No Edition Image
Suscribase y acceda
a la Edición Completa!

Buscador Temático
Usuario Registrado
usuario:...
password:

¿Olvido su Password?
 Edición de

>> MICROSEGUROS


Microseguro: Protección contra el Riesgo para 4.000 Millones de Personas - 3º parte



El mercado mundial del microseguro tiene potencial para proporcionar cobertura hasta 4.000 millones de personas mediante soluciones de transferencia de riesgos basadas en el mercado y alianzas público-privadas (APP). Esto se traduce en un volumen potencial de primas de hasta USD 40.000 millones. La última década ha sido testigo de una actividad institucional cada vez mayor en el microseguro, registrándose un crecimiento rápido en muchos mercados regionales. Los principales factores de impulso son la creciente penetración de la microfinanciación, un enfoque definido por parte de los profesionales del mercado, la participación activa de los gobiernos y las ofertas de productos innovadores. Sobre este tema de actualidad trata la publicación Sigma Nº 6/2010, “Microseguro: Protección contra el Riesgo para 4.000 Millones de Personas”, cuya tercera y última parte reproducimos a continuación.


Las Funciones del Gobierno y de las Alianzas Público-Privadas (APP)

La Función del Gobierno en la Creación de un Entorno Favorable para los Microseguros

El Gobierno desempeña un papel importante en la facilitación del desarrollo de los microseguros, sobre todo porque estos contribuyen al logro de objetivos de desarrollo socioeconómico. Dado que el ofrecer servicios a la población de bajos ingresos puede no ser la primera prioridad para numerosos participantes del sector privado como consecuencia de ciertas inquietudes relativas a la rentabilidad y a posibles dificultades operativas, los gobiernos pueden desempeñar una función fundamental al moldear el desarrollo del sector de microseguros en las economías emergentes. Los objetivos principales de los Gobiernos y de las autoridades públicas deberían centrarse en asegurar lo siguiente:
Inclusión financiera. Los Gobiernos pueden mejorar el acceso de la población de bajos ingresos a los servicios financieros y preparar a estas personas para hacer frente a ciertas inseguridades mediante soluciones de gestión del riesgo.
Desarrollo de un sólido marco normativo. Los órganos reguladores, por medio de políticas y reformas favorables al mercado, desempeñan una función fundamental para un mayor desarrollo del mercado de microseguros. Al mismo tiempo, es preciso mantener un equilibrio, dado que el exceso de regulación tiende a incrementar los costos y obstáculos operacionales.
Disminuir las barreras y desarrollar mercados eficientes que fomenten la innovación y la competencia. Los Gobiernos pueden rebajar barreras, tales como requisitos de capital elevados, disposiciones relativas al otorgamiento de licencias para intermediarios, requisitos regulatorios estrictos y restricciones sobre las ofertas de productos y la colocación de reaseguros, a fin de contribuir a un mayor crecimiento del mercado de microseguros. La existencia de condiciones de igualdad tendrá como consecuencia una mayor participación/atención de los actores del sector privado, así como prácticas innovadoras que, en definitiva, benefician a los consumidores.
Incrementar la concienciación y garantizar la protección del consumidor. Al aumentar la concienciación de la población de bajos ingresos en materia de seguros, los gobiernos pueden ayudar a crear un mercado de productos de microseguros en función de la demanda. Asimismo, dado que este sector de la sociedad cuenta con recursos muy limitados, los Gobiernos deben formular mecanismos que garanticen una protección adecuada de los intereses de los asegurados.
El mayor enfoque sobre la inclusión financiera y la función que desempeñan a este respecto las autoridades públicas ha captado la atención de los principales foros mundiales, tales como el G-20, que ha elaborado nueve principios para una inclusión financiera innovadora a partir de las experiencias de los países en desarrollo. Dichos principios constituyen la base de un plan de acción pragmático con vistas a mejorar el acceso a los servicios financieros por parte de la población de rentas bajas . Esto constituye un gran paso hacia el establecimiento de mejores prácticas y principios a nivel internacional, sobre todo en el ámbito de los microseguros.
Entonces, ¿cómo pueden las autoridades públicas colaborar en el desarrollo del sector de microseguros? A continuación se mencionan diversos enfoques que pueden crear un entorno favorable:
• Adoptar normativas de microseguros (p. ej., menores requisitos de capital) conducentes a un planteamiento por parte de los partícipes del mercado más centrado en las necesidades de la población de rentas bajas.
• Exigir a las aseguradoras que presten sus servicios a la población de bajos ingresos como requisito para obtener una licencia.
• Ofrecer asistencia financiera a fin de desarrollar la infraestructura y la concienciación necesarias en materia de seguros, informar a los individuos de rentas bajas de los beneficios de los seguros mediante iniciativas a gran escala.
• Patrocinar planes de seguro para un mejor tratamiento de las cuestiones de efectividad y penetración. Dado que las operaciones comercialmente viables pueden no estar al alcance del segmento más pobre de la población, la promoción de planes de seguro puede constituir una forma efectiva de otorgar acceso a productos de seguro a determinados grupos de la población. Sin embargo, dicho apoyo ha de ser provisto a largo plazo y formar parte de una clara estrategia de transición a fin de garantizar su sostenibilidad.
Las Alianzas Público-Privadas y el Microseguro

Las alianzas público-privadas en el contexto de los microseguros suponen una respuesta de múltiples grupos de interés de los sectores privados y públicos a fin de abordar las necesidades de gestión y transferencia del riesgo de la población de bajos ingresos (véase la Tabla 6). El razonamiento sobre el que se basan dichas alianzas es el de crear sinergias, aprovechando las capacidades de los diversos grupos de interés. El sector público tiene potestad para establecer condiciones que faciliten respuestas adaptativas por parte de los individuos y participantes del mercado privado. En cambio, el sector privado con frecuencia posee los conocimientos técnicos y las capacidades operativas y financieras, pero en general no está autorizado a establecer condiciones apropiadas.
Por eso, dichas alianzas, siempre que estén debidamente planificadas, pueden resultar útiles para la creación de soluciones basadas en el mercado y comercialmente sostenibles, destinadas a la población de bajos ingresos. El recurso de las alianzas público-privadas es de particular importancia en la fases de iniciación y primera expansión de los planes de microseguros en los casos en que se ofrecen productos a la población o los segmentos más pobres del mercado, que no son comercialmente viables para los operadores privados ni para aquellos impulsados por la economía. Las alianzas público-privadas son asimismo importantes para el diseño y la implementación de soluciones de transferencia de riesgo de catástrofes.
APP: Solución para la Financiación del Riesgo de Catástrofe a Nivel Macroeconómico
. Durante las últimas décadas, las cuantiosas pérdidas económicas sufridas como consecuencia de catástrofes naturales han afectado prácticamente a todas las naciones. Las economías emergentes son particularmente vulnerables a tales eventos de la naturaleza por diversos motivos, tales como una planificación urbana insuficiente, un alto crecimiento de la población y una degradación permanente del medioambiente. Las grandes catástrofes tienen un efecto tremendo sobre el desarrollo socioeconómico de las economías emergentes y suelen trastornar el crecimiento de una región determinada o incluso de todo un país por un plazo de tiempo considerable. Lamentablemente, dichos eventos golpean la base de la pirámide de ingresos con mayor violencia que a otros sectores. Muchas personas pierden sus hogares y los agricultores tienen que hacer frente a la pérdida de su producción agrícola, lo cual implica un retroceso o incluso una mayor pobreza para estas personas.
A fin de mitigar el impacto financiero de las catástrofes naturales sobre las personas de rentas bajas, pueden llevarse a la práctica soluciones de transferencia de riesgos a distintos niveles. Las personas de bajos ingresos rara vez cuentan con recursos adicionales, dada su reducida capacidad de ingresos. Con frecuencia tienen otras prioridades que la compra de un seguro de catástrofes naturales. Por eso, a nivel individual los microseguros de riesgo de catástrofe pueden considerarse una solución poco razonable e ineficaz. A nivel macro, en cambio, los Gobiernos deberían desarrollar soluciones nacionales exhaustivas para eventos catastróficos basadas en estrategias proactivas de gestión del riesgo, incluyendo tanto medidas de reducción del riesgo como de financiación de pérdidas. Una estrategia integral semejante puede incluir otras acciones destinadas a la identificación, evaluación, reducción, transferencia y financiación de eventos de riesgo (véase la Figura 8).
El interés de los gobiernos, las organizaciones de desarrollo y las ONG por la implementación de alianzas público-privadas de seguros a nivel nacional o regional es cada vez mayor. Ya se han lanzado algunas iniciativas que han resultado exitosas. El Mecanismo de Seguro de Riesgo para Catástrofes en el Caribe (CCRIF, por sus siglas en inglés), vigente desde junio de 2007, ofrece pólizas de seguro paramétricas para huracanes y terremotos a 16 Estados de la CARICOM (Comunidad del Caribe). Las pólizas paramétricas, cuya cobertura se activa según la intensidad del evento (p. ej. la magnitud o la velocidad del viento), proporcionan a los extremadamente vulnerables estados del Caribe una liquidez inmediata al producirse un siniestro, ya que no tienen lugar los largos procesos de ajuste de siniestros. Otra iniciativa fue desarrollada para Malawi, país que sufre sequías recurrentes. Las sequías no sólo ocasionan riesgos financieros relacionados con la producción agrícola, sino que también incrementan la inseguridad alimentaria en la región. Mediante una alianza público-privada se ha creado un acuerdo de derivados meteorológicos para cubrir las pérdidas en la producción de maíz a causa de sequías. En virtud de dicho acuerdo, el Gobierno de Malawi recibirá un importe de hasta USD 5 millones en caso de una sequía extrema. Si la producción de maíz cae un 10% por debajo de la media histórica, se activa la cobertura.
Solución Innovadora para Hacer Frente a los Riesgos de Catástrofes Agrícolas en China

A mediados de 2009, el Gobierno municipal de Beijing suscribió un acuerdo de cobertura de catástrofes con reaseguradoras globales como parte del programa de seguros Agrarios financiado por el Estado. Al transferir parte del riesgo al sector de reaseguros, Beijing se convirtió en el primer Gobierno regional de China en gestionar profesionalmente el riesgo de grandes pérdidas agrícolas. Esta innovadora alianza público-privada favorece el desarrollo sostenible del seguro Agrario, lo cual servirá a la vez para estimular la productividad agrícola en China, en medio de las crecientes preocupaciones a nivel mundial respecto a la seguridad alimentaria.
Como parte del acuerdo, las aseguradoras se responsabilizarán de pérdidas menores al 160% de la prima anual. Las reaseguradoras asumirán las pérdidas de entre el 160% y el 300%, y aquellas superiores al 300% serán cubiertas por la Reserva del Gobierno municipal de Beijing para Riesgos de Catástrofes Agrícolas. Este acuerdo brinda una protección de reaseguro especialmente concebida para ganado, inundaciones, granizo, viento y tormentas, que cubre aproximadamente 400.000 familias de agricultores.
En cuanto a las ventajas para los agricultores, el seguro Agrario fomenta las inversiones en este sector y estabiliza los ingresos de los agricultores en China. La transferencia del riesgo al sector de reaseguro puede ayudar a absorber grandes pérdidas de las aseguradoras que ofrecen coberturas agrarias dentro del marco del programa nacional. Es posible que esto aliente a las aseguradoras a hacer el seguro Agrario más asequible y accesible para los agricultores.
La Función de las Aseguradoras y las Reaseguradoras

Las aseguradoras y reaseguradoras globales y locales están ofreciendo productos acordes a las necesidades de las familias de rentas bajas, mediante diversos proyectos de microseguro a pequeña y gran escala iniciados en los últimos años en varios ramos del negocio y en los principales mercados.
Las aseguradoras privadas suministran la mayor cantidad de productos de microseguro y cuentan con el mayor alcance. Sin embargo, sus ofertas de productos suelen inclinarse hacia el seguro temporal para la amortización de préstamos, si bien se están registrando nuevos intentos de brindar una gama de productos más amplia. De hecho, la mayoría de los productos de microseguro de la última década fueron introducidos por aseguradoras comerciales, las cuales no sólo se ocupan del diseño y lanzamiento de productos, sino que también apoyan a las ONG, comunidades, cooperativas, gobiernos y demás proveedores de microseguros.
Las aseguradoras creen que el segmento del mercado de bajos ingresos se convertirá en motor del crecimiento. A medida que el sector se expanda, las aseguradoras locales y otros proveedores de microseguros necesitarán apoyo de capital, protección contra catástrofes, soluciones integrales de gestión del riesgo, conocimientos técnicos y soluciones innovadoras, todo lo cual constituye el aporte de las reaseguradoras. Las soluciones de reaseguro ofrecen estabilización de siniestros para programas de microseguro, por medio de lo cual se limita el impacto de los siniestros y se reducen los costos de suscripción. Ello mejora considerablemente la capacidad de las instituciones de crear operaciones sostenibles, incrementa su solvencia y fomenta la expansión de programas de microseguros. El reaseguro ofrece las siguientes ventajas:
Mecanismos innovadores de transferencia del riesgo: Las aseguradoras pueden gestionar el riesgo de asegurar a la población de bajos ingresos mediante acuerdos innovadores de reaseguro, inclusive aquellos que hacen uso de índices paramétricos y soluciones del mercado de capitales. En el caso de las grandes IFM, que ya de por sí absorben diversos riesgos, tales como créditos, inversiones y liquidez, los riesgos derivados de seguros pueden transferirse eficazmente a las reaseguradoras.
Cobertura de la cartera corporativa: Las aseguradoras y otros portadores de riesgos, tales como las mutuas de seguros y los proveedores comunitarios de microseguros, tanto a nivel nacional como local, se enfrentan a riesgos de covarianza, dado que sus activos y operaciones pueden verse gravemente afectados por una catástrofe o por siniestros a gran escala. Necesitan protección a nivel institucional para poder hacer frente a eventos tan extremos.
Ampliación de la capacidad: Para desarrollar programas de microseguro a gran escala o ampliar los ya existentes, los portadores de riesgo necesitan el apoyo de las reaseguradoras con el objeto de incrementar su capacidad de suscripción. Las reaseguradoras ofrecen, además, capacidad para riesgos punta o para carteras difíciles de asegurar.
Gestión del riesgo de catástrofe: Con el apoyo de las reaseguradoras puede brindarse protección contra catástrofes naturales, ya sea mediante soluciones tradicionales o del mercado de capitales. Dichos mecanismos garantizan el acceso a los fondos necesarios para la recuperación −dentro de los límites de cobertura acordados −y constituyen un modo eficiente de afrontar las consecuencias financieras de los eventos catastróficos.
Conocimientos técnicos y de gestión del riesgo: Para que el microseguro sea rentable, las aseguradoras deben resolver cuestiones fundamentales, tales como la falta de datos, el control de la antiselección, el riesgo moral y el fraude. Las reaseguradoras cuentan con los conocimientos y el know-how necesarios para asistir a las aseguradoras en la correcta evaluación y tarificación de los riesgos, así como para diseñar productos innovadores y atractivos, tanto para los proveedores como para los asegurados.
Cada vez más aseguradoras y otros portadores de riesgos están trabajando en equipo con reaseguradoras en el desarrollo de programas de microseguro o la transferencia del riesgo del seguro. Los acuerdos de reaseguro no se limitan únicamente a programas privados, sino que también abarcan iniciativas del sector público. Recientemente se utilizó un microreaseguro para proteger un plan de microseguro fundamental patrocinado por el Gobierno, el cual ofrece cobertura a 10 millones de familias de bajos ingresos en Tamil Nadu, en la India. El programa utiliza diversas estructuras de reaseguro y cuenta con el apoyo de importantes reaseguradoras internacionales. El acuerdo, considerado como la mayor transferencia contractual del riesgo del microseguro, subraya la forma en que las reaseguradoras contribuyen al desarrollo del mercado de los microseguros.
Perspectivas: El Microseguro en la Próxima Década

El Microseguro en la Próxima Década: Tendencias a Tener en Cuenta

En vista del rápido crecimiento de la microfinanciación durante las últimas décadas, no hay prácticamente ninguna duda de que existe una demanda de servicios financieros por parte de la población de bajos ingresos y que dicha demanda cuenta con un potencial enorme. Dado el fuerte crecimiento del microseguro en los últimos años y su función en el logro de objetivos de desarrollo social, los años de 2010 a 2020 pueden llegar a convertirse en una “década de mayor inclusión financiera”, en la que los microseguros, junto con los microcréditos y otros productos de microfinanciación, cambien la visión del mundo sobre el segmento del mercado de bajos ingresos (véase la Figura 9).
Las tendencias clave de microseguros que pueden llegar a surgir entre 2010 y 2020 comprenden lo siguiente:
• Las aseguradoras seguirán dirigiéndose a las familias de bajas rentas. El mayor interés y el enfoque más centrado de las aseguradoras redundará en mayores opciones para los asegurados. Nuevos actores accederán al mercado, lo cual significará una evolución e innovación en los modelos de negocios y las ofertas de productos. Los ingresos más altos y la reducción de la pobreza darán lugar a una mayor demanda de seguros y productos de gestión del riesgo convencionales.
• Se incrementará la demanda de microseguros de salud (una prioridad de numerosos gobiernos de los países de los mercados emergentes), productos de vida de ahorro/acumulación (inclusive productos de jubilación y educación) y soluciones paramétricas (productos agrícolas basados en índices y destinados a agricultores, así como coberturas de catástrofes). Asimismo, es posible que se dé un mayor énfasis al desarrollo de productos combinados de microseguro que puedan ofrecer una protección integral a bajo costo.
• La demanda de microfinanciación se incrementará entre los grupos de bajos ingresos, en particular a medida que crezcan sus necesidades, pasando de los créditos de emergencia a préstamos para la construcción de viviendas y para la educación.
• Los gobiernos cumplirán una función cada vez más importante en la satisfacción de las necesidades y los requerimientos del segmento más pobre de la sociedad. Recurrirán cada vez con mayor frecuencia a las aseguradoras y reaseguradoras del sector privado para implementar mecanismos innovadores que cubran las necesidades de gestión del riesgo de las familias de bajos ingresos. Los productos tales como seguros de Salud y seguros Agrarios seguirán recibiendo subvenciones del Estado de modo que puedan mantener las primas a un nivel bajo.
• Será fundamental la necesidad de contar con enfoques más sofisticados para la gestión del riesgo de catástrofes, lo cual dará lugar a políticas nacionales integrales. Se adoptarán mecanismos innovadores de transferencia del riesgo. A medida que aumente la necesidad de afrontar las consecuencias financieras de eventos naturales a gran escala sobre la población de bajos recursos, el uso de alianzas público-privadas revestirá una mayor importancia para los Gobiernos y las agencias de desarrollo.
• La innovación tecnológica tendrá un fuerte impacto sobre los modelos operativos y de distribución, lo que llevará a una reducción de los costos de las transacciones y a una mayor eficiencia a lo largo de la cadena de valor de los microseguros. Los teléfonos móviles y demás tecnologías afines permitirán un crecimiento y una penetración más rápidos de los productos de microseguro. Gracias a una tecnología más avanzada y a los sistemas de gestión de información, es también probable que mejore la calidad de la información, lo cual es necesario para una tarificación y evaluación eficaces del riesgo de los productos de microseguro.
• Los mecanismos formales de gestión del riesgo ganarán popularidad y con el tiempo absorberán el mercado de programas informales. Las instituciones que actualmente no están sujetas a regulaciones para el suministro de microseguros estarán cada vez más controladas o vigiladas por las autoridades de supervisión.
• Se espera un incremento de la popularidad de Microtakaful en la región de Oriente Medio y norte de Africa (OMNA) y en ciertas economías asiáticas con una enorme población islámica, tales como Indonesia y Malasia.
Conclusión

Teniendo en cuenta que las necesidades de gestión del riesgo de cuatro mil millones de personas de rentas bajas están en gran parte insatisfechas, se puede afirmar que existe un vasto mercado potencial para los microseguros. Se espera que la mejora de la penetración de los seguros en la base de la pirámide de ingresos tenga un fuerte impacto positivo sobre el desarrollo socioeconómico de los mercados emergentes. Mediante los microseguros, las familias de bajos ingresos pueden protegerse mejor de los principales riesgos y golpes financieros.
La población de bajas rentas es, por lo general, la más vulnerable a los riesgos financieros y a los embates de la vida, y es también el segmento menos protegido de la sociedad debido al poco o inexistente acceso a mecanismos formales de gestión del riesgo. El microseguro como medida ex ante ha surgido en la actualidad como una opción viable de gestión del riesgo para familias con pocos recursos, a fin de reducir su vulnerabilidad ante eventos adversos. Asimismo constituye una importante herramienta para el logro de los objetivos de desarrollo de los Gobiernos. Consigue cubrir con eficacia la brecha entre el mercado convencional de seguros y quienes reciben protección social en la base de la pirámide de ingresos.
La propuesta de valor del microseguro consiste en su capacidad de ofrecer soluciones sostenibles a largo plazo, donde los proveedores de microseguros alcanzan un equilibrio entre el fomento de operaciones de desarrollo socioeconómico y el mantenimiento de operaciones comercialmente viables.
El microseguro contribuye al desarrollo a largo plazo del sector de los seguros. Al impulsar con vehemencia una mayor concienciación en materia de seguros entre la población de bajos ingresos, colaborará también al logro de beneficios a largo plazo como, p. ej., el desarrollo de una cultura de adquisición de seguros, el apoyo de la demanda de seguros y el incremento de los niveles de penetración en las economías emergentes. La transformación socioeconómica de la clase actualmente pobre en la clase media del mañana creará importantes oportunidades de negocios para las aseguradoras.
Se prevé que el segmento de microseguros se convierta en una importante vía de crecimiento para las aseguradoras y, por lo tanto, que conduzca a un aumento de la necesidad de reaseguros y soluciones del mercado de capitales. Las reaseguradoras, por medio de ayudas de capital, protección contra catástrofes, soluciones integrales de gestión del riesgo, conocimientos técnicos y soluciones innovadoras, desempeñarán un papel significativo en el desarrollo de los microseguros.
La función del gobierno es de mucho mayor calado en el sector de los microseguros, en vista de la necesidad creciente de contar con un marco normativo favorable que facilite el crecimiento de los seguros en todos sus ramos. Los gobiernos que procuran brindar al público una protección contra el riesgo de catástrofes deberían crear soluciones integrales nacionales en materia de eventos catastróficos, con un foco especial en estrategias proactivas de gestión del riesgo. Asimismo, los programas patrocinados por el gobierno y dirigidos a la población más pobre pueden constituir una alternativa eficaz a los planes de seguridad social, así como también un modo de canalizar subvenciones, en especial como ayuda para hacer frente a las vicisitudes de la vida y los riesgos de salud.
Declaración de la Cumbre del G-20 en Toronto, junio de 2010.

Microseguro-Protec c riesgo3-SIGMA.pdf 
 
Nota de tapa - Vida y Retiro - Index - Congresos - Seminarios - Seguros de Crédito - Riesgos de Trabajo - Seguros de Personas - Internacional - Reaseguros - Bancaseguros - Entrevistas


> Seguro Total
> Reactions
> EMTS

Revistas Internacionales Estadísticas Capacitación Ediciones Anteriores Novedades Misceláneas Internacionales Entrevistas Congresos Productores y Asesores Reaseguros AFJP Salud Vida y Retiro Seguros Generales Riesgos Agrícolas Crédito y Caución Riesgos del Trabajo Automotores Nota de Tapa Publicidad Quiénes somos Proyectos de Ley Suplemento de Legislación Actualidad Internacional Panorama Latinoamericano Actualidad del Mercado Productos y Servicios Agenda Internacional Indicadores Económicos Editorial