No Edition Image
Suscribase y acceda
a la Edición Completa!

Buscador Temático
Usuario Registrado
usuario:...
password:

¿Olvido su Password?
 Edición de

>>

EDITORIAL





El 21 de octubre, la comunidad aseguradora argentina celebra el Día del Seguro, lo cual es una buena ocasión para evaluar tanto la marcha del sector asegurador desde los resultados del ejercicio económico cerrado el 30 de junio pasado, como los avances en materia de regulaciones. Diversas normativas han cumplido un nuevo ciclo, el Plan Nacional Estratégico del Seguro 2012-2020 cumplió su primer aniversario y también la modificación de la legislación sobre riesgos de trabajo y las nuevas normas sobre inversiones que generan expectativas en el mercado. En esta edición se ofrece una visión general de las opiniones y se ofrecen algunos anticipos de funcionarios, operadores y cámaras empresarias representativas del sector.
El cierre del ejercicio anual 2012-2013 arrojó un crecimiento de la producción total del mercado de 35,67%, un guarismo superior al 32,3% de avance registrado en el ejercicio anterior. Este importante crecimiento, presentó al sector como uno de los más dinámicos de la economía, motorizado, principalmente, por los seguros de Automóviles y Riesgos del Trabajo.
Sin embargo, los operadores del mercado consideran, en general, que este ejercicio no fue positivo debido a varios factores: las fuertes pérdidas ocasionadas por fenómenos climatológicos (inundaciones, sequías y granizadas) que fueron los más severos de los últimos tiempos; el incremento de los costos de explotación y el avance de la siniestralidad en Riesgos del Trabajo y Automotores que en esta oportunidad no pudieron ser absorbidos adecuadamente -como lo ha sido habitualmente- por los rendimientos financieros. Cada día es más importante poner especial atención en las inversiones para realizar, dentro del menú disponible, colocaciones de fondos que permitan acceder a una rentabilidad acorde con la evolución de los pasivos que cubren. En el último período, los mercados financieros han mostrado una elevada volatilidad y eso constituye un motivo de preocupación.
Los operadores consideran que las posibilidades de mejorar la venta de seguros pasan por una mayor oferta de productos y servicios en los sectores que son motores de crecimiento y también, por aumentar la penetración en segmentos poco explotados o aún inexplorados.
Los seguros de Vida muestran una muy buena recuperación, ya que en los últimos cinco años la tasa de crecimiento anual fue del 30% y queda todavía un largo camino por recorrer al aguardo de la actualización de los incentivos impositivos.
Un tema recurrente es el nivel tarifario de los ramos de mayor volumen o crecimiento. Si bien en cada ramo hay que considerar su situación particular, la opinión general de los entrevistados fue que los aumentos de tarifas se dan en aquellos en los cuales la inflación tiene una incidencia directa sobre los distintos factores que afectan el costo siniestral. El ejemplo más concreto es el de Automotores, donde el aumento de costos de mano de obra y repuestos, el incremento de indemnizaciones por daños a personas y, por qué no decirlo, la influencia de los fallos en determinadas jurisdicciones, genera la necesidad de mantener un equilibro técnico. De todas formas, nunca se pueden ajustar las tarifas en los mismos niveles que suben los costos, pues la propia competencia lo impide. En cambio, hay otros ramos donde los buenos resultados siniestrales permiten mantener el nivel tarifario sin demasiadas variaciones. Sin embargo, en algunos casos la necesidad de hacer caja llevó a algunos operadores a tomar la postura de bajar tarifas y competir por precio, empujando a todo el mercado a la baja. Lamentablemente, esta actitud afectó los resultados, por ejemplo, del ramo Agrícola que en la última campaña arrojó una elevada siniestralidad.
El Plan Nacional Estratégico del Seguro 2012-2020 -impulsado por la Superintendencia de Seguros con la participación de todos los sectores del mercado- es un tema central que genera gran expectativa. En tal sentido, el Superintendente de Seguros, Juan Bontempo, expresó en nuestra entrevista: “El Plan Estratégico es muy interesante y positivo para el desarrollo y crecimiento de la actividad, ya que los fines que persigue son la ética, la transparencia, la solvencia y un control adecuado y amplio de la Superintendencia de Seguros, los cuales van a repercutir muy favorablemente en el servicio, palabra ésta que es el principio y fin de nuestra actividad. Hoy el sector presenta un marcado crecimiento. No sólo aumenta su peso relativo dentro de la actividad económica nacional, sino que además supera sus niveles históricos: la actividad aseguradora tiene mucho potencial y el Plan Nacional Estratégico proyecta para el sector una participación de 5% del PBI en 2020”.
“Esta meta nos obliga a redoblar los esfuerzos hasta hoy realizados y nos compromete a trabajar día a día en mejorar las coberturas existentes, como en impulsar la cultura aseguradora. Por eso, elaboramos diversos instrumentos para que el usuario cuente con las herramientas necesarias para exigir el cumplimiento de sus derechos y responsabilidades. Para fomentar la cultura aseguradora realizamos campañas de difusión en distintas ciudades del país y próximamente realizaremos visitas a escuelas y lanzaremos spots publicitarios que difunden la importancia del seguro”, observó.
A pocos días de cumplirse un año de la implementación del PlaNeS, el organismo de control organizó un evento en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires para presentar los múltiples logros alcanzados en el sector. En este marco, Bontempo sintetizó algunos de ellos: “Consolidamos el mercado reasegurador local, desarrollamos nuevas coberturas, creamos un nuevo clausulado de Automotores, defendimos los intereses de los usuarios a través del Departamento de Orientación y Asistencia al Asegurado (DOAA), impulsamos la cultura aseguradora a través de múltiples campañas de difusión, profesionalizamos a los productores y abrimos oficinas descentralizadas en varias provincias”.
Además, agregó: “La Superintendencia se enfrenta a varios desafíos. Uno de ellos es llevar al sector asegurador al siglo XXI. En este sentido, trabajamos por modernizar tanto al sector como al organismo. Para tecnologizar la actividad aseguradora se desarrolló la Póliza Digital, la Rúbrica Digital y las Credenciales para los Productores Asesores de Seguros y los Liquidadores de Siniestros y Averías, entre otros. Y para modernizar al organismo se invirtió en recursos humanos y sistema informático, triplicándose el presupuesto de becas para la capacitación continua de los trabajadores”.
Por otra parte, anticipó que el organismo de control está elaborando un digesto normativo que ordena y sistematiza todas las resoluciones, circulares, proveídos y comunicaciones emanadas por el ente, y que está próximo a concretarse el Registro de Juicios y Mediaciones. Asimismo, señaló que se están elaborando dos fondos que garantizarán la solvencia de las compañías: el Fondo de Garantías de Intereses Sociales y el Fondo Catastrófico. Sobre los proyectos en estudio, adelantó que el Seguro Jubilatorio “Hoy por Mañana” está muy avanzado y que la propuesta para incrementar las deducciones impositivas para los seguros de Vida está en su etapa final de análisis en el Ministerio de Economía de la Nación. Además confirmó que el Gobierno tiene intenciones de aprobar un nuevo marco normativo para la actividad, al tiempo que aseveró que la Superintendencia está comprometida en la creación de un seguro Agrícola obligatorio.
También anunció que se está diseñando una aplicación del tipo Panel de Control con información de cada aseguradora y una carrera terciaria para los Productores Asesores de Seguros.
Otra de las metas destacadas por el funcionario es la que definió como “motivar a todos los actores” del sector: “Cuando lanzamos el Inciso K hubo escepticismo en algunos protagonistas de la actividad aseguradora. Hoy se han invertido $ 8.888 millones en emprendimientos productivos. Esta inversión estimula el círculo virtuoso de la economía ya que se traslada al crecimiento del mercado interno que se traduce en una mayor expansión del sector. Cuando se financia a una PyMe, el mercado asegurador está así financiando su propio crecimiento”.
“Nos enfrentamos al desafío de trabajar de forma conjunta con los protagonistas del sector. Este desafío lo resolvemos día a día convocando a mesas de trabajo y talleres donde debatimos los próximos pasos. Así el desarrollo del nuevo marco normativo lo realizamos de forma consensuada y participativa invitando a las cámaras, empresas, federaciones y asociaciones a múltiples y variadas reuniones”.
En opinión de distintos operadores del mercado, el Plan tiene metas y objetivos ambiciosos que, si se cumplen, permitirán llegar al año 2020 con un sector asegurador con mayor volumen y participación en el PBI. Pero para alcanzar tales metas deberían implementarse políticas de Estado que generen incentivos para el sector y sumen nuevas coberturas y asegurados. Se trata de una iniciativa que reviste un interés significativo para todo el mercado, dado que contempla la elaboración de estrategias para el mercado asegurador en su conjunto, incluyendo la modificación de la Ley de Seguros. Es una decisión importante, que ayudará a delinear políticas de largo plazo para el mercado argentino, brindando mayor previsibilidad a la actividad del sector y favoreciendo su desarrollo.
Al margen de los factores que favorecen el crecimiento, muchos operadores consideran que una de las razones por las cuales el seguro argentino está subdesarrollado es la falta de difusión y la ausencia de acciones conjuntas con el Estado para endurecer la exigibilidad de los seguros obligatorios. Asimismo, se sugiere actualizar permanentemente los capitales mínimos deteriorados por los efectos de la inflación real y fijar reglas de juego que den mayor sustento al alto nivel de seguridad financiera y profesionalismo que deben aportar, tanto las reaseguradoras locales como las reaseguradoras extranjeras admitidas que operan desde sus países de origen.
En materia de solvencia, el organismo está diseñando un mecanismo de alerta temprana para monitorear a las entidades aseguradoras y disparar cotas razonables en los casos que lo merezcan.
En Argentina aún no se aplica un sistema de solvencia sobre la base de capital expuesto a riesgo. Este método, contemplado en el Plan Estratégico, tiene por fin lograr una mejor correlación entre el capital y el riesgo sobre la base de condiciones previas establecidas con la debida anticipación. Por lo tanto, el análisis de la implementación de un modelo de supervisión basada en riesgo será una de las líneas de acción más importantes que prevé la puesta en marcha del plan estratégico.
Completan esta edición una amplia variedad de notas, artículos y estadísticas que permitirán evaluar la situación del mercado de seguros, además de nuestras habituales secciones de noticias nacionales, latinoamericanas e internacionales, indicadores económicos y el suplemento de legislación.

Hasta la próxima edición.
Pedro Zounadjian


 
Nota de tapa - Vida y Retiro - Index - Congresos - Seminarios - Seguros de Crédito - Riesgos de Trabajo - Seguros de Personas - Internacional - Reaseguros - Bancaseguros - Entrevistas


> Seguro Total
> Reactions
> EMTS

Revistas Internacionales Estadísticas Capacitación Ediciones Anteriores Novedades Misceláneas Internacionales Entrevistas Congresos Productores y Asesores Reaseguros AFJP Salud Vida y Retiro Seguros Generales Riesgos Agrícolas Crédito y Caución Riesgos del Trabajo Automotores Nota de Tapa Publicidad Quiénes somos Proyectos de Ley Suplemento de Legislación Actualidad Internacional Panorama Latinoamericano Actualidad del Mercado Productos y Servicios Agenda Internacional Indicadores Económicos Editorial