedó declarada la "emergencia en la circulación vial en rutas, caminos, autopista y semiautopistas provinciales" hasta el 31 de diciembre de 2007.
Según la nueva ley, hasta tanto el Poder Ejecutivo ponga en funcionamiento la Justicia de Infracciones de Tránsito de la Provincia, el organismo de juzgamiento será competencia de la Justicia de Faltas de las Municipalidades.
La reforma legislativa crea el Registro Único de Infractores de Tránsito e incorpora la educación vial en los niveles de enseñanza preescolar, primaria y secundaria. En el capítulo referido a las sanciones, el nuevo Código estipula que existirán amonestaciones, multas, inhabilitaciones, arresto no redimible, concurrencia a cursos de educación vial y tareas comunitarias.
El modificado artículo 93 habilita el uso de radares para el control de vehículos, aunque aclara que esta tarea de control de velocidades "no podrá privatizarse ni concesionarse".
La nueva ley también estipula que una infracción que se detecte con esos aparatos "deberá ser notificada al infractor a una distancia no superior a los 10 kilómetros de ocurrido el hecho".
También prevé detenciones de hasta 60 días para automovilistas que conduzcan "en estado de intoxicación alcohólica" o bajo efectos de "estupefacientes", estén al mando de un "automotor no habilitado" o manejen cuando están inhabilitados. Además, dispuso detenciones para quienes "participen u organicen 'picadas' en la vía pública" o ignoren un semáforo con luz roja "a partir de la tercera reincidencia".
Los arrestos podrán realizarse también cuando el infractor cruce las vías del ferrocarril sin tener derecho de paso o intente huir tras participar en un accidente. En todos los casos, los arrestos no superarán 30 días y 60 en casos de reincidencia. En el caso de los mayores de 65 años, enfermos, lisiados o mujeres embarazadas, podrán cumplir los días de arresto en sus domicilios.
Eduardo Bertoti, director del Instituto de Seguridad y Ecuación Vial (ISEV), señaló que el tema no es menor, si consideramos que se trata de cuerpos normativos que regulan la “movilidad social” y que pretenden dar un marco regulatorio a una problemática de severo compromiso a la salud, la vida y la propiedad (todos derechos humanos) de la sociedad. Con mayor razón cuando se trata de dos jurisdicciones (la Ciudad de Buenos Aires y su inmediato entorno con los partidos del conurbano bonaerense) de una interrelación intensa y cotidiana.
“Frente a los requerimientos de muchos asociados al ISEV, hemos hecho un primer análisis crítico muy ‘grosero’ de las principales cuestiones que pueden generar conflictos, contradicciones y problemas en la aplicación de las normas a estrenar. Dejamos para más adelante una profundización mayor del tema, aguardando por sobretodo la definición de la Legislatura bonaerense respecto a la norma definitiva (que el Gobernador elevara por Mensaje Nº 1.602 el pasado 19 de enero) y que suponemos no diferirá en mucho del texto consagrado en el Decreto de Emergencia Vial”, dijo Bertoti.
Y continuó: “El fenómeno, si así podemos llamarlo, que contemplamos es que mientras la provincia de Buenos Aires, una de las tres jurisdicciones (con Mendoza y Córdoba) que no adhirieron a la Ley Nacional Nº 24.449, pretende ‘la viabilidad de legislar en la materia siguiendo los lineamientos de la Ley Nacional, en especial en lo que hace a la concientización, unificación de criterios y pautas de prevención en la siniestralidad vial y el control del tránsito’, conforme las propias palabras del Gobernador, la Ciudad Autónoma, por el contrario se ‘aleja’ generando criterios propios dentro de su territorio”.
Con el Decreto 40/07 entran en vigencia plena los siguientes efectos:
1. Por su art. 4 se deroga la Ley Nº 11.430 y sus modificatorias y toda otra norma que se oponga a la presente.
2. Rige el nuevo Código de Tránsito de la Provincia (de emergencia hasta tanto la Honorable Legislatura sancione el proyecto de ley remitido mediante Mensaje Nº 1.602, que suponemos similar) que se incorpora como Anexo 1 de la norma. Dicho texto puede ser consultado en el siguiente link:
http://www.gob.gba.gov.ar/legislacion/legislacion/07-40.html
Bertoti evaluó que “en principio es muy semejante (a primera vista) a la Ley Nacional Nº 24.449. Sin embargo debemos leerlo en profundidad, tarea que nos llevará algunos días. A primera vista muchas cosas son inoperantes por no estar reglamentadas aún. Realmente es todo bastante confuso y esperamos que la Autoridad de aplicación sepa como, valga la redundancia, aplicarlo”.
3. En cuanto al Juzgamiento el art. 3 dispone: “Hasta tanto el Poder Ejecutivo Provincial pueda implementar la puesta en funcionamiento de la Justicia de Infracciones de Tránsito Provincial, será competencia de la Justicia de Faltas Municipal el juzgamiento de las infracciones previstas por el Código de Tránsito para la Provincia de Buenos Aires”.

Informe Quinquenal del ISEV

El consejo directivo del Instituto de Seguridad y Ecuación Vial (ISEV), se comprometió a que, en materia de difusión pública, aportar a la sociedad datos sobre Tasas (Mortalidad cada 100.000 hab., por Parque Automotor, etc.), Tendencias (Porcentuales de aumento o disminución de siniestralidad vial grave, morbilidad y mortalidad) y los aspectos más relevantes de la Tipología (edades, vehículos, zonas, etc.).
Cumpliendo tal compromiso, preparó un documento, que pretende mostrar objetivamente cuales son las características salientes de la enfermedad (Tipología) y exponer, brevemente y a criterio, sus principales causas (Etiología).
En términos generales, se deduce del estudio que la situación de la sociedad argentina en materia de siniestralidad vial es muy grave y requiere una urgente intervención seria y responsable.

Entidad de la “enfermedad”: En este tópico se adscribe a la metodología de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para ponderar el grado de afectación social que produce la enfermedad, midiéndolo en función de la Tasa por cada 100.000 habitantes y en sus dos variables principales Mortalidad y Morbilidad Grave.
Tasa de Mortalidad cada 100.000 habitantes. Se puede observar la evolución de la Tasa (IFP) desde el año 2001 hasta el 2006 (este último estimado en función proyección población INDEC). Se ha agregado en forma comparativa los valores registrados por dos naciones (una americana y otra europea) con firmes políticas de estado en la materia. *2001: 23,56; *2002: 20,4; *2003: 25,78; *2004: 28,92; *2005: 26,82; *2006: 26,27.
Tasa de Morbilidad grave (Grado 3) cada 100.000 habitantes. Pondera la cantidad de heridos graves (lesionados con fractura) cada 100.000 hab.: *2004: 57,87; *2005: 56,04; *2006: 79,61.
Tipología. Características principales de la “enfermedad”: A partir de aquí, se analizan varios aspectos salientes que caracterizan la “enfermedad” en el tiempo (últimos cinco años), padecida por la sociedad, con algunas notas interpretativas. Se cree que resulta esencial conocer los “síntomas” de la enfermedad a efectos de poder planificar y aplicar los remedios a administrar y la política de salud a seguir al respecto.
Meses de Alta Siniestralidad Vial. La concentración de los “picos” de alta siniestralidad se ubica en los meses de enero, julio y diciembre, meses incididos por la alta movilidad social y mayor tasa de uso del automotor. Por su parte los meses de abril y marzo serán incididos conforme sea la fecha de Semana Santa. Asimismo, los meses de alta siniestralidad son aquellos en que la siniestralidad vial rural crece notoriamente respecto a los demás.
Días de Alta Siniestralidad. Se aprecia que el día domingo es el más “crítico” agrupando la mayoría de los años entre una quinta y una cuarta parte de los siniestros viales graves. El lunes por su parte, es el segundo día de la semana en el ranking. Mucho tiene que ver en ello el traslado de los feriados.
Franjas Horarias. La segunda franja horaria (6 a 12 hs) agrupa un tercio de los siniestros viales graves. La primera franja (0 a 6 hs) cruzada con el día domingo permite suponer (en función de la experiencia mundial) la incidencia del Alcohol en la conducción.
Mortalidad por Franja Etaria. La franja más afectada (casi en un 40%) es la comprendida entre los 16 y 30 años de edad. Comparada con las tasas de las naciones más evolucionadas en la materia también resulta alta la tasa de mortalidad en la franja de 0 a 15 años. Puede afirmarse que más de la mitad de los muertos en siniestros viales no superan los 30 años de edad.
Tipos de Siniestros Viales. “Un solo vehículo” comprende a aquellos siniestros con vuelcos, despistes o colisiones contra objetos fijos (árbol, columna, etc.) o animales. Usualmente lo denominamos “siniestro solitario”. Su proporción es realmente alta, comparado con tasas de países europeos. Demuestra fundamentalmente la falta de “dominio” del conductor.
Siniestralidad y Mortalidad por Zona. Existen varias lecturas. Entre ellas las más importantes a criterio son dos:
1. En la medida que crece la siniestralidad rural crece la mortalidad. Esto es lógico resultado de las mayores energías cinéticas aportadas al siniestro (velocidad).
2. La mortalidad urbana viene descendiendo a pesar de que no ocurre lo mismo con la siniestralidad. Ello podría deberse a un mayor uso de los sistemas pasivos de seguridad (cinturón, airbag, etc.) que en velocidades menores a 70 km/h han demostrado notable eficiencia.

Evolución comparada. Siniestralidad Vial - Mortalidad - Morbilidad. De la simple observación puede advertirse un punto de inflexión en el año 2004 a partir del cual la relación entre las tres “curvas” se “distorsiona” respecto a la que poseía desde 2002. Si bien, todas “crecen” respecto a si mismas se distancian entre sí.
1.- La relación “herido grave” por accidente aumenta (se duplica prácticamente).
2.- La relación “muerto” por accidente disminuye (casi un 20%).
Etiología. Hasta aquí la exposición de la realidad de la enfermedad de la siniestralidad vial argentina, tratando de mostrar la entidad de sus síntomas y consecuencias. ¿Qué decir de sus “causas”? Se expone la que, a criterio del ISEV, es una gran causa, no pretendiendo de ninguna manera excluir o desvalorizar otras.
La caracterización de “enfermedad social” no es caprichosa, toda vez que se presenta en el desarrollo de un “comportamiento social”: transitar (como “comer”, “vestir”, etc.).
Algo en común que poseen los “comportamientos sociales” son las “reglas” que, sin profundizar y en términos muy sencillos, son “acuerdos mayoritarios” de los integrantes de una sociedad respecto a que es correcto y que no lo es. Cuando la violación de la “regla” por parte de un individuo puede afectar a terceros en los valores esenciales, la sociedad dicta la que impone el “control” y la “sanción” a quien la viole.
Sostiene el ISEV que cuanto mayor sea la adhesión de la sociedad a la regla, mayor y más eficiente será el control y más dura e ineludible la sanción. Por el contrario, cuanto menor sea (por las razones que fuera) la adhesión, la norma jurídica tenderá a no ser respetada, su control laxo y su sanción burlada. Los valores esenciales que están involucrados en el comportamiento social de transitar no son menores. Por el contrario, entre ellos, existen Derechos Humanos: vida, salud, integridad y propiedad. Ahora bien, el inconsciente individual mayoritario de nuestra sociedad concibe al accidente vial como un hecho del destino o divino. ¿Alguien puede pretender que esa persona prevenga lo que para él es un hecho fortuito, casual o por acto divino? Entonces esas reglas y normas jurídicas que regulan el tránsito evidentemente no poseen una verdadera y mayoritaria adhesión ya que precisamente la mayoría de los individuos no relaciona (causa efecto) el accidente con los defectos de su comportamiento o el de sus pares. Quien controla y quien sanciona padece del mismo problema. ¿No hay salida? De ser así la humanidad no hubiera avanzado. La sociedad se organiza en el Estado a efectos de resolver los problemas que individualmente no puede solucionar para la totalidad (Salud, Educación, Justicia, Seguridad). Y quienes son elegidos para tal responsabilidad, por misión y vocación, deben encontrar e implementar el camino hacia la solución. Si no hay adhesión a las reglas del transitar, no es por voluntad sino por ignorancia. El primer hombre frente al primer fuego debió suponer la intervención fortuita o la de un ser superior. Algo así nos pasa frente al siniestro vial. Y ¿cómo se supera la ignorancia? La gran causa es la falta de educación frente al problema, a no reconocerlo cuando se presenta, a no conocer previamente como prevenirnos y defendernos, a no saber como actuar para no producirlo.
A continuación mostramos un gráfico elaborado por el Centro de Experimentación y Seguridad Vial (CESVI) con información del período 2002-2006:

Emergencia Vial: La Opinión de CESVI

Por su parte, el Centro de Experimentación y Seguridad Vial (CESVI) señaló que el gobierno bonaerense declaró la “emergencia vial" por el grave crecimiento en las estadísticas de accidentes, que incluye un nuevo Código de Tránsito que crea la Justicia de Infracciones de Tránsito provincial, reanuda el uso de radares y cámaras para controlar y sancionar el exceso de velocidad, y promueve el fortalecimiento del Registro Único de Infractores de Tránsito (RUIT). Además, dispuso la incorporación de 500 oficiales a la Policía de Seguridad Vial, un incremento de fondos para pagar el recargo de servicios al personal policial e incluyó la educación vial en los niveles preescolar, primario y secundario.
Recordó este Centro que la utilización de radares está prohibida por ley desde 2002 y las sucesivas prórrogas anuales impidieron su regreso. Sin embargo, la flamante norma establece que cualquier trasgresión a los límites de velocidad será considerada una falta grave, con sanciones previstas de hasta $2.000. Los límites de velocidad no se modifican en el esquema previsto: hasta 40 km/h en calles urbanas; 60 en avenidas; 110 en rutas; 120 en semiautopistas (como la autovía 2 a Mar del Plata) y 130 en autopistas.
El uso de los instrumentos cinemómetros serán instalados en tramos rectos, a la derecha del trazado vial y deberán ser señalizados con advertencia para el automovilista antes del control. En las autopistas y rutas las "placas estáticas" estarán ubicadas a no menos de 600 metros del lugar antes del radar. En los caminos urbanos, a no menos de 70 metros. El automovilista responsable de la infracción deberá pagar la multa en el lugar de la falta. Se aplicarán en las rutas de acceso a la costa atlántica (2, 63, 56, 74, 11 y 226).

Aumentan los Casos Fatales en Accidentes de Tránsito durante 2006

Más de 7.500 personas murieron durante 2006 en accidentes de tránsito en todo el país, según un informe difundido por la Asociación Civil Luchemos por la Vida.
La entidad comunicó que de acuerdo con "cifras provisorias" fallecieron 7.557 personas, lo cual significa un promedio de 629 personas por mes y 21 por día.
El distrito con más muertos por accidentes de tránsito durante 2006 fue la provincia de Buenos Aires, con 3.062; Santa Fe, con 643, ocupó el segundo lugar en el informe; tercero Córdoba con 543; cuarto Mendoza con 381; y quinto Misiones con 308.
La ciudad de Buenos Aires registró durante el año pasado 238 muertos por esta causa. Luchemos por la Vida indicó que los datos incluyen "fallecidos en el hecho o como consecuencia de él, hasta dentro de los 30 días posteriores", lo cual se encuadra en el "criterio internacional más generalizado" para medir la accidentología vial.
También precisó que las cifras fueron proporcionadas por fuentes policiales o municipales en la mayoría de los casos. "Como la gran mayoría de las cifras originales sólo computan los muertos en el momento del accidente, las mismas han sido corregidas según índices internacionalmente aceptados", advirtió la asociación.

ISEV.pdf 
 
Nota de tapa - Vida y Retiro - Index - Congresos - Seminarios - Seguros de Crédito - Riesgos de Trabajo - Seguros de Personas - Internacional - Reaseguros - Bancaseguros - Entrevistas


> Seguro Total
> Reactions
> EMTS

Revistas Internacionales Estadísticas Capacitación Ediciones Anteriores Novedades Misceláneas Internacionales Entrevistas Congresos Productores y Asesores Reaseguros AFJP Salud Vida y Retiro Seguros Generales Riesgos Agrícolas Crédito y Caución Riesgos del Trabajo Automotores Nota de Tapa Publicidad Quiénes somos Proyectos de Ley Suplemento de Legislación Actualidad Internacional Panorama Latinoamericano Actualidad del Mercado Productos y Servicios Agenda Internacional Indicadores Económicos Editorial