No Edition Image
Suscribase y acceda
a la Edición Completa!

Buscador Temático
Usuario Registrado
usuario:...
password:

¿Olvido su Password?
 Edición de

>> CREDITO Y CAUCIÓN


De izq, a der.: Gustavo Krieger, José de Vedia y Germán Fliess Ecos del VI Seminario Latinoamericano de Seguros y Reaseguros



Bajo el lema “Desafíos y Estrategias del Seguro y el Reaseguro en América Latina”, “Mercado Asegurador” realizó el 6º Seminario Latinoamericano de Seguros y Reaseguros donde un plantel de prestigiosos expositores brindaron el entorno ideal para profundizar el análisis de los grandes temas y desafíos que afrontan el seguro y el reaseguro en Latinoamérica.

En este cuarto anticipo de “Ecos del 6º Seminario” se reproducen las disertaciones del panel “Los seguros de Crédito y Caución en América Latina”.

El panel fue moderado por Gustavo Krieger, Presidente de Afianzadora Latinoamericana S.A. Argentina, participaron como expositores Germán Fliess - Gerente general de Coface Argentina y José de Vedia - Presidente de Aseguradores de Cauciones S.A. Argentina, quienes abordaron distintos temas vinculados a los seguros de Crédito y Caución.
Gustavo Krieger, Presidente de Afianzadora Latinoamericana S.A. Argentina (Moderador)
Muchas gracias a todos por participar de este panel. Con todos los años de experiencia que tengo en actividad no deja de ser curioso que el ramo Caución siempre despierte gran interés e inquietud siendo un ramo relativamente pequeño. Yo diría que despierta hasta pasiones y desencantos porque siempre pasa de ser un ramo estrella a ser el culpable de varios de los desatinos de compañías; conozco compañías que han cerrado solamente por el ramo Caución, y compañías que han descubierto la manera de crecer a través de este ramo. Personalmente, me unen muchos años de trabajo solamente en el ramo de Caución y de Crédito, será por eso que mi visión no tiene la “contaminación” de lo que son los seguros Generales. Espero que el resultado de este panel, para ustedes, especialistas en los seguros Generales, sea llevarse una idea más clara de lo que es un ramo extremadamente interesante que ha sido el primer paso del mundo asegurador hacia las garantías cuasi-financieras.
Quiero señalar que el ramo de Crédito, en el cual originalmente me formé, es un ramo que tiene más de 200 años de experiencia práctica, le ha tocado desenvolverse durante ese período en un escenario sumamente cambiante (como lo son los escenarios económicos macro), sujeto a variedades de situaciones que han hecho que se le impusieran la dinámica propia del mercado de crédito y la del mercado macro. Fue una carrera en muchos tiempos desiguales, en la que unas veces corría más rápido el mercado de crédito y en otras la economía en general, pero rara vez corrían paralelamente los dos, por eso es que es muy valioso el aporte de las compañías de seguros de Crédito a la dinámica de la economía moderna. El caso del seguro de Caución es diferente, así como el seguro de Crédito se convirtió en una herramienta vital de ayuda financiera para quienes lo contratan, el seguro de Caución se fue transformando lentamente de una garantía que se compraba obligatoriamente para satisfacer a un tercero, a una garantía que poco a poco fue agregándole valor a quien le ofrecía el producto a un tercero. Yo creo que este es el paso de calidad trascendente que ha dado el seguro de Caución, dejar de ser un producto que uno compraba por obligación para convertirse en un seguro que le agrega valor a los productos que ese empresario vende. Dicho esto, nuestro panel de hoy se compone de un especialista en seguro de Crédito que es Germán Fliess, gerente general de Coface, una de las compañías más grandes del mundo en materia de seguros de Crédito, probablemente líder y formadora de opinión, con representación en todo el mundo económico. Él va a comenzar nuestro panel, después va a hablar José de Vedia, presidente de Aseguradores de Cauciones, una de las compañías más reconocidas del mercado, con una larga, brillante y distinguida trayectoria, no solamente como uno de los líderes del mercado sino como uno de los líderes de la innovación. Yo creo que tenemos un panel de lujo, le voy a ceder la palabra a Germán Fliess para que empiece el panel sobre seguro de Crédito.

Germán Fliess, Gerente General de Coface Argentina
El seguro de Crédito fue creado hace tantos años que tiene mucho desarrollo en los mercados centrales. Acá lo estamos tratando de circunscribir al ámbito latinoamericano, así que yo voy a contarles un poco de que se trata, cómo nos estamos posicionando y ayudando a desarrollar este producto y servicio en la región. Por eso empiezo conversando sobre la oferta en la región: probablemente en Latinoamérica hace quince años casi no había oferta de seguro de Crédito de grandes compañías multinacionales especialistas, yo creo que hoy sí hay una buena oferta de seguro de Crédito tanto Doméstico como de Exportación en América Latina. Como primer punto se puede señalar que hay oferta; hace quince años no había una oferta profesional con los estándares globales que tenemos hoy, me refiero a estándares de calidad, de security, de tasa, de condición de cobertura, etc. El mercado latinoamericano, por lo tanto, a partir de estos últimos quince años ha venido creciendo fuertemente. En el año 2004, según cifras que hemos recopilado, la suma de toda la operación en Latinoamérica era de USD 80 millones de prima, en el 2012 llego casi a USD 300 millones. Esto nos indica que al estar los jugadores más importantes en casi todos los países de la región, hay un potencial de crecimiento, porque si bien ha aumentado de 80 a 300 millones hay mucho por crecer todavía ya que en términos de primaje sobre Producto Bruto Interno (PBI) estamos muy lejos de los mercados centrales. Más allá de medirlo en primas -que es lo que nosotros manejamos- quiero medirlo respecto a la utilidad que ha dado este servicio y estas protecciones a las empresas en la región. Las compañías -no sólo Coface sino en general la industria-, ha tenido éxito en ir entrando y en ir brindando servicios que las empresas están valorando.
El seguro de Crédito es una cobertura patrimonial, cubre una parte del activo de las empresas (normalmente es una parte importante) sea de Exportación o sea Doméstico, que son los créditos a cobrar. Típicamente hasta hace un tiempo la mentalidad era: “Cubro mi patrimonio, una serie de riesgos industriales que puedo tener (incendio, inundación, etc.), e incluso puedo llegar a cubrir al stock del producto terminado. Ahora bien, luego que embarco el stock arriba de un camión y lo despacho me quedo con una factura, pero ya no tengo una cobertura del producto final de todo el esfuerzo de toda una industria”. Si nosotros vemos que es un seguro Patrimonial, que el tamaño de ese patrimonio está en la calle (por lo tanto sujeto a un riesgo), el seguro de Crédito tiene mucho para crecer. Aquí quizá me estoy anticipando un poco, nosotros vemos, parados un poco en Argentina pero en Latinoamérica en general , que en los primeros años de estos últimos quince hay un mayor desarrollo en el seguro de Crédito de Exportación porque sobre todo las pequeñas y medianas empresas tienen una gran orfandad en el mundo, entonces tienen poco apoyo logístico, poco conocimiento de los compradores en el mundo y demás, por lo tanto han incorporado esta herramienta en términos de riesgos de exportación. Pero últimamente más y más producto se está volcando a hacerlo, de hecho las cifras van mostrando esto en los mercados latinoamericanos. Los mercados maduros ya muestran cómo el producto de seguro de Crédito Doméstico lógicamente supera al volumen del seguro de Crédito de Exportación. Las cuentas a cobrar representan parte del activo, cobrar fuera de término tiene un costo, eso va a depender de la inflación, de las tasas de interés, del costo de oportunidad, etc. Y claramente no cobrar porque hay un impago tiene un costo muy fuerte. Así que son dos elementos: el impacto patrimonial de la pérdida de un activo, más el impacto financiero de la interrupción de un flujo financiero. Esto es una base que hemos armado para detectar, pero ¿cuáles son los elementos con los que se arma el seguro de Crédito? Partiendo de lo general a lo particular, primero hay una calificación de riesgo país que refleja un riesgo promedio de la posibilidad del impago de las empresas operando en ese país. En segundo lugar, el riesgo dentro del sector de la economía de ese país, ahí los especialistas estudian cómo se desempeña en ese sector. Después se evalúa lo que nosotros llamamos el “clima de negocios” , que es un elemento un poco más difícil de estimar, pero los especialistas lo van trabajando de acuerdo a las reglas del juego, las modalidades comerciales y las oportunidades de cada país. Finalmente viene el análisis directo del comprador, al que vamos a dar un límite de crédito que va a quedar incluido en la cobertura. Este es de manera simplificada el proceso del trabajo de nuestros analistas de riesgos, por eso tiene importancia en el caso de COFACE y también en el de otros competidores globales estar en muchos países del mundo, porque la información de quién es quién y cómo se desempeña en determinados países es una materia fundamental.
El seguro de Crédito también es una herramienta para el crecimiento. Nosotros decimos que protege a la empresa del riesgo de impago de ventas realizadas a crédito, por lo tanto da una protección en términos defensivos, pero también permite crecer porque al estar cubierto facilita la venta de una mayor cantidad de mercadería a los mismos clientes que se tiene hoy asumiendo igual o menor riesgo, vendiéndoles más y ampliándoles los plazos del crédito, con lo cual el revolving es más lento y, por lo tanto, el cúmulo de deuda crece. Teniendo una protección adecuada un empresario puede avanzar más rápido sobre el mercado, tanto externo, como Doméstico, por ende además de extender límites de crédito a los clientes existentes por mayor volumen o mayor plazo, puede también ampliar su cartera de clientes a nuevos compradores (internacionales o domésticos), que a pesar de que los empieza a conocer, estando protegido se anima a venderles en cuenta abierta más cantidad de mercadería.
Los beneficios de los seguros de Crédito empiezan por dentro del paquete de la cobertura y englobado, tenemos información comercial que es muy útil, la usamos nosotros como compañías, pero en ocasiones se las brindamos a nuestros clientes, sobre todo cuando la información que tenemos es negativa, para decirles: “yo no le voy a dar la cobertura, por algún motivo mis analistas opinan que esa empresa en determinado país no tiene un buen transrecord de cumplimiento”. La información la compartimos, es un primer elemento, es nuestra materia prima, pero también es trasladado como beneficio al cliente. También, la protección crediticia, que es la parte esencial patrimonial-financiera y los servicios de recobro de los impagos. Hay ocasiones donde se está produciendo un impago pero por una tardanza y no por una insolvencia definitiva, entonces hay toda una gestión que las compañías especializadas hacemos a favor de nuestro asegurado, que muchas veces es un servicio muy valorado porque, retomando el tema de las pequeñas y medianas empresas, gestionar en el exterior, en diferentes legislaciones, costumbres, idiomas, puede ser complicado. Si es difícil vender, imagínense lo difícil que es intentar cobrar, entonces es útil tener colegas en todo el mundo y estar ampliamente difundidos geográficamente para que nos ayuden a gestionar cobranzas.
Hay un beneficio que es indirecto, hasta acá todos los beneficios son directamente brindados por nuestra póliza, pero lo que genera el seguro de Crédito indirectamente es que el asegurado pueda acceder de una mejor manera o se le abran más puertas a la hora de buscar financiamiento sencillamente porque tiene toda su cartera a cobrar garantizada. Con lo cual cobra del deudor principal o de la compañía que lo está asegurando dado que el seguro de Crédito puede ser endosado en materia de sus beneficios indemnizatorios a una compañía financiera (banco). Esto se da por lo menos teóricamente, en cada país las cosas funcionan de una manera diferente, pero el concepto es: la sinergia entre la protección de los activos a cobrar y el financiamiento, la compra o venta de los mismos activos hace que en ocasiones el capital de trabajo se pueda multiplicar. Así que es un servicio que da la protección pero de modo indirecto, esto quiere decir que las compañías no financiamos pero sí damos una mano abriéndole la puerta al asegurado para acceder a los beneficios financieros. Nosotros podemos, a través de la información, identificar y conservar clientes confiables; la indemnización de un eventual impago genera la continuidad del flujo financiero, es decir que evita la interrupción -depende como lo queramos ver-, pero puede ser importante sobre todo para una pequeña y mediana industria, nos encargamos del procedimiento de cobranza, que como ya mencionamos, que en el ámbito internacional es mucho más complejo y la garantía es transferible a entidades financieras para lograr el financiamiento.
Como beneficios comerciales, hablamos antes de la protección y el crecimiento. El asegurado que tiene esta protección debería lograr una tasa de penetración más alta en el mercado porque puede vender más cantidad a mayor plazo con algunas ventajas, sin por ese motivo exponer a su compañía a riesgos Patrimoniales muy grandes. Esa condición facilita una mayor penetración y apertura de mercados, por lo tanto decimos que aumenta la competitividad de su oferta. Si un vendedor mediante estas herramientas que hoy la industria provee no tiene que pedirle a su comprador garantías específicas, facilita la venta en un mundo que está más ofertado que demandado. Hay otro elemento, que es el monitoreo de los riesgos, cuando una empresa somete a una compañía de crédito su cartera de clientes, esto es analizado, se fijan límites, condiciones y ahí arranca una cobertura con un portafolio determinado. Pero la póliza normalmente es anual/global por consiguiente, si hace falta, se van ingresando nuevos clientes, que se van conociendo por ferias internacionales, nuevas negociaciones, o han cambiado de razón social y se van incorporando. Por lo tanto, el asegurador de Crédito trata de mantener de manera ágil y mediante información fresca un monitoreo de los riesgos en general y sobre todo la calificación de los nuevos clientes. Un elemento no menor es que el asegurado al tercerizar determinadas gestiones con una compañía especializada se evita también conflictos con sus compradores -que siempre es interesante evitarlos-, puede concentrarse en su negocio principal (producir y vender), sin estar tratando de obtener información sobre quién es quién, hasta dónde puede ir, y cuál es la opinión que vale sobre el límite de crédito de un tercero. Esto se ve más claro en la parte de exportación que en la parte doméstica, pero tercerizar este tipo de tareas es importante para el desarrollo de la cartera y para que el elemento central de una industria sea manejar bien su producto, su mecánica de venta, y no tenga que ocuparse de este tipo de tareas. Normalmente sí lo hace pero no de una manera muy eficiente y tercerizando el servicio puede hacerlo de una mejor manera. Además debo decir que los costos que aplicamos nosotros y todos los competidores son muy razonables, de hecho son los costos internacionales, en la Argentina hay una oferta disponible a precios internacionales. El acceso al financiamiento ya lo hemos mencionando; transfiriendo los derechos de cobro a entidades locales o extranjeras que pueden tomar las facturas a cobrar (créditos a cobrar del activo) como un colateral, o bien directamente comprar esos créditos sacándolos del activo de su cliente y evitando así el riesgo cedente, se quedan con un activo comprado, solo les queda el riesgo cubierto por la COFACE o la compañía de crédito del caso. Lo menciono porque hay casos en los que se ha utilizado como colateral y contra eso se ha dado un crédito, pero si hubiera una situación de quebranto o de concurso del asegurado, lo que tiene el financiador es un crédito contra el asegurado y un colateral que va a cobrar la masa. Entonces esto puede generar conflicto, pero es una decisión de negociación entre el asegurado y el banco, para la compañía en definitiva es lo mismo, si se configura un siniestro hay que pagar una indemnización y se paga a quien corresponda. Lo comento porque ha habido un caso en Argentina en el que hicimos un recobro y hubo que pagar en la masa de un asegurado que había al mismo tiempo entrado en concurso, lo cual fue un disgusto para el financista.
La Tecnología. Obviamente en una operación internacional hay mucha interacción en la información que se intercambia entre ochenta países. La tecnología ayuda a mejorar cada día esta información para el consumo interno de las compañías y también para los clientes. Otro aspecto es que las empresas en general suelen tener la idea de que el seguro de Crédito es algo muy complejo y difícil de manejar en términos de gestión, pues ¿cómo se maneja una cobertura de este tipo? El producto puede parecer un poco sofisticado pero esencialmente es cubrir un riesgo que se puede evaluar y se puede cubrir hasta un determinado monto a monitorear. En ese aspecto es como cualquier seguro Patrimonial, luego la gestión de la cartera de riesgos se hace on-line. Todos los competidores y compañías globalizadas tienen este tipo de herramientas, lo interesante es que son claramente para el asegurado; para saber qué riesgo tiene cubierto, hasta qué monto, cuánto ha otorgado de crédito, qué cupo le queda, para pedir más crédito, etc., también naturalmente para manifestar los siniestros o algún conflicto que pueda haber. A los asesores de seguros también se les da una réplica de esta herramienta en donde pueden visualizar toda la cartera y todo el movimiento, no pueden pedir límites o interferir en la herramienta, pero si pueden visualizarla, copiarla, bajarla y con eso discutir condiciones con el cliente y eventualmente con la compañía. Lo que vale la pena destacar es que solamente el cliente puede pedir límites, pues recibe información de estos a través de Internet, (lo cual realmente es muy sencillo) y el asesor lo está viendo en paralelo (on-line). Este es un procedimiento que se da hoy en día, que hace que esta herramienta se haya convertido en algo fácil de gestionar y además fácil de monitorear por los brokers y asesores de seguros que también nos ayudan a promover esta venta.
En Latinoamérica hay una oferta de buena calidad en cuanto a security, prizing, etc., también mencionamos que lo esencial de esta cobertura sigue más o menos los parámetros de los riesgos Patrimoniales, que hay herramientas de Internet muy ágiles para la gestión de modo que ésta es normal y sencilla, por consiguiente todo el mundo puede adquirir o al menos consultar si vale la pena adquirir esta cobertura.

José de Vedia, Presidente de Aseguradores de Cauciones:
Buenas tardes, es un gusto estar acá, les quiero agradecer a todos por participar de esta jornada y especialmente a Pedro Zournadjian por la invitación a participar del seminario. Mi misión hoy es hablarles sobre el seguro de Caución en América Latina, mi idea era presentar esto en tres etapas, primero comentando un poco el desarrollo del estado del mercado en el mundo, en segundo lugar dando una visión sobre América Latina y sus principales mercados, y por último profundizando un poco sobre Argentina, nuestro mercado.
El ramo de Caución, como ustedes saben, es un ramo especializado, de nicho, por lo tanto relativamente chico comparado con otros ramos Patrimoniales donde habitualmente los jugadores son compañías especializadas, algunas de ellas hacen parte de grupos muy grandes pero son comunidades especializadas en cuanto a su suscripción y administración de los riesgos y las ventas, en este ramo sin embargo también abundan las compañías monorrámicas.

Visión del mercado en el mundo al año 2012
En el mercado mundial este ramo mueve alrededor USD 10.800 millones en prima, Latinoamérica es un mercado importante, ha ido creciendo en participación en la cuota mundial, hoy tiene una cuota del 20%. EE.UU. es el mercado más grande con USD 5.200 millones de prima, representando una cuota del 48% en el mundo, cabe destacar que trabaja con un producto un poco distinto al que se suele utilizar en América Latina. Asia y Oceanía con Corea como mercado principal también tienen una participación importante, en Corea las garantías son una línea de negocios muy importante (los ramos de Caución y de Fianza), sin embargo tienen un formato un poco distinto; se pisan mucho con garantías de pago y ya entran un poco en el área que en otros países se suscribe como seguro de Crédito, ramo con el cual siempre hay alguna una zona gris y productos en algún punto compartidos. Europa es un mercado con unos USD 1.750 millones de prima donde Italia sobresale como primer mercado y donde Alemania ha ido creciendo fuertemente en los últimos años.
Es importante señalar que en algunos de estos mercados las compañías compiten con los bancos, sobre todo en Europa y Japón a través del producto de avales bancarios, en algunos casos desfavorablemente y el grueso de la torta del negocio está en manos de los bancos. En Italia no es tan así, por alguna particularidad que no sé exactamente cuál es, el sector de seguros logró mucho del negocio mientras que en el resto de Europa son los bancos los jugadores dominantes. Europa ha ido perdiendo participación en el mercado mundial, además, la perspectiva es que incluso pierda volumen dentro del que ha mantenido estable en los últimos años, esto se debe a la situación de la eurozona e Inglaterra, con lo cual posiblemente esa cuota vaya disminuyendo. En el resto del mundo (África) apenas Sudáfrica es un mercado de cierto tamaño, los demás son muy pequeños.

El Mercado en Latinoamérica
En el ranking de primas de países latinoamericanos (ver Tabla Nº 2) México es y ha sido el mercado más grande de la región durante años, es el más antiguo ya que cuenta con una ley muy especializada que -creo- tiene más de 110 años (Ley de Fianzas). Le siguen Brasil, Colombia, Argentina, Venezuela, Panamá, Ecuador, y ahí empieza a decrecer el tamaño de los mercados. En algunos casos tiene que ver con su economía y en otros con la poca penetración que tiene el seguro de Caución en esos países. Por ejemplo, en países como Perú y Chile el seguro de Caución tiene muy poca penetración contra lo que hacen los bancos en el terreno de garantías. El número de empresas/jugadores por mercado varía fuertemente, eso obviamente hace a la escala de las compañías en cada mercado. Brasil es un mercado relativamente nuevo dentro de América Latina, empezó hace como quince años. En México este mercado empezó hace más de 100 años, en Argentina en la década del 60, en Colombia y Venezuela también sucedió de manera similar, mientras que en otros mercados como Perú o Chile todavía hay mucho potencial de crecimiento porque son mercados relativamente jóvenes.
México, Brasil, Colombia, Argentina y Venezuela son los cinco principales mercados de América Latina, y se puede ver su evolución en los últimos cinco años (ver Gráfico Nº 1). México siempre ha sido el mercado más grande de la región y tiene un volumen importante y consolidado. Brasil ha crecido muchísimo considerando que sólo tiene quince años, asimismo el tamaño de su economía le da todavía margen para crecer. Por otro lado, Colombia es un mercado muy profesional y muy bien desarrollado por las compañías de Caución, donde el crecimiento medido en dólares ha sido importante. En cambio, vemos que Venezuela ha tenido un declive en los últimos años.
Si bien México ha sido mercado líder del 2008 al 2012, en algún momento parecía que Brasil iba a tomar la delantera. Sin embargo, a pesar de que una fuerte competencia lo establecía como un mercado muy sólido, ha revertido la tendencia de crecimiento posiblemente por un efecto de tipo de cambio (porque al ser una producción en moneda local está sujeta a las tasas de tipo de cambio). A su vez, Colombia mantiene una acción de crecimiento impresionante en los últimos años, mientras que Argentina ha tenido un muy buen crecimiento pero a perdido terreno respecto de otros mercados medidos en dólares. En el caso de Argentina y Venezuela la particularidad del tipo de cambio oficial obviamente impacta en estos números. De todas formas, en todos encontramos tasas de crecimiento muy fuertes -más altas en algún mercado, menos en otro, o bien el tamaño se ha duplicado en sólo 25 años, o bien ha crecido más de un 50% en 5 años (el caso de Argentina)- y estos crecimientos no son nada desdeñables.
En los últimos años México ha tenido una tasa de siniestralidad bastante estable, rondando entre el 22% y el 18% pero tuvo un período muy crítico -creo que fue en la segunda mitad de la década de los ’90- con la quiebra de una gran cantidad de empresas constructoras muy grandes que pusieron en riesgo al mercado, no tengo registro de tasas de siniestralidad de ese momento pero fue una crisis espectacular. Brasil es un mercado que siempre ha tenido oscilaciones muy fuertes, tienen un momento de siniestralidad de 54% que luego baja drásticamente, me comentaban algunos colegas reaseguradores brasileros que hay algunos grandes siniestros que no están reflejados todavía porque ocurrirán este año, con las cifras del tamaño que a veces se manejan en Brasil: siniestros de USD 200 o 100 millones para una compañía y el resto repartido en el mercado con un solo cliente, es decir que en algunos casos un grupo grande puede arrastrar fuertemente. Por otro lado, Colombia es un mercado que en los últimos años ocupó tasas de siniestralidad altas, tiene una fuertísima competencia y tasas de primas tremendamente bajas, lo cual es una queja permanente de los operadores hacia el mercado ya que no consiguen revertir esta tendencia, y si bien tienen muy buenos crecimientos no han podido mejorar la tasa de siniestralidad en los últimos años. Argentina es un mercado que ha tenido siniestralidad históricamente baja salvo algunos picos, pero es un mercado muy profesional con una muy buena administración de riesgos. Por último, en Venezuela el nivel de siniestralidad casi pone en riesgo el producto, porque si no hay siniestros puede empezar a ocurrir que no haya necesidad de seguros.
Veamos el “número de empresas activas en fianzas” es como habitualmente llaman al producto Caución en América Latina. México es un mercado fuertemente regulado y además el de mayor volumen de la región, donde hay afianzadoras muy grandes y un número de compañías muy reducido y estable. Brasil creció en cantidad de aseguradoras, incluso si vamos un par de años más atrás este número era inferior a quince, , es un mercado que empezó empujado por un par de compañías especialistas, posteriormente se fue poblando con compañías multirramo iniciando operaciones en seguro Garantía, y luego aparecieron nuevas “start-ups” de algunas compañías vinculadas con distintos grupos económicos. Colombia también es un mercado estable en su número de jugadores, tiene un mix de compañías especialistas monorrámicas y de compañías multirramo operando. En Argentina se destaca como el ramo más superpoblado de la región, y del mismo modo las otras líneas de seguro también son numerosasí, pero 65 compañías en todo el mercado donde las monorrámicas rondan las 10. Por último, Venezuela es estable en su número de compañías, tiene pocas compañías monorrámicas operando, creo que hay sólo una compañía monorrámica y el resto son todas compañías multirramo con fuertes departamentos y mucha experiencia en Fianzas.

Productos Típicos del Ramo Caución
En el mundo este ramo está dividido en dos tipos de coberturas: las garantías condicionales y las incondicionales. Las primeras son las garantías donde el pago del siniestro (la cobertura) está sujeto a la demostración por parte del beneficiario de la garantía del incumplimiento al tomador. Recuerden que tenemos tres partes: el tomador del seguro, el beneficiario del seguro y, naturalmente, el asegurador. Tanto ese incumplimiento como la cuantía del daño es algo que se tiene que demostrar como en cualquier otro producto de seguros. Los mercados que en América Latina tienen esta característica son: México, Brasil, Argentina, Colombia y otra gran cantidad de mercados más pequeños, también es así en EE.UU. donde, por ejemplo, no hay garantías “on demand” o a primer requerimiento, o por lo menos no lo pueden hacer las compañías de seguro ya que es un producto típicamente bancario. Mientras que en Europa normalmente la mayoría de los mercados son de pago a primer requerimiento, que son las ya mencionadas garantías incondicionales en las cuales el asegurador tiene que pagar simplemente con la declaración del beneficiario, donde debe constar que se ha producido el incumplimiento y cuánto vale el siniestro. Este es un producto más de características bancarias y también rige muchos mercados de seguro como Chile, Venezuela, Ecuador, Perú, varios países de Centroamérica, España y creo que Japón. Muchos de estos mercados se han desarrollado de esa forma en razón de la competencia que tienen con los bancos, por lo que han tenido que subirse a una cobertura de características similares, en Argentina, por el contrario, esto es muy distinto porque el mercado tiene su base en la Ley de Seguros.
Las coberturas típicas en Caución son, en primer lugar, las coberturas contractuales dentro de las que están las garantías para obras y suministros. Sus cuatro productos típicos son: la garantía de mantenimiento-oferta, la de cumplimiento de contrato, las pólizas por anticipo financiero para acopios, y las pólizas de fondo-reparo o buena calidad/mantenimiento (depende del país de Latinoamérica la llaman de forma distinta pero cubren eso mismo que en Argentina se llama “fondo de reparo” ). Estas coberturas pueden ser tanto para obras como para contratos de servicios o suministros, y tanto para el ámbito de obra pública como para el de obras o contratos privados. Otra cobertura es un segmento de garantías aduaneras impositivas, que en Argentina, a diferencia de otros mercados, son relativamente importantes, y también son fuertes en países como Colombia y México. Las últimas coberturas más habituales son las garantías comerciales: dentro de ellas hay toda una serie de garantías que no tienen origen en un contrato (no son contractuales), ni tampoco en una legislación como la aduanera o impositiva, pero sí tienen origen en alguna norma que obliga a quien desarrolla alguna actividad a presentar garantías. Esto sucede típicamente con algunos agentes de viaje o agencias de lotería, eso depende de cada país y creo que en Argentina no se hace; estas garantías son para distintos tipos de actividades reguladas en las que para inscribirse a un registro también hay que aportar una garantía (en Argentina hay más o menos 50 tipos de coberturas distintas para mercados pequeños muy específicos). Dentro de esto también están las garantías judiciales, un ramo que en algunos mercados como Colombia y Brasil tiene un significado importante, en Brasil creo que llega a ser el 40% del mercado de seguro de Garantía. Estas son las coberturas típicas que hay en el ramo Caución, también hay otro tipo de desarrollos en algunos mercados, desarrollos siempre vinculados con garantizar el cumplimiento de una prestación por parte de alguna empresa con el beneficiario de esa prestación como asegurado en la póliza.
El mercado de Caución tiene una característica importante: es muy local. Si bien se puede hacer una descripción de productos más o menos existentes en todos los mercados, las pólizas de cumplimiento de contrato en Colombia son parecidas pero no tanto a las de Argentina, en México hay regulaciones distintas que permiten que haya cierto tipos de coberturas que en otros mercados no hay. Existe otro tipo de garantía que es la ambiental, la cual está hoy en Argentina en una situación de congelamiento porque hay una medida cautelar que ha trabado un producto que estaba autorizado por la Superintendencia. Es un producto un tanto controvertido respecto de su configuración y de su texto ya que tiene pocos antecedentes en el mundo, y los pocos que hay están relacionados con fianzas vinculadas a actividades específicas como el tratamiento de residuos peligrosos, cierres de minas, etc., pero que son parte de un programa más integral de seguros. En Argentina el enfoque del gobierno ha sido distinto, pero en este momento todo el mercado está esperando que se resuelva la situación judicial que frenó la aplicación de la norma que la Superintendencia había emitido en octubre o noviembre del año 2012.

Mercado Argentino
En el mercado Argentino hay 65 compañías que registran primas en Caución en el año 2012 y ese número se ha mantenido más o menos estable. Hay 20 compañías que hacen menos de $500.000 de prima al año, con lo cual son casi una actividad residual o insignificante, sin embargo 45 son las compañías restantes, y es un número alto. La compañía líder, Aseguradores de Créditos y Garantías, hoy es parte del grupo Royal, luego le siguen compañías que no son especializadas porque no son monorrámicas (como Chubb) pero tienen una especialización muy fuerte en el ramo que esta abarcado por esas compañías líderes de los primeros puestos. Sin embargo, aún así han ido perdiendo participación en el mercado por el crecimiento de los jugadores. Las primeras cinco compañías tenían el 60% del mercado en el año 2008 mientras que en el 2012 tuvieron el 49%, es decir que el mercado se ha ido polarizando.
En el mercado medido en dólares, si bien la curva de crecimiento no es tan alta, se trata de una curva de crecimiento importante, partimos de una base castigada (año 2002 y 2003) pero con un crecimiento en dólares (moneda dura) muy interesante.
El mercado argentino en términos de siniestralidad tiene una excelente trayectoria, esta se encuentra normalmente en rangos de entre el 8% y el 15% la mayoría de los años, incluso durante las épocas del INDER tuvo una excelente siniestralidad. El mercado argentino ha tenido siniestralidades de 9% en el 2009 y 2010 (ver Tabla Nº 3), de 13% en el 2011 y de 12% en el 2012. Tuvo picos de 25% y 26% en los años 2002, 2003 y 2004 pero imagínense que fue un éxito mantener esas tasas de siniestralidad en una crisis como la de los años 2001-2002. Ya mencionamos que si uno segmenta la siniestralidad por operadores, en general las compañías especializadas han tenido mejores resultados, es decir, más éxito en la suscripción que las compañías multirramos. Vale la pena mencionar que en el mercado argentino hubo siniestros pagados muy importantes vinculados con dos concesiones: 1) El caso de una empresa llamada Azurix que tenía la concesión de aguas y cloacas en la provincia de Buenos Aires. Aseguradores de Cauciones, nuestra compañía, pagó el siniestro al gobierno de la provincia por USD 10.800.000 o una cifra por el estilo en el año 2003. Pero el pago fue recuperado íntegramente en virtud de las contragarantías y del apoyo de reaseguro, ya que también ejecutaron simultáneamente sus contragarantías con el pago en ese año, por lo cual no fue una pérdida, y en consecuencia no figura como un siniestro, el cual hubiera generado un pico terrible en las estadísticas como siniestro pagado pero al mismo tiempo con su recupero en el mismo período. 2) El segundo caso fue el de Aguas Argentinas: recordarán que el gobierno también le quito la concesión en el año 2008 ó 2009, en ese caso Zurich Argentina pagó USD 32 ó 33 millones, sin embargo también recuperó el dinero en función de las contragarantías que tenía del grupo Suez S.A. en Francia, por lo cual tampoco tuvo pérdida. Fueron dos casos muy exitosos en los que las compañías honraron sus compromisos y en los que hubo una gestión muy profesional de las contragarantías y de la suscripción del caso.
El mercado argentino entró en una etapa de mercado blando con una fuerte competencia en tarifas: si tenemos en cuenta que estas están siendo recortadas por la mitad, la tasa de siniestralidad tendrá una tendencia estructural al aumento, ya que los siniestros están vinculados con las sumas expuestas al riesgo y no con la tasa de prima aplicada. Entonces, vamos a ver cómo se desarrolla esto y cómo impacta en los distintos jugadores y sus características.
Si hablamos del mercado habría que tener en cuenta algunos ratios respecto a la sesión de reaseguro que es típicamente muy alta en el ramo Caución porque, en casi todos los mercados, normalmente son contratos proporcionales con algún mix de algún contrato de exceso de pérdida. Sin embargo, este esquema hace que haya ciertas cuotas de sesión altas, más o menos estables en el tiempo, y que el reaseguro sea un mercado importante en Argentina. Nuestro país goza hoy de una oferta de reaseguro de primer nivel a través de los mecanismos de reaseguro nuevos, sobre todo en las compañías con buenos equipos. Las comisiones y los gastos de adquisición han ido aumentando a través del tiempo (ver Tabla Nº 6) debido a la fuerte competencia y los gastos internos (sueldos y otros gastos para el funcionamiento de las compañías). Estos han tenido una tendencia de crecimiento fuerte, aunque en el último año hayan bajado un punto aproximadamente. Realmente, para todos los operadores el temor es que estos gastos sigan creciendo como está pasando en todos los niveles de las compañías de seguro y de intermediación (productores y corredores de seguros). El ratio combinado muestra un declive importante, por eso creo que las compañías tenemos que empezar a leer al respecto porque está vinculado con los aumentos en los gastos que estamos atravesando, los cuales no se están compensando como en el pasado, con crecimiento de la cartera, debido a que los negocios no están creciendo tanto como antes.
La Superintendencia publica algunas cifras de reservas que surgen de los balances de las compañías y de información por ramo, en ese sentido ha mejorado muchísimo la calidad de información que provee al mercado. La cifra “Patrimonio Neto” (ver Tabla Nº 7) es una estimación nuestra en función del patrimonio de los jugadores de las compañías monorrámicas, más una proporción de las principales compañías multirramos y su participación en el mercado (sus primas de Caución sobre el total de su actividad). Esto incluye en parte las reservas de los aseguradores, pero no las que los reaseguradores establecen a plazos más extensos y con criterios propios como suyas -como les decía el respaldo de reaseguros que hay en Argentina es de primer nivel-, tampoco incluye otras reservas que figuran en otra parte del balance que son de entidad menor. Doy gracias por su atención y quedo a su disposición para las preguntas.

Gustavo Krieger (GK):
Gracias José, antes de abrir la mesa a las preguntas voy a aprovechar para hacer unos brevísimos comentarios acerca de las exposiciones. Esta es una buena oportunidad para aclarar específicamente dos informaciones muy importantes respecto al caso de Caución:
1) La situación europea: El mercado de USD 1.750 millones estaba liderado por Italia con casi la mitad de las primas y en segundo lugar por Alemania con USD 500 millones. El caso alemán es relativamente fácil de explicar porque está en relación directa con lo que es su producto bruto respecto al continente en general, pero el caso italiano es un caso mucho más interesante y tiene relación con la charla anterior en la que se hablaba de insuficiencia de tarifas. En Italia las compañías especialistas se han reunido en una alianza que denominan “el concordato” , en la que de alguna manera tienen como propósito sostener el precio y comprar reaseguro más barato, eso les ha permitido sostenerlo sustentable y reasegurarlo entre todos ellos. Eso sumado a que fueron innovadores en el tema de garantías impositivas les permitió conseguir que el mercado sostuviera precios que se ven reflejados en el primaje total y que el crecimiento fuera exponencial.
2) En el caso de las comparaciones entre los países latinoamericanos se mostraba un crecimiento muy sostenido de Colombia, casi del 100% en dos o tres años, que sin duda, como señalo José, tiene como causa un tipo de cambio, como en casi todos los países latinoamericanos que se distorsiona mucho medido en dólares. Sin embargo, lo interesante es que en el caso de Brasil, la situación no tuvo como causa el tipo de cambio, si hubiera sido por eso la producción brasilera tendría que haberse multiplicado, ya que en ese país hace tres años el dólar estaba a R$ 3 y hoy está a R$ 2,50. Lo que sucedió en Brasil fue la aparición repentina de una enorme cantidad de compañías como competidores activos y presentes en el mercado que produjeron una inmediata reducción del precio por el solo efecto de la competencia. Esta situación fue acompañada de una rotación del management, quienes tentados por salarios y nuevas oportunidades pasaban de una compañía a otra rápidamente, logrando así que quien se mudaba de compañía conociera perfectamente los precios de las otras, lo cual tuvo como consecuencia la caída de la producción brasilera. Esto es distinto del caso mexicano en el que la producción se sostuvo porque son un grupo de compañías asociadas bajo una misma ley, que se llama Ley de Instituciones de Fianzas, que les permite estar en una comunicación permanente -no voy a decir formar un cartel- que los ayuda muchísimo a sostener los precios.
Finalmente quiero agregar otro tema respecto de Caución que también lo mostró José con mucha claridad, especialmente cuando expuso la información desde el año 2002 hasta nuestros días, la curva de crecimiento y la curva siniestral. La conclusión fue que los años 2002 y 2003 tal vez hayan sido los peores años del seguro de Caución en Argentina en términos de primas, pero que no necesariamente las crisis públicas se transmiten a crisis en el ámbito privado. La crisis de 2001 que fue emblemática en nuestro país no produjo el mismo efecto en la contratación entre privados, y ni siquiera en la contratación en la que había empresas privadas con el sector público. Esto es muy importante porque haciendo un análisis en el área de Caución (en el caso de Crédito seguramente es distinto), prácticamente la crisis del 2001 se convirtió más en un temor que en una realidad. Resaltar esto es muy importante porque la tendencia del mercado reasegurador europeo es observar a Latinoamérica con ojos muy críticos cuando se producen las crisis -a las que nosotros estamos relativamente acostumbrados- sin percibir que no necesariamente la crisis periodística acompaña una crisis siniestral o una crisis en nuestro negocio. Yo creo que esta es una reflexión que las estadísticas demuestran y que los temores son infundados, especialmente en el área de Caución.
Al principio les decía que yo me forme en los seguros de Crédito y siempre tengo algún recuerdo. Quería hacer una reflexión también sobre la exposición de Germán que me pareció también muy interesante. La reflexión es respecto al crecimiento del seguro de Crédito de USD 80 a 300 millones. Simplemente les hago un comentario y ustedes sacarán sus propias conclusiones. Ese crecimiento se ha realizado en un contexto de alta inflación y de un incierto panorama político, que son dos puntos clave para la buena suscripción a los seguros de Crédito, si el contexto durante ese mismo período hubiera sido de inflación estable y de políticas coherentes y permanentes probablemente la demanda del seguro de Crédito se hubiera duplicado o triplicado. Personalmente creo que este es un seguro de tranquilidad, es el que permite que una empresa sobreviva cuando todos sus clientes han muerto, ya sé que contado de esta manera pareciera imposible no comprarlo y de hecho pareciera que no contratarlo sería un acto casi irresponsable, -de hecho de cierta manera yo creo que lo es-, pero considero que es muy difícil comprarlo en un contexto inflacionario y de incertidumbre política. Por eso es que si bien, en los números comparativos de Caución y Crédito pareciera que el negocio de caución multiplica al de crédito, el crecimiento de esto último es sumamente rescatable por el contexto en el que se desarrolla, con el agregado de que el producto del seguro de Crédito es homogéneo y uniforme a diferencia del de Caución no. Por ejemplo, el caso americano de aproximadamente USD 5.000 está construido sobre garantías hechas al 100% de las sumas aseguradas, mientras que el mercado que se ha creado tomando como reflejo la enseñanza española hace 60 años, se formó más sobre una base indemnizatoria, es decir, con garantías del 10% sobre los riesgos. Con esto quiero decir que una cosa es una tasa aplicada sobre 100 y otra sobre 10, por eso es que los números también son un poco distorsionados y no están reflejando solo una realidad económica sino un producto relativamente distinto. Esto es lo que yo quería agregar, y como moderador me voy a tomar el atrevimiento de formular la primera pregunta.

Espacio de preguntas:
(GK): El seguro de Crédito históricamente tuvo dos patas fundamentales que eran la franquicia y la solvencia definitiva del deudor, posteriormente esto se fue modificando ya que se paso a cubrir la mora prolongada y se empezaron a reducir los términos de las franquicias. ¿Nos podrías decir cómo es la situación hoy?
Germán Fliess (GF): Efectivamente, como en muchas otras ramas, el seguro de Crédito ha ido evolucionando hacia más amplitud de cobertura en varios sentidos. Primero en las franquicias se han cubierto porcentajes más altos de los créditos a cobrar, por ejemplo, hoy se cubre el 90% de una factura tanto doméstica como de exportación y antes se hablaba de un 75%, quizás con suerte de un 80%. Por otro lado, como decía Gustavo, antes se cubría solamente la insolvencia y en algunos casos había que demostrar muchas cosas, ahora se cubre la insolvencia definitiva (quiebras y concursos fallidos), pero también se cubre la mora prolongada a veces producto de disputas o situaciones financieras delicadas, la compañía honra el compromiso y después queda una suerte de gestión de recobro a cargo de la misma. O sea que le quita el problema al asegurado y algo mucho más importante: eventualmente hay un beneficiario financiero que trata de desentenderlo del problema para que el financista realmente se entusiasme con esto y apoye al exportador o a la compañía. Entonces sí, se ha avanzado sobre eso y también en otro aspecto: algo que hace algunos años se decía del riesgo comercial y del riesgo político, ¿qué es esto y aquéllo? Hoy en día nosotros, los colegas en general, estamos cubriendo cualquier caso con alguna pequeña excepción, pero en general cualquier evento que implique la falta de cobranza de un crédito genuino. Claramente hay que corroborar que sea realmente un crédito genuino y ciertos aspectos respecto a la relación comercial y demás, pero si es un comprador en el mundo que está cubierto dentro de los tiempos y límites previstos, cualquiera sean los motivos del impago, hoy se cubren casi totalmente. Este es un cambio importante porque en alguna época (en el comienzo), se discutía si determinado atraso de los pagos o determinado impago en definitiva era un riesgo político o no. Hoy se tiende a que esto no genere una discusión entre la compañía y el cliente, ésta avanza más y más, y de hecho el producto más moderno abarca prácticamente todos los riesgos que pueda generar un impago, y los porcentajes son más altos, gracias.
(GK): Ésta es para José: Entre los tres primeros países del ranking de la tabla Nº 2 suman 64 compañías dedicadas a Caución y el cuarto país que es Argentina tiene 65. Argentina tiene más compañías que las tres principales del ranking ¿esto es coherente con el mercado local?
José de Vedia (JV): El mercado argentino ha sido un mercado que tradicionalmente ha tenido muchos jugadores en todos los ramos como en property o Caución. Lo mismo ocurre en otros países con la configuración de su mercado. El mercado de seguros y Fianzas mexicano es de pocas compañías en términos relativos, en Brasil hay una situación parecida. En Perú creo que desde hace 50 años siguen siendo 13 ó 14 compañías y muy pocas hacen Caución, es decir que esas realidades acompañan mucho lo que se produce en el mercado general. Realmente yo creo que en Argentina no es bueno para ninguna línea de negocios que haya tantos jugadores porque se producen compañías y operaciones con un volumen insuficiente para ensayar productos, generar presión sobre precios típicamente muy fuertes y llevar eficiencia. Los capitales requeridos en Argentina para operar en el ramo Caución son más bajos de los que se piden en Uruguay, que es un mercado mucho más chico como economía y como volumen de primas. Creo que en Argentina el capital mínimo para operar en el ramo de Caución y de Crédito es al cambio actual USD 750.000 ó 800.000, en Uruguay creo que se requiere USD 1.200.000, en Bolivia y Paraguay, mercados mucho más chicos que Argentina, también se requiere más capital. En Brasil para iniciar una operación se requiere creo que un capital de USD 5 millones, en España de acuerdo a un estudio que vi hace poco aproximadamente € 3 millones, y no conozco cifras de otros mercados. Yo creo que ese es un punto que las autoridades y el mercado tienen que trabajar, un mercado tan atomizado no es competitivo y cuál es el número de jugadores por mercado es algo muy difícil de decidir, en parte porque está ligado a algunos factores de la dinámica del propio mercado, pero también a mi entender hay que actuar proactivamente sobre eso.
(GK): Yo voy a agregar un dato adicional, es exacto que hay 65 compañías operando en el ramo de Caución, pero muchas de estas operan además en los ramos Generales y manejan el ramo de Caución casi como una sección y es una no importante dentro del contexto general de la compañía, es decir, esta eyección la construyen con un suscriptor y una persona o dos que venden y a veces no más de cuatro personas. Por estos motivos a los tres años se produce un efecto dominó, una parálisis en la compañía por un defecto serio en la administración. Para que tengan una idea de la complejidad, una compañía que emita tres mil operaciones por mes genera en realidad 16.000 movimientos administrativos. Si una compañía decide actuar en el ramo de Caución de una manera seria y permanente, tiene que pensar en armar una estructura que tenga una capacidad para administrar veinte mil procedimientos administrativos mensuales, es decir la emisión nueva, más las emisiones refacturadas, más los endosos, más las modificaciones, etc. Debe tener a su vez un departamento de cobranzas especializado, porque ustedes saben que el seguro de Caución tiene una característica maldita y es que si no se paga la póliza sigue vigente, esto es por el concepto del tercero tomador de buena fe que no puede quedar desprotegido cuando él no es el responsable de pagar la prima. Entonces, las compañías de seguro General generalmente priorizan o aplican el pago global que realizan muchos productores al sector de los ramos Generales para mantener vigentes las pólizas y postergan el del ramo Caución. La conclusión final es que a los tres años, cuando se lleva a cabo el proceso con tres o cuatro personas, llega el momento de la crisis y el desorden, en ese momento estas compañías generalmente retroceden para ordenarse y entra otro operador. La realidad es que hoy las diez primeras compañías del ranking son las que manejan la intelectualidad y primaje del negocio, es decir son los creadores de productos y quienes se llevan la parte más importante de las primas, y cerca de 30 ó 40 de las compañías viven entrando y saliendo muy pocas veces superando porcentajes del 1,5% ó 2%.
(GK): ¿Cómo ha impactado el proceso cambiario o la escasez de dólares para pagos al exterior en el seguro de Crédito?
(GF): Nosotros, la industria en Argentina, hemos tenido que revisar la fórmula del funcionamiento del seguro de Crédito de Exportación por las normativas varias que se han aplicado en los últimos dos años. A un exportador que normalmente lo indemnizábamos en dólares ingresando divisas desde exterior (que al mismo tiempo podíamos atesorar, es decir, un revolving, un sistema normal), tuvimos que pasar indemnizarlo en pesos argentinos al tipo de cambio oficial. Esto provocó un cambio importante del producto aunque no generó un gran problema porque el exportador es argentino. Aún cuando nosotros y otros colegas hacíamos el ingreso de divisas, el exportador lo que recibía era una acreditación en pesos al tipo de cambio oficial en su cuenta. O sea, que al fin del día desde el punto de vista patrimonial recibe localmente la misma cantidad. Lo que sí queda pendiente por regulaciones del Banco Central es justificar el no ingreso de las divisas, en esto nosotros también hemos doblado el producto y servicio, le damos el servicio que estaba armado por las reglas del Banco Central aceptado para compañías de seguro de Crédito, y le damos el servicio de gestión de cobranza internacional, para que con eso justifiquen los exportadores el no ingreso de divisas y la gestión de cobranzas.
Esto es muy importante, porque los exportadores en el caso de no ingresar divisas y no poder demostrar que lo que ha ocurrido realmente es un incumplimiento de pago, pueden llegar a tener en sus hombros un problema muy serio con penalidades muy graves, básicamente por la presunción de que han dejado el dinero en el exterior. Entonces, efectivamente todos estos cambios regulatorios que han impactado en la economía general del control de cambio y las normativas específicas de seguro, nos han hecho adaptar el producto y los servicios para poder seguir desarrollando, creo que tenemos buenas expectativas de seguir creciendo pero efectivamente hemos tenido que adaptarnos a estas normas y cambiar las formas de gestionar el pago del seguro de Crédito de Exportación. En el seguro de Crédito local (de transacciones locales) no se da este problema ya que todo es en pesos, pero en el de Exportación tuvimos que adaptarnos, lo hemos logrado, los exportadores han tenido su apoyo, a pesar de que hay elementos que se pueden mejorar, no tanto a favor de las compañías que hacemos este negocio porque seguimos desarrollándolo, pero sí respecto a una mayor tranquilidad de los exportadores. Los exportadores, reitero, tienen en sus hombros unas reglamentaciones y leyes muy complicadas siempre que no puedan justificar el ingreso de divisas, así que también les somos útiles en ese sentido, pero efectivamente las normas que imposibilitaron el pago vía ingreso de divisas del exterior de las propias compañías ha generado toda una revolución en este sentido. El exportador hoy tiene el servicio de indemnización (igual que antes, en pesos argentinos a tipo de cambio oficial), y también tiene necesariamente un servicio de contratación de gestión que le permite no estar en falta con el no ingreso de divisas y poner el expediente de exportación en términos de gestión de cobranza. En conclusión, se logró la solución pero hubo cambios que introducir en el último año y medio.
(GK): Sólo queda tiempo para una pregunta porque viene un panel de liquidadores, así que una parte la voy a contestar yo, y si mis compañeros en la mesa quieren agregar algo tiene que ser una respuesta muy breve: ¿Tienen siniestros ambientales y montos? ¿Cuáles fueron los resultados económicos para la empresa?
(GK): Para responder sobre el tema de seguros ambientales hay que hacer una breve historia: el seguro Ambiental nació aquí como impulso de una compañía que decidió desarrollarlo y llevarlo adelante. El formato propuesto originalmente fue muy resistido prácticamente por todo el mercado ya que encontraba una confusión de intereses entre una póliza de responsabilidad civil y lo que realmente se quería cubrir por Caución, lo cual llevó a que el mercado trabajara profesionalmente y generara junto a la Superintendencia de seguros un producto ad hoc. Este producto fue aprobado por una ley que fue apelada por las compañías que inicialmente lo habían desarrollado, y actualmente la mayor parte del mercado se encuentra en la imposibilidad de actuar en el seguro Ambiental. Sin embargo, estas compañías desarrolladoras del producto original continúan con el manejo de la actividad, con lo cual la realidad creo que es que ninguno de nosotros conoce con exactitud los resultados del producto. No sé cuál es índice siniestral, es un mercado con índice potencial de primas muy atractivo pero con una siniestralidad incierta.
(JV): Sólo quería comentar que la Superintendencia estableció en determinado momento que las compañías que operaron en Caución Ambiental tenían que registrar esas primas y todo lo vinculado con esa sub-rama del negocio de forma separada, para desarrollar una experiencia siniestral diferencial dentro de lo que son los productos típicos de Caución y de lo que es el seguro de Caución Ambiental. Lamentablemente ni eso se está cumpliendo por la compañía que está operando en esto. El temor del mercado es quedar asociado a futuras pérdidas, que de alguna forma generen una mala imagen al sector, cuando en realidad se trata de coberturas un poco distintas. No hay experiencia siniestral, pero hay una enorme cantidad de juicios por temas ambientales que como hoy no hay una cobertura de seguros no tienen mucho donde recalar, pero sí, hay una enorme cantidad de juicios por cuestiones ambientales de situaciones que todos conocemos como el tema del ACUMAR, todo ese tipo de temas y la fuerte contaminación de otras zonas del país. Gracias.


CREDITO Y CAUCION - Seminario Latinoamericano - Gráficos.pdf 
 
Nota de tapa - Vida y Retiro - Index - Congresos - Seminarios - Seguros de Crédito - Riesgos de Trabajo - Seguros de Personas - Internacional - Reaseguros - Bancaseguros - Entrevistas


> Seguro Total
> Reactions
> EMTS

Revistas Internacionales Estadísticas Capacitación Ediciones Anteriores Novedades Misceláneas Internacionales Entrevistas Congresos Productores y Asesores Reaseguros AFJP Salud Vida y Retiro Seguros Generales Riesgos Agrícolas Crédito y Caución Riesgos del Trabajo Automotores Nota de Tapa Publicidad Quiénes somos Proyectos de Ley Suplemento de Legislación Actualidad Internacional Panorama Latinoamericano Actualidad del Mercado Productos y Servicios Agenda Internacional Indicadores Económicos Editorial