No Edition Image
Suscribase y acceda
a la Edición Completa!

Buscador Temático
Usuario Registrado
usuario:...
password:

¿Olvido su Password?
 Edición de

>> THE GENEVA ASSOCIATION
ASOCIACION DE GINEBRA


Paul Sharma, Vicepresidente y Director Ejectivo de Políticas de la Autoridad de Regulación Prudencial del Reino Unido Aseguradoras Sistémicamente Importantes



En agosto pasado, The Geneva Association publicó una edición especial de su Boletín de Seguros y Finanzas (IF Newsletter) dedicado a las Aseguradoras Globales Sistémicamente Importantes (G-SII, según su designación en inglés). En esta edición de Mercado Asegurador reproducimos dos artículos presentados en este Boletín: el de Paul Sharma sobre las G-SII y el escrito por Matthew Josefowicz, Martina Conlon y Steven Kaye sobre Tendencias en Tecnología.


En la introducción del Boletín, su editora, Etti Baranoff, dice: “Mientras preparábamos esta introducción a la 12ª. edición de Insurance and Finance (IF), la industria aseguradora global esperaba el anuncio del Consejo de Estabilidad Financiera (Financial Stability Board - FSB) sobre su designación de G-SIIs. Desde el inicio de la crisis financiera en 2008 y el salvataje de American International Group (AIG), el G20 ordenó al FSB que asegurase la estabilidad financiera en todos los sectores financieros del mundo, incluso la industria aseguradora.”
A continuación agrega: “El 18 de julio, el FSB emitió un comunicado de prensa en el que identificaba a nueve aseguradoras como G-SII: Allianz SE, American International Group, Inc., Assicurazioni Generali S.p.A., Aviva plc, Axa S.A., MetLife, Inc., Ping An Insurance (Group) Company of China, Ltd., Prudential Financial, Inc. and Prudential plc. Esta edición de IF consiste en artículos y editoriales dedicados, en su mayor parte, al tema de las G-SII y sus repercusiones y consecuencias. Las aseguradoras designadas como G-SII serán sometidas a una supervisión más profunda, la exigencia de tener planes de contingencia para el caso de que la empresa deba ser liquidada, vendida o sometida a otras medidas extremas de resolución (living wills) y demostrar mayor capacidad de absorción de pérdidas (MCAP) o contar con capitales más elevados”.

Aseguradoras Globales Sistémicamente Importantes: Hitos, Mitos y Más Trabajo

Introducción
El 18 de julio de 2013, el Consejo de Estabilidad Financiera (FSB) publicó la primera lista de aseguradoras globales sistémicamente importantes (G-SII, por sus siglas en inglés) y la Asociación Internacional de Supervisores de Seguros (IAIS, en inglés) publicó la actualización de su documento Assessment Methodology and Policy Measures (Metodología de Evaluación y Medidas sobre Políticas). Esto marca un importante avance en el programa del FSB para abordar los riesgos planteados por las instituciones financieras sistémicamente importantes (SIFI). También constituye un hito para IAIS que, durante los dos últimos años, ha estado desarrollando la metodología de identificación y medidas sobre políticas relativas a las G-SIIs.
En este artículo, Paul Sharma, Vicepresidente y Director Ejecutivo de Políticas de la Autoridad de Regulación Prudencial del Reino Unido, resume el trabajo sobre las G-SII hasta el presente y analiza lo que aún debe hacerse. Disipa también algunos mitos sobre el marco empleado para abordar las G-SIIs.

Identificación y Designación
La designación G-SII fue hecha por el FSB y por autoridades nacionales basándose en el análisis y asesoramiento de la IAIS, cuya pieza central es un ranking de grupos aseguradores globalmente activos según su importancia sistémica. El ranking consiste en una combinación ponderada de indicadores en cinco categorías. La mayor ponderación (45%) se asigna a las actividades no tradicionales y/o no aseguradoras (NTNA) y a la interdependencia (40%). Esta ponderación refleja el consenso generalizado de que una presencia considerable de estas características conducirá con mayor probabilidad a que una aseguradora sea sistémica. Las categorías restantes (tamaño, actividad global y capacidad de sustitución) aportan una ponderación de 5% cada una.
En la actualidad este grupo de compañías G-SII comprende tanto aseguradoras de vida como de riesgos generales. La condición G-SII de las principales reaseguradoras y sus respectivas de mitigación se finalizará en julio de 2014.
La tarea de identificación y clasificación se realizará anualmente; y ya se anticipó que la siguiente versión de la lista se dará a conocer en noviembre de 2014. Será, pues, una característica permanente, pero no invariable del panorama regulatorio. Si bien la metodología requiere y mantendrá un núcleo de estabilidad, seguirá refinándose a lo largo de los próximos años. Su evolución será impulsada en parte por mejoras en los datos a medida que tanto la IAIS como las aseguradoras participantes ganen experiencia con la información requerida y pongan en marcha mejores sistemas para capturarla. Los avances en estándares contables y de información también deberían influir en la calidad de los datos.
La metodología también evolucionará a medida que mejore nuestra comprensión de la naturaleza de los riesgos sistémicos planteados por las aseguradoras. El Proceso Supervisorio de Dictamen y Validación (SJVP), en el que el equipo de analistas de la IAIS habla con supervisores y potenciales compañías G-SIIs, brinda la necesaria cobertura cualitativa para la clasificación cuantitativa. Pero sirve, además, como un mecanismo incorporado de aprendizaje y realimentación para mejorar la metodología y quizás esto sea más importante. Por ejemplo, en la reciente ronda de SJVP para la designación de aseguradoras G-SII, la IAIS aprendió mucho, gracias a la discusión de datos y resultados con supervisores y empresas sobre cuán diferentes son las actividades sistémicas de los candidatos a esta calificación que no fueron consideradas en la metodología y, por ello, pudieron mejorarla. Esperamos que más de estos refinamientos sean necesarios a medida que el modelo del negocio asegurador evolucione durante los años venideros.

Actividades No Tradicionales y/o No Aseguradoras
Un concepto fundamental pero, sin embargo, algo escurridizo que subyace en la metodología y las medidas sobre políticas es el de las actividades aseguradoras no tradicionales (la parte NT de NTNA). Esto nos trae al primer mito.
Mito: Las actividades o productos que las aseguradoras han realizado u ofrecido durante largo tiempo y en los cuales acumularon gran experiencia son tradicionales y, por lo tanto, no pueden considerarse no tradicionales.
La línea divisoria entre tradicionales y no tradicionales no separa las actividades que las aseguradoras han realizado durante muchos años de aquellas más recientes, sino, más bien, las actividades que probablemente causarían una dislocación del sistema financiero o perturbarían la economía al producirse dificultades extremas o quiebras de las que no lo harían.
Para ayudar a aseguradoras y supervisores a reflexionar sobre la línea que divide lo tradicional de lo no tradicional en una forma que aliente a ajustarse al espíritu más que a la letra del proceso, la IAIS desarrolló tres principios para determinar qué puede considerarse NTNA:
1) Productos que ofrecen garantías de crédito para productos financieros, tales como títulos valores, hipotecas y otros instrumentos que coticen o no en bolsa, sea el capital o el interés.
2) Pólizas o productos que exponen a la aseguradora a substanciales riesgos de mercado y liquidez, y requieren así de ella una práctica más compleja de gestión de riesgos para apalancar tales riesgos, y pueden necesitar un uso substancial, complejo y dinámico de derivados.
3) Inversión y financiación u otras actividades en mercados de capitales que resulten en transformación de vencimientos o liquidez, apalancamiento o transferencia imperfecta de riesgos de crédito, tales como recompras y préstamos de títulos valores más allá de lo justificado por el alcance y la escala de la conducción de actividades aseguradoras tradicionales.
Estos principios requieren que las G-SII y los supervisores actúen con criterio en su aplicación. La IAIS buscará refinar estos principios así como medios para asegurar su aplicación coherente a medida que ella y otros ganen experiencia en la utilización. Para tal fin serán importantes nuevos intercambios con el sector asegurador sobre NTNA durante el próximo año.

Medidas sobre Políticas
Se requieren múltiples medidas para mitigar los riesgos que plantean las SIFI, incluso las aseguradoras; ninguna de estas por sí sola es suficiente para reducir hasta un nivel aceptable el impacto que pueden generar las dificultades graves o quiebras. El FSB reconoció esta realidad con sus tres políticas sobre SIFI desarrolladas y adaptadas para reflejar las peculiaridades del modelo de negocios del sector asegurador. La supervisión más profunda y una mayor capacidad de absorción tienen por fin reducir la probabilidad de que se produzcan dificultades extremas o quiebras. El mejoramiento de los mecanismos de resolución busca que lo improbable sea manejable.

Mayor Capacidad de Absorción
De las tres medidas sobre políticas, la más controversial es sin duda la referida a una mayor capacidad de absorción de pérdidas (MCAP). Más allá de la designación en sí, es sin duda lo que la industria aseguradora más anhelaba discutir. Esto nos trae al segundo mito.
Mito: Los requisitos para una mayor absorbencia de riesgos significan que las G-SII deben tener más capital que en la actualidad.
Cuando se piensa sobre la MCAP es importante preservar la distinción entre tenencias de capital requerido y tenencias reales de capital. La mayoría, si no todas las aseguradoras, busca tener un capital muy superior al que exigen las normativas vigentes. Varios son, por supuesto, los motivos para eso, entre ellos, el deseo de evitar la intervención de la autoridad de supervisión y los beneficios de una buena calificación crediticia (para asegurar financiamientos a costos razonables y atraer asegurados). Es totalmente posible que el aumento de la MCAP no amenace los márgenes de capital de una G-SII y, por lo tanto, no requiera que aumente y mantenga más capital.
El ulterior desarrollo de los requisitos de mayor capacidad de absorción de pérdidas se realizará en dos etapas. La IAIS desarrollará en primer lugar requisitos simples sobre retenciones mínimas de capital que se aplicarán a las G-SII y constituirán los cimientos para el desarrollo de MCAP. Aun cuando constituye un desafío, considerando en particular el plazo fijado para el verano boreal de 2014, anticipamos que la creación de requisitos sobre retenciones mínimas de capital será un importante avance en el desarrollo de la regulación internacional del seguro. Y dadas las inquietudes de aseguradoras y reguladores en cuanto a que la MCAP podría, en ausencia de un estándar global, exacerbar la desigualdad existente en materia de requisitos de capital, cualquier movimiento hacia posibilidades más niveladas para trabajar sería bienvenido.
Los requisitos de MCAP se anunciarán a fines de 2015 y regirán a partir de enero de 2019. Aunque se desconoce aún la forma y calibración final de las MCAP, la intención es centrarlas en las actividades NTNA y otorgar “créditos” cuando dichas actividades hayan sido efectivamente segregadas del resto del grupo. Podemos ilustrar la idea haciendo una comparación con una sala de hospital: Las actividades tradicionales no son los pacientes que introducirían en la sala una enfermedad altamente infecciosa, pero los pacientes podrían estar muy expuestos si se introdujese esa enfermedad. Poner en cuarentena la probable fuente de la enfermedad (es decir, las actividades NTNA) limitaría el efecto de un brote; de ahí el deseo de estructurar las MCAP para alentar la segregación.

Las G-SII Podrían Beneficiarse con Medidas más Profundas de Supervisión y Resolución
Las medidas más profundas de supervisión y resolución, aunque no tan controversiales, no son menos importantes que las MCAP. Se construyen sobre recomendaciones y atributos clave desarrollados por el FSB con alternaciones/ampliaciones para adaptarlos al modelo de negocios del seguro.
Una vez designadas como tales, las G-SIIs, en consulta con sus supervisores, deben completar varias tareas clave conforme a las siguientes consignas: desarrollar planes de contingencia para riesgos sistémicos (PCRS) y planes de recuperación y resolución (PRR). Aunque la industria aseguradora adhirió a esta perspectiva con algunas ambigüedades, el desarrollo de PCRS puede beneficiar a las G-SII de distintas maneras. Requerirá que una G-SII considere deliberadamente su estructura óptima y evalúe la estructura más simple para alcanzar sus objetivos de negocios.
Desarrollar PCRS requerirá también un substancial volumen de información y análisis, acaso más allá de los generados actualmente. Llenar estas brechas puede brindar a las G-SII la oportunidad de aumentar la comprensión de las fortalezas y vulnerabilidades de sus propios negocios. Y, por último, el proceso colectivo de desarrollar PCRS debería resultar en que las G-SII y sus supervisores logren una mayor comprensión mutua de los negocios de estas empresas. También ofrece una oportunidad para desarrollar comunicaciones y relaciones de trabajo mejores y más abiertas entre las G-SII y sus supervisores así como entre los supervisores de distintas jurisdicciones. El desarrollo de PRR también contribuirá a estos beneficios. Estos deberían describir la forma en que una G-SII gestionará, mitigará o reducirá sus riesgos sistémicos y requerirá análisis y consultas similares entre estas empresas y sus supervisores.

La Clave: una Puesta en Práctica Sólida Si su puesta en práctica es correcta, el trío de medidas para las G-SII debería avanzar mucho para mitigar los riesgos sistémicos de estas empresas que plantean. Sin embargo, una sólida puesta en práctica exigirá robustez en el análisis, la vigilancia y la disposición de supervisores y empresas tanto para asegurar la efectividad de las medidas dentro de las jurisdicciones como para lograr coherencia en la puesta en práctica transversal en distintas jurisdicciones. Para ayudar a asegurar este resultado, la IAIS tiene previsto un proceso de revisión por pares. Haber llegado al punto actual en el que se identificaron G-SII y existe un marco de políticas es un logro significativo, pero no es suficiente para satisfacer el desafío planteado por este tipo de empresas. Solo con una puesta en práctica audaz y diligente podrán las políticas reducir los riesgos que plantean las G-SII y aumentar la resiliencia del sector que ellas ocupan en el sistema financiero.

Tendencias Tecnológicas en Aseguradoras Especializadas

Introducción
Año a año, las estrategias informáticas de las aseguradoras buscan principalmente abordar temas conocidos: velocidad de llegada al mercado de productos nuevos y modificados, capacidad de los canales para brindar a intermediarios y aseguradoras mejor experiencia, gestión y análisis de información para potenciar un mejor desempeño.
Simultáneamente, las aseguradoras de riesgos especiales necesitan vigilar el futuro, especialmente los posibles trastornos que los cambios en comunicaciones y manejo de datos pueden causar a su modelo de negocios.
De estos temas hablan en este trabajo Matthew Josefowicz, Martina Conlon y Steven Kaye; abordan las actuales capacidades y prioridades de las aseguradoras de riesgos especiales, brindan ejemplos de este tipo de compañías en materia de iniciativas recientes en varias áreas de la tecnología y examinan algunos de los cambios que esta impulsa en el mercado.
El artículo fue adaptado de varios informes recientes de Novarica, entre ellos, Business & Technology Trends: Specialty Lines Insurers (abril 2013) y Top Five Disruptors in the Next Five Years for Insurers (enero 2013), y se centra en tres áreas primarias: datos de la cartera de negocios, interfaces de comunicación con intermediarios y clientes y sistemas centrales.

Información de Mercados
A pesar del despliegue publicitario que recibe el manejo de grandes masas de información (big data) y el uso de información de terceros (third party data) para dar apoyo a la suscripción de riesgos, la información emanada de la cartera de negocios es todavía una prioridad secundaria para muchas aseguradoras especializadas. Dado lo heterogéneo de la cartera promedio de una aseguradora especializada, extraer información significativa puede ser muy difícil; por ello las aseguradoras especializadas comienzan a concentrarse en una visión que apunta a la responsabilidad por la gestión de datos (data stewardship) y la gestión de relaciones más allá de la relación con clientes (enterprise relationship). Los usuarios comerciales participan en comités de definición de datos y las aseguradoras están empleando modelos externos de datos; las grandes aseguradoras se ven particularmente atraídas hacia la Arquitectura de Aplicación de Seguros (Insurance Application Architecture) de IBM. Algunos vendedores han mostrado más interés en herramientas que son parte de sistemas de administración de reclamos o pólizas, acaso porque son más sencillas para los usuarios comerciales. Aunque las aseguradoras están interesadas en análisis predictivos, esto tiene una prioridad mucho menor que el mero ordenamiento de los datos. Esto puede cambiar a la luz de cuestiones planteadas en la modelación de catástrofes y la necesidad de cotizar negocios en forma rentable en el marco de un mercado competitivo.
Recientes iniciativas sobre datos de la cartera de negocios para aseguradoras especializadas incluyen la aplicación por XL Insurance Group de SAL Visual Analytics como base para la colaboración entre el equipo de análisis y los suscriptores; esta es considerada por la empresa como una fuente de ventajas competitivas. RLI Corp. emprendió un proyecto de extracción de datos de eventos (event data mining) tomando datos de sus diversas soluciones de negocios y correlacionando esa información para presentarla a las distintas partes interesadas empleando términos y mediciones comerciales para mejorar la comprensión operativa y la gestión de problemas y desempeño.

Sistemas de Interface
Los portales para agentes e intermediarios tienen un importante rol para las aseguradoras especializadas. Las aseguradoras que emplean a intermediarios mayoristas o grandes suelen centrarse más en crear capacidades de carga y descarga en tiempo real. Como dice una aseguradora: “Es importante ahorrar trabajo a los agentes generales (AG). En términos de ingresos, si usted le facilita concretar negocios y le puede ahorrar esfuerzos, usted será el socio más probable del AG”. Pero mientras algunos distribuidores ven con agrado a la aseguradora que tiene una solución completa (tasa/cotización/emisión), otros prefieren utilizar sus propias soluciones de tarifación y emisión. Solo necesitan las tasas de las aseguradoras y prefieren enviar y recibir datos. El desafío es trabajar con una cantidad de distintos distribuidores sin crear una cantidad de interfaces individuales propias.
Veamos algunos ejemplos de recientes inversiones en estas áreas: ACE Commercial Services presentó su portal International Advantage, que permitió una colocación más eficiente en línea de pequeñas pólizas globales de comercio internacional, y Starr Companies lanzó el portal Starrlink para brokers de aviación para brindarles a los intermediarios acceso a información de pólizas, la posibilidad de emitir nuevos certificados y de ver informes sobre cuentas a cobrar y siniestros.
Las aseguradoras especializadas también están mejorando sus aptitudes para incorporar agentes e intermediarios gestionando con mayor eficiencia el otorgamiento de licencias y las comisiones. Las aseguradoras introducen nuevos sistemas de distribución para lograr una optimización general de sus procesos, reducir duplicaciones y eliminar documentos impresos. Muchas emplean soluciones más antiguas o hechas a medida. En particular, numerosas compañías especializadas tratan de eliminar papel y optimizar procesos en la gestión de licencias de agentes y contratos, modernizar la tecnología para alinearla con una arquitectura general más moderna y, con frecuencia, emplear sistemas creados internamente para gestionar programas de comisiones de gran complejidad.
Un ejemplo de una reciente iniciativa en este campo sería Torus Specialty Insurance Company, que creó una única base de datos que abarca a todos los intermediarios de Torus y un sistema gratuito de gestión de cumplimiento para asegurar que dichos brokers contaban con las licencias necesarias para operar y estaban debidamente designados para suscribir negocios en sus respectivos territorios. La información de brokers puede ahora apalancarse a través de múltiples funciones, tales como suscripción, finanzas, cumplimiento y operaciones.
Los portales para clientes son, en el mejor de los casos, preocupaciones de tercera línea para las aseguradoras especializadas. La propia naturaleza del negocio hace menos probable que las compañías ofrezcan portales para consumidores. Si una aseguradora toma la mayor parte de sus negocios como compañía no admitida o a través de agentes mayoristas, el nivel de interacción con el cliente que la aseguradora puede suministrar es limitado. Las aseguradoras que ofrecen estas aptitudes suelen brindar mecanismos de autoservicio que los agentes ya venían utilizando desde hacía algún tiempo.

Sistemas Centrales
Como para muchas aseguradoras de bienes y accidentes (property/casualty) las actualizaciones o reemplazos totales de sistemas de administración de pólizas son prioridad principal más común de las aseguradoras especializadas cuyas principales preocupaciones son las siguientes:
 Asegurar que los sistemas de administración de pólizas sean lo bastante flexibles para manejar pólizas a medidas muy complejas, típicas de los seguros especializados. Esto incluye la capacidad de manejar tanto seguros como reaseguros así como de dar apoyo a la configuración de productos.
 Adquirir y almacenar sistemas centrales de datos detallados de riesgos, tanto estructurados como no estructurados; esta es una prioridad clave para permitir una mejor selección y tarifación de riesgos.
 Garantizar la flexibilidad de procesos comerciales para elementos como suscripción fuera del sistema o endosos manuales, lo que significa capacidades potentes de gestión de proceso de negocios (BPM en inglés) o flujo de trabajo.
 Asegurar apoyo para suscriptores remotos y preferir, para ello, soluciones basadas en el navegador (browsing).
Las aseguradoras especializadas también están avanzando con mejoras en el manejo de siniestros por los mismos motivos que otras aseguradoras de bienes y accidentes: reducir el papel, optimizar las operaciones y estandarizar procesos y al mismo tiempo brindar mejor servicio al cliente son razones típicas citadas por las compañías para un proyecto de gestión de siniestros. Son más habituales los endosos especiales a medida del asegurado (conocidos como manuscript endorsements), que otorgan coberturas especiales; puede aplicarse una variedad de tipos de deducibles, y es posible que se haya vendido un manejo especial como parte de un programa. En particular, las aseguradoras de ramos especiales buscan sistemas centralizados de administración de siniestros que aumenten la eficiencia operativa y mejoren los datos, den flexibilidad para poder manejar múltiples ramos de negocios, siniestros complejos y coberturas únicas, y tengan capacidad para seguir y gestionar instrucciones especiales de manejo.

Los Grandes Desafíos para las Aseguradoras de Ramos Especiales
Mientras la mayoría de las aseguradoras especializadas se centran en estrategias informáticas a corto plazo para abordar las falencias de sus actuales capacidades, también tienen puesto el ojo en tres macrotendencias: regulación, patrones climáticos cambiantes y la evolución de grandes masas de información.
A los gobiernos en todo el mundo no los asusta por cierto imponer nuevas normas regulatorias para la industria del seguro. Más que cualquier otro proceso específico, preocupa a las aseguradoras la incertidumbre en la aplicación de distintas normativas regulatorias. ¿Intentarán los reguladores ampliar los índices siniestrales mínimos de coberturas médicas a otros tipos de índices siniestrales? ¿Cuál será el impacto sobre los modelos de distribución? ¿Cómo afectarán las normas estaduales sobre privacidad a las capacidades de las aseguradoras para utilizar grandes masas de información para suscripción de riesgos y manejo de siniestros? Dada toda la incertidumbre existente, los líderes en informática de seguros se centran en la agilidad de sus sistemas para asegurar que productos y prácticas puedan alinearse rápidamente con cualquier cosa que impongan los nuevos requisitos de regulación.
Dice un antiguo refrán que el seguro es una industria que pierde dinero cuando sopla el viento y lo gana cuando no sopla. Pero a medida que el viento sopla cada vez más fuerte, las aseguradoras reevalúan sus modelos de catástrofe y se cercioran de actualizar y entender sus exposiciones a riesgo, lo cual exige inversiones adicionales en infraestructura para manejo de datos.
Mejorar la capacidad de manejar riesgos en un mundo con patrones climáticos cambiantes es solo uno de los nuevos desafíos que afrontan las aseguradoras en este sentido. Manejar enormes volúmenes de datos estructurados y no estructurados plantea un reto tecnológico considerable para el que sus infraestructuras informáticas no están diseñadas. Pero más allá de los desafíos tecnológicos, el surgimiento de grandes masas de información tiene el potencial de ayudar a dar nueva forma a la industria y desplazar el punto de competencia de la capacidad de reunir mejor información que sus pares a la capacidad de procesar información mejor que ellos. Aunque la preocupación sobre este tema es generalizada, es poco lo que las aseguradoras especializadas hacen al respecto en la actualidad.
Un mundo con datos omnipresentes podría transformar totalmente la suscripción de riesgos y la liquidación de siniestros; ¿qué significa entonces para los modelos operativos de las aseguradoras cuando resulta posible saber de fuentes informativas externas todo lo que necesitamos sobre una solicitud o un reclamante sin conectarse directamente con su contraparte?
Además, las aseguradoras tendrán mayor capacidad para preseleccionar buenos riesgos en el acceso al embudo de la suscripción (mediante una comercialización más impulsada por el análisis de datos) en lugar de eliminar los malos riesgos una vez que están dentro del embudo. Esto podría suponer cambios importantes en la organización, pues la suscripción necesita menos recursos que la comercialización.

Conclusión
Para citar el famoso dicho de Yogi Berra: “Es difícil hacer predicciones, especialmente sobre el futuro.” Pero es muy probable que el futuro de las aseguradoras traiga más regulaciones, consumidores más exigentes, mercados de inversión más difíciles, más siniestros catastróficos y mucha más información para consumir, manejar y analizar con eficiencia.
Para enfrentar estos retos, las aseguradoras especializadas necesitan invertir en capacidades de manejo y análisis de datos para cerciorarse de que siguen siendo competitivas en la función básica de cualquier compañía de seguros: Entender los riesgos y ponerles precio, cualquiera sea la forma en que evolucionen. También necesitan incorporar agilidad en sus sistemas y organizaciones para que puedan apuntar hacia dónde estarán sus negocios en el futuro, y no donde están ahora, ya sea que esto requiera cambios en productos, procesos internos o canales.

Traducción: Mauricio Kitaigorovsky


 
Nota de tapa - Vida y Retiro - Index - Congresos - Seminarios - Seguros de Crédito - Riesgos de Trabajo - Seguros de Personas - Internacional - Reaseguros - Bancaseguros - Entrevistas


> Seguro Total
> Reactions
> EMTS

Revistas Internacionales Estadísticas Capacitación Ediciones Anteriores Novedades Misceláneas Internacionales Entrevistas Congresos Productores y Asesores Reaseguros AFJP Salud Vida y Retiro Seguros Generales Riesgos Agrícolas Crédito y Caución Riesgos del Trabajo Automotores Nota de Tapa Publicidad Quiénes somos Proyectos de Ley Suplemento de Legislación Actualidad Internacional Panorama Latinoamericano Actualidad del Mercado Productos y Servicios Agenda Internacional Indicadores Económicos Editorial